MU­JE­RES EN PAN­TA­LLA

Los ma­tri­mo­nios for­zo­sos en la In­dia y la lu­cha por la li­ber­tad de una es­cla­va en Ní­ger pro­ta­go­ni­zan los do­cu­men­ta­les pre­mia­dos en la sec­ción Afir­man­do los De­re­chos de la Mu­jer del Fes­ti­val de Má­la­ga, en la que par­ti­ci­pa Mu­je­rhoy. Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Stef­fi sue­ña con un amor de pe­lí­cu­la y una vi­da al rit­mo de la mú­si­ca y los bai­les que pro­ta­go­ni­zan las es­tre­llas de Bolly­wood, la fac­to­ría de ci­ne in­dio. Sin em­bar­go, la reali­dad con­ce­de muy po­co es­pa­cio al ro­man­ti­cis­mo en un país don­de el 80% de los ma­tri­mo­nios son por con­tra­to en­tre las fa­mi­lias. Na­go­re Ecei­za, di­rec­to­ra de Fifty Ru­pees Only –el do­cu­men­tal ga­na­dor de la sec­ción Afir­man­do los De­re­chos de la Mu­jer del Fes­ti­val de Má­la­ga–, se pre­gun­ta dón­de que­da el amor. Ha­di­ja­tou na­ció en Ní­ger, era hi­ja de es­cla­vos y co­mo es­cla­va fue ven­di­da a los 12 años. Nun­ca fue a la es­cue­la, ni co­no­ció otra co­sa que la po­bre­za y los abu­sos. Sin em­bar­go, en al­gún lu­gar de su ser guar­da­ba la ra­bia su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­be­lar­se con­tra ese des­tino. En pleno si­glo XXI, Ha­di­ja­tou lle­vó a los tri­bu­na­les al Es­ta­do de Ní­ger por con­sen­tir la es­cla­vi­tud pe­se a es­tar prohi­bi­da por sus le­yes. Y ga­nó. Las do­cu­men­ta­lis­tas ca­ta­la­nas La­la Go­mà y Ro­sa Cor­net des­cu­brie­ron su his­to­ria y su­pie­ron que me­re­cía ser con­ta­da. Free. Ha­di­ja­tou con­tra el Es­ta­do, su pe­lí­cu­la ro­da­da en seis años lle­nos de obs­tácu­los, ha re­ci­bi­do el pre­mio es­pe­cial en es­ta sec­ción. Es­tas dos pe­lí­cu­las y otros 220 tra­ba­jos han par­ti­ci­pa­do en la sec­ción Afir­man­do los De­re­chos de la Mu­jer, que cum­ple su dé­ci­ma edi­ción, con el apo­yo de Mu­je­rhoy. Crea­da con la in­ten­ción de sen­si­bi­li­zar so­bre las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos con­tra ni­ñas y mu­je­res, y de agi­tar el de­ba­te en torno a las in­jus­ti­cias que su­fren por el he­cho de ser­lo, es­te es­pa­cio coor­di­na­do por la do­cu­men­ta­lis­ta Ma­bel Lo­zano nos per­mi­te ser tes­ti­gos de có­mo aún la lu­cha por la vi­da si­gue sien­do un ob­je­ti­vo dia­rio de mu­chas mu­je­res.

“¿So­lo por­que soy po­bre ten­go que ser es­cla­va?”, se pre­gun­ta­ba Ha­di­ja­tou Ma­ni des­de que a los 12 años fue ven­di­da a un je­fe tri­bal por 300 €. Por ese di­ne­ro, en Ní­ger, el “amo” po­día com­prar una ca­bra o una per­so­na. Pe­ro ella no se con­for­ma­ba con su con­di­ción. “Des­de que en­tró en ca­sa del amo, te­nía el de­seo de ser li­bre y se es­ca­pó in­con­ta­bles ve­ces. Re­ci­bía pa­li­zas, cas­ti­gos, vio­la­cio­nes... pe­ro vol­vía a es­ca­par­se. To­do el mie­do, el su­fri­mien­to y los palos tu­vie­ron un efec­to reac­ti­vo. Creo que ha­bía en ella una dig­ni­dad que le na­cía de den­tro. Me pre­gun­té mu­chas ve­ces có­mo una chi­ca que nun­ca re­ci­bió edu­ca­ción, que vi­vía en un en­torno don­de no se res­pe­ta­ban los de­re­chos hu­ma­nos, po­día te­ner esa con­cien­cia de lo in­jus­to de su si­tua­ción. Cuan­do la co­no­cí, me di cuen­ta de que era muy es­pe­cial: te­nía muy cla­ro dón­de que­ría lle­gar y esa de­ter­mi­na­ción se en­cuen­tra muy po­cas ve­ces”, ex­pli­ca La­la Go­má, di­rec­to­ra jun­to a Ro­sa Cor­net del do­cu­men­tal Free. Ha­di­ja­tou con­tra el Es­ta­do. Su tra­ba­jo se ro­dó a lo lar­go de seis años y con mu­chas di­fi­cul­ta­des. Tan­tas, que fi­nal­men­te tu­vie­ron que de­jar­lo en ma­nos de un equi­po lo­cal y di­ri­gir­lo a dis­tan­cia, por Sky­pe, te­lé­fono o co­rreo elec­tró­ni­co. “La zo­na se con­vir­tió en ex­tre­ma­da­men­te in­se­gu­ra pa­ra los ex­tran­je­ros por Bo­ko Ha­ram, ISIS, Al-qae­da... –ex­pli­ca Cor­net–. Sin em­bar­go, la im­po­si­bi­li­dad de vol­ver a Ní­ger pro­pi­ció que ten­ga­mos ma­te­rial de gran va­lor: el pun­to de vis­ta del es­cla­vis­ta, que nun­ca ha­bría ac­ce­di­do a ha­blar­nos. Y las en­tre­vis­tas de los hi­jos que tu­vo Ha­di­ja­tou, fru­to de las reite­ra­das vio­la­cio­nes del hom­bre, y que re­pre­sen­tan su voz”.

Reali­dad pa­ra­le­la

Su ob­je­ti­vo era mos­trar có­mo la po­bre­za, la ig­no­ran­cia y la la­xi­tud de los go­bier­nos fa­vo­re­cen que to­da­vía hoy se den es­tas si­tua­cio­nes. En Ní­ger, la es­cla­vi­tud fue prohi­bi­da en 1999 y cri­mi­na­li­za­da en 2003, pe­ro exis­te. Se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes, hay 40.000 es­cla­vos que no tie­nen nin­gún de­re­cho so­bre su vi­da. Mu­chos ni­ge­ri­nos con­si­de­ran que es el pa­pel que Dios les ha da­do y no sa­ben que la li­ber­tad es po­si­ble. “Que­ría­mos de­nun­ciar que la es­cla­vi­tud y la com­pra de per­so­nas exis­te. Y lo ex­pli­ca­mos a tra­vés de una his­to­ria de éxi­to, la de una mu­jer va­lien­te que de­rro­tó a su Es­ta­do por no pro­te­ger­la. Una mu­jer que de­be­ría es­tar en la lis­ta de las que cam­bia­ron el mundo”, ex­pli­ca Cor­net. Ha­di­ja­tou pa­só sie­te años de in­fierno ba­jo el te­cho de su amo y otros tan­tos pe­lean­do por su li­ber­tad en los tri­bu­na­les. Hoy es li­bre y ha sen­ta­do un pre­ce­den­te. “Ha co­men­za­do a cam­biar al­go, por­que hay vi­gi­lan­cia de las au­to­ri­da­des. Ade­más, otras han em­pe­za­do a de­nun­ciar, aun­que es ver­dad que las co­sas van des­pa­cio. En un país tan po­bre, con una tra­di­ción tan fuer­te, cues­ta mu­cho cam­biar la men­ta­li­dad”, ex­pli­ca La­la Go­mà, que ase­gu­ra que hoy Ha­di­ja­tou es­tá “fe­liz y or­gu­llo­sa”. Lle­va una vi­da hu­mil­de en su pue­blo, don­de cría a sus hi­jos. “An­tes no te­nía de­re­cho a la vi­da en li­ber­tad. Aho­ra ten­go los mis­mos de­re­chos que cual­quie­ra”, cuen­ta a la cá­ma­ra. Tras co­no­cer­la y ro­dar es­ta his­to­ria, “la pa­la­bra li­ber­tad to­ma otra di­men­sión –re­fle­xio­na Cor­net–. No­so­tros lu­cha­mos por la igual­dad y allí su lu­cha to­da­vía se cen­tra en exis­tir co­mo mu­jer ”.

Ha­di­ja­tou es una mu­jer va­lien­te que de­rro­tó a su Es­ta­do por no ha­ber­la pro­te­gi­do de la es­cla­vi­tud” La­la Go­mà y Ro­sa Cor­net, di­rec­to­ras de Free. Ha­di­ja­tou con­tra el Es­ta­do.

Steffy y Ema­nue­lle son una jo­ven pa­re­ja in­dia. Se co­no­cie­ron ha­ce un mes y van a ca­sar­se. Se co­lum­pian uno al la­do del otro en la fe­ria. No se mi­ran. No se ha­blan. No se di­vier­ten. Por su­pues­to, ni se ro­zan. Na­da que ver con esas pa­re­jas lo­cas de amor que mues­tran las gran­des pro­duc­cio­nes de Bolly­wood, que no pue­den de­jar de son­reír ni qui­tar­se los ojos de en­ci­ma mien­tras la mú­si­ca sue­na y el mundo, mul­ti­co­lor, gi­ra a su al­re­de­dor. Na­go­re Ecei­za, la di­rec- to­ra del do­cu­men­tal Fifty Ru­pees Only, ca­zó la ins­pi­ra­ción al vue­lo cuan­do du­ran­te un via­je a la In­dia fue tes­ti­go de una es­ce­na que la im­pac­tó. “Es­ta­ba en la ca­lle, sen­ta­da fren­te a un pues­to de fru­ta don­de una te­le emi­tía una pe­lí­cu­la de Bolly­wood. Lle­ga­ron dos chi­cas de unos 15 años y se que­da­ron em­bo­ba­das mi­ran­do la pan­ta­lla. Y me pre­gun­té: “¿Qué pue­den sen­tir es­tas ni­ñas vien­do una pe­li de amor cuan­do les han anu­la­do la idea del amor? ¿Qué sen­ti­do tie­ne ver­la si no tie­nes de­re­cho a enamo­rar­te?”.

Una vi­da a cam­bio de 50 ru­pias

En ese país, mien­tras, las pe­lí­cu­las ali­men­tan la ima­gi­na­ción de los jó­ve­nes co­mo Steffy y Ema­nue­lle –dos de los pro­ta­go­nis­tas del do­cu­men­tal– pro­yec­tan­do ma­ra­vi­llo­sas, apa­sio­na­das (y mu­si­ca­les) his­to­rias de amor, la reali­dad es bien dis­tin­ta. Sus pa­dres de­ci­di­rán su des­tino con el sa­gai: un con­tra­to en el que com­pro­me­te­rán a sus hi­jos con su fu­tu­ro cón­yu­ge, con quien se ca­sa­rán una vez su­pe­ra­da la ma­yo­ría de edad o in­clu­so an­tes. El 80% de los ma­tri­mo­nios son con­cer­ta­dos, así que los sen­ti­mien­tos ra­ra­men­te for­ma par­te de la ecua­ción. “Es al­go in­cues­tio­na­ble en su cul­tu­ra –ex­pli­ca Ecei­za–. Es tris­te pa­ra los chi­cos y las chi­cas. Pe­ro las con­se­cuen­cias son in­fi­ni­ta­men­te peo­res pa­ra ellas, que que­dan es­tig­ma­ti­za­das y se­ña­la­das por la co­mu­ni­dad, no se ca­sa­rán, no ten­drán re­cur­sos eco­nó­mi­cos y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, su fa­mi­lia no las apo­ya­rá. En es­ta si­tua­ción, na­die en su sano jui­cio de­ci­de ir a con­tra­co­rrien­te”. Cin­cuen­ta ru­pias, unos 0,80 €, es la can­ti­dad que un me­dia­dor pa­gó por Su­ni­ta, otra de las ado­les­cen­tes que pro­ta­go­ni­zan el do­cu­men­tal, con es­ta can­ti­dad se ce­rra­ba el tra­to con el que que­da­ba com­pro­me­ti­da pa­ra ca­sar­se con un chi­co ele­gi­do pa­ra ella por ter­ce­ros: sus pa­dres,

Si no co­no­ces tus de­re­chos… ¿có­mo vas a lu­char por ellos?” Na­go­re Ecei­za, di­rec­to­ra de Fifty Ru­pees Only.

los pa­dres de él y el ca­sa­men­te­ro de ofi­cio, que va de puer­ta en puer­ta lle­van­do re­gis­tro de ca­da jo­ven ca­sa­de­ro (edad, sa­la­rio, sa­lud, cas­ta, po­si­ción fa­mi­liar…). Por eso Ecei­za, que tra­ba­ja co­mo free­lan­ce pa­ra va­rias agencias y ONG, y cree en la cul­tu­ra y en el ci­ne do­cu­men­tal co­mo ins­tru­men­to del cam­bio, le pu­so a su do­cu­men­tal Fifty Ru­pees Only: una pe­lí­cu­la que “de­fien­de el de­re­cho al amor”. “Lo que les pa­sa tam­bién a es­tas mu­je­res –di­ce– es que vi­ven en un ca­lle­jón sin sa­li­da y ya ni si­quie­ra se mo­les­tan en lu­char. Creo que hay que rea­li­zar una la­bor de con­cien­cia­ción muy gran­de: es im­por­tan­te que apren­dan que tie­nen de­re­chos; que se­pan que no pue­den ad­mi­tir esa agre­sión se­xis­ta ver­bal, ges­tual, so­la­pa­da, la­ten­te con la que vi­ven día a día. De­nun­ciar es­ta si­tua­ción es la úni­ca ma­ne­ra de ata­jar. Si no co­no­ces tus de­re­chos… ¿có­mo vas a lu­char por ellos? El aso­cia­cio­nis­mo y em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res, es una de las cla­ves”.

Arri­ba, izq. las di­rec­to­ras du­ran­te el ro­da­je. Aba­jo: Ha­di­ja­tou con la fa­mi­lia con la que vi­ve.

La rea­li­za­do­ra do­nos­tia­rra Na­go­re Ecei­za vi­vió du­ran­te un año en In­dia, du­ran­te el que ro­dó su do­cu­men­tal.

En pleno ro­da­je, jun­to a su pro­duc­tor Igor Ara­bao­la­za, en ju­nio de 2015. La rea­li­za­do­ra in­vo­lu­cró en el pro­yec­to a es­tu­dian­tes de la es­cue­la de ci­ne de Gu­ya­rat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.