Tec­no­lo­gía: DA­ÑOS (in­fan­ti­les) CO­LA­TE­RA­LES

Mó­vi­les, ta­ble­tas y vi­deo­con­so­las se han con­ver­ti­do en com­pa­ñe­ros in­se­pa­ra­bles de los más jó­ve­nes. Y los es­pe­cia­lis­tas han em­pe­za­do a no­tar en sus con­sul­tas las con­se­cuen­cias de pa­sar tan­tas ho­ras fren­te a una pan­ta­lla. Por Beatriz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Cual­quie­ra que ten­ga un ado­les­cen­te en ca­sa sa­be que what­sa­pean más que ha­blan y que sus au­ri­cu­la­res y su mú­si­ca son, con fre­cuen­cia, su re­fu­gio an­ti­adul­tos. Los pa­dres de ni­ños más pe­que­ños ha­brán vis­to con asom­bro que ma­ne­jan el mó­vil que cai­ga en sus ma­nos con más sol­tu­ra que la que tie­nen pa­ra an­dar o ha­blar. Por­que es­ta es una ge­ne­ra­ción a un apa­ra­to co­nec­ta­da: el 30% de los ni­ños de 10 años tie­ne un te­lé­fono mó­vil y a los 14 años el 83% dis­po­ne ya de es­te ti­po de apa­ra­tos, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). Y otro da­to preo­cu­pan­te: el 20,3% co­me mien­tras ve la te­le o ma­ni­pu­la una pan­ta­lla tác­til o el mó­vil. A ba­se de re­pe­tir ges­tos me­cá­ni­ca­men­te día tras día y de te­ner la na­riz pe­ga­da a las pan­ta­llas una me­dia de cin­co ho­ras (y otras tan­tas se­ma­na­les que de­di­can a ju­gar a vi­deo­jue­gos o a la con­so­la), de ais­lar­se del mun­da­nal rui­do im­bu­yén­do­se de lleno en otro rui­do ma­yor que atrue­na en sus tím­pa­nos, y de ir aban­do­nan­do la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre (el 49% de los que tie­ne en­tre cin­co y 12 años pa­sa me­nos de una ho­ra al día en es­pa­cios exteriores), los ni­ños y ado­les­cen­tes em­pie­zan a per­ci­bir ya las se­cue­las que el uso co­ti­diano de las nue­vas tec­no­lo­gías tie­nen en su sa­lud. Y nos re­fe­ri­mos a su sa­lud fí­si­ca. Re­pa­sa­mos las más fre­cuen­tes.

1. MIOPÍA

En los úl­ti­mos 60 años, su in­ci­den­cia se ha mul­ti­pli­ca­do por dos. Mien­tras que en Eu­ro­pa el 47% de los me­no­res de 29 años es mio­pe, en Es­pa­ña su­pe­ra­mos la me­dia, al­can­zan­do el 50%. Y uno de ca­da cin­co ni­ños de en­tre seis y 12 años no ve bien la pi­za­rra. “Se es­tá pro­du­cien­do una epi­de­mia de miopía por­que los ni­ños se en­cuen­tran en­ce­rra­dos en es­pa­cios con luz ar­ti­fi­cial y usan­do cons­tan­te­men­te apa­ra­tos elec­tró­ni­cos”, ad­vier­te el doc­tor Car­los Pa­lo­mino, je­fe del ser­vi­cio de Of­tal­mo­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid. Y le dan la ra­zón los es­tu­dios, que mues­tran que el au­men­to del pro­ble­ma tie­ne que ver, sí, con las ho­ras que se pa­san con la na­riz pe­ga­da a una pan­ta­lla (que pro­vo­ca, ade­más, pro­ble­mas que has­ta aho­ra se pre­sen­ta­ban en adul­tos, co­mo se­que­dad ocu­lar y fa­ti­ga vi­sual), pe­ro so­bre to­do con el he­cho de que los apa­ra­tos les ro­ban tiem­po de ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre. Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­lan, por ejem­plo, que los ni­ños que vi­ven en en­tor­nos ur­ba­nos tie­nen el tri­ple de ries­go de desa­rro­llar miopía que los que lo ha­cen en en­tor­nos ru­ra­les, con más ho­ras de vi­da en el ex­te­rior. La teo­ría más acep­ta­da es que la ex­po­si­ción a la luz del día es­ti­mu­la la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na en la re­ti­na, un neu­ro­trans­mi­sor que im­pi­de que el ojo se alar­gue en ex­ce­so du­ran­te el desa­rro­llo in­fan­til y ju­ve­nil. Ese alar­ga­mien­to ex­ce­si­vo es la cau­sa de miopía.

EL ES­PE­CIA­LIS­TA RE­CO­MIEN­DA ¡Ni­ños, a la ca­lle! La sa­lud de sus ojos agra­de­ce­rá cual­quier ac­ti­vi­dad rea­li­za­da con luz na­tu­ral. Tam­bién con­vie­ne ha­cer des­can­sos de al me­nos 10 mi­nu­tos por ca­da ho­ra de pan­ta­lla o cuan­do es­tán le­yen­do.

LOS NI­ÑOS QUE VI­VEN EN EN­TOR­NOS UR­BA­NOS TIE­NEN EL TRI­PLE DE RIES­GO DE SER MIOPES.

2. TEN­DI­NI­TIS, DA­ÑOS CERVICALES Y LE­SIO­NES DE ES­PAL­DA

Los mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos y man­te­ner una pos­tu­ra po­co na­tu­ral pa­ra la co­lum­na, los hom­bros y las ar­ti­cu­la­cio­nes de ma­ne­ra pro­lon­ga­da de­jan se­cue­las. “Se ha des­cri­to un au­men­to de la in­ci­den­cia de cua­dros in­fla­ma­to­rios en ten­do­nes (ten­di­ni­tis) y ar­ti­cu­la­cio­nes (ar­tri­tis) de la mano, en re­la­ción con un uso ex­ce­si­vo de te­cla­dos, man­dos de vi­deo­jue­gos o te­lé­fo­nos mó­vi­les”, afir­ma el doc­tor Ja­vier Alon­so, je­fe de la Uni­dad de Trau­ma­to­lo­gía in­fan­til de la Clí­ni­ca Cem­tro. Ade­más, ma­ni­pu­lar mó­vi­les, ta­ble­tas, or­de­na­do­res o li­bros elec­tró­ni­cos du­ran­te ho­ras “pue­de pro­vo­car cefaleas, pro­vo­ca­das por el es­ti­ra­mien­to pro­lon­ga­do de la mus­cu­la­tu­ra pos­te­rior del cue­llo y do­lo­res cervicales y dorsales, de­bi­das al man­te­ni­mien­to pro­lon­ga­do del cue­llo y la zo­na dor­sal fle­xio­na­dos ha­cia ade­lan­te. Así mis­mo, las in­mo­vi­li­za­cio­nes pro­lon­ga­das mien­tras se sos­tie­ne uno de es­tos apa­ra­tos pue­den ser la cau­sa de al­te­ra­cio­nes fun­cio­na­les en ar­ti­cu­la­cio­nes co­mo el hom­bro, el co­do y la mu­ñe­ca”, ad­vier­te Mi­guel Vi­lla­fai­na, pre­si­den­te del Con­se­jo de Co­le­gios de Fi­sio­te­ra­peu­tas de Es­pa­ña. En­tre los sín­to­mas que pue­den iden­ti­fi­car es­te ti­po de do­len­cias, des­ta­can la li­mi­ta­ción del mo­vi­mien­to ar­ti­cu­lar, con­trac­tu­ras y do­lor al cam­biar de po­si­ción, a lo que hay que su­mar los es­tra­gos del se­den­ta­ris­mo. “Al­gu­nas con­se­cuen­cias del mal uso de las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo es la obe­si­dad, son fac­to­res de ries­go pa­ra pa­to­lo­gías del apa­ra­to lo­co­mo­tor: es­co­lio­sis, lum­bal­gias, etc”, ad­vier­te el doc­tor Alon­so. EL ES­PE­CIA­LIS­TA RE­CO­MIEN­DA En el ca­so de mó­vi­les, es me­jor ins­ta­lar un dis­po­si­ti­vo de ma­nos li­bres pa­ra pre­ve­nir so­bre­car­gas en las ar­ti­cu­la­cio­nes y en el cue­llo. Ade­más, los fi­sio­te­ra­peu­tas re­co­mien­dan prac­ti­car ejer­ci­cios que for­ta­lez­can cue­llo y es­pal­da, y ha­cer es­ti­ra­mien­tos.

USAR ES­TOS DIS­PO­SI­TI­VOS PUE­DE PRO­VO­CAR CEFALEAS POR ES­TI­RAR LOS MÚSCU­LOS DEL CUE­LLO.

LA LUZ DE LAS PAN­TA­LLAS ES TAN PO­TEN­TE QUE IN­HI­BE LA SECRECIÓN DE MELATONINA, LA HOR­MO­NA DEL SUE­ÑO. ES­TA SOR­DE­RA CO­MIEN­ZA EN FRE­CUEN­CIAS AL­TAS Y NO ES EVI­DEN­TE HAS­TA QUE LA LE­SIÓN ES GRA­VE.

3. SOR­DE­RA PRE­COZ

Via­ja­mos en el me­tro oyen­do con to­da cla­ri­dad la mú­si­ca que es­cu­cha un cha­val va­rios asien­tos más allá. Las con­se­cuen­cias de es­te há­bi­to son que la pér­di­da de au­di­ción en los me­no­res de 18 años ha au­men­ta­do en un 30% res­pec­to a la po­bla­ción de ha­ce 25 años. El ti­po de pér­di­da de au­di­ción cu­ya pre­va­len­cia ha au­men­ta­do es la hi­poa­cu­sia neu­ro­sen­so­rial, es de­cir, la que afec­ta al oí­do in­terno y al ner­vio au­di­ti­vo. “El oí­do in­terno es ca­paz de per­ci­bir so­ni­dos por el mo­vi­mien­to que la on­da acús­ti­ca pro­vo­ca en la mem­bra­na tim­pá­ni­ca y que se trans­mi­te a las cé­lu­las de la có­clea. Es­tas tie­nen unas ter­mi­na­cio­nes que se es­ti­mu­lan con la vi­bra­ción y que con­vier­ten ese mo­vi­mien­to en un im­pul­so ner­vio­so que via­ja al ce­re­bro. don­de la sen­sa­ción acús­ti­ca se ha­ce cons­cien­te. Pe­ro la ex­po­si­ción a un rui­do de in­ten­si­dad al­ta y du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do ha­ce que es­tas cé­lu­las se da­ñen”, ex­pli­ca el doc­tor Fran­cis­co Már­quez Dorsch, je­fe de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Sa­ni­tas La Mo­ra­le­ja. Es­te ti­po de sor­de­ras po­seen una ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te: em­pie­zan en fre­cuen­cias muy agu­das, con lo que no se ha­cen evi­den­tes pa­ra las fre­cuen­cias de la voz hu­ma­na, las que más a me­nu­do uti­li­za­mos, has­ta que se ha desa­rro­lla­do una le­sión im­por­tan­te. El ex­per­to se­ña­la que el jo­ven no sue­le ser cons­cien­te del ries­go que co­rre y el pro­ble­ma se agra­va por­que no so­le­mos acu­dir a re­vi­sio­nes au­di­ti­vas. Y, sin em­bar­go, el pro­ble­ma es se­rio. “No so­mos ca­pa­ces de re­pro­du­cir las cé­lu­las da­ña­das del oí­do in­terno, por ello la le­sión es irreversible. Lo que se pier­de no se re­cu­pe­ra por eso la pre­ven­ción es fun­da­men­tal”, sub­ra­ya el dr. Már­quez Dorsch. EL ES­PE­CIA­LIS­TA RE­CO­MIEN­DA Lo im­por­tan­te es ba­jar el vo­lu­men de los dis­po­si­ti­vos (co­lo­car­los a un má­xi­mo de un 60%) y li­mi­tar el tiem­po de ex­po­si­ción al rui­do: si es cor­to, las cé­lu­las pue­den lle­gar a re­cu­pe­rar­se. Tam­bién con­vie­ne es­tar aten­to a sig­nos de pér­di­da de au­di­ción, co­mo rui­dos en los oí­dos a pe­sar de que es­té en si­len­cio y ha­cer­se con­tro­les pe­rió­di­ca­men­te.

4. PRO­BLE­MAS DE SUE­ÑO

Afec­tan al 30% de los ni­ños. Es un por­cen­ta­je tan im­por­tan­te que mu­chas uni­da­des del sue­ño hos­pi­ta­la­rias han in­cor­po­ra­do un es­pe­cia­lis­ta pe­diá­tri­co a sus fi­las. Aun­que en las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir in­ter­vie­nen mu­chos fac­to­res, la tec­no­lo­gía es uno de ellos. “Ca­da vez es­ta­mos vien­do más y más ca­sos de có­mo el uso de ta­blets y te­lé­fo­nos mó­vi­les in­ter­fie­ren en el des­can­so noc­turno, no so­lo en ado­les­cen­tes, tam­bién en ni­ños pe­que­ños”, ex­pli­ca el doc­tor Ós­car Sans, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Tras­tor­nos del Sue­ño del Hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na. En su con­sul­ta ha ob­ser­va­do que hay un pa­trón que se re­pi­te en los ho­ga­res y que con­sis­te en que, lle­ga­da cier­ta ho­ra, to­dos bus­ca­mos un ra­ti­to de paz y, en mu­chos ca­sos, eso sig­ni­fi­ca ni­ños en­tre­te­ni­dos con la ta­ble­ta. Un há­bi­to que, sin em­bar­go, tie­ne el efec­to con­tra­rio. “La luz que emi­ten las pan­ta­llas es tan po­ten­te que el nú­cleo su­pra­quias­má­ti­co, la zo­na del ce­re­bro que re­gu­la el rit­mo de sue­ño y vi­gi­lia, en­tien­de que aún es de día e in­hi­be la secreción de la melatonina, la hor­mo­na que abre la puer­ta pa­ra ini­ciar el sue­ño”, ex­pli­ca el doc­tor Sans. Es un pro­ble­ma de can­ti­dad: el sue­ño no lle­ga y el ni­ño se duer­me más tar­de, lo que le res­ta tiem­po a su des­can­so. Pe­ro tam­bién in­flu­ye en la ca­li­dad. La in­tro­mi­sión de los dis­po­si­ti­vos en el dor­mi­to­rio pro­vo­ca in­te­rrup­cio­nes a ve­ces im­per­cep­ti­bles cau­sa­das por el avi­so so­no­ro de un men­sa­je. Aun­que la per­so­na no se des­pier­te el ce­re­bro sí lo per­ci­be y el sue­ño frag­men­ta­do por es­tos mi­cro­des­per­ta­res no es pro­fun­do y re­pa­ra­dor. Las con­se­cuen­cias se ven du­ran­te el día: ni­ños irri­ta­bles, con fal­ta de con­cen­tra­ción... A lar­go pla­zo, un mal des­can­so noc­turno se ha re­la­cio­na­do con obe­si­dad, ya que pro­vo­ca un des­equi­li­brio en la pro­duc­ción de la gre­li­na y la lep­ti­na, las hor­mo­nas que con­tro­lan las sen­sa­cio­nes de ham­bre y sa­cie­dad.

EL ES­PE­CIA­LIS­TA RE­CO­MIEN­DA Cam­bia el há­bi­to de usar ta­blets o te­lé­fo­nos en las úl­ti­mas ho­ras del día por la lec­tu­ra o cual­quier otra ru­ti­na que abra las puer­tas del sue­ño. Si, sigues re­cu­rrien­do a las pan­ta­llas, usa una apli­ca­ción que fil­tre la po­ten­cia de la luz. Y da­le al mó­vil las bue­nas no­ches y sá­ca­lo del dor­mi­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.