AMOR Y AMIS­TAD RU­RAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - PI­NA GRAUS

Llue­ve y llue­ve, y ni un al­ma. Es­te lu­gar me re­cuer­da a Ma­con­do”, mur­mu­ro mi­ran­do por la ven­ta­na. “Vi­lla Ma­con­do, sí. Lo que cae es agua­nie­ve”, me con­tes­ta Al­ga­ru­bia. Es sá­ba­do por la no­che y nues­tra pan­di­lla es­tá dis­per­sa. Gor­di, en­ce­rra­da pre­pa­ran­do unas opo­si­cio­nes; Lis­ti­lla es­tá sa­lien­do con al­guien, que “no quie­re que con­ta­mi­ne­mos”; y Mar­ti­na se lar­gó a la In­dia con Evaristo. Al­ga­ru­bia me en­se­ña una fo­to su­ya en el mó­vil: Mar­ti­na, con el Gan­ges al fon­do. “Tie­ne una ca­ra un po­co ra­ra, ¿no?”, di­go con­tem­plan­do la ex­pre­sión so­fo­ca­da de nues­tra ami­ga. “Bueno, a esa tem­pe­ra­tu­ra, ro­dea­dos de hu­mo y de bui­tres...”, res­pon­de Al­ga­ru­bia. La te­le­vi­sión es­tá en­cen­di­da, pe­ro sin so­ni­do. Le subo el vo­lu­men. En la pan­ta­lla, una pa­re­ja dis­cu­te: ella llo­ra mien­tras él da vuel­tas en una ha­bi­ta­ción sin vis­tas. A la pro­ta­go­nis­ta se le ha co­rri­do el rí­mel. “Po­bre, pa­re­ce un ma­pa­che”, opino. Al­ga­ru­bia se ríe y le qui­ta de nue­vo el vo­lu­men: “¡Mu­cho me­jor!”, afir­ma sa­tis­fe­cha.

No te­ne­mos na­da me­jor que ha­cer y nos po­ne­mos a do­blar a los per­so­na­jes. Con voz trá­gi­ca, ex­cla­mo: “¿En­ton­ces no me que­rés?”. Al­ga­ru­bia, con voz ron­ca, res­pon­de: “¡Có­mo os voy a que­rer con esa ca­ra de ár­bol que te­nés!”. “¿Ca­ra de ár­bol? ¡Sos cruel!”, con­tes­to y me en­tra un ata­que de ri­sa. Al­ga­ru­bia me mi­ra pen­sa­ti­va: “Aho­ra que lo di­ces, mi úl­ti­mo no­vio te­nía ¡ca­ra de ar­bus­to! ¿O era de se­ta?”. Le si­go el jue­go y pre­gun­to: “Es­pe­ra un mo­men­to, ¿quién era?”. Me qui­ta el man­do y son­ríe: “Al­go con erre. ¿Ro­dol­fo? ¿Ri­car­do? ¿Re­na­to?”. “Tie­nes que acor­dar­te, so­lo han pa­sa­do tres años”, res­pon­do y nos reí­mos las dos. En reali­dad, so­lo han pa­sa­do tres me­ses. Ella sus­pi­ra y aña­de: “El ca­so es re­po­ner­se, ¿pe­ro có­mo?”. “A mí me va bien bai­lar en com­bi­na­ción con una die­ta al­ta en fru­ta de tem­po­ra­da”, le su­gie­ro. Ella asien­te: “Sí, na­da de pa­pa­ya o de man­go, me­jor dar­se a la man­za­na reine­ta”.

De­vuel­vo el vo­lu­men a la te­le­vi­sión y los pro­ta­go­nis­tas si­guen con su re­tahí­la: “Miénteme, Er­nes­to Pa­blo Ru­per­to. Di­me que me es­pe­ra­rás”. “Es­tá bien, os es­pe­ra­ré”, di­ce él. Ba­jo el vo­lu­men y Al­ga­ru­bia su­su­rra: “Di­me que me es­pe­ra­rás, Antonio Pe­dro Ru­ber­to Al­ber­to”. Aho­ra, soy yo quién con voz ron­ca pro­tes­ta: “¿Por quién me to­más? ¡Sa­bés que ten­go es­po­sa!... y 10 hi­jos. ¿Tú te ocu­pa­rías de ellos?”. “¡Ni lo­ca!”, ríe Al­ga­ru­bia. Apa­ga­mos la se­rie in­fa­me y de­ci­di­mos sa­lir. Co­gi­das del bra­zo ba­jo un pa­ra­guas, nos di­ri­gi­mos al bar. Nos sen­ta­mos en la ba­rra, pe­di­mos dos cer­ve­zas y fi­lo­so­fa­mos acer­ca del amor y de la di­fe­ren­cia en­tre la cer­ve­za ru­bia y la tos­ta­da. Des­pués, vol­ve­mos a ca­sa. “¿Has vis­to Ma­gia en la lu­na?”, le pre­gun­to. “No. Pla­na­zo. Veá­mos­la”, res­pon­de ella. Ha­bla­mos mu­cho del amor ver­da­de­ro, pe­ro muy po­co de la amis­tad ver­da­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.