YO SU­FRÍ “BULL­YING”

La su­ya ha si­do una in­fan­cia mar­ca­da. Por los gol­pes, pe­ro tam­bién por el va­cío, los in­sul­tos, las bur­las... Cua­tro víc­ti­mas re­fle­xio­nan so­bre el do­lor de los más in­de­fen­sos. Por Beatriz Na­va­zo / Fotos: Vi­cens Gi­me­nez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Vi­das pri­va­das

SSi las per­so­nas tu­vié­ra­mos un bo­tón de apa­gar la vi­da, Raúl lo ha­bría pul­sa­do va­rias ve­ces… an­tes de los 12 años. Así de mal lo pa­só en el co­le­gio. Igual que Jas­mi­ne, a quien su ma­dre le ha con­ta­do que al­gu­na vez fue una ni­ña ale­gre y gra­cio­sa de la que pron­to no que­dó ras­tro: “No he si­do co­mo to­das, que se ríen y jue­gan”, cuen­ta Jas­mi­ne por te­lé­fono, con voz se­re­na aun­que ape­sa­dum­bra­da. Ella em­pe­zó a re­ci­bir in­sul­tos des­de su pri­mer día de co­le­gio. “So­lo te­nía­mos tres años y me lla­ma­ban mo­ra y ne­gra, por­que mi pa­dre es de la In­dia y, cuan­do al­guien no es igual que los de­más, ya sa­bes…”. Hoy tie­ne 18 años y no ha ter­mi­na­do los es­tu­dios bá­si­cos. Tra­ba­ja en una ca­fe­te­ría y aca­ba de su­pe­rar una de­pre­sión gra­ve que, se­gún su psi­có­lo­ga, tie­ne sus raí­ces en lo que vi­vió.

200.000 ni­ños

Raúl y Jas­mi­ne re­ci­bie­ron pa­ta­das y gol­pes, pe­ro las agre­sio­nes no do­lían tan­to co­mo las bur­las y las hu­mi­lla­cio­nes. Los ex­per­tos ase­gu­ran que hay que ser muy pru­den­tes con la de­fi­ni­ción del aco­so es­co­lar, por­que no to­da la vio­len­cia ni los con­flic­tos que se dan en los cen­tros edu­ca­ti­vos lo son, pe­ro cual­quie­ra de esas ac­ti­tu­des, ejer­ci­das de ma­ne­ra re­pe­ti­da y des­de un des­equi­li­brio de po­der fí­si­co, psi­co­ló­gi­co o so­cial con­for­man la de­fi­ni­ción del pro­ble­ma. Sa­ve the Chil­dren po­ne ci­fras en nues­tro país: el 9,3% de los es­tu­dian­tes en­cues­ta­dos cree que ha su­fri­do aco­so y el 6,9% ci­be­ra­co­so (ex­tra­po­lan­do los da­tos, cer­ca de 200.000 ni­ños y ado­les­cen­tes). La Fun­da­ción ANAR de Ayu­da a Ni­ños y Ado­les­cen­tes en Ries­go aten­dió 25.000 con­sul­tas re­la­cio­na­das con es­te pro­ble­ma en 2015. Sie­te de ca­da 10 me­no­res que mar­ca­ron su número su­frían aco­so a dia­rio y des­de ha­ce más de un año. Sin em­bar­go, mu­chos co­le­gios si­guen ba­rrien­do sus ver­güen­zas ba­jo la al­fom­bra y los ni­ños ca­llan. El 88% de los ca­sos se pro­du­cen fue­ra de la vis­ta de adul­tos o pro­fe­so­res, pe­ro de­lan­te de un pú­bli­co que aplau­de aun­que no par­ti­ci­pe. Cóm­pli­ces por ac­ti­va o por pa­si­va. “Cuan­do

Mu­chos co­le­gios aún ba­rren sus ver­güen­zas de­ba­jo de la al­fom­bra.

em­pe­cé en el co­le­gio ha­bía una ni­ña que se lle­va­ba bien con­mi­go pe­ro de­jó de ha­blar­me por­que te­mía que le co­gie­ran ma­nía. Yo era co­mo una apes­ta­da, co­mía so­la, me re­fu­gia­ba en la bi­blio­te­ca y es­pe­ra­ba a que pa­sa­ra el día”. Ma­ría de las Heras, que ha­bla así, su­frió seis cur­sos de aco­so que so­lo ter­mi­na­ron cuan­do a los 14 años pi­dió a sus pa­dres que la me­tie­ran en un in­ter­na­do pa­ra es­ca­par del co­le­gio y el ba­rrio. Hay mie­do a con­tar, a las re­pre­sa­lias, por par­te de los que es­tán al­re­de­dor y tam­bién de la víc­ti­ma que, mu­chas ve­ces no sa­be qué le pa­sa ni por qué, y que du­da que al­guien va­ya a creer­la.

Im­po­ten­cia y so­le­dad

Eso le su­ce­dió a Me­la­nie Ros­tock, au­to­ra de Bit­ters­weet, una no­ve­la ju­ve­nil so­bre el bull­ying y que, des­de los 11 años, fue el blan­co de to­das las bur­las. “Pri­me­ro te pre­gun­tas por qué, lue­go pien­sas que tie­nen ra­zón. En­ton­ces ya no lo cuen­tas. Des­pués de que mi ma­dre in­ten­ta­ra so­lu­cio­nar­lo y fue­ra peor, pen­sé que no ha­bía na­da que ha­cer, así que acep­té que ese era mi lu­gar, por­que era de­ma­sia­do ton­ta pa­ra me­re­cer na­da”. Esa in­de­fen­sión es una mez­cla de im­po­ten­cia, te­rror y so­le­dad. Y sus con­se­cuen­cias son te­rri­bles. “Mis pa­dres y los pro­fe­so­res lo co-

no­cían, pe­ro no sa­bían có­mo ac­tuar. Pen­sa­ban que se can­sa­rían, pe­ro el aco­so sue­le ser pro­gre­si­vo. En mi ca­so, lo crea­ban tam­bién los pro­fe­so­res, que me po­nían mo­tes an­te la cla­se. Lle­ga­ba a ca­sa que­rién­do­me sui­ci­dar, aun­que nun­ca lo in­ten­té”, re­cuer­da Raúl que, co­mo Me­la­nie y Jas­mi­ne, com­par­te sus vi­ven­cias pa­ra ayu­dar a otros a tra­vés de la Aso­cia­ción NA­CE (No al Aco­so Es­co­lar).

Bus­can­do so­lu­cio­nes

NA­CE atien­de a dia­rio las lla­ma­das de pa­dres y ma­dres alar­ma­dos que han in­ten­ta­do ya va­rias so­lu­cio­nes: ha­blar con el tu­tor, con la di­rec­ción del cen­tro, re­cla­mar a la Ad­mi­nis­tra­ción. “En al­gu­nos cen­tros, to­da­vía el te­ma se ve co­mo una man­cha pa­ra su pres­ti­gio. No­so­tros cree­mos que una bue­na es­cue­la es aque­lla que sa­be de­tec­tar­lo, re­sol­ver­lo y pre­ve­nir­lo”, afir­ma Jo­sep So­ler, ase­sor de la aso­cia­ción. La bue­na no­ti­cia es que, ca­da vez más, ayun­ta­mien­tos, co­le­gios, aso­cia­cio­nes de pa­dres, pe­dia­tras, edu­ca­do­res… re­cu­rren a ellos bus­can­do ayu­da. Jo­sé Antonio Luen­go, psi­có­lo­go, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Cela y miem­bro del Equi­po de Apo­yo con­tra el Aco­so Es­co­lar de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, se­ña­la que de la con­vi­ven­cia en los cen­tros sur­gen los con­flic­tos, pe­ro que “no es la es­cue­la la que abo­na es­tas co­nduc­tas. Al me­nos en la ma­yo­ría de los ca­sos. Es un pro­ble­ma vin­cu­la­do a una so­cie­dad que, pa­re­ce, ha da­do por per­di­dos de­ter­mi­na­dos va­lo­res li­ga­dos al res­pe­to, a la com­pa­sión, la em­pa­tía, la so­li­da­ri­dad, el apo­yo, la com­pren­sión, la to­le­ran­cia”. Ade­más de po­ner en mar­cha pro­to­co­los pa­ra pro­te­ger a las víc­ti­mas, es ne­ce­sa­rio no per­der de vis­ta el ob­je­ti­vo, que de­be ser la erra­di­ca­ción. Y pa­ra al­can­zar­lo hay que di­ri­gir la mi­ra­da a los aco­sa­do­res. “La vio­len­cia cruel, in­jus­ti­fi­ca­da e in­ten­cio­na­da es­tá en la ba­se de es­tos com­por­ta­mien­tos y he­mos de to­mar­lo muy en se­rio, tra­ba­jan­do en pro­gra­mas de desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les des­de in­fan­til y pa­ra ayu­dar, con es­pe­cia­lis­tas ade­cua­dos, a los alum­nos que ejer­cen esa vio­len­cia sin com­pa­sión al­gu­na”.

“Una bue­na es­cue­la es la que de­tec­ta, re­suel­ve y pre­vie­ne los ca­sos”.

La hue­lla del aco­so se no­ta, a cor­to pla­zo, en la au­to­es­ti­ma, en las re­la­cio­nes con los com­pa­ñe­ros e in­clu­so en la sa­lud, y pue­de tra­du­cir­se en fra­ca­so es­co­lar. A lar­go pla­zo, se re­la­cio­na con in­se­gu­ri­dad, pro­ble­mas de pa­re­ja, ten­den­cias de­pre­si­vas, po­si­bles tras­tor­nos ali­men­ta­rios, abu­so de dro­gas y ries­go de sui­ci­dio. “Pe­ro mu­chas víc­ti­mas pue­den re­cu­pe­rar­se si se cor­ta el aco­so y se las atien­de co­rrec­ta­men­te”, aña­de Jo­sep So­ler.

Edu­car tam­bién es pro­te­ger

Jas­mi­ne nun­ca le con­tó a su ma­dre los pen­sa­mien­tos que la tor­tu­ra­ban, pe­ro los plas­ma­ba en su cua­derno de di­bu­jo, don­de se re­pre­sen­ta­ba a sí mis­ma con una so­ga al cue­llo o arro­ján­do­se por la ven­ta­na. “Me po­nía al la­do de la ven­ta­na y pen­sa­ba: si me ti­ro, se aca­ba to­do”. Echan­do la vis­ta atrás, Jas­mi­ne da de lleno en una de las cla­ves: “Hay pro­fe­so­res que no ac­túan por­que no sa­ben y otros por fal­ta de sen­si­bi­li­dad o por elu­dir los pro­ble­mas. Eso es cruel e irres­pon­sa­ble. La edu­ca­ción no es so­lo im­par­tir ma­te­rias. Un psi­có­lo­go me di­jo que te­nía el 99% de pro­ba­bi­li­da­des de caer en dro­gas o pros­ti­tu­ción. Mi ma­dre con­fia­ba en ellos, pe­ro no es­tán for­ma­dos y es­tu­ve a pun­to de per­der­me co­mo per­so­na”. Jo­sé Antonio Luen­go con­si­de­ra que es “im­pres­cin­di­ble e inapla­za­ble” que los pro­fe­sio­na­les es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos con las he­rra­mien­tas que fun­cio­nan en ma­te­ria de pre­ven­ción, de­tec­ción e in­ter­ven­ción. “¿Co­mo lo arre­gla­ría yo si le pa­sa­ra a un hi­jo mío? –se pre­gun­ta Ma­ría de las Heras–. Su­pon­go hay que ex­pli­car el do­lor que pue­de cau­sar el aco­so a una per­so­na y en­se­ñar a po­ner­se en el lu­gar del otro”. Los ex­per­tos le dan la ra­zón. “Es fun­da­men­tal con­se­guir que no ha­ya com­pa­ñe­ros “neu­tra­les”, sino que se pon­gan de­ci­di­da­men­te del la­do de la víc­ti­ma”, sub­ra­ya Jo­sep So­ler. ¿Có­mo? En opi­nión de Jo­sé Antonio Luen­go, es­te as­pec­to es de­ter­mi­nan­te y la cla­ve es­tá en “ex­pli­car lo que sig­ni­fi­ca en­ten­der, sen­tir com­pa­sión y ayu­dar al com­pa­ñe­ro que es­tá su­frien­do. Es ne­ce­sa­rio rom­per en mil pe­da­zos la cul­tu­ra del “no es mi pro­ble­ma”… Si con­se­gui­mos es­te re­to, la vio­len­cia no pue­de ani­dar en un gru­po”. Al otro la­do del te­lé­fono, Jas­mi­ne afir­ma que es fe­liz, aun­que el tono de su voz di­ga otra co­sa. Pe­ro, su ex­pe­rien­cia no le per­mi­te la­men­tar­se en vano: “He co­no­ci­do la in­fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta y no era es­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.