AR­QUI­TEC­TAS

Di­ri­gen equi­pos, le­van­tan edi­fi­cios y plan­tean nue­vos con­cep­tos de ciu­dad. Ellas son las re­pre­sen­tan­tes de una nue­va sen­si­bi­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, que no es aje­na a la cri­sis ni a la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res a la pro­fe­sión. Por G. Es­pi­no­sa / Fotos: Jua

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La úl­ti­ma re­vo­lu­ción de la ar­qui­tec­tu­ra tie­ne nom­bre de mu­jer. Una nue­va ge­ne­ra­ción que, al con­tra­rio de lo que ocu­rrió du­ran­te la bur­bu­ja del sec­tor, apun­ta ha­cia un tra­ba­jo me­nos gran­di­lo­cuen­te y más sos­te­ni­ble. Una ar­qui­tec­tu­ra que com­pren­de que, en un en­torno co­mo el nues­tro, su­pra­do­ta­do en in­fra­es­truc­tu­ras –ca­rre­te­ras a puen­tes, pa­san­do por mu­seos, tea­tros o ae­ro­puer­tos–, la vía po­si­ble ya no pa­sa por cons­truir gran­des edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos de nue­va plan­ta, co­mo los que agi­ta­ron el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des en los 90, sino que se fi­ja más en lo pe­que­ño. Es de­cir, ya no se ba­sa en los dis­cur­sos de es­truc­tu­ras, vo­lú­me­nes o el sen­ti­do úni­co de la be­lle­za de un ar­qui­tec­to do­ta­do de un gran ego, sino en la mez­cla de la ar­qui­tec­tu­ra con la psicología, la so­cio­lo­gía y la eco­lo­gía pa­ra crear otros mo­de­los ur­ba­nos más ha­bi­ta­bles y co­nec­ta­dos con la ciu­da­da­nía. “An­tes, el mo­de­lo se pen­sa­ba siem­pre co­mo la la­bor de un au­tor en­ce­rra­do en sí mis­mo –apun­ta la ar­qui­tec­ta Vic­to­ria Ace­bo–. Hoy, im­pli­ca en­ten­der to­do lo que ocu­rre a tu al­re­de­dor: con­ver­tir­te en psicólogo so­cial, en so­ció­lo­go, en me­diom­bien­ta­lis­ta… y aco­me­ter el tra­ba­jo de una ma­ne­ra más in­te­gra­do­ra. Des­de los equi­pos”. Una re­vo­lu­ción que en Es­pa­ña tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a ar­qui­tec­tos na­ci­dos des­de los 70, con víncu­los a otras dis­ci­pli­nas in­no­va­do­ras y con el ojo pues­to en los cam­bios so­cia­les y la úl­ti­ma re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, co­mo Efrén Gar­cía Grin­da y Cris­ti­na Díaz Mo­reno (fun­da­do­res del es­tu­dio pio­ne­ro Amid Ce­ro9), An­drés Ja­que o las ar­qui­tec­tas aquí en­tre­vis­ta­das: Li­na To­ro, Ai­xa del Rey, Bár­ba­ra Vich, Izaskun Chin­chi­lla y Vic­to­ria Ace­bo. En es­te con­tex­to, la pre­sen­cia de las ar­qui­tec­tas es im­pa­ra­ble, a pe­sar de que la cri­sis eco­nó­mi­ca (de fuer­te vin­cu­la­ción con el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y la cons­truc­ción) ha su­pues­to un du­ro gol­pe pa­ra es­ta ca­rre­ra. En los úl­ti­mos seis años, las es­cue­las de Ar­qui­tec­tu­ra han per­di­do el 30% de sus estudiantes de am­bos gé­ne­ros. Y la fe­mi­ni­za­ción de la pro­fe­sión tam­bién ha su­fri­do un re­tro­ce­so: si en el año 2006 las mu­je­res ma­tri­cu­la­das en as­cen­dían al 48%, hoy al­can­zan ape­nas el 26%. Eso sí, se doc­to­ran más y sus no­tas son me­jo­res. De en­tre to­das las pro­fe­sio­nes crea­ti­vas, la ar­qui­tec­tu­ra fue de las pri­me­ras en in­cor­po­rar ta­len­to fe­me­nino. De he­cho, de­trás de Mies Van der Rohe o Le Cor­bu­sier, mu­chas ve­ces se es­con­dían ca­si anó­ni­mas co­la­bo­ra­do­ras –Lilly Reich o Char­lot­te Pe­rriand–, cu­yas apor­ta­cio­nes fue­ron cru­cia­les... e ig­no­ra­das.

Zaha Ha­did, la pri­me­ra

Las pri­me­ras li­cen­cia­das en Ar­qui­tec­tu­ra (en 1901 en Es­ta­dos Uni­dos, en 1936 en Es­pa­ña) abrie­ron un ca­mino que ya en la dé­ca­da de los 80 con­ta­ba con gran­des nom­bres co­mo Zaha Ha­did, la pri­me­ra mu­jer que lo­gró un premio Pritz­ker en 2004. Des­de en­ton­ces, Ka­zu­yo Se­ji­ma (jun­to a Ryūe Nis­hi­za­wa), en 2010; y la ca­ta­la­na Car­me Pi­gem (jun­to a Ra­fael Aran­da y Ramón Vi­llal­ta), en 2017, tam­bién lo han lo­gra­do. En­tre to­das es­tán cons­tru­yen­do una ar­qui­tec­tu­ra ra­di­cal­men­te dis­tin­ta del ma­ña­na, fe­mi­ni­zan­do la vi­sión de la ciu­dad y el mun­do que ha­bi­ta­mos, que es tan­to co­mo de­cir de la reali­dad.

Na­ció en Co­lom­bia, pe­ro ha desa­rro­lla­do to­da su ca­rre­ra en Es­pa­ña. Con ape­nas seis me­ses de tra­ba­jo en el es­tu­dio de otros ar­qui­tec­tos, ga­nó su pri­mer con­cur­so y de­ci­dió fun­dar Dos­ma­suno, jun­to a Ig­na­cio Bo­rre­go y Néstor Mon­te­ne­gro. Te­nía 25 años y esa obra cons­trui­da a tres ma­nos, unas vi­vien­das so­cia­les en la Ave­ni­da de la Pe­se­ta de Ca­ra­ban­chel (Ma­drid), se con­vir­tió, en 2008, en un re­fe­ren­te mun­dial de lo que la nue­va vi­vien­da so­cial, ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te be­lla, sos­te­ni­ble y re­la­cio­nal, te­nía que ser. Ocho años des­pués, de­ci­dió se­pa­rar­se de sus co­le­gas y em­pe­zar a tra­ba­jar en so­li­ta­rio. “La vi­da es pro­ce­sos y ex­pe­rien­cias. Creo que los tres pen­sá­ba­mos que, tras 10 años jun­tos, era su­fi­cien­te”, se­ña­la. Li­na To­ro es tam­bién ma­dre, co­mo Vic­to­ria Ace­bo o Izaskun Chin­chi­lla [que tam­bién apa­re­cen en es­te reportaje]. “Mis in­tere­ses pro­pios han cre­ci­do, en lo que me con­cier­ne co­mo mu­jer. Ne­ce­si­ta­ba or­ga­ni­zar mis tiem­pos, mis pro­yec­tos y su ges­tión de for­ma no tan con­sen­sua­da, sino por mí mis­ma”, ra­zo­na. Al­go a lo que mu­chas ar­qui­tec­tas han de en­fren­tar­se, con o sin de la com­pli­ci­dad de sus so­cios. Con­ven­ci­da de que la sos­te­ni­bi­li­dad es ya un im­pe­ra­ti­vo, y que la nue­va ar­qui­tec­tu­ra ha de fi­jar­se en la re­con­ver­sión de es­pa­cios “co­mo esas na­ves in­dus­tria­les que pue­blan los cen­tros de las gran­des ciu­da­des eu­ro­peas, que for­man par­te de la me­mo­ria de la ciu­dad y han de re­cu­pe­rar­se pa­ra otros usos”. En la cues­tión de gé­ne­ro, Li­na tam­bién es cons­cien­te de la im­por­tan­cia de la do­cen­cia en la uni­ver­si­dad: “Hay que mi­nar esos ce­re­bros pa­ra que pue­dan sa­lir de allí con al­go ga­na­do; ayu­dar­las a desa­rro­llar un dis­cur­so se­rio pa­ra que sean valoradas usan­do to­das sus ar­mas in­te­lec­tua­les y co­mu­ni­ca­ti­vas, es de­cir, to­do lo que mi pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo mu­jer y ar­qui­tec­ta les pue­da apor­tar”.

“PA­RA SER MA­DRE HE NE­CE­SI­TA­DO CREAR MI PRO­PIO ES­TU­DIO, DE­JAR DE CON­SEN­SUAR LOS TIEM­POS”.

Fle­xoar­qui­tec­tu­ra son dos mu­je­res y un hom­bre: Ai­xa del Rey, Bár­ba­ra Vich y To­meu Ramis. To­dos na­ci­dos en Pal­ma de Ma­llor­ca y li­cen­cia­dos por la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec­tu­ra de Barcelona (ETSAB), la ciu­dad don­de crea­ron su es­tu­dio. En 2002 ga­na­ron un con­cur­so pú­bli­co que les per­mi­tió cons­truir su pri­mer edi­fi­cio –25 vi­vien­das pro­te­gi­das pa­ra jó­ve­nes en Me­nor­ca– y co­men­zar a re­ci­bir en­car­gos par­ti­cu­la­res e ins­ti­tu­cio­na­les, co­mo el Cen­tro de Día de Pal­ma, que les va­lió tam­bién la no­mi­na­ción a los pre­mios Mies van der Rohe. “Aho­ra es más di­fí­cil que en­ton­ces ma­ne­jar­se con li­ber­tad en un pro­yec­to: hay de­ma­sia­da nor­ma­ti­va. Los pro­ce­sos de con­trol, que se idea­ron pa­ra evi­tar abu­sos, no agi­li­zan na­da. La in­ten­ción era bue­na, pe­ro los re­sul­ta­dos no han si­do los es­pe­ra­dos”, di­ce Ai­xa. Fle­xoar­qui­tec­tu­ra pro­po­ne una ar­qui­tec­tu­ra “des­pre­jui­cia­da, op­ti­mis­ta y po­si­ti­va. So­mos muy curiosos, nos replanteamos to­do cons­tan­te­men­te y bus­ca­mos so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas. Ade­más, man­te­ne­mos esa ac­ti­tud en ca­da eta­pa del pro­ce­so”, apun­tan. Es­te jo­ven es­tu­dio es tam­bién una prue­ba de có­mo el cam­bio se pue­de en­ca­jar con otra vi­sión: “Las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res a la nues­tra, los de los 80 y 90, pe­ro tam­bién la más pró­xi­ma es­cue­la es­pe­cu­la­ti­va de Ma­drid, de ar­qui­tec­tos más ex­pe­ri­men­ta­les, nos han en­se­ña­do mu­chas co­sas. Pe­ro creo que no­so­tros

“NUES­TRA VI­SIÓN ES OP­TI­MIS­TA Y PO­SI­TI­VA, NOS REPLANTEAMOS TO­DO, TO­DO EL TIEM­PO".

nos he­mos man­te­ni­do a ca­ba­llo, to­man­do ideas de la tra­di­ción an­te­rior, más ba­sa­da en los vo­lú­me­nes, y en cier­ta me­di­da nues­tros pro­yec­tos son una bi­sa­gra en­tre am­bos mun­dos”, afir­ma Ai­xa. En sus edi­fi­cios, re­mo­de­la­cio­nes e in­te­rio­res se ob­ser­van apun­tes de las dos co­rrien­tes, pe­ro tam­bién de la tra­di­ción ba­lear de los 70: el uso de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, co­mo la ma­de­ra, las téc­ni­cas sos­te­ni­bles y el re­ci­cla­do, así co­mo el so­la­pa­mien­to de es­té­ti­cas, co­mo en es­te in­te­rior de la Piz­ze­ría Ma­sa de Barcelona (en la fo­to) crea­do por ellas. Las dos tie­nen cla­ro que se ha pro­du­ci­do un pun­to de in­fle­xión con la cri­sis. “La mul­ti­dis­ci­pli­na­ri­dad que se exi­ge aho­ra pa­ra lle­var a ca­bo un pro­yec­to es un he­cho, tan­to co­mo la ne­ce­si­dad de con­si­de­rar la sos­te­ni­bi­li­dad en su sen­ti­do más pro­fun­do. Es de­cir, co­mo al­go no so­lo re­fe­ri­do al aho­rro en ener­gías y la via­bi­li­dad mis­ma del pro­yec­to, sino a su re­la­ción con lo que le ro­dea y sus usua­rios”, apun­ta Bár­ba­ra, mien­tras Ai­xa re­fle­xio­na so­bre al­gún as­pec­to po­si­ti­vo del crash de la bur­bu­ja: “Po­der plan­tear que el mun­do es fi­ni­to. Y que re­uti­li­zar las obras pre­ce­den­tes es lí­ci­to. Es­to es un de­seo, pe­ro creo que la ar­qui­tec­tu­ra de­be­ría me­jo­rar en la me­di­da de lo po­si­ble lo que se ha he­cho, y en con­cre­to aque­llo que no se hi­zo bien”.

Ca­da pro­yec­to es una aven­tu­ra nue­va y sin­gu­lar”, ase­gu­ra Vic­to­ria Ace­bo, fun­da­do­ra jun­to con su ma­ri­do Án­gel Alon­so, del es­tu­dio ace­bo­xa­lon­so. Li­cen­cia­dos am­bos por la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de Ma­drid en 1995, se vie­ron be­ne­fi­cia­dos por una po­lí­ti­ca de con­cur­sos pú­bli­cos, ex­tin­ta con la cri­sis, que per­mi­tía que se pre­sen­ta­ran ar­qui­tec­tos re­cién sa­li­dos de la uni­ver­si­dad.“si ga­na­bas, em­pe­za­bas a cons­truir in­me­dia­ta­men­te; te da­ba un em­pu­jón pa­ra em­pe­zar y per­mi­tía una cons­tan­te re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal. Aho­ra ya no fun­cio­na así. La gen­te jo­ven no tie­ne tan­tas opor­tu­ni­da­des”, re­co­no­ce. Au­to­res de im­por­tan­tes edi­fi­cios pú­bli­cos, co­mo el Cen­tro de las Ar­tes de A Co­ru­ña, tam­bién han rea­li­za­do com­ple­jas vi­vien­das co­mo la ca­sa Vars [en la fo­to], que les va­lió su no­mi­na­ción al premio Mies Van der Rohe. El es­tu­dio de Vic­to­ria re­pre­sen­ta a la per­fec­ción un sal­to de pa­ra­dig­ma. “Cuan­do es­tá­ba­mos en la Es­cue­la de Ma­drid, se in­sis­tía en que la ar­qui­tec­tu­ra es­ta­ba con­fi­na­da al ob­je­to cons­trui­do. Afor­tu­na­da­men­te, esos lí­mi­tes se han am­plia­do y se in­te­gran las ar­tes plás­ti­cas, el di­se­ño, la mo­da o la an­tro­po­lo­gía so­cial. Era al­go ne­ce­sa­rio: ha­bía que refrescar… la so­cie­dad se ha trans­for­ma­do. He­mos cam­bia­do to­dos”, apun­ta. Y pa­ra ilus­trar­lo, po­ne un ejem­plo: “An­tes la so­cie­dad se es­truc­tu­ra­ba en com­par­ti­men­tos es­tan­cos don­de ca­da uno te­nía un rol de­fi­ni­do y hoy to­dos so­mos bas­tan­te más trans­ver­sa­les. Es­to tam­bién se tra­du­ce en la ar­qui­tec­tu­ra: la co­ci­na de­ja de ser ese es­pa­cio de la mu­jer al fon­do de la ca­sa y se con­vier­te en el cen­tro de una vi­da fa­mi­liar com­par­ti­da. O por ejem­plo las fá­bri­cas: aho­ra los ar­qui­tec­tos sa­be­mos que te­ne­mos que in­cluir guar­de­rías; an­tes ni se plan­tea­ba. Y es­to so­lo por po­ner ejem­plos ya su­pe­ra­dos. Ima­gi­na lo que es­tá pa­san­do con las re­des y la co­nec­ti­vi­dad”. sub­ra­ya. ¿Y en qué me­di­da te­ner un es­tu­dio com­par­ti­do con un hom­bre re­pi­te ese pa­trón en el que el hom­bre es ne­ce­sa­rio por­que hay clien­tes mas­cu­li­nos que no se fían de una mu­jer? “Es ver­dad que hay po­cas mu­je­res so­las tra­ba­jan­do, pe­ro tam­bién hay po­cos hom­bres. Con mi pa­re­ja te­ne­mos un rol igua­li­ta­rio en tér­mi­nos de con­ci­lia­ción y no creo que sea un ca­so par­ti­cu­lar, sino al­go ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­do. Ca­mi­na­mos ha­cia una so­cie­dad más trans, en la que to­dos te­ne­mos el de­re­cho a ele­gir cuán­to de hom­bre y cuán­to de mu­jer que­re­mos ser”.

“HA­BÍA QUE REFRESCAR LA AQUITECTURA. LA SO­CIE­DAD SE HA TRANS­FOR­MA­DO, TO­DOS HE­MOS CAM­BIA­DO…”.

Se li­cen­ció con el me­jor ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co de su pro­mo­ción, pe­ro se pa­só ca­si 10 años sin cons­truir. Y aun­que la ma­yo­ría de sus pro­yec­tos eran sis­te­má­ti­ca­men­te pre­mia­dos, nin­guno se lle­ga­ba a rea­li­zar: las ideas que apor­ta­ba y lo que su­po­nían a ni­vel cons­truc­ti­vo y so­cial eran tan avan­za­das que cual­quie­ra po­dría pen­sar que se la in­ten­tó si­len­ciar. Hoy no es así: es una de las ca­be­zas vi­si­bles de un nue­vo mo­de­lo de ar­qui­tec­tu­ra emi­nen­te­men­te trans­ver­sal, sos­te­ni­ble e in­te­gra­dor. Aun­que la ma­yor par­te de sus pro­yec­tos cons­trui­dos han si­do efí­me­ros –pa­be­llo­nes en Nue­va York, la sa­la Vip de AR­CO– ya em­pie­za a te­ner un ca­tá­lo­go de ideas: vi­vien­das fa­mi­lia­res, la re­mo­de­la­ción del Cas­ti­llo Gar­ci­mu­ñoz (Cuen­ca) o in­te­rio­res co­mo el es­pa­cio Uto­pi­cus en Ma­drid, don­de se fo­to­gra­fía, una sa­la de co­wor­king don­de to­do es re­ci­cla­do y el am­bien­te pa­re­ce una guar­de­ría pa­ra adul­tos. “A los ar­qui­tec­tos crí­ti­cos les ha cos­ta­do siem­pre en­con­trar hue­co. La bue­na no­ti­cia es que aho­ra so­mos de los es­tu­dios con más tra­ba­jo y re­per­cu­sión”, apun­ta. Se re­fie­re al es­tu­dio que lle­va su nom­bre. “Es una de­ci­sión cons­cien­te. La tra­di­ción de que to­dos los es­tu­dios ten­gan nom­bre de va­rón so­lo pue­de rom­per­se si los hay con nom­bre de mu­jer. Yo me ten­go que ga­nar la con­fian­za de un clien­te seis ve­ces: por ser mu­jer, por ser jo­ven, por ha­cer al­go di­fe­ren­te, por ser in­no­va­do­ra, por que­rer in­cluir la sos­te­ni­bi­li­dad y por in­cluir li­ge­re­za y fres­cu­ra en el es­pa­cio”, sub­ra­ya. La ba­se de su tra­ba­jo es­tá en la so­cio­lo­gía de la in­no­va­ción. “Hay un mo­men­to en que las cien­cias so­cia­les de­jan de ir­se a es­tu­diar las tri­bus y se plan­tean ver qué es­tá pa­san­do en los lu­ga­res del pre­sen­te más in­me­dia­to. Es­to, com­bi­na­do con la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra, don­de hay un cos­mo­po­li­tis­mo asu­mi­do, nos ha he­cho com­pren­der el mun­do de otra ma­ne­ra”, apun­ta. Por ello, al­gu­nos ar­qui­tec­tos han tra­ta­do de po­ner­le el sam­be­ni­to de ar­qui­tec­ta “teó­ri­ca”, cuan­do en reali­dad es una de las más fer­vien­tes de­fen­so­ras en Es­pa­ña de la “es­té­ti­ca am­plia­da”, que tam­bién le­van­ta am­po­llas en­tre sus co­le­gas. “La be­lle­za pa­ra mí es an­te to­do un de­re­cho so­cial. To­do el mun­do tie­ne el de­re­cho a es­tar ro­dea­do de be­lle­za, más aún: a es­tar ro­dea­do de lo que ca­da uno en­tien­de por be­lle­za. No­so­tros plan­tea­mos una ar­qui­tec­tu­ra que va a ser uti­li­za­da, ex­pe­ri­men­ta­da y vi­vi­da. Par­ti­mos de lo pri­me­ro que se to­ca: el mo­bi­lia­rio, los in­te­rrup­to­res, los ter­mos­ta­tos… y va­mos escalando. La es­té­ti­ca am­plia­da nos da la po­si­bi­li­dad de su­per­po­ner va­rias agen­das es­té­ti­cas de in­di­vi­duos par­ti­cu­la­res. No es­ta­mos en con­tra del es­ti­lo co­mo con­cep­to, sino en con­tra de que sea el ar­qui­tec­to el úni­co que de­ci­de el es­ti­lo”, sub­ra­ya.

Li­na To­ro en Bur­bu­car: un ta­ller de la­va­do que ella ha con­ce­bi­do co­mo spa pa­ra co­ches.

En la Piz­ze­ria Ma­sa de Barcelona, crea­do por ellas.

En la ca­sa Vars, que le va­lió la no­mi­na­ción al premio Mies Van der Rohe.

Chin­chi­lla po­sa en Uto­pi­cus, un es­pa­cio de co­wor­king, crea­do por ella, don­de to­do es re­ci­cla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.