DE QUÉ SE RÍEN NUES­TROS HI­JOS?

Con mi­llo­nes de vi­si­tas, los ví­deos de bro­mas son las es­tre­llas de Youtu­be o Ins­ta­gram y arra­san en­tre los ado­les­cen­tes. Pe­ro ¿sa­be­mos de ver­dad qué es­tán vien­do? De vez en cuan­do, al­gu­nos de esos ví­deos sal­tan a la ac­tua­li­dad por­que re­co­gen con­duc­tas ofe

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Lu­cas tie­ne 12 años –ca­si 13, se­ña­la con or­gu­llo preado­les­cen­te– y uno de sus ído­los es el you­tu­ber Au­ron­play. “Es el boss”, di­ce es­cue­ta­men­te. O sea “el je­fe” o “lo más”. Él lo co­no­ce por­que, aun­que tie­ne el ac­ce­so a in­ter­net res­trin­gi­do, sus com­pa­ñe­ros de cla­se lo si­guen y le cuen­tan o en­se­ñan sus ví­deos. Au­ron­play ha­ce bro­mas te­le­fó­ni­cas, co­men­ta ví­deos de gen­te anó­ni­ma o de otros you­tu­bers, y, en oca­sio­nes, des­en­mas­ca­ra re­tos (los lla­ma­dos cha­llen­ges) o bro­mas fal­sas. Tam­bién da su opi­nión, por lo ge­ne­ral po­lé­mi­ca, so­bre asun­tos muy co­men­ta­dos, co­mo Gran Her­mano. Así ha lo­gra­do más de cin­co mi­llo­nes de sus­crip­to­res en su ca­nal de Youtu­be y más de 600 mi­llo­nes y me­dio de vi­sua­li­za­cio­nes, su­ma­das en­tre to­dos sus ví­deos. Si a tu al­re­de­dor al­gu­na cria­tu­ra re­pi­te sin pa­rar “¿Qué tal cha­va­les? ¿To­do bien, to­do co­rrec­to? Y yo que me ale­gro”, ha caí­do ba­jo el he­chi­zo de Au­ron­play: con ese sa­lu­do abre to­das sus in­ter­ven­cio­nes. Au­ron­play se des­cri­be así en Twit­ter (1,64 mi­llo­nes de se­gui­do­res): “¿Te pa­re­ce muy ofen­si­vo? A mí me pa­re­ce bas­tan­te di­ver­ti­do, por eso soy más fe­liz que tú. De pe­que­ño que­ma­ba co­sas”. Sa­le en los ti­tu­la­res de la pren­sa por sus éxi­tos (dos li­bros pu­bli­ca­dos en una gran editorial, es­pec­tácu­los ma­si­vos con sus fans) y pue­de que sus crí­ti­cas a you­tu­bers co­mo mr­gran­bom­ba (que re­ci­bió una bo­fe­ta­da por lla­mar “ca­ran­choa” a un re­par­ti­dor), o Re­set (que dio ga­lle­tas re­lle­nas de pas­ta de dien­tes a un in­di­gen­te), has­ta nos tran­qui­li­cen. Pe­ro no nos equi­vo­que­mos: to­do vie­ne ro­dea­do de de­ce­nas de ta­cos y co­men­ta­rios con con­no­ta­cio­nes adul­tas (to­dos los you­tu­bers lo son) po­co apro­pia­das pa­ra un me­nor. “Es co­mo el ca­ra­me­lo en­vuel­to en un pa­pel en­ve­ne­na­do”, di­ce la psi­có­lo­ga ex­per­ta en ni­ños y ado­les­cen­tes Ma­ría Ro­sa del Rin­cón. Lo cual con­vier­te sus men­sa­jes en más per­ver­sos pa­ra esos se­gui­do­res sin cri­te­rio. Y los ado­les­cen­tes y preado­les­cen­tes lo son, ade­más de mos­trar una leal­tad sin fi­su­ras. “Youtu­be es el ser­vi­cio más con­su­mi­do por me­no­res y a eda­des ca­da vez más tem­pra­nas –di­ce Jorge Flo­res, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Pan­ta­llas Ami­gas–. Mu­cho de es­te con­te­ni­do su­po­ne un gra­ve pro­ble­ma edu­ca­ti­vo y éti­co, pe­ro al no ser ile­gal, es di­fí­cil ac­tuar”.

In­sul­tos y cá­ma­ra ocul­ta

¿Qué nos en­con­tra­mos en ese uni­ver­so you­tu­ber o ins­ta­gra­mer que ha­ce reír a los más jó­ve­nes? Un re­pa­so a sus es­tre­llas, con mi­llo­nes de se­gui­do­res, re­ve­la co­men­ta­rios gra­cio­se­tes bro­mas te­le­fó­ni­cas o con cá­ma­ra ocul­ta (tra­ve­su­ras o pranks), ta­cos, co­men­ta­rios chu­les­cos, ra­cis­tas y machistas, y has­ta agre­sio­nes a mas­co­tas. Al­gu­nas “gra­cias” lle­gan a la po­li­cía o al juez, co­mo la de “ca­ran­choa”, las ga­lle­tas con

“MU­CHO DE ES­TE CON­TE­NI­DO SU­PO­NE UN PRO­BLE­MA EDU­CA­TI­VO Y ÉTI­CO, PE­RO NO ES ILE­GAL”.

den­tí­fri­co o el you­tu­ber que ha si­do con­de­na­do por aco­so se­xual por be­sar a des­co­no­ci­das. Pe­ro el res­to no, y de­lei­tan a sus fans. “Es­te ti­po de con­te­ni­dos ha­ce que los cha­va­les pier­dan la no­ción de la reali­dad y lo ra­zo­na­ble –con­ti­núa Jorge Flo­res–. Y que con­si­de­ren nor­ma­les con­duc­tas que no lo son, co­mo bro­mas que ha­cen da­ño o hu­mi­llan y se di­fun­den”.

Reír­se del mal ajeno

“Los chi­cos de aho­ra ca­re­cen de in­ge­nui­dad, en com­pa­ra­ción con ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, aun­que no tie­nen más ma­du­rez”, afir­ma Án­gel Pe­ral­bo, di­rec­tor del Área de Ado­les­cen­tes del Cen­tro de Psicología Ála­va-re­yes. “Tie­nen más “in­ten­ción” o “ma­la in­ten­ción”, por un de­seo de ir más allá de los lí­mi­tes –re­co­no­ce–. Ese tope de res­pe­to o de po­ner­se en el lu­gar del otro que era in­to­ca­ble an­tes, lo tras­pa­san con na­tu­ra­li­dad, por­que se re­la­ti­vi­za de for­ma cons­tan­te”. La con­se­cuen­cia: una ten­den­cia a la fal­ta de em­pa­tía, se im­po­ne reír­se del mal ajeno. Aun­que es­to no es nue­vo y a los adul­tos tam­bién nos gus­ta, el pro­ble­ma es la ma­si­vi­dad de los men­sa­jes y el da­ño irre­pa­ra­ble que pue­den cau­sar. En ma­nos de los ado­les­cen­tes, sin un cri­te­rio for­ma­do so­bre las con­se­cuen­cias, es una bom­ba de re­lo­je­ría. “A es­ta edad, te ríes de lo que se ríen los de­más”, di­ce Pe­ral­bo. Y el éxi­to se mi­de por se­gui­do­res, no por la co­rrec­ción del men­sa­je. Los ex­per­tos, ade­más, coin­ci­den en otro pun­to: mu­chos pa­dres no son cons­cien­tes de ese ries­go. “Da­mos por he­cho que los va­lo­res es­tán im­plí­ci­tos en el en­torno, en lo que de­ci­mos y se en­se­ña en el co­le­gio, pe­ro no es así; los va­lo­res se tra­ba­jan día a día”, re­fle­xio­na Pe­ral­bo. “Si no lo com­pen­sa­mos

con otros men­sa­jes, apren­den a reír­se hu­mi­llan­do y des­per­so­na­li­zan­do a los de­más”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Mª Ro­sa del Rin­cón, quien apun­ta: “En con­sul­ta, ve­mos a mu­chos ni­ños que so­lo se co­mu­ni­can en chats, lo que con­tri­bu­ye a esa des­per­so­na­li­za­ción y abo­na con­duc­tas co­mo el aco­so”. Ellos pien­san que sus ído­los son co­mo ellos, pe­ro no es así: son ma­yo­res de edad y sa­ben có­mo ga­nar di­ne­ro. “Los va­lo­res que los pa­dres tra­tan de in­cul­car que­dan ob­so­le­tos –se­ña­la la psi­có­lo­ga–. Los chi­cos, más que na­ti­vos, son anal­fa­be­tos di­gi­ta­les. Ser cons­cien­tes de los ries­gos es esen­cial, no po­de­mos des­pa­char­lo con un “a su edad, ha­cía­mos otras co­sas”, por­que no es ver­dad. La tec­no­lo­gía no tie­ne na­da que ver con el mun­do de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res”, con­clu­ye. En la ado­les­cen­cia, el éxi­to se mi­de por la re­per­cu­sión en­tre igua­les. Y es­tos mo­de­los pue­den lle­var a un cha­val don­de se quie­ra. A me­nu­do, los pa­dres nos de­ci­mos que ha­bla­mos con los hi­jos, pe­ro no lo ha­ce­mos o so­lo de no­tas y con­duc­tas ex­tre­mas (adic­cio­nes, bullyng, sex­ting...), di­ce del Rin­cón. Sin em­bar­go, hay un mun­do apa­ren­te­men­te me­nos gra­ve, en el que los gra­cio­sos nos sus­ti­tu­yen trans­mi­tien­do va­lo­res. So­lo ayu­dán­do­los a re­co­no­cer­lo, po­dre­mos guiar­les pa­ra que sean crí­ti­cos y se de­fien­dan.

SI NO LES DA­MOS OTROS MEN­SA­JES, APREN­DEN A REÍR­SE HU­MI­LLAN­DO Y DESPERSO NALIZANDO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.