DOC­TOR...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

En la sa­la de es­pe­ra del den­tis­ta so­lo hay ma­dres. Ma­dres trabajadoras, val­ga la re­dun­dan­cia. Tres han ce­di­do el mó­vil a sus hi­jos y se con­cen­tran en dos ipads y un por­tá­til. Peru, siem­pre ra­ro, lee; yo, más ra­ra, pien­so. Una quin­ta ni­ña ha­ce de­be­res mien­tras su ma­dre dis­cu­te por te­lé­fono. Al pa­re­cer, su in­ter­lo­cu­tor no ha en­ten­di­do que si con­ce­de una en­tre­vis­ta lo nor­mal es que el pe­rio­dis­ta la pu­bli­que. “So­mos pe­rio-dis-tas”, le de­le­trea al chis­ga­ra­bís que quie­re ba­jar­se de in­ter­net. “No he­mos con­ta­do mal tu his­to­ria, lo que pa­sa es que te has aco… aco­chi­na­do”. La ma­dre pe­rio­dis­ta nos exa­mi­na. Pi­dien­do per­mi­so o pi­dien­do per­dón. No sé. Mi hi­jo, que no tie­ne mi mó­vil, pe­ro sí muy buen oí­do, me su­su­rra el ver­bo mu­ti­la­do. “¿A que sí, ma­má? ¿A que iba a de­cir eso?”. Peru es el ni­ño más pe­que­ño de la sa­la y, des­gra­cia­da­men­te, el más aten­to. Es­tá hip­no­ti­za­do por la pe­rio­dis­ta que cuel­ga, se de­ja caer en el so­fá y re­so­pla. Re­bo­sa adre­na­li­na.

Os dais cuen­ta de que so­mos to­das mu­je­res y que no he­mos ni ro­za­do las re­vis­tas del co­ra­zón de la me­sa? ¡Es­ta­mos to­das tra­ba­jan­do! ¿Dón­de es­tán los pa­dres?”. Lo ha pre­gun­ta­do al ai­re. Las dos ma­dres del ipad son­ríen tí­mi­das; una se es­con­de y la otra con­tes­ta: “Yo es que ten­go la cus­to­dia com­ple­ta del den­tis­ta, el pe­dia­tra, las bron­cas, los de­be­res y las ex­tra­es­co­la­res. Mi ex se ha que­da­do con el par­que de atrac­cio­nes, el Mc­do­nald’s y el raf­ting”. Su hi­jo ma­ti­za: “No es raf­ting, ma­má, es pi­ra­güis­mo…”. La ma­dre se co­rri­ge: “Per­dón, pi­ra­güis­mo”. En mi ca­so –di­ce la ma­dre del por­tá­til– va por suel­do. Su ar­gu­men­to es que él ga­na más, que su ho­ra de tra­ba­jo es más va­lio­sa. Si se lo di­go a mi je­fe me ma­ta o me di­vor­cia, no sé...”. “¿Y tú?”, la pe­rio­dis­ta ha bus­ca­do a la otra ma­dre con ipad pe­ro an­da se­pul­ta­da en su ban­de­ja de en­tra­da; así que me atra­pa a mí. “Yooo…”, gano tiem­po por­que quie­ro con­tes­tar la ver­dad (mi ver­dad). Peru se me adelanta: “A mí el den­tis­ta me da mie­do. Y me da me­nos mie­do con mi ma­dre que con mi pa­dre. Mi ma­dre me co­no­ce más y me con­sue­la me­jor”. Me en­co­jo de hom­bros y la pe­rio­dis­ta me com­pa­de­ce: “Es­tás jo… jo­ro­ba­da”.

No ibas a de­cir eso –la re­ga­ña Peru–. Siem­pre cam­bias los ver­bos...”. “Siem­pre no. A ve­ces tam­bién los sus­tan­ti­vos. Hoy, por ejem­plo, era un día de mier… miér­co­les, pe­ro tú lo has arre­gla­do”, con­tes­ta. En­ton­ces lla­man a Peru y mi hi­jo se des­pi­de de su nue­va ami­ga con un con­se­jo: “Bá­ja­te el FIFA 16 al mó­vil. Po­drás dar pa­ta­das sin ha­cer­te da­ño”. Son­ríe se­duc­tor y sa­tis­fe­cho, co­mo un adul­to. A los po­cos mi­nu­tos le arran­can un dien­te y llo­ra co­mo un be­bé. Tie­ne seis años y yo to­da­vía le con­sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.