El re­gre­so de una LE­YEN­DA

SHIR­LEY CO­LLINS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Le ha cos­ta­do 38 años re­cu­pe­ra­se del dis­gus­to amo­ro­so que la de­jó sin voz, pe­ro ha vuel­ta a es­ce­na por la puer­ta gran­de con su dis­co Lo­des­tar, acla­ma­do por la crí­ti­ca co­mo uno de los me­jo­res de 2016. Tal vez su nom­bre se te ha­bía ol­vi­da­do, pe­ro a prin­ci­pios de los años 70, Shir­ley Co­llins y su ma­ri­do Ash­ley Hut­ching –10 años más jo­ven que ella y au­tor de al­gu­nas de sus can­cio- nes– se con­vir­tie­ron en las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del folk rock. Has­ta que un dia Hut­ching le co­mu­ni­có a Shir­ley que se ha­bía enamo­ra­do de otra. “Eso fue en 1978, al dia si­guien­te de nues­tro aniver­sa­rio de bo­da” y el shock hi­zo que Co­llins per­die­ra, li­te­ral­men­te, la voz. “De pron­to, me vi in­ca­paz si­quie­ra de can­tar pa­ra mí mis­ma”. El diag­nós­ti­co mé­di­co fue dis­fo­nía: “Una ex­tra­ña mez­cla de en­fer­me­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca”. Tras aban­do­nar la es­ce­na, Co­llins se con­vir­tió en una fi­gu­ra de cul­to y cre­ció el in­te­rés co­lec­cio­nis­ta por sus dis­cos. “Por en­ci­ma de Shir­ley so­lo es­tá Je­su­cris­to –ha di­cho el ex­per­to Da­vid Ti­bet –. Su mú­si­ca es 100% per­fec­ta y sin ar­ti­fi­cios”. Shir­ley Co­llins y su her­ma­na ma­yor, Dolly, con quien can­tó du­ran­te un tiem­po, cre­cie­ron en Hastings, en el con­da­do de Sus­sex, en el seno de una fa­mi­lia tra­ba­ja­do­ra aman­te de la can­ción po­pu­lar. “Mi pri­mer re­cuer­do mu­si­cal son las can­cio­nes que mis abue­los can­ta­ban en el re­fu­gio an­ti­aé­reo du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial”. Des­de su apa­ri­ción en una com­pi­la­ción del nue­vo folk en 1955 y has­ta de­jar la mú­si­ca en 1978, gra­bó de­ce­nas de dis­cos. En­tre ellos, el cé­le­bre Ant­hems in Eden, en 1969. Su re­gre­so es fru­to de una lar­ga in­mer­sión en sí mis­ma en un co­que­to cot­ta­ge en su Sus­sex na­tal y de un tra­ba­jo ín­ti­mo y pro­lon­ga­do con ami­gos mú­si­cos en el sa­lón de su ca­sa. Con Lo­des­tar, Co­llins ha re­en­con­tra­do el ca­mino mu­si­cal que de­jó trun­ca­do, que no es otro que el ca­mino ha­cia sí mis­ma y la tie­rra que la vio cre­cer. Más ron­co, más in­ten­so, más des­ga­rra­do, en él se re­ve­la, se­gún la crí­ti­ca, co­mo un “orácu­lo”, un “de­miur­go”, una es­pe­cie de me­dium en co­ne­xión con el al­ma an­ti­gua y pro­fun­da de su pue­blo. ¿Dón­de ha es­ta­do es­te tiem­po? Du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ba­jó co­mo de­pen­dien­ta. “Te­nía que ali­men­tar a mis dos hi­jos ado­les­cen­tes”, di­ce. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.