La FO­TO de Me­la­nia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDURNE URIARTE www.mu­jer­hoy.com

LA VI­DA ES PU­RA con­tra­dic­ción, pe­ro no me acos­tum­bro ni de­jo de sor­pren­der­me. Por ejem­plo, con las crí­ti­cas al Pho­tos­hop de una fo­to­gra­fía ofi­cial de Me­la­nia Trump di­fun­di­da por la Ca­sa Blan­ca. Has­ta la han lla­ma­do “ec­to­plas­ma”, por una ima­gen con más o me­nos el mis­mo re­to­que que el 90% de las fo­to­gra­fías de to­das las re­vis­tas del mun­do. In­clu­so me­nos por­que no la han adel­ga­za­do o alar­ga­do, arre­glo tam­bién ha­bi­tual en mu­chas de ellas. Re­vis­tas y fo­tó­gra­fos que se­rían, a de­cir de los crí­ti­cos de Me­la­nia, unos aman­tes de los ec­to­plas­mas. In­clu­so po­drían lla­mar así a ami­gos míos por apli­car el Pho­tos­hop a sus fo­to­gra­fías de Fa­ce­book o del per­fil de What­sapp. Y eso que Me­la­nia cam­bia me­nos con el re­to­que que al­gu­nos de mis ami­gos con los su­yos. Es tan per­fec­cio­nis­ta que ni los me­dios más hos­ti­les a su ma­ri­do han con­se- gui­do pu­bli­car una so­la fo­to­gra­fía en la que sal­ga des­fa­vo­re­ci­da. Por otra par­te, la han re­to­ca­do lo mis­mo que a Mi­che­lle Oba­ma, en la Ca­sa Blan­ca y en las re­vis­tas de moda, con la di­fe­ren­cia de que lo de Mi­che­lle con­tras­ta­ba más con la reali­dad. Por eso me sor­pren­de es­ta irri­ta­ción con Me­la­nia, cuan­do na­die cri­ti­có los re­to­ques de Mi­che­lle, ni si­quie­ra aque­llos gla­mu­ro­sos re­por­ta­jes en Vo­gue. Y to­do por­que ella es la es­po­sa de un pre­si­den­te de de­re­chas muy con­tes­ta­do en los ám­bi­tos cul­tu­ra­les y Mi­che­lle era la es­po­sa de un pre­si­den­te de iz­quier­das apre­cia­do en esos mis­mos ám­bi­tos. O esa di­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca que las mu­je­res no so­mos ca­pa­ces de des­te­rrar ni si­quie­ra de los lu­ga­res aje­nos a la po­lí­ti­ca en los que nos reuni­mos mu­je­res de to­das las ideas, va­lo­res y re­li­gio­nes.

PE­RO HAY UNA CON­TRA­DIC­CIÓN

que me preo­cu­pa más y es que po­le­mi­ce­mos con lo su­per­fi­cial y no con lo im­por­tan­te de ver­dad. Que nos preo­cu­pe el re­to­que es­té­ti­co de la fo­to­gra­fía y no su fon­do, el pa­pel de las pri­me­ras da­mas. Sea Me­la­nia o Mi­che­lle. Na­die ha­bla de ese fon­do y ca­da vez que yo lo he he­cho me he sen­ti­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta, fue­ra de la opi­nión co­mún y ma­yo­ri­ta­ria. Y es que lo es­toy cuan­do re­cuer­do el efec­to per­ni­cio­so que tie­ne pa­ra la igual­dad esa glo­ri­fi­ca­ción del pa­pel de la pri­me­ra da­ma. Es in­tras­cen­den­te que Me­la­nia sal­ga sin re­to­ques o con ellos o que adel­ga­za­ran a Mi­che­lle en la fo­to­gra­fías. Le doy más o me­nos la mis­ma im­por­tan­cia que al pro­gra­ma de Pho­tos­hop que se han ba­ja­do mis ami­gos a su mó­vil. Pe­ro es re­le­van­te que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tén lle­nos de imá­ge­nes de hom­bres que man­dan y de mu­je­res que acom­pa­ñan a los hom­bres que man­dan y cu­yo in­te­rés y pa­pel in­flu­yen­te se con­cen­tre en el ves­tua­rio, el ma­qui­lla­je y el Pho­tos­hop. Y que las ni­ñas y jó­ve­nes apren­dan que ese es el or­den na­tu­ral y desea­ble del mun­do. Con el re­sul­ta­do de que su as­pi­ra­ción es la perfección es­té­ti­ca de Me­la­nia y no el po­der de su ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.