EDITORAS AL PIE DE LA LE­TRA

Con ri­gor, con pa­sión, sin des­can­so. Siem­pre en bus­ca del pró­xi­mo best se­ller o de la jo­ya ines­pe­ra­da. Al fren­te de las gran­des editoriales, pe­ro tam­bién de los pe­que­ños se­llos, hay mu­je­res que aman la li­te­ra­tu­ra y que han he­cho de ella su vi­da. He­mos reu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Mu­chas no es­tán de­ma­sia­do le­jos de esa ima­gen ro­mán­ti­ca de la in­te­lec­tual que se pa­sa los días le­yen­do ma­nus­cri­tos, ne­go­cian­do con los au­to­res, se­lec­cio­nan­do imá­ge­nes de portada y con­fian­do a la im­pren­ta un tra­ba­jo de me­ses. Pe­ro las editoras de hoy tie­nen tam­bién, irre­me­dia­ble­men­te, el per­fil de una ges­to­ra em­pre­sa­rial que ha­ce nú­me­ros y coor­di­na equi­pos. He­re­de­ras de una tra­di­ción que cuen­ta con gran­des nom­bres, es­tán en un ofi­cio en el que la mu­jer sí ha lo­gra­do rom­per te­chos de cris­tal. “Mu­cho an­tes que otras pro­fe­sio­nes, es­ta se con­si­de­ra­ba ade­cua­da pa­ra la mu­jer y eso es tiem­po ga­na­do”, re­co­no­ce Sigrid Kraus, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de Sa­la­man­dra, la pri­me­ra de las editoriales in­de­pen­dien­tes que, a prin­ci­pios del si­glo XXI, re­vo­lu­cio­na­ron el pa­no­ra­ma es­pa­ñol atre­vién­do­se a con­se­guir lo que an­tes so­lo te­nían las gran­des: au­to­res de pres­ti­gio (Jo­nat­han Fran­zen) y éxi­tos ma­si­vos de ven­tas (en su ca­so, Harry Pot­ter). A esa ac­ti­tud desafian­te de las pe­que­ñas se su­ma otro fac­tor: la con­cen­tra­ción de los se­llos ba­jo el pa­ra­guas de gran­des gru­pos editoriales. Ejem­plos pa­ra­dig­má­ti­cos son Pla­ne­ta y Pen­guin Ran­dom Hou­se, que aglu­ti­nan en­tre am­bos 60 se­llos dis­tin­tos. Al fren­te de Pla­ne­ta, la mar­ca más re­co­no­ci­ble del mun­do edi­to­rial es­pa­ñol, es­tá Be­len Ló­pez Celada. Pa­ra ella, los cam­bios de su pro­fe­sión, tie­nen que ver, so­bre to­do, con la glo­ba­li­za­ción del mer­ca­do. “Aho­ra pe­san más las re­co­men­da­cio­nes on li­ne, que las per­so­na­les”, di­ce. ¿Cuá­les son las vir­tu­des de una bue­na edi­to­ra? “Tie­ne al­go de ma­dre, de fi­gu­ra de au­to­ri­dad, de aman­te, de con­fe­so­ra... –di­ce Pi­lar Re­yes, de Pen­guin Ran­dom Hou­se–. Pe­ro la ma­yor vir­tud es dar­te cuen­ta que no de­bes te­ner pre­jui­cios. Se ne­ce­si­ta un gran cri­te­rio, pe­ro al­go for­mi­da­ble pue­de lle­gar del lu­gar más in­sos­pe­cha­do”. Pa­ra Be­len Ló­pez Celada, el edi­tor de­be ser una per­so­na cons­cien­te de las ne­ce­si­da­des del au­tor. “Es­cri­bir ge­ne­ra mu­cha in­se­gu­ri­dad. El edi­tor tie­ne que va­lo­rar qué grado de apo­yo ne­ce­si­ta ca­da au­tor. Los hay que ba­ta­llan so­los y otros te pi­den es­tar más

“UNA EDI­TO­RA NE­CE­SI­TA UN GRAN CRI­TE­RIO, PE­RO TAM­BIÉN ES­TAR ABIER­TA Y SIN PRE­JUI­CIOS”. Pi­lar Re­yes

pre­sen­te. Y a to­dos hay que re­co­no­cer­les el es­fuer­zo, por­que exis­te”. En los úl­ti­mos años, so­bre to­do por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y las nuevas for­mas de con­su­mir cul­tu­ra, las re­glas de jue­go han cam­bia­do. “El mer­ca­do es aho­ra más ho­mo­gé­neo: li­bros de ca­li­da­des si­mi­la­res, con una ofer­ta si­mi­lar y cam­pa­ñas de mar­ke­ting pa­re­ci­das. Al fi­nal, to­dos es­ta­mos en lo mis­mo; si un gé­ne­ro se po­ne de moda, to­dos que­re­mos pu­bli­car­lo”, re­fle­xio­na Nuria Tey, a car­go de seis se­llos dis­tin­tos en Pen­guin Ran­dom Hou­se, y que en 1994 re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do edi­to­rial al im­plan­tar el li­bro de bol­si­llo en me­sas visibles de las li­bre­rías: al­go co­mún en otros paí­ses que mul­ti­pli­có las ven­tas de ca­tá­lo­go y re­va­lo­ri­zó los fon­dos. apun­ta Ana Ro­sa Semprún, di­rec­to­ra de Te­mas de Hoy y otros cua­tro se­llos de Pla­ne­ta. “Es un sec­tor po­ten­te, pe­ro pe­que­ño. Nos co­no­ce­mos to­dos y en más de una oca­sión he­mos tra­ba­ja­do unos con otros. La com­pe­ten­cia exis­te, pe­ro es de guan­te blan­co”, ra­zo­na Sil­via Sesé, que des­de prin­ci­pios de año di­ri­ge Ana­gra­ma en sus­ti­tu­ción del mí­ti­co Jorge He­rral­de. Las ci­fras, sin du­da, son op­ti­mis­tas: ca­da año se pu­bli­can más

tí­tu­los y las ven­tas son es­ta­bles en un ne­go­cio que so­bre­pa­sa los 2.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en mer­ca­do in­te­rior. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea del con­tex­to, en Ale­ma­nia, ron­da los 10.000 mi­llo­nes. Te­ne­mos una gran vir­tud, eso sí: to­dos los gran­des se­llos es­pa­ño­les cuen­tan con se­des en paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. El vo­lu­men de ne­go­cio ex­te­rior es lo que nos con­vier­te en una po­ten­cia edi­to­rial mun­dial. “La cla­ve del éxi­to del un edi­tor es la ve­lo­ci­dad –se­ña­la Núria Tey–. Ser muy rá­pi­da te per­mi­te po­ner el pie so­bre un li­bro, ce­rrar­lo pa­ra ti y ver có­mo se va ha­cien­do gran­de por el mun­do, lo que lo en­ca­re­ce fi­nal­men­te. Es im­por­tan­te lle­gar a las fe­rias con to­do ne­go­cia­do”. bus­can tex­tos más allá de lo co­mer­cial, con po­so in­te­lec­tual y víncu­los con otras for­mas de vi­vir”. Pe­ro es cons­cien­te de las li­mi­ta­cio­nes de las pe­que­ñas en el mer­ca­do: “El mun­do de la ges­tión de de­re­chos es un un jue­go de tro­nos [Ri­sas]. No­so­tros va­mos des­cu­brien­do co­sas y a al­gu­nas po­de­mos te­ner ac­ce­so y a otras no. Tu po­der es más li­mi­ta­do que un gran gru­po, es­to es así”. Es­tas pa­la­bras tam­bién las sus­cri­be Donatella Iannuzzi, ita­lia­na afin­ca­da

“EL MUN­DO DE LA GES­TIÓN DE DE­RE­CHOS ES UN JUE­GO DE TRO­NOS Y LAS PE­QUE­ÑAS NO LLE­GA­MOS”. Ire­ne Antón

en Es­pa­ña y fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de Ga­llo Ne­ro, que aña­de un he­cho vi­tal: “Sin las re­des so­cia­les, mi edi­to­rial ha­bría tar­da­do el do­ble en lle­gar don­de es­tá”. Al­go que, in­clu­so pa­ra los gran­des gru­pos, ha su­pues­to una re­vo­lu­ción. Va­le­ria Bergalli, ita­loar­gen­ti­na y fun­da­do­ra de Edi­to­rial Mi­nús­cu­la, ex­pli­ca tam­bién otro fe­nó­ne­mo, el au­men­to de la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta por mu­je­res: “Pro­ba­ble­men­te ten­ga que ver con que hay ca­da vez más editoras [en su ca­tá­lo­go es­tá el long se­ller de Ma­ri­sa Ma­die­ri Ver­de agua, en­tre mu­chos otros]. Pu­bli­car­los es una con­se­cuen­cia de mi pro­pia bio­gra­fía co­mo lec­to­ra”. En es­te boom de editoriales in­de­pen­dien­tes exis­ten has­ta los fe­nó­me­nos inau­di­tos. Es el ca­so de Iolanda Batallé: tras ca­si 15 años de­di­ca­da a la edi­ción en el Gru­po En­ci­clo­pè­dia Ca­ta­la­na y a la ca­be­za de La Ga­le­ra, de li­te­ra­tu­ra in­fan­til, la em­pre­sa ha ter­mi­na­do por am­pa­rar su pro­yec­to más per­so­nal: :Ra­ta_. “Me han da­do li­ber­tad ab­so­lu­ta”. Fren­te a los 220 tí­tu­los anua­les que ma­ne­ja, por ejem­plo, Núria Tey, las pe­que­ñas se man­tie­nen pu­bli­can­do en un ar­co que va de los nue­ve a los 15 vo­lú­me­nes. Y so­bre­vi­ven, ade­más, cre­cien­do to­dos los años. Un sín­to­ma más de que el mer­ca­do edi­to­rial en Es­pa­ña sa­ca múscu­lo, pe­se a to­do. Y, en gran par­te, es gra­cias a ellas.

NÚRIA TEY Di­rec­to­ra edi­to­rial de Pen­guin Ran­dom Hou­se. Res­pon­sa­ble de Pla­za & Ja­nés, Gri­jal­bo, Co­nec­ta, Ro­sa dels Vents, Su­ma de Le­tras y Agui­lar. SIGRID KRAUS Di­rec­to­ra edi­to­rial de Sa­la­man­dra Edi­cio­nes. IOLANDA BATALLÉ Di­rec­to­ra edi­to­rial de Ca­te­dral, :Ra­ta_ y La Ga­le­ra. BE­LÉN LÓ­PEZ CELADA Di­rec­to­ra edi­to­rial de Edi­to­rial Pla­ne­ta, Ariel, Crí­ti­ca y Pe­nín­su­la. VA­LE­RIA BERGALLI Di­rec­to­ra edi­to­rial y fun­da­do­ra de Mi­nús­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.