¿La pró­xi­ma pri­me­ra da­ma de Fran­cia?

Su ma­ri­do, Em­ma­nuel Ma­cron, es el can­di­da­to fa­vo­ri­to pa­ra ocu­par el Elí­seo. Si lo lo­gra, se­rá el bro­che de oro a la his­to­ria de amor que ini­cia­ron cuan­do él era un ado­les­cen­te y ella, su pro­fe­so­ra, 24 años ma­yor. Por Pepa Ro­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Con Em­ma­nuel Ma­cron, el fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes fran­ce­sas cu­ya pri­me­ra vuel­ta se ce­le­bra ma­ña­na do­min­go, po­dría lle­gar un nue­vo ti­po de pre­si­den­te al Pa­la­cio del Elí­seo. Ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas del Go­bierno so­cia­lis­ta, me­diá­ti­co, apues­to, in­de­pen­dien­te, va­ga­men­te de iz­quier­das, al fren­te de un nue­vo par­ti­do di­fí­cil de ads­cri­bir a una ideo­lo­gía clásica, con uno de esos nom­bres que sue­nan más a es­lo­gan que a par­ti­do tra­di­cio­nal, En Mar­cha. El can­di­da­to no so­lo ha lo­gra­do su­pe­rar en las en­cues­tas a la muy te­mi­da ex­tre­ma de­re­cha de Ma­ri­ne Le Pen, si no rom­per los es­que­mas de la al­ter­nan­cia de po­der en­tre los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

No me­nos ex­pec­ta­ti­vas sus­ci­ta la pri­me­ra da­ma in pec­to­re. Brigitte Ma­cron, de 64 años, es 24 años ma­yor que Em­ma­nuel, que se enamo­ró per­di­da­men­te de ella a los 15 años, cuan­do es­ta­ba en Se­cun­da­ria y ella era su maes­tra de len­gua fran­ce­sa en Amiens. Pre­sen­ta­da a me­nu­do en las vi­ñe­tas hu­mo­rís­ti­cas co­mo “ma­má Ma­cron”, con un ni­ño col­ga­do de la mano que re­pre­sen­ta a su es­po­so, di­cen que es la mu­jer que ha crea­do y for­ma­do a su jo­ven ma­ri­do. Co­mo ha re­co­no­ci­do el pro­pio Em­ma­nuel, fue ella quien le ins­pi­ró el gus­to por la li­te­ra­tu­ra y las ar­tes. “Es la mu­jer que lo ha eman­ci­pa­do, que lo ha ayu­da­do en sus es­tu­dios, que lo ha em­pu­ja­do a lo más al­to”, ex­pli­ca su bió­gra­fa An­na Ful­der en el li­bro Em­ma­nuel Ma­cron, un jo­ven tan per­fec­to. “Pe­ro lo más ra­ro, es que es la úni­ca mu­jer de su vi­da”, aña­de la pe­rio­dis­ta. “Em­ma­nuel tu­vo una no­via de su edad en la ado­les­cen­cia, pe­ro Brigitte es LA mu­jer, la úni­ca que cuen­ta” re­la­ta con si­mi­la­res pa­la­bras el pa­dre del ex­mi­nis­tro a Le Fi­ga­ro. Tras re­en­con­trar­se en París años des­pués, pren­dió la chis­pa en­tre la an­ti­gua pro­fe­so­ra y el alumno, de for­ma que Brigitte de­jó a su pri­mer ma­ri­do pa­ra ca­sar­se con su jo­ven enamo­ra­do.

Por fin ca­sa­dos

Cuan­do se ca­sa­ron en 2007, en el antiguo ca­se­rón de la fa­mi­lia de Brigitte en Tou­quet, él te­nía me­nos de 30 años y ella 54. Ella apor­tó a la fa­mi­lia dos hi­jos va­ro­nes y una hi­ja de su an­te­rior ma­tri­mo­nio, que ya la han he­cho abue­la de sie­te nie­tos de en­tre 18 me­ses y 11 años. Más que una pa­re­ja, Em­ma­nuel ha en­con­tra­do en ella un clan, que se ha con­ver­ti­do en su equi­po de cam­pa­ña. El hi­jo ma­yor de Brigitte, Se­bas­tian, un in­ge­nie­ro ca­sa­do con una com­pa­ñe­ra de pro­fe­sión, di­ri­ge la cam­pa­ña en las re­des so­cia­les; Lau­ren­ce, car­dió­lo­go, con­tro­la el se­gui­mien­to mé­di­co y an­ti­es­trés del can­di­da­to; y Tip­hai­ne, abo­ga­da, se en­car­ga de los en­cuen­tros elec­to­ra­les. To­do

eso ha­ce de los fi­nes de se­ma­na en Tou­quet un lu­gar de en­cuen­tro mul­ti­tu­di­na­rio don­de no se po­ne nun­ca la me­sa pa­ra me­nos de 15 co­men­sa­les. So­bre esa fa­mi­lia nu­me­ro­sa y va­rio­pin­ta, el can­di­da­to de­cla­ra: “Hay mu­cho más amor en ella que en mu­chas fa­mi­lias con­ven­cio­na­les”. “Hoy exis­ten mu­chos ti­pos de fa­mi­lia di­fe­ren­tes. De lo que se tra­ta es de edu­car bien a los hi­jos y dar­les amor.”

“Es la mu­jer que lo ha eman­ci­pa­do y lo ha em­pu­ja­do a lo más al­to”, di­ce su bió­gra­fa.

Y en el cen­tro, Brigitte, co­mo abe­ja rei­na o di­rec­to­ra de or­ques­ta. “Es la par­te no ne­go­cia­ble de Em­ma­nuel, el prin­ci­pal apo­yo de un po­lí­ti­co po­co in­fluen­cia­ble, que obe­de­ce a su ins­tin­to y en­ten­di­mien­to”, cuen­ta una ami­ga ín­ti­ma de la pa­re­ja en Pa­ris Match. Más pa­re­ci­da a lo que se es­pe­ra de una pri­me­ra da­ma en Es­ta­dos Uni­dos, Brigitte es muy di­fe­ren­te a las mu­je­res que han acom­pa­ña­do a an­te­rio­res pre­si­den­tes fran­ce­ses, siem­pre en una po­si­ción dis­tan­te, cuan­do no a la som­bra. Om­ni­pre­sen­te, apa­re­ce en mí­ti­nes y es­ce­na­rios jun­to a su ma­ri­do y lo acom­pa­ña a los pla­tós de te­le­vi­sión. Y no es so­lo la di­fe­ren­cia de edad lo que sus­ci­ta fas­ci­na­ción, sino la fu­sión de per­so­na­li­da­des que apa­ren­tan. La in­ten­si­dad de su re­la­ción es tal que la ma­dre del can­di­da­to ha de­cla­ra­do: “Si Lae­ti­tia Cas­ta se des­nu­da­ra de­lan­te de mi hi­jo, él ni la mi­ra­ría”. Con­ver­ti­dos en pa­re­ja de le­yen­da, son los Ba­rak y Mi­che­lle Oba­ma ga­los. “Se en­tien­den con mi­rar­se a los ojos”, di­cen sus ín­ti­mos. Igual que la unión hi­zo la fuer­za de los Oba­ma, o que es in­con­ce­bi­ble ima­gi­nar el man­da­to pre­si­den­cial sin Mi­che­lle, se di­ce que no hay Em­ma­nuel sin Brigitte. Co­mo la ex­pri­me­ra da­ma nor­te­ame­ri­ca­na, es el po­der blan­do, el fac­tor hu­mano. La ca­lle, las aso­cia­cio­nes de mu­je­res, ju­bi­la­dos, ni­ños, en­fer­mos... son el te­rreno don­de se mue­ve co­mo pez en el agua. Su ob­je­ti­vo es con­quis­tar el co­ra­zón de la gen­te. De­ci­si­va en la cam­pa­ña, no es­ca­ti­ma es­fuer­zos a la ho­ra de aten­der, es­cu­char o dar res­pues­ta a las in­quie­tu­des de to­do el que se acer­ca. Ade­más de cum­plir con una apre­ta­da agen­da, con­tes­ta ca­da tar­de a las pre­gun­tas de los ciu­da­da­nos en un chat. Su es­pon­ta­nei­dad crea em­pa­tía y sus­ci­ta la con­fian­za de los ciu­da­da­nos dis­pues­tos a ex­po­ner sus opi­nio­nes o preo­cu­pa­cio­nes.

Ella es el fac­tor hu­mano del can­di­da­to. Su ob­je­ti­vo es con­quis­tar el co­ra­zón de la gen­te.

Y allí por don­de pa­sa, con­vier­te los ac­tos de cam­pa­ña en emo­ti­vos en­cuen­tros, re­par­tien­do sim­pa­tía y com­pli­ci­dad. “Pa­ra mí, ha si­do un do­lo­ro­so des­cu­bri­mien­to co­no­cer de pri­me­ra mano las di­fi­cul­ta­des por las que pa­san pa­ra­dos, en­fer­mos...”, di­ce con pa­la­bras en las que el can­di­da­to en­cuen­tra ré­di­to in­me­dia­to en las en­cues­tas.

Co­mo agua pa­ra chocolate

Tie­ne al­go de Evi­ta vi­si­tan­do hos­pi­ta­les, pe­ro so­bre to­do prag­ma­tis­mo y ca­pa­ci­dad de to­mar el pul­so a la so­cie­dad. Di­cen que su me­jor vir­tud es sa­ber es­cu­char, tan­to al staff de cam­pa­ña co­mo a los crí­ti­cos, se­gu­ra­men­te re­fle­jo de la pro­fe­so­ra acos­tum­bra­da a dia­lo­gar con sus alum­nos. Una ca­rre­ra a dos ha­cia el Elí­seo que les lle­va a acos­tar­se a las dos de la ma­ña­na y le­van­tar­se a las sie­te, dos mo­men­tos cla­ve del día, en los que com­par­ten sus ex­pe­rien­cias y se di­vi­den la ta­rea sin des­cui­dar su in­ti­mi­dad. El desa­yuno es el mo­men­to de re­unir fuer­zas y ali­men­to tan­to pa­ra el cuer­po co­mo pa­ra el co­ra­zón. Ga­so­li­na y en­dor­fi­nas pa­ra el día en las que no pue­de fal­tar chocolate, en ca­sa de la hi­ja de uno de los cho­co­la­te­ros más fa­mo­sos de Fran­cia, los Trog­neux. ¿Cuál es el se­cre­to de la fe­liz pa­re­ja? Com­bi­nar prag­ma­tis­mo con dul­zu­ra, ale­gría, fir­me­za, en­tu­sias­mo y fe­mi­ni­dad, ha con­tes­ta­do Brigitte. Po­co con­ven­cio­nal, se con­fie­sa enamo­ra­da, fa­ta­lis­ta, su­pers­ti­cio­sa y un po­co aven­tu­re­ra. To­do ello la ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de icono ro­mán­ti­co pa­ra mu­chas mu­je­res. Con su si­lue­ta es­bel­ta y ju­ve­nil, que se pres­ta a la fal­da tu­bo o al fou­rreau pe­ga­do al cuer­po, es la ad­mi­ra­ción y mo­de­lo de mu­je­res que sue­ñan o se han pro­pues­to rom­per con las ba­rre­ras ge­ne­ra­cio­na­les. Y tam­bién la mu­jer a la que quie­ren ves­tir to­dos los gran­des mo­dis­tos de Fran­cia. Una trend-set­ter que no ne­ce­si­ta de Ins­ta­gram pa­ra mar­car ten­den­cia. Pe­ro so­bre to­do, el es­pe­jo per­fec­to pa­ra el can­di­da­to Ma­cron, don­de el po­lí­ti­co pue­de re­co­no­cer­se en su ros­tro hu­mano.

BRIGITTE MA­CRON

Pa­re­ja pre­si­den­cia­ble. Brigitte y Em­ma­nuel Ma­cron, en un ac­to ofi­cial en el Elí­seo, du­ran­te su eta­pa co­mo mi­nis­tro de Fi­nan­zas.

Una fa­mi­lia en cam­pa­ña. Brigitte y su hi­ja Tip­hai­ne, du­ran­te un mi­tin de Em­ma­nuel Ma­cron pa­ra la pri­me­ra ron­da de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas.

Sin ba­rre­ras. La pa­re­ja se ha con­ver­ti­do en mo­de­lo pa­ra mu­chas mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.