Cues­tio­nar pre­jui­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo - LA MI­RA­DA PSI­CO­LÓ­GI­CA MA­RIE­LA MICHELENA, psi­coa­na­lis­ta

“Soy in­de­pen­dien­te”, di­jo Em­ma­nue­lle Ma­cron cuan­do se des­vin­cu­ló del Par­ti­do So­cia­lis­ta, y esa de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes pa­re­ce ejer­cer­la con la mis­ma con­vic­ción en su vi­da pri­va­da. Un hom­bre bri­llan­te, jo­ven y gua­po, que a prio­ri po­dría ele­gir en­tre una am­plia ga­ma de com­pa­ñe­ras, es­co­ge a su pro­fe­so­ra, ca­sa­da, con tres hi­jos y 24 años ma­yor. Sí. Es un hom­bre in­de­pen­dien­te que no se de­ja lle­var por lo que se es­pe­ra­ría de él. De he­cho, si la elec­ción hu­bie­ra si­do en el otro sen­ti­do –si el pro­fe­sor ca­sa­do y con hi­jos hu­bie­ra si­do él, y hu­bie­ra de­ja­do a su fa­mi­lia por una alum­na 24 años más jo­ven–, no es­ta­ría­mos es­cri­bien­do es­tas lí­neas. Pe­ro los hom­bres in­de­pen­dien­tes son así. Eli­gen con li­ber­tad, sor­pren­den y po­nen en cues­tión nues­tros pre­jui­cios.

Quie­nes dis­fru­ta­mos de Dus­tin Hoff­man ren­di­do a los en­can­tos de An­ne Ban­croft en El Gra­dua­do, com­pren­de­mos el he­chi­zo que atra­pa a un ado­les­cen­te an­te una mu­jer con ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, la his­to­ria no ter­mi­na co­mo un lo­co amor de ju­ven­tud. Con to­do en con­tra, es­pe­ra­ron años con sus vi­das del re­vés, has­ta ca­sar­se, y lle­van más de dos dé­ca­das de re­la­ción.

An­te un ca­so co­mo es­te, que rom­pe las con­ven­cio­nes, no po­de­mos evi­tar pre­gun­tar­nos: ¿qué bus­ca un hom­bre en una mu­jer que ca­si le do­bla la edad? La res­pues­ta in­me­dia­ta, la fá­cil, se­ría de­cir que una fi­gu­ra ma­ter­na. Pue­de que sí. De he­cho, el mis­mo Ma­cron, en su bio­gra­fía, apun­ta a su abue­la en­tre los

per­so­na­jes más in­flu­yen­tes de su vi­da. Ella le con­ta­gió su amor por la li­te­ra­tu­ra, y a su ve­ra leía en voz al­ta a los clá­si­cos. No de­be ser del to­do ca­sual que, en­tre to­das sus pro­fe­so­ras, él eli­gie­ra a la de Li­te­ra­tu­ra, ni que en­tre las mu­chas vir­tu­des de su bri­llan­te alumno, Brigitte des­ta­ca­ra su ta­len­to pa­ra de­cla­mar.

In­sis­to, pue­de ser, pe­ro lo cier­to es que es­ta ex­pli­ca­ción no es su­fi­cien­te. Por­que sa­be­mos que no ha­ría fal­ta una di­fe­ren­cia de edad se­me­jan­te pa­ra que cual­quier hom­bre en­cuen­tre a la ma­dre en la mu­jer. De he­cho, ob­ser­vo con fre­cuen­cia en mi con­sul­ta que mu­chas mu­je­res ejer­cen de ma­dres de sus pa­re­jas. Sin pro­po­nér­se­lo, y ca­si sin dar­se cuen­ta, les cui­dan, les ve­ne­ran, les co­rri­gen, les mi­man, pre­ten­den edu­car­les y les per­do­nan lo im­per­do­na­ble –co­mo una bue­na ma­dre con su hi­jo–, independientemente de la di­fe­ren­cia de edad.

La pa­sión edí­pi­ca es uni­ver­sal, de ma­ne­ra que esa se­ría una ex­pli­ca­ción plau­si­ble pe­ro no su­fi­cien­te. Ma­cron se­ría uno de tan­tos. Qui­zá de­be­mos pen­sar, que el alumno en­con­tró en su pro­fe­so­ra a una mu­jer de su ta­lla in­te­lec­tual, con quien com­par­tir pa­sio­nes que no se ago­tan en el dor­mi­to­rio. Lo que ha­ce que una mu­jer se enamo­re de un hom­bre, y un hom­bre de esa mu­jer, si­gue sien­do un mis­te­rio que des­pier­ta cu­rio­si­dad. Y esa cu­rio­si­dad se tor­na fas­ci­na­ción al ha­blar de po­lí­ti­cos, que ri­gen nues­tro des­tino y ocu­pan el lu­gar de fi­gu­ras de au­to­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.