Vien­tres de al­qui­ler

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - JU­LIA NAVARRO www.mu­jer­hoy.com www.ju­lia­na­va­rro.com

SER MA­DRE,

o pa­dre, es un de­seo muy loa­ble. En reali­dad, el de­seo o, sim­ple­men­te, la ne­ce­si­dad de re­pro­du­cir­nos es­tá en el ADN del ser hu­mano; de lo con­tra­rio la hu­ma­ni­dad ya se ha­bría ex­tin­gui­do. Aho­ra bien, a ve­ces no se pue­de sa­tis­fa­cer ese de­seo o esa ne­ce­si­dad. Afor­tu­na­da­men­te, la cien­cia ha avan­za­do lo su­fi­cien­te y las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da son una reali­dad que han ve­ni­do a re­sol­ver al­gu­nos pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. Otra co­sa es cuan­do quie­nes quie­ren ser pa­dres se plan­tean al­qui­lar el vien­tre de una mu­jer. Al­qui­lar sig­ni­fi­ca eso, pa­gar pa­ra que ese vien­tre al­ber­gue du­ran­te nue­ve me­ses una cria­tu­ra que, des­pués del par­to, se­rá en­tre­ga­da a los que quie­ren ser pa­dres. Me pre­gun­to có­mo vi­ven ese pro­ce­so las mu­je­res que al­qui­lan sus vien­tres. Créan­me que lle­vo tiempo pen­san­do en es­ta cues­tión, in­ten­tan­do so­pe­sar lo que en­tra­ña la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da. Al fi­nal, he lle­ga­do a una con­clu­sión en lí­nea con la de la Red Es­ta­tal con­tra el Al­qui­ler de Vien­tres: el cuer­po de la mu­jer no es una va­si­ja y, co­mo di­cen des­de es­ta aso­cia­ción, “las mu­je­res no son ga­na­do pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo de crian­za de unos po­cos”. Al­gu­nas fi­gu­ras pú­bli­cas del es­pec­tácu­lo y el fút­bol, o sim­ple­men­te pa­re­jas o in­di­vi­duos con de­seos de ser pa­dres, al­qui­lan vien­tres de mu­je­res dis­pues­tas a pa­rir un ni­ño y en­tre­gar­lo. Pu­ra mer­can­cía. Ya di­go que com­pren­do el de­seo de ma­ter­ni­dad o pa­ter­ni­dad, pe­ro esa an­sia se pue­de sa­tis­fa­cer de otras ma­ne­ras que no pa­san por con­ver­tir el cuer­po de las mu­je­res en un sim­ple cam­po de cul­ti­vo.

ESE DE­SEO

de per­pe­tui­dad bio­ló­gi­ca me sor­pren­de. Si uno quie­re te­ner un hi­jo, pue­de acu­dir a la adop­ción. Hay mi­llo­nes de ni­ños en el mun­do que vi­ven en con­di­cio­nes es­pan­to­sas y es­tán en si­tua­ción de po­der ser adop­ta­dos, eso sí, con to­das las ga­ran­tías le­ga­les. Ni­ños que an­sían la ca­ri­cia de unos pa­dres, ni­ños dis­pues­tos a dar to­do el afec­to que no han po­di­do dar, ni­ños que aguar­dan co­mo en un sue­ño im­po­si­ble que al­guien se ha­ga car­go de ellos. Por eso, la ver­dad es que no com­pren­do que quie­nes an­he­lan ser pa­dres cen­tren sus de­seos en el ex­clu­si­vo plano bio­ló­gi­co. No ha­ce fal­ta pa­rir pa­ra ser ma­dre. No ha­ce fal­ta co­lo­car unos es­per­ma­to­zoi­des en un vien­tre pa­ra ser pa­dre. Ser pa­dres es una aven­tu­ra en co­mún con ese hi­jo, bio­ló­gi­co o no, una aven­tu­ra de ca­ri­ño in­fi­ni­to, de sue­ños y es­pe­ran­zas com­par­ti­dos. Al fi­nal, no se si hay una do­sis nar­ci­sis­ta en quie­nes bus­can es­te mé­to­do pa­ra per­pe­tuar­se, sin me­dir las con­se­cuen­cias que pue­da te­ner pa­ra la cria­tu­ra. Y, so­bre to­do, me preo­cu­pa que de­fen­der los vien­tres de al­qui­ler pa­se por ser muy mo­derno, cuan­do lo úni­co que es­con­de es la ex­plo­ta­ción del cuer­po de la mu­jer. Creo que se po­drían con­tar con los de­dos de la mano las mu­je­res que pres­tan su vien­tre sin re­mu­ne­ra­ción de por me­dio. El de­ba­te es­tá ser­vi­do y no de­be­ría­mos ba­na­li­zar­lo. Al­qui­lar un vien­tre es con­ver­tir a la mu­jer en po­co más que un tu­bo de en­sa­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.