“No pue­do CUIDARLA”

No nos con­ver­ti­mos en adul­tas has­ta que no re­co­no­ce­mos que nues­tra ma­dre nos ne­ce­si­ta. Es en­ton­ces cuan­do lle­ga el mo­men­to de la ver­dad: el de de­vol­ver al­go de lo que re­ci­bi­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

CCuan­do nues­tra ma­dre en­ve­je­ce, su fra­gi­li­dad au­men­ta y lle­ga un mo­men­to en el que ne­ce­si­ta cui­da­dos ma­te­ria­les y emo­cio­na­les. Se­gún ha­ya si­do nues­tra re­la­ción, vi­vi­re­mos esa ta­rea co­mo al­go que nos en­ri­que­ce­rá o co­mo una obli­ga­ción. Al cuidarla, de­ja­mos de ser so­lo hi­jas y co­men­za­mos a de­vol­ver al­go de lo que re­ci­bi­mos. ¿Pe­ro qué su­ce­de cuan­do no po­de­mos cui­dar a nues­tra ma­dre en­fer­ma co­mo nos gus­ta­ría? Se acer­ca­ba el Día de la Ma­dre, e Ire­ne no sa­bía qué re­ga­lar­le a la su­ya que, ade­más, la es­ta­ba ago­tan­do. Su ma­dre te­nía 80 años y se ha­bía ro­to una ca­de­ra. Des­de su ope­ra­ción, no po­día es­tar so­la. Pa­ra com­pli­car­lo to­do aún más, Ire­ne aca­ba­ba de lo­grar el tra­ba­jo de su vi­da y se en­con­tra­ba muy ocu­pa­da. Al fi­nal, con­si­guió po­ner­se de acuer­do con su her­mano y re­par­tir­se en­tre to­dos el tiempo de cui­da­dos que su ma­dre ne­ce­si­ta­ba. A pe­sar de ello, Ire­ne se sen­tía muy mal con­si­go mis­ma, por­que pen­sa­ba que de­bía de­di­car­le más tiempo del que po­día. “No pue­do cu­rar a mi ma­dre”, di­jo cuan­do lle­gó a la se­sión de psi­co­te­ra­pia a la que acu­día, pa­ra en­se­gui­da co­men­zar a llo­rar. En reali­dad, no ha­bía que­ri­do de­cir “cu­rar”, sino “cui­dar”. “¿De qué ha­bría que cu­rar­la?”, pre­gun­tó la psi­cer­se coana­lis­ta. Ire­ne em­pe­zó a ha­blar del lap­sus que aca­ba de te­ner. Ha­bía tra­ba­ja­do en la te­ra­pia la re­la­ción con su ma­dre y por ello po­día lle­var­se me­jor con ella. Pe­ro aho­ra, an­te la ex­cep­cio­nal si­tua­ción en la que se en­con­tra­ba, vol­vía el ago­bio.

Ha­cer lo im­po­si­ble

El de­seo in­cons­cien­te de Ire­ne de cu­rar a su ma­dre es­con­día que no po­día re­sis­tir su fra­gi­li­dad. Al po­co de na­cer, su ma­dre ca­yó en­fer­ma y a Ire­ne la cui­da­ron su abue­la y una tía. Es­ta se­pa­ra­ción la lle­vó a sen­tir un gran des­am­pa­ro. Ade­más, or­ga­ni­zó una fan­ta­sía in­cons­cien­te en la que se sen­tía res­pon­sa­ble del mal que ha­bía su­fri­do su ma­dre. Esa idea la lle­va­ba a ha- res­pon­sa­ble de cu­rar­la, un de­seo im­po­si­ble que la de­ja­ba ex­haus­ta y que na­cía de su des­am­pa­ro in­fan­til. Aho­ra tra­ta­ba de com­pen­sar­lo ape­gán­do­se a su ma­dre en ex­ce­so y aban­do­nan­do sus otras ac­ti­vi­da­des. Cuan­do fue ca­paz de po­ner pa­la­bras a es­tas fan­ta­sías, pu­do bus­car ayu­da pa­ra cuidarla. Al­go nos due­le cuan­do no he­mos lo­gra­do ha­cer las pa­ces con nues­tra ma­dre. Cuan­do es­to su­ce­de, se per­ma­ne­ce en una po­si­ción in­fan­til que nie­ga sus ca­ren­cias y la man­tie­ne en una po­si­ción to­do­po­de­ro­sa. La ma­dre es nues­tro pri­mer amor, al que te­ne­mos que re­nun­ciar pa­ra lle­gar a que­rer­nos a no­so­tras mis­mas y ser in­de­pen­dien­tes. Siem­pre se­re­mos he­re­de­ras del amor que nos tu­vo, pe­ro esa he­ren­cia im­pli­ca la res­pon­sa­bi­li­dad de trans­for­mar aque­llo en lo que ella tu­vo di­fi­cul­ta­des. Nues­tra

ma­dre, co­mo to­das las mu­je­res, re­edi­tó so­bre no­so­tras con­flic­tos in­cons­cien­tes que su­frió con la su­ya. Por eso, al te­ner hi­jos, nues­tra mi­ra­da ha­cia ella se vuel­ve más com­pren­si­va o más crí­ti­ca. Cuan­do en­ve­je­ce, se­gún ha­ya­mos vi­vi­do nues­tras ca­de­be­ría ren­cias y las su­yas, ten­dre­mos más re­cur­sos pa­ra ayu­dar­la co­mo lo ne­ce­si­ta. Ha­cer las pa­ces con la ma­dre es ha­cer las pa­ces con no­so­tras mis­mas. Mien­tras la re­cha­ce­mos por sus de­bi­li­da­des o fra­ca­sos, su en­fer­me­dad o su ve­jez, se­gui­re­mos in­sis­tien­do en que ser co­mo a no­so­tras nos gus­ta­ría que fue­se. No acep­tar la im­po­si­bi­li­dad de es­te de­seo nos man­tie­ne ata­das pa­to­ló­gi­ca­men­te a ella. Ade­más, la pro­yec­ción de es­tos sen­ti­mien­tos lle­va a pen­sar que es ella la que no nos quie­re ni acep­ta co­mo so­mos. El pro­ble­ma es que, mien­tras ten­ga­mos ha­cia ella que­jas o re­pro­ches, nos sen­ti­re­mos cul­pa­bles de nues­tras emo­cio­nes. En­ton­ces, la in­co­mo­di­dad en la re­la­ción y la im­po­si­bi­li­dad de sen­tir­nos a gus­to con el cui­da­do que le da­mos, es­ta­rán ga­ran­ti­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.