Un gri­to con­tra el aco­so se­xual y la su­mi­sión

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Dio la cam­pa­na­da ha­ce al­go más de dos años, cuan­do se pre­sen­tó en el pro­gra­ma Arabs Got Ta­lent atre­vién­do­se a in­ter­pre­tar un rap so­bre el aco­so se­xual y el tra­to a las mu­je­res co­mo ciu­da­da­nas de se­gun­da cla­se en su país. Tras el ve­lo con el que se subió al es­ce­na­rio, se es­con­día una chi­ca de so­lo 18 años que es­ta­ba har­ta de que no se res­pe­ta­ran sus de­re­chos. “Que­ría de­cir a las jó­ve­nes de Egipto y de otras par­tes del mun­do que no es­ta­mos so­las, que te­ne­mos los mis­mos pro­ble­mas, que no po­de­mos que­dar­nos calladas, que te­ne­mos que al­zar la voz”, de­cía Mah­moud a las te­le­vi­sio­nes que la en­tre­vis­ta­ron. En aque­lla épo­ca, Myam era to­da­vía una es­tu­dian­te de pri­mer cur­so de Po­lí­ti­ca y Eco­no­mía que desea­ba con­tar una reali­dad que no en­con­tra­ba es­pa­cio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de su país. Ese mis­mo año, ONU Mu­je­res pu­bli­có un es­tu­dio que con­te­nía un da­to de­mo­le­dor: el 99,3% de las mu­je­res en Egipto ha­bía pa­de­ci­do aco­so en al­gu­na oca­sión a lo lar­go de su vi­da. A tra­vés de sus can­cio­nes, Myam Mah­moud pre­ten­de des­per­tar al co­lec­ti­vo fe­me­nino re­cor­dan­do que to­das tie­ne de­re­chos y que ser mu­jer no es si­nó­ni­mo de su­mi­sión. “¿Quién di­jo que la fe­mi­ni­dad es co­sa de ves­ti­dos? La fe­mi­ni­dad es co­sa de in­te­li­gen­cia”, ra­pea en una de sus can­cio­nes. Aun­que la can­tan­te que­dó eli­mi­na­da en las se­mi­fi­na­les del pro­gra­ma Arabs Got Ta­lent, aquel es­ce­na­rio su­pu­so un tram­po­lín muy im­por­tan­te pa­ra su ca­rre­ra, pe­ro so­bre to­do sir­vió pa­ra abrir el de­ba­te so­bre la reali­dad que tie­nen que afron­tan ca­da día las Su nom­bre es uno de los que apa­re­cen con­ti­nua­men­te en los pri­me­ros pues­tos del rán­king de ar­tis­tas del hip hop com­pro­me­ti­das. En Es­pa­ña fue la pri­me­ra, pe­ro su voz ha da­do pa­so a otras raperas es­pa­ño­las con con­cien­cia so­cial que, po­co a po­co, se han ido abrien­do un hue­co en la es­ce­na. En­tre ellas, la Fu­ria, pro­fe­so­ra de mu­si­co­te­ra­pia y ra­pe­ra na­va­rra afin­ca­da en San Se­bas­tián, que fir­ma te­mas co­mo Yo ma­té al prín­ci­pe azul e im­par­te ta­lle­res de rap pa­ra mu­je­res. O la re­cien­te­men­te des­apa­re­ci­da Ga­ta Cat­ta­na, po­li­tó­lo­ga, poe­ta y ra­pe­ra de 26 años, que fa­lle­ció cuan­do es­ta­ba gra­ban­do su dis­co Ban­zai, de­jan­do trun­ca­da una ca­rre­ra muy pro­me­te­do­ra. En es­ta lis­ta en­con­tra­mos tam­bién a raperas co­mo Gar­zía con Z, au­to­ra de So­mos gue­rre­ras –“So­mos gue­rre­ras y na­da nos im­por­ta, lu­cha­mos por ga­nar lo mis­mo y na­da nos cor­ta”, di­ce en una de sus le­tras–. O a las jó­ve­nes ali­can­ti­nas Kli­to­so­viet, quie­nes el pa­sa­do ve­rano de­nun­cia­ban el ma­chis­mo y las prác­ti­cas mi­só­gi­nas con un te­ma que, en ape­nas 48 ho­ras, su-

En­tre ellas hay mú­si­cas, pe­ro tam­bién abo­ga­das, pe­rio­dis­tas, so­ció­lo­gas…

Oba­ma in­clu­yó en su play­list un te­ma de la Ma­la Ro­drí­guez, una ra­pe­ra de Je­rez de la Fron­te­ra.

pe­ró las 30.000 vi­si­tas en You­tu­be. Y es que, aun­que hay vo­ces fe­me­ni­nas que se iden­ti­fi­can con “la no­via” del ti­po ma­lo, las mu­je­res del rap se sue­len ca­rac­te­ri­zar por ir en con­tra de lo que en me­dio se sue­le lla­mar el ego­trip: ese in­di­vi­dua­lis­mo vo­raz, ese amar­se mu­cho a sí mis­mo y es­tar siem­pre por en­ci­ma de los otros en una com­pa­ra­ción cons­tan­te de mas­cu­li­ni­da­des.

Ni mas­cu­li­nas ni flo­re­ros

En los 90, las lla­ma­das fem­cees se­guían sien­do una anéc­do­ta exó­ti­ca. Y ya en el nue­vo mi­le­nio, la in­ves­ti­ga­ción De­mos­trar más pa­ra ser una más: mu­je­res y hip hop en el Es­ta­do es­pa­ñol, rea­li­za­da por Laura Ca­rras­co y Luz He­rre­ro, evi­den­cia que so­lo uno de ca­da cua­tro fes­ti­va­les de hip hop ce­le­bra­dos en nues­tro país in­clu­ye en su car­tel a al­gu­na mu­jer, y en ellos el por­cen­ta­je de ar­tis­tas fe­me­ni­nas res­pec­to del to­tal no lle­ga­ba al 3%. Pa­ra cam­biar esa reali­dad han na­ci­do pro­yec­tos co­mo el de Fem­cees, Flow fe­mi­nis­ta: rap por los de­re­chos de las mu­je­res en un CD pa­ra com­ba­tir los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Una mi­no­ría rui­do­sa com­pues­ta por 13 raperas de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca que bus­can dar vi­si­bi­li­dad y

re­co­no­ci­mien­to a aque­llas que, con sus le­tras, lu­chan con­tra las de­sigual­da­des. No nie­gan los cli­chés que aso­cian el mun­do del rap a un uni­ver­so ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino, pe­ro quie­ren de­jar muy cla­ro que tam­bién exis­ten ar­tis­tas com­ba­ti­vas. Ha­cia 2012, el gé­ne­ro se ha­bía con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta pa­ra ven­der mó­vi­les, ro­pa in­te­rior o ham­bur­gue­sas, pe­ro aho­ra he­mos en­tra­do en una eta­pa de re­na­ci­mien­to, don­de las le­tras han ga­na­do en poe­sía y se han con­ver­ti­do en vehícu­lo pa­ra pen­sar so­bre ra­za, cul­tu­ra e iden­ti­dad de gé­ne­ro. Las nue­vas raperas han si­do ca­pa­ces de en­con­trar su lu­gar sin ne­ce­si­dad de ele­gir en­tre mas­cu­li­ni­zar su ima­gen o de­cli­nar­se ha­cia un mo­de­lo hi­per­se­xua­li­za­do. En paí­ses don­de la voz de las mu­je­res es si­len­cia­da, es­tas raperas, usan su poe­sía en fa­vor de sus de­re­chos. Men­sa­jes que per­fo­ran los oí­dos re­mo­vien­do con­cien­cias y que no de­jan a na­die in­di­fe­ren­te. Ya lo di­ce la uru­gua­ya Ma­ría Fem­cee: “No me ex­cu­so si te irri­ta lo que pien­so. Día a día el abu­so se nos va vol­vien­do in­ten­so”.

Han en­con­tra­do un lu­gar pro­pio, sin una ima­gen se­xua­li­za­da ni agre­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.