10 adel­ga­zar mi­tos que te im­pi­den

Des­de que lo light es más sano a que co­mer hue­vos au­men­ta el co­les­te­rol, to­dos te­ne­mos en la ca­be­za ideas que van en con­tra de nues­tra cin­tu­ra y, ade­más, per­ju­di­can a nues­tra sa­lud. Por Marisol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Es más fá­cil de­sin­te­grar un áto­mo que un pre­jui­cio”, afir­ma­ba Al­bert Eins­tein y es­ta fra­se tam­bién nos sir­ve cuan­do ha­bla­mos de los mi­tos que exis­ten en nu­tri­ción. A pe­sar de que los nue­vos es­tu­dios cien­tí­fi­cos de­mues­tran mu­chas ve­ces lo con­tra­rio, la gen­te si­gue dan­do por bue­nas ideas ya des­te­rra­das por la cien­cia. Es­tos son 10 de los mi­tos más ex­ten­di­dos y lo que di­cen las in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes al res­pec­to. ¿Cuán­tos de ellos pen­sa­bas que eran cier­tos?

Si quie­res adel­ga­zar, evi­ta las gra­sas

Sí es cier­to que los pro­duc­tos ri­cos a la vez en gra­sas e hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos (co­mo la bo­lle­ría, piz­zas, em­pa­na­di­llas, re­bo­za­dos, ape­ri­ti­vios...) favorecen la obe­si­dad, pe­ro no por la gra­sa. Se ha com­pro­ba­do que las die­tas ri­cas en gra­sas y po­bres en hi­dra­tos de car­bono con­si­guen ma­yo­res pér­di­das de pe­so que las po­bres en gra­sas y has­ta en ca­lo­rías. De he­cho, no exis­te un so­lo es­tu­dio que de­mues­tre que una die­ta ba­ja en gra­sas y ri­ca en hi­dra­tos de car­bono ayu­de a pre­ve­nir en­fer­me­da­des. In­clu­so el fa­mo­sí­si­mo es­tu­dio Wo­men’s Health Ini­tia­ti­ve (el ma­yor que se ha rea­li­za­do en la his­to­ria so­bre nu­tri­ción) con­clu­ye que ese ti­po de die­tas no ayu­dan ni a per­der pe­so ni a re­du­cir el ries­go de su­frir una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar o un cán­cer.

Las die­tas ri­cas en pro­teí­na da­ñan los ri­ño­nes

Aun­que las per­so­nas que su­fren en­fer­me­dad re­nal de­ben re­du­cir el con­su­mo de pro­teí­na, es­te con­se­jo no se pue­de apli­car a las que es­tán sa­nas. In­clu­so hay es­tu­dios que in­di­can que au­men­tar el con­su­mo de pro­teí­na re­du­ce la ten­sión ar­te­rial y ayu­da a com­ba­tir la dia­be­tes ti­po 2, en­fer­me­da­des que son fac­to­res de ries­go de in­su­fi­cien­cia re­nal. Ade­más, la pro­teí­na man­tie­ne la sa­cie­dad y evi­ta los ata­ques de ham­bre, lo que ayu­da a per­der pe­so. Y no hay que ol­vi­dar que la obe­si­dad es otro fac­tor de ries­go de in­su­fi­cien­cia re­nal.

Es me­jor ha­cer cin­co co­mi­das

al día que tres gran­des

An­tes se pen­sa­ba que dis­tri­buir el to­tal de ca­lo­rías dia­rio en­tre un nú­me­ro ma­yor de co­mi­das au­men­ta­ba el me­ta­bo­lis­mo y ayu­da­ba a con­tro­lar el pe­so. Aho­ra sa­be­mos que que­ma­mos las mis­mas ca­lo­rías dis­tri­bu­yen­do el to­tal en­tre dos o tres co­mi­das dia­rias que to­mán­do­las en cin­co o seis. In­clu­so se ha com­pro­ba­do lo con­tra­rio: que co­mer con de­ma­sia­da fre­cuen­cia pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud y la si­lue­ta, por­que fa­vo­re­ce la obe­si­dad ab­do­mi­nal y el hí­ga­do gra­so.

Co­me con po­ca sal

pa­ra evi­tar la hi­per­ten­sión

Aun­que un ba­jo con­su­mo de sal sí re­du­ce la ten­sión ar­te­rial en per­so­nas hi­per­ten­sas, in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes in­di­can que eso no siem­pre tie­ne re­per­cu­sión en el ries­go de su­frir ata­ques car­dia­cos, ic­tus o in­clu­so en la mor­ta­li­dad. La úni­ca ex­cep­ción a es­ta re­gla son las per­so­nas con sen­si­bi­li­dad a la sal, un pro­ble­ma con un com­po­nen­te ge­né­ti­co que afec­ta a la mi­tad de los hi­per­ten­sos, los dia­bé­ti­cos y a pa­cien­tes re­na­les. En ge­ne­ral, son más sen­si­bles a la sal las per­so­nas ma­yo­res o las de ra­za ne­gra u orien­tal.

5 Hay que co­mer pro­duc­tos in­te­gra­les

Las es­pe­cies hí­bri­das de tri­go con­se­gui­das en el úl­ti­mo si­glo han traí­do va­rie­da­des nue­vas, pe­ro me­nos nu­tri­ti­vas y que va­rios es­tu­dios re­la­cio­nan con co­les­te­rol al­to y mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios. Fren­te a ellas, va­rie­da­des an­ti­guas co­mo la es­pel­ta se con­si­de­ran más sa­lu­da­bles. Di­cho eso, cui­da­do con los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos que lle­van la eti­que­ta de in­te­gral en el pa­que­te. Mu­chos es­tán ela­bo­ra­dos con ha­ri­nas tan fi­na­men­te mo­li­das, que el or­ga­nis­mo las pro­ce­sa ca­si co­mo si fue­ran re­fi­na­das. Ten­lo en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir tus pro­duc­tos.

El ca­fé es per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud

Al­gu­nos mé­di­cos si­guen prohi­bien­do el ca­fé a sus pa­cien­tes, so­bre to­do por la ca­feí­na. Aun­que es ver­dad que pue­de pro­vo­car pal­pi­ta­cio­nes, an­sie­dad e in­som­nio, el ca­fé es la prin­ci­pal fuente de an­ti­oxi­dan­tes de la die­ta oc­ci­den­tal (más que las fru­tas y las ver­du­ras jun­tas). Las per­so­nas que to­man ca­fé ha­bi­tual­men­te tie­nen me­nor ries­go de su­frir de­pre­sión, dia­be­tes ti­po 2, ci­rro­sis y cán­cer he­pá­ti­co, Alz­hei­mer y Par­kin­son... In­clu­so hay es­tu­dios que re­la­cio­nan su con­su­mo dia­rio con una ma­yor es­pe­ran­za de vi­da. Brin­de­mos por ello con una ta­za de buen ca­fé.

7 Co­mer hue­vos a dia­rio su­be el co­les­te­rol

Lle­va­mos años di­cién­do­lo, pe­ro no es­tá de más re­pe­tir­lo: no es lo mis­mo el co­les­te­rol de los ali­men­tos que el co­les­te­rol de nues­tra san­gre. De he­cho, el co­les­te­rol que po­seen los hue­vos ape­nas tie­ne efec­to en los ni­ve­les san­guí­neos de co­les­te­rol to­tal y de co­les­te­rol “ma­lo” (LDL), al me­nos en la ma­yo­ría de la gen­te. En cam­bio, sí se ha com­pro­ba­do que to­mar es­te ali­men­to au­men­ta la can­ti­dad de co­les­te­rol “bueno” (HDL), que es el que ayu­da a man­te­ner des­pe­ja­das las ar­te­rias. Ade­más, una re­vi­sión de 17 es­tu­dios en los que se re­vi­sa­ron da­tos de más de 250.000 per­so­nas ha con­clui­do que los hue­vos no au­men­tan el ries­go de en­fer­me­dad co­ro­na­ria ni de ic­tus en la gran ma­yo­ría de las per­so­nas. Si no tie­nes dia­be­tes (la úni­ca ex­cep­ción que apa­re­cía en es­ta re­vi­sión), no te pri­ves de co­mer tor­ti­lla: ca­si to­dos los nu­trien­tes im­por­tan­tes es­tán pre­sen­tes en la ye­ma de hue­vo. Por eso, ti­rar las ye­mas y que­dar­se so­lo con la cla­ra es un mal con­se­jo. ¿Quie­res sa­ber cuán­tos pue­des co­mer sin que sea un abu­so? Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que una per­so­na sa­na y que quie­re man­te­ner­se así pue­de to­mar per­fec­ta­men­te has­ta tres hue­vos dia­rios sin nin­gún pro­ble­ma.

8 Los lác­teos des­na­ta­dos son más sa­nos

Te equi­vo­cas. La idea de que los lác­teos en­te­ros au­men­tan el ries­go de obe­si­dad y de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar se ha des­plo­ma­do co­mo con­se­cuen­cia de las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas. In­clu­so se ha ob­ser­va­do que los lác­teos en­te­ros que pro­vie­nen de va­cas cria­das con pas­tos na­tu­ra­les son más sa­lu­da­bles que los que pro­ce­den de va­cas cria­das con pien­sos. Pe­ro no exa­ge­res, tam­po­co se tra­ta de abrir la ve­da y lan­zar­se a abu­sar de es­tos pro­duc­tos, sino de ex­pli­car y te­ner en cuen­ta que un con­su­mo ra­zo­na­ble de lác­teos pro­ce­den­tes de va­cas cria­das en li­ber­tad con pas­tos na­tu­ra­les (y aún me­jor fer­men­ta­dos), es sa­lu­da­ble y se­gu­ro.

9 To­das las ca­lo­rías son igua­les, da igual de dón­de ven­gan

Ca­da ti­po de ali­men­to se me­ta­bo­li­za de for­ma di­fe­ren­te y tie­ne un im­pac­to dis­tin­to en las hor­mo­nas y cen­tros ce­re­bra­les que re­gu­lan el ape­ti­to. Por ejem­plo, una die­ta ri­ca en pro­teí­na au­men­ta el me­ta­bo­lis­mo, re­du­ce el ape­ti­to y ayu­da a per­der pe­so. Re­su­mien­do: que ca­da ca­lo­ría es dis­tin­ta y no to­das tie­nen el mis­mo efec­to so­bre nues­tra sa­lud.

10 Los pro­duc­tos ba­jos en gra­sa son me­jo­res

Cuan­do las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias di­je­ron que ha­bía que re­du­cir el con­su­mo de gra­sa, la in­dus­tria ali­men­ta­ria reac­cio­nó di­se­ñan­do to­do ti­po de pro­duc­tos ba­jos en es­te in­gre­dien­te. El pro­ble­ma es que, al eli­mi­nar la gra­sa, el pro­duc­to sa­bía fa­tal y, pa­ra com­pen­sar, los fa­bri­can­tes le aña­die­ron azú­ca­res, a ve­ces en gran­des can­ti­da­des. Así po­dían afir­mar le­gal­men­te que su pro­duc­to era “ba­jo en gra­sa” (o light). Sin em­bar­go, más tar­de se ha com­pro­ba­do que el ex­ce­so de azú­car es al­ta­men­te per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud, mu­cho peor que la gra­sa pre­sen­te en el ali­men­to de for­ma na­tu­ral. La ma­yo­ría de ex­per­tos creen hoy que el des­afo­ra­do con­su­mo de azú­ca­res aña­di­dos es­tá de­trás de la epi­de­mia ac­tual de obe­si­dad, dia­be­tes ti­po 2, en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar e in­clu­so cán­ce­res. Con­clu­sión: la in­dus­tria se en­fren­ta aho­ra al re­to de re­du­cir los azú­ca­res aña­di­dos y re­cu­pe­rar las gra­sas sa­lu­da­bles, con­ser­van­do el atrac­ti­vo del pro­duc­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.