ME­LA­NIA TRUMP... o la pri­me­ra DA­MA

El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano cum­ple 100 días en el po­der, pe­ro ella si­gue sien­do un mis­te­rio sin re­sol­ver. Sus con­ta­das apa­ri­cio­nes y su re­ti­ro en Nue­va York la han con­ver­ti­do en la pri­me­ra da­ma más in­só­li­ta de la his­to­ria. ¿Es­pe­ra su mo­men­to? ¿O es­tá bus

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

En la pri­me­ra en­tre­vis­ta que con­ce­dió Do­nald Trump, tras ser ele­gi­do pre­si­den­te, con su fa­mi­lia, la pe­rio­dis­ta de la ca­de­na ABC pre­gun­tó a Me­la­nia: “¿No se sien­te un po­co ner­vio­sa an­te la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir­se en pri­me­ra da­ma?”. Ella res­pon­dió muy tran­qui­la: “Soy una per­so­na muy fuer­te, du­ra y se­gu­ra”. Y aña­dió: “Me man­ten­dré fiel a mí mis­ma”. No ha­bló de un pro­yec­to o de la vi­sión de su car­go, sim­ple­men­te se de­fi­nió a sí mis­ma. ¿Se es­ta­ba de­fen­dien­do con­tra el tó­pi­co de es­po­sa su­mi­sa y ma­ne­ja­ble, que to­dos pa­re­cen atri­buir­le? ¿Lan­za­ba un desafío? ¿O es­ta­ba di­cien­do la ver­dad? Des­de en­ton­ces, las cá­ba­las so­bre su per­so­na­li­dad y su pa­pel no han ce­sa­do, acre­cen­ta­das por su es­ca­sa pre­sen­cia ofi­cial y su pro­lon­ga­do en­cie­rro en la Torre Trump, en Nue­va York, con un cos­te en se­gu­ri­dad que ron­da los 70 mi­llo­nes

de dó­la­res, se­gún los de­mó­cra­tas. Ella y la Ca­sa Blan­ca in­sis­ten en que se mu­da­rá a Was­hing­ton en ju­nio, cuan­do su hi­jo Ba­rron, de 11 años, ter­mi­ne el cur­so. Pe­ro a na­die pa­re­ce con­ven­cer ese so­bre­pro­tec­tor pa­pel ma­terno, mien­tras el Ala Es­te de la Ca­sa Blan­ca –las de­pen­den­cias de la pri­me­ra da­ma– per­ma­ne­cen ca­si sin staff y sin pro­gra­ma. ¿Es una nue­va es­pe­cie de mie­do es­cé­ni­co? ¿No tie­ne interés en ser na­da más que la es­po­sa de un mul­ti­mi­llo­na­rio? ¿O es más bien el es­ti­lo de quien ha­ce de la apa­ren­te pa­si­vi­dad su ar­ma más po­de­ro­sa? In­ten­ta­mos bus­car res­pues­tas. em­pre­sa­ria e in­clu­so su eta­pa más pú­bli­ca en ac­ti­vi­da­des ca­ri­ta­ti­vas se re­mon­ta a 2010, cuan­do pre­si­dió la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion. Su prio­ri­dad era el ni­ño: “Las ho­ras que pa­sas con tu hi­jo, aun­que so­lo sea los dos so­los en si­len­cio, en el co­che, son muy cru­cia­les”, con­ta­ba a Har­per’s Ba­zaar, me­ses an­tes de las elec­cio­nes. “No ten­go ni­ñe­ra, so­lo un chef y un asis­ten­te, cui­do a mi hi­jo yo mis­ma”, afir­ma­ba, aun­que la cam­pa­ña de Trump ad­mi­tió que con­ta­ba con una cui­da­do­ra.

“No ten­go ni­ñe­ra, so­lo un chef y un asis­ten­te. Cui­do a mi hi­jo yo mis­ma”.

Sin em­bar­go, des­de enero, el en­cie­rro en el trí­plex de la Torre Trump ha si­do tal que ya ni los pa­pa­raz­zi le si­guen la pis­ta. Aho­ra son agen­tes del ser­vi­cio se­cre­to quie­nes lle­van al ni­ño al co­le­gio. Y los me­dios so­lo han ob­te­ni­do una fo­to de ella y Ba­rron en­tran­do al den­tis­ta.

¿Re­bel­de si­len­cio­sa… o leo­na de su in­ti­mi­dad?

Con el ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad más ba­jo de la his­to­ria de las pri­me­ras da­mas –un 37%, se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da el día de la to­ma de po­se­sión, fren­te al 55% de Mi­che­lle Oba­ma, Lau­ra Bush y Hillary Clinton en esa mis­ma fe­cha–, mu­chos se pre­gun­tan si no es­ta­rá, sim­ple­men­te, cues­tio­nan­do la obli­ga­ción de es­tar “ata­da” a su ma­ri­do. Por­que esa es la cla­ve, al fin y al ca­bo, de la es­po­sa de un pre­si­den­te: más o me­nos ca­lla­das, pe­ro siem­pre son­rien­tes, to­das han es­ta­do al la­do de sus es­po­sos, re­for­zan­do su men­sa­je. ¿Se­rá que ese pa­pel ca­re­ce de sen­ti­do pa­ra una mu­jer que va­lo­ra su in­de­pen­den­cia por en­ci­ma de to­do, en un im­pre­vis­to giro fe­mi­nis­ta? “Qui­zá es una for­ma de po­ner en evi­den­cia un rol anacró­ni­co”, re­fle­xio­na­ba Kat­he­ri­ne Je­lli­son, ex­per­ta en His­to­ria de las Mu­je­res de la Uni­ver­si­dad de Ohio. “Ja­más ha bus­ca­do llamar la aten­ción, no le gus­ta atraer pu­bli­ci­dad”, ex­pli­ca­ba, por su par­te, al Was­hing­ton Post Ka­ren Le­frak, ín­ti­ma ami­ga del ma­tri­mo­nio.

“Co­mo in­mi­gran­te, sé el va­lor de la li­ber­tad y de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des”.

¿Es, des­pués de to­do, una mu­jer em­pon­de­ra­da?

Sin em­bar­go, su re­tra­to ofi­cial pa­re­ce su­ge­rir una ac­ti­tud de mu­jer po­de­ro­sa: con bla­zer ne­gro de Dol­ce&gab­ba­na y cha­li­na de Her­mès, los bra­zos cru­za­dos, su so­li­ta­rio de 13 qui­la­tes bien vi­si­ble, mi­ran­do de fren­te a la cá­ma­ra, tan­to su ac­ti­tud, de una ra­ra au­to­afir­ma­ción, co­mo su look pa­re­cen más pro­pios de una em­pren­de­do­ra de éxi­to que de la ama­ble an­fi­trio­na que sue­len pa­re­cer las pri­me­ras da­mas, re­tra­ta­das siem­pre jun­to a un ra­mo de ro­sas o un mue­ble his­tó­ri­co. A pe­sar de ele­gir el mis­mo fon­do –un ven­ta­nal oval– y ca­si la mis­ma pos­tu­ra

que Nancy Rea­gan –ella de ro­jo, sin mos­trar los bra­zos–, el de Me­la­nia re­cuer­da al re­tra­to de una triun­fa­do­ra, un men­sa­je, cons­cien­te o no, re­for­za­do por su in­creí­ble tez per­fec­ta, abier­ta­men­te re­to­ca­da. ¿Es qui­zá la ima­gen de la em­pre­sa­ria que fue? ¿O la de la ex­mo­de­lo a la que mu­chos mi­ra­ban de reojo y a la que aho­ra to­dos de­ben plei­te­sía?

¿La rei­na del “me­nos es más”?

To­dos los que la han co­no­ci­do, des­de el úl­ti­mo bió­gra­fo de Trump, Mi­chael D’antonio, has­ta su ín­ti­ma ami­ga la di­se­ña­do­ra Ali­ce Roi re­sal­tan su “re­ser­va” y “au­to­con­trol”. “No es fá­cil li­diar con el en­torno del pre­si­den­te”, ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta Loui­se Suns­hi­ne, una an­ti­gua eje­cu­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Trump. “De­tes­ta los co­ti­lleos, y, al con­tra­rio que su ma­ri­do, pien­sa mu­cho ca­da co­sa que ha­ce y di­ce. Al­go di­fí­cil, te­nien­do en cuen­ta que Trump es­tá acos­tum­bra­do a ser la es­tre­lla”. ¿Qué me­jor es­tra­te­gia en­ton­ces pa­ra cen­trar el interés y ase­gu­rar­se la aten­ción que alen­tar la ex­pec­ta­ti­va? El re­sul­ta­do es evi­den­te: un ejér­ci­to de pe­rio­dis­tas, ana­lis­tas po­lí­ti­cos y has­ta ex­per­tos en len­gua­je cor­po­ral di­sec­cio­nan ca­da ges­to, ca­da mo­vi­mien­to, ca­da ves­ti­do. Lo que do­mi­na no son las crí­ti­cas, sino los in­te­rro­gan­tes. “Pen­sé: es muy dis­tan­te y gua­pí­si­ma, se­rá una es­tre­lla”, re­cor­da­ba el es­ti­lis­ta Phi­llip Bloch so­bre su pri­mer en­cuen­tro.

¿De­fien­de sus ar­gu­men­tos?

“Cla­ro que no siem­pre es­toy de acuer­do con él y le di­go lo que pien­so. A ve­ces me ha­ce ca­so, a ve­ces no”, in­sis­tía en la en­tre­vis­ta de la ABC. En un co­mu­ni­ca­do, ca­li­fi­có de “len­gua­je inacep­ta­ble” el es­can­da­lo­so co­men­ta­rio ma­chis­ta de su ma­ri­do so­bre las mu­je­res. Cuan­do ha­bló, en la CNN, en oc­tu­bre de 2016, so­bre la po­lé­mi­ca, afir­mó que so­lo se tra­ta­ba de “una char­la entre chi­qui­llos” y se ali­neó con la teo­ría de Trump: to­das las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual eran par­te de una “cons­pi­ra­ción de los me­dios des­ho­nes­tos”. “Sé que res­pe­ta a las mu­je­res, so­lo se de­fien­de, por­que to­do son men­ti­ras”, di­jo.

¿Es, en reali­dad, una es­po­sa-ma­dre?

“No pue­des cam­biar a una per­so­na tras ca­sar­te con ella, es un error. A Do­nald le gus­tan los ne­go­cios. Y yo lo acep­to, soy in­de­pen­dien­te”, di­jo en 2010 so­bre su ma­tri­mo­nio. ¿Quién po­dría re­pro­chár­se­lo? “Ten­go los pies en el sue­lo, y eso es lo fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de una re­la­ción”, aña­dió. Me­la­nia se ca­só con un hom­bre dos ve­ces di­vor­cia­do, 25 años ma­yor que ella y pa­dre de tres hi­jos en la vein­te­na. Un hom­bre que lla­ma­ba a la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta de Nue­va York fin­gien­do vo­ces pa­ra fil­trar no­ti­cias fal­sas so­bre sus ex. El mis­mo que afir­ma­ba que “lo de cam­biar pa­ña­les no es pa­ra mí”. O que ci­fra­ba el se­cre­to de su ar­mo­nía con­yu­gal en que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do a Me­la­nia “ti­rar­se un pe­do”, en el pro­gra­ma de Larry King. “Es per­fec­ta”, sen­ten­cia­ba. ¿Irreal? ¿O sim­ple­men­te in­fan­til? Pe­ro ella le eli­gió. “A ve­ces di­go que ten­go dos ni­ños en ca­sa: mi hi­jo y mi ma­ri­do”, afir­mó en la CNN, tra­tan­do de jus­ti­fi­car el len­gua­je se­xis­ta de su ma­ri­do… A uno le ajus­ta el nu­do de la cor­ba­ta, al otro le tie­ne que re­cor­dar que se pon­ga la mano en el pe­cho pa­ra es­cu­char el himno na­cio­nal.

“No pue­des cam­biar a una per­so­na tras ca­sar­te con ella. Es un error”.

Arri­ba, Me­la­nia Trump en su re­tra­to ofi­cial co­mo pri­me­ra da­ma. A la dcha., en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca, du­ran­te el tra­di­cio­nal jue­go in­fan­til con mo­ti­vo de la Pas­cua.

Her­vé Pie­rre di­se­ñó el ves­ti­do del bai­le de inau­gu­ra­ción (arri­ba). Has­ta aho­ra, ha apos­ta­do por dis­cre­tos looks mo­no­co­lo­res, co­mo el que lu­ció en la vi­si­ta ofi­cial del pre­si­den­te ja­po­nés (dcha.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.