Iris Grace, sal­va­da por la pin­tu­ra

Es­ta ni­ña au­tis­ta se re­ve­ló, a los tres años, co­mo to­da una ar­tis­ta. Sus obras, que se co­ti­zan al al­za in­clu­so en Holly­wood, sir­ven a sus pa­dres pa­ra fi­nan­ciar par­te del tra­ta­mien­to que ne­ce­si­ta. Por Mar­gaux Ro­lland / Fo­tos: Ara­be­lla Car­ter-john­son

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Ha­bía de­ja­do se­car su te­la pa­ra vol­ver so­bre ella más tar­de: re­mo­li­nos, zig­zags, man­chas y pun­tos eje­cu­ta­dos con pre­ci­sión. La ar­tis­ta te­nía, por aquel en­ton­ces, tres años y su vo­ca­bu­la­rio se li­mi­ta­ba a una vein­te­na de pa­la­bras. Pe­ro, a tra­vés de la pin­tu­ra, se ex­pre­sa­ba me­jor que na­die. Ara­be­lla, su ma­dre, la es­ta­ba ob­ser­van­do y, de pron­to, ca­yó en la cuen­ta: “La evo­lu­ción del tra­zo, de una ca­de­na de mon­ta­ñas ac­ci­den­ta­da, a una su­ce­sión de cur­vas en for­ma de pé­ta­los, in­di­ca­ba un cam­bio de hu­mor po­si­ti­vo. Di­bu­jé una ca­ra son­rien­te y le di el lá­piz. Ella se rio”. Así em­pe­zó, al fin, la co­mu­ni­ca­ción entre ellas. Iris, una niñita mo­re­na de mi­ra­da azul, na­ció con al­gu­nas se­ma­nas de ade­lan­to, en sep­tiem­bre de 2009. Pe­ro era un pre­cio­so be­bé de cua­tro ki­los. Así que, ¿por qué in­quie­tar­se? Sin em­bar­go, pron­to se die­ron cuen­ta de que al­go no iba bien. “Te­nía un ai­re tris­te y au­sen­te, no se fi­ja­ba en na­da que no es­tu­vie­ra jus­to fren­te a sus ojos”, ex­pli­ca Ara­be­lla. Des­pués de su pri­mer cum­plea­ños, su com­por­ta­mien­to se fue vol­vien­do más ex­tra­ño y sus pro­ble­mas de sue­ño se agu­di­za­ron. Sus pa­dres em­pe­za­ron a in­da­gar y en­con­tra­ron una lis­ta de in­di­ca­do­res tem­pra­nos de au­tis­mo. Ara­be­lla vio el com­por­ta­mien­to de su hi­ja per­fec­ta­men­te des­cri­to. Los ojos se le lle­na­ron de lá­gri­mas mien­tras leía: “No res­pon­de a su nom­bre; evi­ta el con­tac­to vi­sual; no ha­bla; los cam­bios, in­clu­so mí­ni­mos, la al­te­ran”. A lo me­jor es sor­da, pen­sa­ron, es­pe­ran­za­dos. Aque­llo po­día te­ner re­me­dio.

Más di­fi­cul­ta­des

Pi­die­ron ci­ta con el mé­di­co y lle­gó el diag­nós­ti­co: au­tis­mo. El mé­di­co tra­zó una lí­nea en un pa­pel que re­pre­sen­ta­ba el es­pec­tro de es­te tras­torno. Aña­dió un cruz cer­ca de uno de los ex­tre­mos, lo que sig­ni­fi­ca­ba que Iris te­nía gra­ves de­fi­cien­cias de len­gua­je y en el desa­rro­llo psi­co­mo­tor. Fue un shock. A los dos años, la ni­ña te­nía una ca­pa­ci­dad de aten­ción y un do­mi­nio del len­gua­je pro­pios de un be­bé de nue­ve o 12 me­ses, pre­sen­ta­ba di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción so­cial y de co­mu­ni­ca­ción y un com­por­ta­mien­to re­pe­ti­ti­vo. Y sur­gi­rían más di­fi­cul­ta­des. Ara­be­lla creía ha­ber afron­ta­do ya lo peor, pe­ro se equi­vo­ca­ba. Le fal­ta­ban por des­cu­brir la fal­ta de apo­yo

y la in­com­pren­sión. La guía de apo­yo que les dio el mé­di­co es­ta­ba ob­so­le­ta. Ca­si to­dos los nú­me­ros de te­lé­fono a los que lla­ma­ron ha­bían de­ja­do de exis­tir. Y, en las po­cas aso­cia­cio­nes que res­pon­die­ron, les ex­pli­ca­ron con tono fa­ti­ga­do que la fal­ta de fon­dos les ha­bía he­cho ti­rar la toa­lla. So­lo les que­da­ban los li­bros. Con ellos, Ara­be­lla apren­dió a com­pren­der a su hi­ja. Y gra­cias a la pin­tu­ra, fue ca­paz de en­trar en con­tac­to con ella. A pun­to de cum­plir tres años, Iris em­pe­zó a sa­lir po­co a po­co de su cas­ca­rón. Pa­ra gran ale­gría de su ma­dre, co­men­zó a asis­tir a una guar­de­ría. So­lo aguan­tó tres se­ma­nas. Ne­ce­si­ta­ba ais­lar­se, pe­ro los otros ni­ños, co­mo atraí­dos por su di­fe­ren­cia, la se­guían por to­dos los rin­co­nes don­de ella en­con­tra­ba re­fu­gio y eso la lle­va­ba a cri­sis de lá­gri­mas y de pá­ni­co. “Nues­tra me­ta de ver­la abrir­se en la guar­de­ría se ale­ja­ba. Te­nía los la­bios des­tro­za­dos de arran­car­se la piel”, cuen­ta Ara­be­lla en su li­bro, Iris Grace [iné­di­to en Es­pa­ña]. Em­pe­zó a es­tu­diar des­de ca­sa. Hu­bo que re­cu­rrir a te­ra­peu­tas pri­va­dos: el lo­go­pe­da, el mu­si­co­te­ra­peu­ta, el te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal y la nu­tri­cio­nis­ta le di­se­ña­ron un pro­gra­ma a me­di­da. Y fue en­ton­ces cuan­do las co­sas co­men­za­ron a fun­cio­nar.

El co­le­gio la lle­vó al pá­ni­co. Ne­ce­si­ta­ba ais­lar­se, pe­ro los ni­ños la se­guían.

Iris Grace Car­ter-john­son en su ca­sa, en Lei­ces­ter (Gran Bre­ta­ña), en 2014, fo­to­gra­fia­da por su ma­dre. Ha­bía em­pe­za­do a pin­tar unos me­ses an­tes. Si­gue de­di­cán­do­le va­rias ho­ras al día.

MA­TE­MÁ­TI­CAS EN CA­SA. Iris pa­só so­lo tres se­ma­nas es­co­la­ri­za­da, cuan­do aún iba a la guar­de­ría. La pre­sen­cia de otros ni­ños re­sul­ta­ba de­ma­sia­do opre­si­va pa­ra ella.

Una de las obras de Iris, Flo­res al vien­to. Acrí­li­co, ma­yo de 2013.

Con su pa­dre, que tra­ba­ja en fi­nan­zas, y su ma­dre, fo­tó­gra­fa. Los dos pa­san el ma­yor tiem­po po­si­ble en ca­sa pa­ra ocu­par­se de Iris.

Ara­be­lla, la ma­dre: “Iris tie­ne el nom­bre de una obra de Vin­cent Van Gogh. Una se­ñal pre­mo­ni­to­ria pa­ra una ni­ña cu­yos cua­dros se dispu­tan los co­lec­cio­nis­tas”.

Gra­cias a Thu­la, el me­jor de los mé­di­cos, Iris ven­ció su fo­bia al agua. El ga­to la con­ven­ció pa­ra que vol­vie­ra a ba­ñar­se en un mo­men­to en el que ella ya no so­por­ta­ba el con­tac­to con el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.