ME­LIN­DA MCROSTIE

CREA­DO­RA DE LA STARFISH FOUN­DA­TION ¿Que ha­rías si tu­vie­ras un res­tau­ran­te en una is­la tu­rís­ti­ca y a tu puer­ta em­pe­za­ran a lle­gar bar­cos de re­fu­gia­dos? Me­lin­da no lo du­dó y ya ha ayu­da­do a más de 200.000 per­so­nas. Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

Si el dra­ma lle­ga a tu puer­ta, sen­ci­lla­men­te co­rres y ayu­das

HHay una his­to­ria que Me­lin­da Mcrostie nun­ca ha po­di­do ol­vi­dar. La de una ni­ña que, tras una tor­men­ta, de­ci­dió de­vol­ver al mar to­das las es­tre­llas que ha­bían que­da­do va­ra­das en la pla­ya. “¿Por qué es­tás ha­cien­do eso? –le di­jo un hom­bre–. En la pla­ya hay mi­les de es­tre­llas y no pue­des sal­var­las a to­das. Con tu es­fuer­zo no cam­bia­rá na­da”. La ni­ña re­fle­xio­nó, lan­zó otra es­tre­lla al mar y di­jo: “Pa­ra ella, sí”. Es­ta es la anéc­do­ta que ins­pi­ró el nom­bre de la Starfish Foun­da­tion, que fun­dó ha­ce dos años Me­lin­da Mcrostie, una aus­tra­lia­na que lle­va dé­ca­das vi­vien­do en Gre­cia. Du­ran­te si­glos, la is­la grie­ga de Les­bos ha si­do vi­si­ta­da por su be­lle­za na­tu­ral y sus tra­di­cio­nes li­te­ra­rias, pe­ro en el ve­rano de 2010 un ti­po di­fe­ren­te de ex­tran­je­ro co­men­zó a lle­gar a la ori­lla: hom­bres, mu­je­res y ni­ños de­ses­pe­ra­dos, que huían de la gue­rra arries­gan­do sus vi­das en un via­je lar­go y pe­li­gro­so. Allí, en el puer­to de Mo­li­vos, un pe­que­ño pue­blo de po­co más de 1.000 ha­bi­tan­tes, Me­lin­da y su ma­ri­do re­gen­tan un res­tau­ran­te, The Cap­tain’s Ta­ble. Cuan­do los re­fu­gia­dos co­men­za­ron a lle­gar a su pla­ya, Me­lin­da, sen­ci­lla­men­te, de­ci­dió ayu­dar­les. Mo­vi­li­zó y coor­di­nó a un gru­po de 1.500 vo­lun­ta­rios y ve­ci­nos que des­de en­ton­ces ha cui­da­do, ali­men­ta­do, ves­ti­do y pro­por­cio­na­do asis­ten­cia mé­di­ca a más de 200.000 re­fu­gia­dos. Ha­bla­mos con ella en Se­go­via, du­ran­te el VII En­cuen­tro Mu­je­res que trans­for­man el mun­do. Mu­jer­hoy. ¿Re­cuer­da có­mo era su vi­da cuan­do era sim­ple­men­te una mu­jer que te­nía un res­tau­ran­te? Me­lin­da Mcrostie. Esa es una pre­gun­ta es­tu­pen­da que na­die me ha he­cho nun­ca. Sí, me acuer­do y a ve­ces me gus­ta­ría re­cu­pe­rar­la. Vi­vía­mos el aje­treo cons­tan­te de un res­tau­ran­te muy con­cu­rri­do, así que no era una vi­da tran­qui­la, pe­ro sí al me­nos un po­co más or­ga­ni­za­da y pre­vi­si­ble. Has­ta que es­te dra­ma lle­gó a nues­tra puer­ta y la nor­ma­li­dad se des­va­ne­ció. ¿Có­mo aca­bó en el cen­tro de la cri­sis de los re­fu­gia­dos en Europa? Por­que el res­tau­ran­te es­tá jun­to a la pla­ya y, cuan­do un bar­co lleno de gen­te en con­di­cio­nes la­men­ta­bles lle­ga a tu puer­ta, sim­ple­men­te co­rres y ayu­das. Pe­ro tam­bién por­que yo an­tes ya me ocu­pa­ba de re­cau­dar fon­dos pa­ra di­ver­sas cau­sas y to­do el mun­do lo sa­bía, así que ca­da vez que un bar­co lle­ga­ba, la po­li­cía me lla­ma­ba. ¿No le pa­re­cía una ta­rea de­ma­sia­do gran­de pa­ra sus dos ma­nos? No tu­ve tiem­po de pen­sar­lo. A prin­ci­pios de 2015 lle­ga­ba un bar­co a la se­ma­na, pe­ro en oc­tu­bre eran ya 70 bar­cos dia­rios. El peor día que tu­vi­mos re­ci­bi­mos 10.000 per­so­nas en un so­lo día. Nues­tra or­ga­ni­za­ción Starfish se ocu­pó de 6.000 de ellos… ¿Por qué la gen­te de a pie y las or­ga­ni­za­cio­nes pe­que­ñas son más efi­ca­ces que las gran­des? Las gran­des ONG tie­nen sus pro­pios pro­to­co­los y re­glas, y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.