LO­BOS y COR­DE­ROS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - SU­SAN­NA TAMARO

AAL PRIN­CI­PIO de los 60, la pa­la­bra bull­ying aún no se em­plea­ba. Ha­bía ma­to­nes y víc­ti­mas, y los pri­me­ros sen­tían una go­zo­sa ex­ci­ta­ción en el he­cho de abu­sar de los más dé­bi­les, al­go que vie­ne ocu­rrien­do des­de que el mun­do es mun­do. To­da mi in­fan­cia fue una hui­da an­gus­tio­sa de la vio­len­cia que ejer­cían los fuer­tes, los as­tu­tos, los sá­di­cos. Si un día me hu­bie­ra en­con­tra­do un ha­da a los pies de mi ca­ma, so­lo le ha­bría pe­di­do un de­seo: que me die­ra el don de des­apa­re­cer, de vol­ver­me trans­pa­ren­te; así, na­die ha­bría po­di­do apre­sar el ai­re, na­die ha­bría po­di­do gol­pear­lo sin pa­rar. Las per­so­nas con un ca­rác­ter tem­pla­do y un al­ma ri­ca atraen la mi­ra­da per­ver­sa de aque­llos que no ate­so­ran ca­li­dad hu­ma­na al­gu­na, co­mo el imán al hie­rro. Los fuer­tes, en su mun­do, siem­pre van a que­rer aca­bar con la po­si­bi­li­dad de que exis­ta otra ma­ne­ra di­fe­ren­te de re­la­cio­nar­se unos con otros. La ma­na­da es ge­né­ti­ca­men­te je­rár­qui­ca.

HOY, POR CUL­PA de los mi­les de mi­llo­nes de ho­ras que pa­san los ni­ños lle­nán­do­se la ca­be­za y el co­ra­zón de la ba­su­ra que arro­jan la te­le­vi­sión e in­ter­net, el pro­ble­ma ha al­can­za­do unas co­tas inusi­ta­das. Si an­tes el mo­de­lo eran las tor­tu­ras que in­fli­gían los apa­ches o la ca­ce­ría de una ma­na­da de lo­bos, hoy se bus­ca emu­lar al ma­fio­so de turno, al ase­sino en se­rie o al ma­nía­co se­xual. Y po­bre del que ten­ga un hi­jo sen­si­ble, tran­qui­lo y buen es­tu­dian­te. La ma­na­da ha­rá to­do lo po­si­ble pa­ra en­vi­le­cer­lo. Y, pa­ra ello, em­plea­rá cual­quier ar­ti­ma­ña su­cia, hu­mi­llan­te, uni­for­ma­do­ra. El que es di­fe­ren­te ca­si nun­ca lo es por una de­ter­mi­na­da iden­ti­dad se­xual, sino por una cier­ta dul­zu­ra en el al­ma. Hay que de­ci­dir si se quie­re vi­vir con un mun­do in­te­rior, abier­to a to­do lo que es gran­de, be­llo y mis­te­rio­so, o bien con ese ba­jo ho­ri­zon­te que su­po­ne no de­jar de mi­rar­se el om­bli­go. Es una lu­cha eter­na, aho­ra más acu­cian­te que nun­ca, por­que a la ma­yo­ría de los cor­de­ros se les nie­ga su úni­co y au­tén­ti­co con­sue­lo: el de ser pre­ci­sa­men­te eso, un cor­de­ro. www.mu­jer­hoy.com www.su­san­na­ta­ma­ro.it

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.