Se bus­can SU­PER­HÉ­ROES

Con so­lo un aná­li­sis de san­gre po­de­mos ofre­cer­le una nue­va es­pe­ran­za a una per­so­na en­fer­ma. Un sim­ple pin­cha­zo que sal­va vi­das.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Novedades - Por Bea­triz Na­va­zo

Da­niel Vé­lez es un chi­co enamo­ra­do. A su pa­re­ja, Es­tí­ba­liz, le diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia mie­loi­de agu­da y, des­de en­ton­ces, la fa­mi­lia pa­sa­ba del mie­do a la es­pe­ran­za y vi­ce­ver­sa. Su vi­da de­pen­día de en­con­trar un do­nan­te com­pa­ti­ble pa­ra un tras­plan­te de mé­du­la, así que Da­niel lan­zó un lla­ma­mien­to en Facebook: “Le pro­me­tí que nos ha­ría­mos vie­ji­tos jun­tos y ne­ce­si­to que me ayu­déis a cum­plir esa pro­me­sa. Lo que pa­ra vo­so­tros es po­co más que un pin­cha­zo, pa­ra es­tas per­so­nas es la vi­da. So­lo os sa­can san­gre y la ana­li­zan. Y si al­gún día al­guien os ne­ce­si­ta, en ese mo­men­to se­réis su su­per­hé­roe que acu­de al res­ca­te. ¿Quién no so­ñó al­gu­na vez con ser un su­per­hé­roe?”, de­cía unien­do su voz a la de otros co­mo Pa­blo Ráez y la Fun­da­ción Jo­sep Ca­rre­ras. To­dos ellos han lo­gra­do que, en el úl­ti­mo año, se re­gis­tren una me­dia de 120 do­nan­tes dia­rios de mé­du­la has­ta su­pe­rar los 247.000. To­do un ré­cord pa­ra nues­tro país que, a pe­sar de ser lí­der mun­dial en do­na­cio­nes de ór­ga­nos, per­ma­ne­cía re­ti­cen­te a es­te pro­ce­di­mien­to por cul­pa de las fal­sas ideas. El más co­mún es el de con­fun­dir la mé­du­la ósea (el te­ji­do que es­tá en el in­te­rior de los hue­sos), con la mé­du­la es­pi­nal (el haz de ner­vios que re­co­rre la co­lum­na y que trans­mi­te los im­pul­sos ner­vio­sos al cuer­po). Por lo tan­to, pri­me­ra aclaración: do­nar mé­du­la no in­ter­fie­re en nin­gún ca­so y de nin­gu­na ma­ne­ra con la co­lum­na ni el sis­te­ma ner­vio­so. Con la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por la Fun­da­ción Jo­sep Ca­rre­ras, la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes (ONT) y el dr. Ja­vier Ló­pez, je­fe de He­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ramón y Ca­jal, uno de los hos­pi­ta­les pio­ne­ros en es­te cam­po, des­pe­ja­mos du­das en torno a es­ta do­na­ción.

1. Si me apun­to co­mo do­nan­te, ¿me ex­trae­rán la mé­du­la se­gu­ro?

NO. Al ins­cri­bir­se en el Re­gis­tro de Do­nan­tes de Mé­du­la Ósea (REDMO) nos ex­traen una mues­tra de san­gre o de sa­li­va pa­ra com­pro­bar el gra­do de iden­ti­dad entre el do­nan­te y los pa­cien­tes que ne­ce­si­tan un tras­plan­te. Se pa­sa en­ton­ces a for­mar par­te de una red in­ter­na­cio­nal de do­nan­tes, aun­que las pro­ba­bi­li­da­des de do­nar son muy ba­jas. Se­gún la ONT, hay un do­nan­te efec­ti­vo por ca­da 2.573 re­gis­tra­dos. Si no eres fa­mi­liar en pri­mer gra­do del pa­cien­te, las po­si­bi­li­da­des de com­pa­ti­bi­li­dad con él son ca­si nu­las. De he­cho, tres de ca­da cua­tro pa­cien­tes ni si­quie­ra ten­drán un fa­mi­liar ap­to. En ese ca­so, es más efec­ti­vo bus­car a tra­vés de REDMO entre los más de 29 mi­llo­nes de do­nan­tes mun­dia­les. Por lo tan­to, cual­quier per­so­na ins­cri­ta en el re­gis­tro es­tá a dis­po­si­ción pa­ra cual­quier per­so­na del mun­do. Pa­ra la mi­tad de los pa­cien­tes que no en­cuen­tran un do­nan­te idén­ti­co ni entre la fa­mi­lia ni en la red in­ter­na­cio­nal de do­nan­tes se rea­li­za un tras­plan­te ha­ploi­dén­ti­co, es de­cir, de un fa­mi­liar que sea com­pa­ti­ble al me­nos al 50%. Así es co­mo fue tra­ta­da fi­nal­men­te Es­tí­ba­liz, el pa­sa­do mes de mar­zo.

2. ¿Por qué re­sul­ta tan va­lio­sa la mé­du­la ósea?

POR­QUE ES, jun­to con el cor­dón um­bi­li­cal, el úni­co lu­gar don­de se en­cuen­tran las co­no­ci­das co­mo cé­lu­las ma­dre (lla­ma­das en el len­gua­je mé­di­co pro­ge­ni­to­res he­ma­to­po­yé­ti­cos), que son ca­pa­ces de ge­ne­rar to­das las cé­lu­las de la san­gre: los gló­bu­los blan­cos o leu­co­ci­tos, en­car­ga­dos de la lu­cha con­tra las in­fec­cio­nes; los gló­bu­los ro­jos o he­ma­tíes, res­pon­sa­bles del trans­por­te del oxí­geno a to­dos los te­ji­dos; y las pla­que­tas o trom­bo­ci­tos, que co­la­bo­ran en la coa­gu­la­ción de la san­gre. Son es­tas cé­lu­las ma­dre, im­pres­cin­di­bles pa­ra la vi­da, las que ne­ce­si­ta el en­fer­mo que re­quie­re un tras­plan­te. Ca­da año más de 5.000 per­so­nas son diag­nos­ti­ca­das de leu­ce­mia en Es­pa­ña, y aun­que no to­das ne­ce­si­tan ser tras­plan­ta­das pa­ra mu­chas de ellas es­ta se­rá su úni­ca vía de su­pe­rar la en­fer­me­dad. Pe­ro no son los úni­cos. “El tras­plan­te de mé­du­la sir­ve pa­ra tra­tar cán­ce­res de la san­gre, co­mo leu­ce­mias, mie­lo­mas o lin­fo­mas, pe­ro tam­bién en otras si­tua­cio­nes en las que la mé­du­la no pro­du­ce gló­bu­los ro­jos, he­ma­tíes y pla­que­tas, co­mo es la apla­sia me­du­lar en la que la mé­du­la se ago­ta y re­quie­re una “se­mi­lla” nue­va que sea ca­paz de re­ge­ne­rar to­do el sis­te­ma de la san­gre”, ex­pli­ca el dr. Ja­vier Ló­pez. En mu­chos de es­tos ca­sos, el tras­plan­te de cé­lu­las ma­dre (tra­di­cio­nal­men­te co­no­ci­do co­mo tras­plan­te de mé­du­la y pa­ra los mé­di­cos tras­plan­te de pro­ge­ni­to­res he­ma­to­po­yé­ti­cos) es la úni­ca op­ción te­ra­péu­ti­ca, al sus­ti­tuir las cé­lu­las de­fec­tuo­sas por sa­nas.

3. ¿Có­mo es el pro­ce­so?

CUAN­DO va­lo­ra­mos la po­si­bi­li­dad de ha­cer­nos do­nan­tes, lo que nos echa pa­ra atrás es el te­mor al pin­cha­zo en el hue­so y a la anes­te­sia. Y, sin em­bar­go, lo que mu­chos no sa­ben es que en la ma­yo­ría de los ca­sos el hue­so ni se to­ca y la anes­te­sia es in­ne­ce­sa­ria por­que hay otro mo­do me­nos in­va­si­vo de ex­traer las cé­lu­las ma­dre. “Hay que in­di­vi­dua­li­zar ca­da ca­so. Los mé­di­cos re­co­men­da­mos la me­jor op­ción pa­ra el pa­cien­te, ya que en de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des y si­tua­cio­nes clí­ni­cas es pre­fe­ri­ble una u otra”, acla­ra el doc­tor Ló­pez.

Ci­toa­fé­re­sis o do­na­ción de san­gre pe­ri­fé­ri­ca. Hoy en día es po­si­ble ex­traer las cé­lu­las ma­dre que ha­bi­tan en el in­te­rior de los hue­sos obli­gán­do­las a sa­lir al to­rren­te san­guí­neo pa­ra ac­ce­der a ellas de ma­ne­ra más sen­ci­lla, a tra­vés de una téc­ni­ca que se rea­li­za de ma­ne­ra am­bu­la­to­ria y sin ne­ce­si­dad de anes­te­sia. Pa­ra ello, se ad­mi­nis­tra al do­nan­te du­ran­te cua­tro o cin­co días un me­di­ca­men­to lla­ma­do GCSF, un fac­tor de cre­ci­mien­to he­ma­to­po­yé­ti­co, que lo que ha­ce es rom­per los en­la­ces que tie­nen las cé­lu­las ma­dre con la mé­du­la y per­mi­tir que pue­dan mo­vi­li­zar­se ha­cia la san­gre cir­cu­lan­te. A con­ti­nua­ción, po­drán ex­traer­se a tra­vés de una ve­na del bra­zo ha­cien­do pa­sar la san­gre por unas má­qui­nas de­no­mi­na­das se­pa­ra­do­res ce­lu­la­res, que re­co­gen las cé­lu­las ma­dre y de­vuel­ven el res­to de la san­gre al do­nan­te por el otro bra­zo. Una vez he­cha la do­na­ción, el pro­duc­to ob­te­ni­do se ad­mi­nis­tra al pa­cien­te co­mo si fue­ra una trans­fu­sión. Es­te es el sis­te­ma que se uti­li­za en el 70% de los ca­sos. “Cuan­do sa­ca­mos las cé­lu­las ma­dre de la san­gre pe­ri­fé­ri­ca, esas cé­lu­las ya es­tán un po­co más ma­du­ras y di­fe­ren­cia­das, y son ca­pa­ces de re­cons­truir la mé­du­la más rá­pi­da­men­te, por eso sue­le op­tar­se por es­ta téc­ni­ca pa­ra tra­tar a pa­cien­tes con leu­ce­mias avan­za­das, pa­ra ga­ran­ti­zar que re­cu­pe­ren su mé­du­la cuan­to an­tes. Tam­bién tie­nen un efec­to más po­ten­te con­tra la leu­ce­mia, por su ma­yor ca­pa­ci­dad de ata­car cé­lu­las tu­mo­ra­les que ha­yan que­da­do en el re­cep­tor”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Ex­trac­ción de mé­du­la ósea. Hay pa­cien­tes (apro­xi­ma­da­men­te entre un 20 y un 30% de los ca­sos) que res­pon­den me­jor al tras­plan­te de cé­lu­las ma­dre ex­traí­dos di­rec­ta­men­te de la mé­du­la. “En ge­ne­ral,

se pue­de de­cir que cuan­do sa­ca­mos las cé­lu­las ma­dre de la mis­ma mé­du­la ósea tar­dan más en cre­cer en el cuer­po del re­cep­tor pe­ro, por otro la­do, lo ata­can me­nos. Si la leu­ce­mia es­tá en una fa­se re­la­ti­va­men­te pre­coz, aun­que tar­den un po­qui­to más en asen­tar, ha­brá me­nos ries­go de en­fer­me­dad in­jer­to con­tra huésped [una de las po­si­bles for­mas de re­cha­zo]”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Es­te pro­ce­di­mien­to, que du­ra entre una y dos ho­ras, se rea­li­za en el qui­ró­fano ba­jo anes­te­sia ge­ne­ral o epi­du­ral, a tra­vés de va­rias pun­cio­nes en las cres­tas ilía­cas, que son esos hue­sos pro­mi­nen­tes que hay en la par­te pos­te­rior y al­ta de la ca­de­ra. Pa­ra so­me­ter­se a es­ta in­ter­ven­ción, un mes an­tes del pro­ce­di­mien­to es ne­ce­sa­rio rea­li­zar di­ver­sas prue­bas (ra­dio­gra­fía de tó­rax, elec­tro­car­dio­gra­ma, prue­bas fun­cio­na­les res­pi­ra­to­rias); una re­vi­sión mé­di­ca com­ple­ta pa­ra sa­ber si se pue­de ser anes­te­sia­do sin ries­go y tam­bién una o dos ex­trac­cio­nes de san­gre por­que, du­ran­te la as­pi­ra­ción o in­me­dia­ta­men­te des­pués, se rea­li­za una au­to­trans­fu­sión. Así se evi­ta la pér­di­da de san­gre que pue­da pro­du­cir sín­to­mas y pro­ble­mas pos­te­rio­res en el do­nan­te.

4. ¿Tie­ne ries­gos o efec­tos se­cun­da­rios?

“EN ME­DI­CI­NA nun­ca pue­de de­cir­se que no exis­te el ries­go, pe­ro en es­te ca­so es ba­jí­si­mo”, tran­qui­li­za el doc­tor Ló­pez, je­fe de He­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ramón y Ca­jal de Madrid. Cuan­do el pro­ce­di­mien­to se rea­li­za con pun­ción en las cres­tas ilía­cas, tie­ne el mis­mo ries­go que cual­quier ope­ra­ción que im­pli­que una anes­te­sia de cor­ta du­ra­ción. Tam­bién pue­de pro­du­cir­se do­lor en la zo­na, pe­ro se tra­ta de una mo­les­tia to­le­ra­ble que no in­ter­fie­re con la ac­ti­vi­dad dia­ria, pue­de tra­tar­se con anal­gé­si­cos sua­ves y des­apa­re­ce­rá en unos días. Des­de el pun­to de vis­ta ana­lí­ti­co, la do­na­ción de mé­du­la sue­le tra­du­cir­se en una moderada dis­mi­nu­ción de la ci­fra de gló­bu­los ro­jos y de he­mo­glo­bi­na (anemia), que pue­de pro­du­cir sen­sa­ción de mareo o de­bi­li­dad, pe­ro que se co­rre­gi­rá en po­cas se­ma­nas. La ad­mi­nis­tra­ción de hie­rro des­de la ex­trac­ción pa­ra la au­to­trans­fu­sión y has­ta un par de me­ses des­pués de la do­na­ción, fa­vo­re­ce que el or­ga­nis­mo se re­pon­ga rá­pi­da­men­te. Es­ta for­ma de ex­trac­ción re­quie­re un in­gre­so hos­pi­ta­la­rio de dos días: nor­mal­men­te se in­gre­sa la no­che an­tes de la in­ter­ven­ción y se da el al­ta a la ma­ña­na si­guien­te. Se re­co­mien­dan tam­bién unos días de re­po­so re­la­ti­vo. Con es­te mo­ti­vo, se le pro­por­cio­na al do­nan­te la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el mé­di­co ha­bi­tual ex­tien­da una ba­ja la­bo­ral de cua­tro o cin­co días. Cuan­do la do­na­ción se ha­ce me­dian­te ci­toa­fé­re­sis [san­gre pe­ri­fé­ri­ca], du­ran­te el tiem­po en el que se ad­mi­nis­tran los fac­to­res de cre­ci­mien­to se pue­den ex­pe­ri­men­tar sín­to­mas si­mi­la­res a una gri­pe que me­jo­ran rá­pi­da­men­te con pa­ra­ce­ta­mol. Tras el pro­ce­so, el do­nan­te pue­de re­in­cor­po­rar­se a su vi­da nor­mal de for­ma in­me­dia­ta, pe­ro sí se re­quie­ren dos días de ba­ja por mo­ti­vos lo­gís­ti­cos (pa­ra po­der ha­cer la ex­trac­ción a cual­quier ho­ra del día y es­tar dis­po­ni­ble por si se ne­ce­si­ta­ra re­pe­tir­la al día si­guien­te).

Ca­da año, 5.000 per­so­nas son diag­nos­ti­ca­das de leu­ce­mia en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.