El pun­to de RUP­TU­RA

La épo­ca que pre­ce­de a un di­vor­cio se ca­rac­te­ri­za por un alud de re­pro­ches y un des­gas­te emo­cio­nal muy al­to. No se lle­ga a esa de­ci­sión por im­pul­so, sino pa­ra re­sol­ver un ma­les­tar que ya no se so­por­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISABEL ME­NÉN­DEZ,

LLos sín­to­mas que pa­de­ce la re­la­ción de pa­re­ja an­tes de un di­vor­cio pue­den ha­ber du­ra­do me­ses o años an­tes de ver­ba­li­zar la idea de la se­pa­ra­ción. El víncu­lo amo­ro­so se en­vuel­ve en una at­mós­fe­ra irri­tan­te, don­de pre­do­mi­nan los afec­tos ne­ga­ti­vos co­mo el des­alien­to, la de­ses­pe­ra­ción, la ri­va­li­dad, los re­pro­ches con­ti­nuos y las que­jas. En oca­sio­nes, lle­gan a apa­re­cer vio­len­cias re­cí­pro­cas, en ac­tos o en pa­la­bras, y el has­tío se ins­ta­la entre los cón­yu­ges. En ese am­bien­te, la pa­re­ja se mue­ve en el bor­de de un abis­mo afec­ti­vo lleno de su­fri­mien­to. De re­pen­te, se ma­ni­fies­ta una in­com­pa­ti­bi­li­dad en gus­tos y en pro­yec­tos. Hay un ma­les­tar que no cesa. La hos­ti­li­dad va des­gas­tan­do la re­la­ción y se des­ga­rra el te­ji­do que unía a la pa­re­ja. In­ter­na­men­te, ca­da miembro va sin­tien­do una des­com­po­si­ción de la vi­da con­yu­gal. Se sien­te in­di­fe­ren­cia, har­taz­go.

Adiós al de­seo

Los di­vor­cios co­mien­zan en el mun­do in­terno que afec­ta al es­pa­cio co­mún de ca­da miembro de la pa­re­ja. Se pro­du­cen rup­tu­ras afec­ti­vas y ello en­som­bre­ce el es­pa­cio ín­ti­mo. El de­seo mu­tuo se eva­po­ra y los cón­yu­ges se mi­ran con una dis­tan­cia afec­ti­va que los aleja ca­da día más A es­te di­vor­cio in­te­rior se unen he­ri­das psí­qui­cas co­mo in­fi­de­li­da­des, adic­cio­nes y vio­len­cias. La de­cep­ción, de­bi­da a que el otro ya no cu­bre las ex­pec­ta­ti­vas que se es­pe­ra­ban de él o de ella, pro­mue­ve el re­cha­zo. Cuan­do el ve­lo del enamo­ra­mien­to cae, el víncu­lo amo­ro­so se mo­di­fi­ca, la idea­li­za­ción dis­mi­nu­ye ba­jo la luz de la ru­ti­na, apa­re­cen los de­fec­tos del otro y la nos­tal­gia del es­ta­do de la pa­sión amo­ro­sa con la que em­pe­zó la his­to­ria de amor. El mal­hu­mor se con­vier­te en hos­ti­li­dad y se pre­pa­ra el es­ta­do de pre­di­vor­cio, que pue­de con­du­cir al en­cie­rro en una pa­re­ja

in­sa­tis­fac­to­ria du­ran­te mu­cho tiem­po. La vi­da en co­mún adop­ta la for­ma de un ca­lle­jón sin sa­li­da. Se di­bu­ja un per­fil de asi­me­tría cuan­do no son am­bos, sino uno de los in­te­gran­tes quien ex­pe­ri­men­ta el de­seo de se­pa­rar­se. A los fac­to­res in­ter­nos de de­sin­te­gra­ción del víncu­lo se su­man los fac­to­res ex­ter­nos, de­pen­dien­tes de pro­yec­tos no com­par­ti­dos. En oca­sio­nes, el pre­di­vor­cio se pue­de alar­gar y con­ver­tir­se en una re­la­ción in­fer­nal, don­de se ins­ta­la el su­fri­mien­to y el des­con­ten­to. Una re­fle­xión so­bre lo que es­tá pa­san­do pue­de apor­tar un ali­vio si se tie­ne la in­ten­ción de cam­biar y re­co­no­cer erro­res por am­bas par­tes.

La di­fí­cil de­ci­sión

Mar­ta lle­va­ba mu­cho tiem­po mal con su pa­re­ja: dis­cu­tían por to­do. Cuan­do pen­só que que­ría se­pa­rar­se y plan­tear­le el di­vor­cio, se sin­tió ali­via­da, si bien una co­sa era pen­sar­lo y otra lle­var­lo a ca­bo. Mar­ta te­nía ge­me­los de ocho años y lle­va­ba 10 ca­sa­da con Jor­ge. Se ca­sa­ron enamo­ra­dos, pe­ro aho­ra no le so­por­ta­ba. No en­ten­día có­mo ha­bían lle­ga­do a es­ta si­tua­ción, pe­ro en los úl­ti­mos años ha­bla­ban so­la­men­te so­bre los ni­ños y ni en eso se po­nían de acuer­do. No se apo­ya­ban en lo que les pa­sa­ba en el tra­ba­jo, sus re­la­cio­nes se­xua­les eran un trá­mi­te, ella sen­tía que él es­ta­ba en­fras­ca­do en sus co­sas y par­ti­ci­pa­ba po­co en las ta­reas co­ti­dia­nas. Ade­más, la tra­ta­ba con un pa­ter­na­lis­mo in­so­por­ta­ble. Se pa­sa­ba el día in­sul­tán­do­le en si­len­cio. Des­pués de na­cer sus hi­jos, la vi­da ha­bía ido muy de­pri­sa y Mar­ta se dio cuen­ta en se­gui­da de que su ma­ri­do no ayu­da­ba lo su­fi­cien­te con los ni­ños. Se en­con­tra­ba so­la con su edu­ca­ción y, cuan­do él in­ter­ve­nía, le pa­re­cía que lo ha­cía mal. Jor­ge, por su par­te, se sen­tía des­pla­za­do en la re­la­ción que Mar­ta te­nía con sus hi­jos. Le en­fa­da­ba que ella fue­ra tan crí­ti­ca con él y por eso se ais­la­ba y se re­fu­gia­ba en su tra­ba­jo. La am­bi­va­len­cia de sen­ti­mien­tos que am­bos te­nían ha­cia el otro pro­ve­nía de con­flic­tos sin re­sol­ver res­pec­to a la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se amo­ro­sa­men­te. Am­bos es­ta­ban atra­ve­san­do la cri­sis de la me­dia­na edad, don­de se ha­ce ba­lan­ce de la vi­da y se re­pa­san los lo­gros y los fra­ca­sos que se han te­ni­do. En es­tos mo­men­tos, se atra­vie­sa un pro­ce­so don­de hay que acep­tar la trans­for­ma­ción del cuer­po y la pre­ca­rie­dad tan­to del otro co­mo de uno mis­mo. Mar­ta in­ten­ta­ba que no le pa­sa­ra lo que le ha­bía su­ce­di­do a su ma­dre, que siem­pre se que­ja­ba de su pa­dre, por no co­la­bo­rar y ser muy pa­si­vo. Sin em­bar­go, ella –que cuan­do se enamo­ró de Jor­ge lo veía co­mo un hom­bre ac­ti­vo y pro­tec­tor–, no po­día de­jar de ver­le aho­ra tan po­co co­la­bo­ra­dor co­mo a su pro- pio pa­dre. Aun­que no se da­ba cuen­ta, in­cons­cien­te­men­te es­ta­ba re­pi­tien­do con su pa­re­ja lo que más ha­bía odia­do de su fa­mi­lia.

En­con­trar lo que bus­ca­mos

Jor­ge, por su par­te, ha­bía per­di­do a su pa­dre po­co des­pués de na­cer sus hi­jos y pa­de­cía una de­pre­sión que le res­ta­ba fuer­za pa­ra ejer­cer la pa­ter­ni­dad. Mar­ta ha­bía bus­ca­do a un hom­bre pro­tec­tor y frá­gil a la vez, pe­ro aho­ra no re­sis­tía su vul­ne­ra­bi­li­dad. Él desea­ba una mu­jer muy ma­ter­nal, pe­ro se sen­tía ex­clui­do de la re­la­ción que ella te­nía con sus hi­jos, sin dar­se cuen­ta de que él mis­mo se ex­cluía por­que vi­vía la pa­ter­ni­dad co­mo una com­pe­ten­cia con su pa­dre. En el amor en­con­tra­mos lo que bus­ca­mos, aun sin sa­ber­lo. Se eli­ge una pa­re­ja des­de de­seos in­cons­cien­tes que no con­tro­la­mos y so­bre las que con­vie­ne re­fle­xio­nar. Por lo ge­ne­ral, des­pués de una rup­tu­ra, cuan­do ini­cia­mos una nue­va re­la­ción amo­ro­sa, in­ten­ta­mos evi­tar que se plan­tee al­gu­na si­tua­ción que nos re­cuer­de a la an­te­rior ex­pe­rien­cia. Si se han ela­bo­ra­do los con­flic­tos su­fri­dos tras aca­bar una re­la­ción, se pue­den ex­pe­ri­men­tar cam­bios psi­co­ló­gi­cos tan pro­fun­dos que re­sul­ta im­po­si­ble vol­ver­se a sen­tir atraí­da por el mis­mo ti­po de per­so­na. Un di­vor­cio pue­de con­du­cir a una re­so­lu­ción de con­flic­tos y a un re­na­cer de otra ma­ne­ra, con otro mo­do de vin­cu­lar­nos a la per­so­na ele­gi­da. Se pue­de cam­biar de po­si­ción y crear una nue­va for­ma de amar, pe­ro te­ne­mos que ave­ri­guar pri­me­ro qué nos lle­vó a ele­gir a la pa­re­ja ac­tual.

A la des­truc­ción del víncu­lo se su­ma la fal­ta de pro­yec­tos com­par­ti­dos. Un di­vor­cio pue­de con­du­cir a una nue­va for­ma de amar, a un re­na­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.