HA­BLE­MOS DE SE­XO

¿Por qué nos re­sul­ta tan di­fí­cil char­lar so­bre lo que su­ce­de en la ca­ma, so­bre to­do con quien la com­par­ti­mos? Dos es­pe­cia­lis­tas nos dan las cla­ves pa­ra ful­mi­nar el pu­dor, el mie­do al re­cha­zo o la fal­ta de cos­tum­bre a la ho­ra de abor­dar el te­ma con nues­tra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Vi­vi­mos un mo­men­to de enor­me aper­tu­ra: las nue­vas pa­re­jas abor­dan sin ma­yor pro­ble­ma que con­cep­tos tan rup­tu­ris­tas co­mo “po­li­amor” o “pa­re­ja abier­ta”, tríos o tendencias co­mo el slow sex, el BDSM (o al es­ti­lo light de Cin­cuen­ta som­bras de Grey) o el in­ter­cam­bio de pa­re­jas. El ca­tá­lo­go de lo que ya no se con­si­de­ra so­cial­men­te una per­ver­sión es tal que pa­re­ce di­fí­cil que el pac­to se­xual que se fir­ma en el ini­cio de una re­la­ción pue­da man­te­ner­se ina­mo­vi­ble en el tiem­po sin ser abor­da­do en una con­ver­sa­ción fran­ca que per­mi­ta su evo­lu­ción o su re­vo­lu­ción. Las mu­je­res fan­ta­sea­mos con la bi­se­xua­li­dad (38%) o el bon­da­ge (24,3%), mien­tras que ellos sue­ñan con un trío (40%). Lo de­cía un es­tu­dio de Al­ter­net rea­li­za­do en 2014. Pe­ro ¿ha­bla­mos de es­tos de­seos con nues­tras pa­re­jas? La es­ta­dís­ti­ca es con­fu­sa. Unas en­cues­tas ase­gu­ran que la sa­tis­fac­ción se­xual al­can­za a un 80% de los es­pa­ño­les y que un 47% de ellos ha­bla con su pa­re­ja cuan­do quie­re im­pul­sar su vi­da se­xual (In­for­me Du­rex de Bie­nes­tar Se­xual, 2012). Sin em­bar­go, otras man­tie­nen que un 82% pien­sa que sus re­la­cio­nes ín­ti­mas po­dría me­jo­rar y que so­lo el 17% ha­bla de se­xo, aun­que más con sus amis­ta­des que con su com­pa­ñe­ro (Pfi­zer, 2010). El in­for­me de la far­ma­céu­ti­ca se­ña­la co­mo prue­ba de la in­co­mu­ni­ca­ción de las pa­re­jas que, de los apro­xi­ma­da­men­te 3,5 mi­llo­nes de es­pa­ño­les con pro­ble­mas de dis­fun­ción eréc­til, so­lo un 10% con­sul­ta al es­pe­cia­lis­ta, “una ci­fra im­pen­sa­ble en cual­quier otra pa­to­lo­gía”. Tam­bién da que pen­sar que cua­tro de ca­da 10 es­pa­ño­las si­ga ma­ni­fes­tan­do pro­ble­mas pa­ra lle­gar al or­gas­mo (se­gún un es­tu­dio eu­ro­peo del Ins­ti­tut fra­nçais d’opinion pu­bli­que, 2015) y que un 22,5% con­fie­se que no lle­ga ja­más (Bi­joux In­dis­crets, 2017). Un es­tu­dio de la tien­da eró­ti­ca La ma­le­ta ro­ja ex­pre­sa­ba una sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra­do­ja: mien­tras que un 30% de las en­cues­ta­das ad­mi­tía al­can­zar siem­pre el clí­max, un 79% de los en­cues­ta­dos afir­ma­ba que su pa­re­ja siem­pre con­se­guía lle­gar al or­gas­mo. Pon­ga­mos por tan­to en cua­ren­te­na tan­to la co­mu­ni­ca­ción co­mo la sa­tis­fac­ción de las pa­re­jas es­pa­ño­las. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra cor­to­cir­cui­tar es­ta si­tua­ción? ¿Có­mo po­de­mos co­men­zar a ha­blar cuan­do el te­ma nos pa­re­ce tan de­li­ca­do? Vea­mos las es­tra­te­gias que las ex­per­tas en se­xo­lo­gía y psi­co­lo­gía en­se­ñan en los ta­lle­res y con­sul­tas, al­gu­nas de las cla­ves que pue­den con­ver­tir un du­ro tra­go sin fi­nal fe­liz en el prin­ci­pio de la so­lu­ción de nues­tra es­ca­sa, po­bre o abu­rri­da vi­da se­xual.

Con­ven­cer­se a una mis­ma

LAS EX­PER­TAS es­tán de acuer­do: es im­por­tan­te em­pe­zar por una mis­ma, por con­ven­cer­se de que sin co­mu­ni­ca­ción no hay re­la­ción ín­ti­ma po­si­ble. “Pen­sa­mos que el he­cho de ser bue­nos aman­tes de­pen­de de te­ner téc­ni­cas o saber mu­cho de anato­mía, y nos sor­pren­de­mos des­cu­brien­do que el buen aman­te es el que se sa­be co­mu­ni­car bien, sa­be de­cir lo que desea, sa­be pre­gun­tar y es­cu­char”, ex­pli­ca Na­ya­ra Mal­ne­ro, psi­có­lo­ga, se­xó­lo­ga clí­ni­ca, sex coach y au­to­ra de Sex­pe­ri­men­tan­do. Ment­xu Abril, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga, in­ci­de en lo erró­neo que es ca­llar­se cuan­do al­go no fun­cio­na co­mo nos gus­ta­ría. “A ve­ces, por cui­dar al otro nos es­ta­mos des­cui­dan­do no­so­tras mis­mas. Por ejem­plo, si no de­ci­mos que nos gus­ta­ría que nos aca­ri­cia­ra de una ma­ne­ra dis­tin­ta. No co­mu­ni­car por no ha­cer da­ño es un te­ma de ego: te­ne­mos mie­do a que, de­bi­do a nues­tra de­man­da, nos re­cha­cen o aban­do­nen”.

No ob­se­sio­nar­se con los ob­je­ti­vos

“MU­CHAS PER­SO­NAS no sa­ben lo que tie­nen o quie­ren, so­lo que se en­cuen­tran mal –ex­pli­ca Na­ya­ra Mal­ne­ro–. Es al­go que de­be­ría ser dis­cu­ti­do tran­qui­la­men­te en pa­re­ja, aun­que pa­rez­ca que no hay un ob­je­ti­vo con­cre­to”. Ment­xu Abril tam­bién ma­ti­za la pre­sun­ción de que hay que lle­var de­man­das muy cla­ras a las con­ver­sa­cio­nes se­xua­les: “Es bueno te­ner las co­sas cla­ras pa­ra po­der co­mu­ni­car­las, sí, pe­ro a ve­ces, si no las te­ne­mos tan cla­ras, tam­bién po­de­mos co­mu­ni­car que no las te­ne­mos cla­ras. Au­to­co­no­cer­se no es siem­pre saber, sino tam­bién saber que no sa­bes lo que quie­res o lo que te pa­sa”.

Es­co­ger el mo­men­to ade­cua­do

AUN­QUE el mo­men­to y el lugar pue­dan pa­re­cer fac­to­res se­cun­da­rios cuan­do se tra­ta de po­ner un asun­to se­xual so­bre la me­sa, no lo es en ab­so­lu­to. Las ex­per­tas no so­lo re­co­mien­dan es­pe­rar a que nues­tro in­ter­lo­cu­tor es­té de buen hu­mor, sino va­lo­rar de­te­ni­da­men­te el lugar que pue­de ser más pro­pi­cio pa­ra la char­la. ¿En una ce­na? No po­drá es­ca­par. ¿En­tre las sá­ba­nas? Ahí las de­fen­sas pue­den es­tar más ba­jas. Si el asun­to es gra­ve, me­jor en un en­torno neu­tro, que no es­té do­mi­na­do por uno ni por otro. “Mu­chas pa­re­jas no se dan cuen­ta, pe­ro sue­len ha­blar las co­sas o dis­cu­tir en los mis­mos si­tios –di­ce Na­ya­ra Mal­ne­ro–. Lo que su­gie­ro es des­cen­trar el es­ce­na­rio y, por ejem­plo, me­ter­se en el ba­ño pa­ra ha­blar del te­ma. Y a ver qué pa­sa”. Un lugar re­cu­rren­te pa­ra las con­ver­sa­cio­nes eró­ti­cas son los sex-shops.

“EL BUEN AMAN­TE ES EL QUE SE SA­BE CO­MU­NI­CAR, DE­CIR LO QUE DESEA Y, SO­BRE TO­DO, ES­CU­CHAR”

“Due­le ser un buen lugar pa­ra tra­tar es­tos te­mas por­que crea un es­pa­cio fa­vo­ra­ble a las pre­gun­tas –ex­pli­ca Sa­ra Pérez, ase­so­ra y mo­ni­to­ra de Los pla­ce­res de Lo­la, en Ma­drid–. Vie­nen mu­chas pa­re­jas por­que les ha de­ri­va­do su te­ra­peu­ta. Cuan­do les ex­pli­ca­mos có­mo se usan los ju­gue­tes, ve­mos mi­ra­das de complicidad. Y si les dejamos un ra­to a so­las, se ríen y, a ve­ces, se ani­man a lle­var­se al­go que no se ha­bían plan­tea­do uti­li­zar”, re­co­no­ce.

“HAY PA­RE­JAS QUE CREEN QUE UNO DE­BE SABER LO QUE QUIE­RE EL OTRO”, DI­CE LA PSI­CÓ­LO­GA MENT­XU ABRIL.

Evi­tar los jui­cios

EN OCA­SIO­NES, re­tra­sa­mos tan­to las con­ver­sa­cio­nes se­xua­les, que, cuan­do sur­gen, se ex­pli­ci­tan en for­ma de re­pro­ches. Error. “El ob­je­ti­vo no es ha­cer­se oír, sino so­lu­cio­nar el pro­ble­ma –con­fir­ma la psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga Na­ya­ra Mal­ne­ro–. En mi con­sul­ta, en­se­ño a ser aser­ti­vo, a ha­blar des­de las pro­pias per­cep­cio­nes, uti­li­zan­do siem­pre el yo y sin im­po­ner­nos. Es im­por­tan­te no ge­ne­ra­li­zar, sino re­fe­rir­se a las co­sas de for­ma con­cre­ta, y ha­cer una in­tro­duc­ción al asun­to que se va­ya a tra­tar, no en­trar a sa­co”.

Ejer­cer el con­trol emo­cio­nal

ES IM­PRES­CIN­DI­BLE co­no­cer cier­tas téc­ni­cas de con­trol emo­cio­nal a la ho­ra de abor­dar asun­tos se­xua­les, “por­que si no pue­do ma­ne­jar mis emo­cio­nes, al fi­nal es­ta­lla­ré”, se­gún ex­pli­ca Na­ya­ra Mal­ne­ro. Ment­xu Abril plan­tea esen­cial­men­te lo mis­mo: una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta, ex­plí­ci­ta, pe­ro “res­pe­tan­do el rit­mo de ca­da cual. To­dos te­ne­mos nuestros ta­búes y nues­tras ver­güen­zas y hay per­so­nas que pue­den abru­mar­se. Hay que re­gu­lar lo que de­ci­mos y có­mo lo de­ci­mos, lo que ne­ce­si­ta­mos con­tar y lo que la otra per­so­na pue­de es­cu­char. Tie­ne que ha­ber cui­da­do mu­tuo”, re­co­no­ce. ¿Qué ha­ce­mos, en­ton­ces, cuan­do nues­tro in­ter­lo­cu­tor nos rehu­ye o no res­pon­de? “Lo me­jor es dar­le es­pa­cio. Hay per­so­nas que no pue­den res­pon­der in­me­dia­ta­men­te, que ne­ce­si­tan pen­sar. Es bueno de­jar­les tran­qui­los, y re­to­mar la con­ver­sa­ción más tar­de”.

No con­fun­dir de­seos con ne­ce­si­da­des

NO ES FÁ­CIL dis­tin­guir­los, so­bre to­do en una so­cie­dad en la que los de­seos son tan im­pe­rio­sos co­mo pa­ra cau­sar frus­tra­ción in­sal­va­bles. “Por eso mu­chas ve­ces los con­fun­di­mos –coin­ci­de Mal­ne­ro–. Sin em­bar­go, no es lo mis­mo que me di­gan que no a un de­seo que a una ne­ce­si­dad. Si mi pa­re­ja di­ce que no a una ne­ce­si­dad, eso es que no la he ele­gi­do bien. No es lo mis­mo en­ca­jar una pe­que­ña frus­tra­ción que vi­vir sin una fuente di­rec­ta de rea­li­za­ción, bie­nes­tar o fe­li­ci­dad”, se­ña­la.

De­rrum­bar el mi­to del amor te­lé­pa­ta

LA PSI­CÓ­LO­GA Ment­xu Abril ex­pli­ca que lo no­ci­vo del amor ro­mán­ti­co no son las ce­nas a la luz de las ve­las, sino la creen­cia que su­po­ne que los aman­tes sien­ten, quie­ren y pien­san igual, de for­ma que las co­sas im­por­tan­tes no se ex­pli­ci­tan, sino que que­dan “a la li­bre in­ter­pre­ta­ción” de ca­da uno. “Mu­chas pa­re­jas dan por he­cho que uno de­be saber lo que el otro quie­re, sien­te o pien­sa, pe­ro es im­po­si­ble –ex­pli­ca Abril–. Ca­da per­so­na es un mun­do y co­mu­ni­car­se es bá­si­co, por­que to­do lo que de­je­mos a la in­ter­pre­ta­ción ofre­ce es­pa­cio al con­flic­to”. Mal­ne­ro coin­ci­de: “Lo sien­to, pe­ro la ma­gia no exis­te. Cuán­tas ve­ces he es­cu­cha­do: “Es evi­den­te lo que quie­ro” o “mi pa­re­ja tie­ne que an­ti­ci­par­se a mis ne­ce­si­da­des”... Son ar­gu­men­tos del ego­cen­tris­mo. Lo que no di­ces, no exis­te”.

Uti­li­zar el con­tex­to

VI­VI­MOS ro­dea­das de es­tí­mu­los se­xua­les: ¿por qué no uti­li­zar­los a nues­tro fa­vor? Eso sí: siem­pre que sea po­si­ble, con sen­ti­do del hu­mor. Pues­tos a imi­tar los hí­per­pro­fe­sio­na­les streap tea­ses de pe­lí­cu­las co­mo Ma­gic Mike, me­jor ha­cer­lo en­tre ri­sas y con­ver­tir la si­tua­ción en un jue­go con fi­nal fe­liz. Po­de­mos or­ques­tar una se­sión de te­le que ter­mi­ne en una cal­cu­la­dí­si­ma con­ver­sa­ción so­bre se­xo: por ejem­plo, con la se­rie Mas­ters of Sex, so­bre los ha­llaz­gos de la pa­re­ja Mas­ters y John­son; o con las pe­lí­cu­las Y tú ma­má tam­bién, de Al­fon­so Cua­rón, o Ca­rring­ton, la bio­gra­fía de la pin­to­ra Do­ra Ca­rring­ton in­ter­pre­ta­da por Em­ma Thom­pson. “Son es­tu­pen­dos pa­ra in­tro­du­cir te­mas di­fí­ci­les –con­fir­ma Mal­ne­ro–. Re­cu­rrir al con­tex­to es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra con­ver­tir cual­quier cues­tión en un asun­to ca­sual, pun­tual: ¿Y si pro­ba­mos eso? ¿Qué te pa­re­ce­ría...?”.

Per­mi­tir­se la au­da­cia

ATREVÁMONOS a pe­dir, a pro­bar fan­ta­sías, a ju­gar. So­lo a tra­vés de la prue­ba y el error ter­mi­na­mos de qui­tar­le hie­rro a es­te asun­to de la ne­go­cia­ción eró­ti­co­se­xual. “Ca­da miem­bro de la pa­re­ja tie­ne que ser cons­cien­te de que tie­ne de­re­cho a dis­fru­tar y a pe­dir, de la mis­ma ma­ne­ra que el otro tie­ne de­re­cho a de­cir que no –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Na­ya­ra Mal­ne­ro–. No pe­di­mos por­que nos da ver­güen­za que nos juz­guen, por­que te­me­mos el no y, en el peor de los casos, por­que no nos sen­ti­mos me­re­ce­do­res. Pe­ro una vez que in­terio­ri­za­mos que el otro tie­ne de­re­cho a ne­gar­se a to­do y a pro­po­ner­te de to­do, la re­la­ción se re­la­ja. Eso es al­go que hay que tra­ba­jar, por­que si yo no sé de­cir no, tam­po­co acep­ta­ré un no por res­pues­ta”. Un ma­tiz a te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar po­si­bles agre­sio­nes den­tro o fue­ra de la pa­re­ja. Un jue­go clá­si­co pa­ra en­san­char los lí­mi­tes de lo ru­ti­na­rio es el del rey o la rei­na: durante un tiem­po, uno su­gie­re y el otro com­pla­ce. Pe­ro si al­gu­na pe­ti­ción re­ci­be un “no”, cam­bian los pa­pe­les. Mal­ne­ro su­gie­re otro: “En un fras­co, los miem­bros de la pa­re­ja in­tro­du­cen 10 pa­pe­les con otras tan­tas fan­ta­sías. Se eli­ge un día a la se­ma­na pa­ra sa­car un pa­pe­li­to y, a par­tir de ahí, se abre la ne­go­cia­ción. El jue­go bus­ca au­men­tar la crea­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién es­ti­mu­lar la co­mu­ni­ca­ción”.

VI­VI­MOS RO­DEA­DOS DE ES­TÍ­MU­LOS SE­XUA­LES. POR QUÉ NO USAR­LOS A NUES­TRO FA­VOR?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.