Las re­des so­cia­les es­tán cam­bian­do es­ta in­dus­tria

La úl­ti­ma pro­me­sa del clan Baldwin tie­ne 20 años, ca­si 10 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y es la nue­va em­ba­ja­do­ra de L’oréal Pro­fes­sion­nel. En Pa­rís, no ha­bla de su pro­me­te­dor fu­tu­ro. Por Ana San­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Vip -

Ha­ce ca­si dos años, la ba­se de da­tos Mo­dels.com, una de las más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta fas­hion, in­clu­yó a Hailey Baldwin en su The hot list, su lis­ta ca­lien­te. “Es­tas jó­ve­nes son la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de la in­dus­tria de la mo­da”, va­ti­ci­na­ba la web. Y no se ha equi­vo­ca­do. Por­que si en­ton­ces Hailey, ape­nas ma­yor de edad, te­nía cin­co mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y pro­ta­go­ni­za­ba cam­pa­ñas pa­ra mar­cas co­mo Top Shop, dos años des­pués ya cuen­ta con el do­ble de se­gui­do­res, al­ter­na des­fi­les y por­ta­das con al­fom­bras ro­jas, y las gran­des fir­mas se la dispu­tan. De he­cho, el úl­ti­mo em­pu­jón en su me­teó­ri­ca ca­rre­ra se lo ha da­do L’oréal Pro­fes­sion­nel, la di­vi­sión de peluquería del gi­gan­te fran­cés, que la ha es­co­gi­do co­mo em­ba­ja­do­ra de dos de sus lan­za­mien­tos es­tre­lla: Inoa by Va­nes­sa Bruno –24 to­nos crea­dos en co­la­bo­ra­ción con la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa– y el tra­ta­mien­to ca­pi­lar tra­ta­mien­to ca­pi­lar re­pa­ra­dor Re-crea­te de Pro Fi­ber. Ob­ser­ván­do­la a es­ca­sos cen­tí­me­tros en un co­que­to apar­ta­men­to pa­ri­sino don­de re­ci­be a Mu­jer­hoy, no hay du­da de que Hailey tie­ne un fí­si­co ex­plo­si­vo. In­clu­so aun­que ha­ya pa­sa­do la tar­de an­te­rior en un hos­pi­tal aque­ja­da de bron­qui­tis. Lu­ce un cor­te de pe­lo bob con un to­que ro­que­ro, una boca su­per­sen­sual, una piel in­ma­cu­la­da y un es­cue­to ves­ti­do ne­gro que de­ja al des­cu­bier­to unas en­vi­dia­bles pier­nas re­sul­ta­do de su pa­sa­do co­mo bai­la­ri­na. “Bai­lo des­de los cin­co años y es mi gran pa­sión, no ima­gino mi vi­da sin la dan­za, pe­ro tam­bién me atraía la idea de ser mo­de­lo y cuan­do sur­gió la opor­tu­ni­dad, me lan­cé”, cuen­ta. Ya lo di­jo ha­ce tiem­po a la revista Won­der­land: “Mi agen­te y yo he­mos es­ta­ble­ci­do una lis­ta de ob­je­ti­vos y es­toy tra­tan­do de cum­plir­los”.

Del tío Alec a Jus­tin Bie­ber

Pro­ba­ble­men­te, ape­lli­dar­se Baldwin le ha da­do ven­ta­ja. Na­ci­da en Ari­zo­na ha­ce 20 años pe­ro cria­da en Nue­va York, es hi­ja de Step­hen, el pe­que­ño de los seis her­ma­nos Baldwin, y de la di­se­ña­do­ra grá­fi­ca bra­si­le­ña Kenn­ya Deo­da­to –tie­ne una her­ma­na tres años ma­yor, Alaia–, y so­bri­na de Alec, el más fa­mo­so del clan. De he­cho pa­re­cía que su pri­ma y gran ami­ga Ire­land, fru­to del tor­tuo­so ma­tri­mo­nio del actor con Kim Ba­sin­ger, se­ría la lla­ma­da a per­pe­tuar el gla­mour de la sa­ga, pe­ro Hailey ha he­cho me­jor los de­be­res. “Cla­ro que me ha in­flui­do el am­bien­te fa­mi­liar y por eso tam­bién me tien­ta la in­ter­pre­ta­ción y to­do lo ar­tís­ti­co. ¡Ado­ro los mu­si­ca­les de Broad­way! Ser mo­de­lo es una pla­ta­for­ma ex­ce­len­te y to­da­vía me que­dan mu­chas co­sas por ha­cer”, re­co­no­ce. Pe­ro fue un bre­ve af­fai­re con el can­tan­te Jus­tin Bie­ber y te­ner co­mo best friends fo­re­ver a Ken­dall Jen­ner y las her­ma­nas Bella y Gigi Ha­did lo que la ha ca­ta­pul­ta­do al es­tre­lla­to. Un gru­po de vein­tea­ñe­ras que ha per­pe­tua­do el

“En lns­tra­gram, in­ten­to que me co­noz­can y trans­mi­tir co­sas po­si­ti­vas”.

fe­nó­meno de las it girls y pro­pi­cia­do el na­ci­mien­to de las ins­ta­mo­dels. Dos ca­li­fi­ca­ti­vos con los que Hailey no se sien­te es­pe­cial­men­te in­có­mo­da. “La gen­te es la que po­ne las eti­que­tas y yo no pue­do ha­cer na­da por evi­tar­lo, pe­ro tam­po­co me pa­re­cen mal. So­mos mo­de­los y te­ne­mos una gran pre­sen­cia en Ins­ta­gram, que hoy es cla­ve en el mun­do de la mo­da –afir­ma–. Los me­dios tra­di­cio­na­les si­guen sien­do muy im­por­tan­tes, pe­ro las re­des so­cia­les son una he­rra­mien­ta di­fe­ren­te que va a más y es­tá cam­bian­do las re­glas de la in­dus­tria”. ¿Y cuál es la fór­mu­la pa­ra con­se­guir 10 mi­llo­nes de fo­llo­wers en Ins­ta­gram? “La ver­dad es que no sa­bría de­cir­te por qué me si­guen, pe­ro tra­to de crear un con­te­ni­do pa­ra que me co­noz­can tal co­mo soy y trans­mi­tir co­sas po­si­ti­vas, y pa­re­ce que a la gen­te le gus­ta”, ex­pli­ca tí­mi­da­men­te. Ra­zón no le fal­ta. Por­que ob­ser­var las fotos y los ví­deos que com­par­te es co­mo leer su dia­rio. Y sin ne­ce­si­dad de abrir el can­da­do. Sin du­da, Hailey tra­ba­ja du­ro, pe­ro tam­bién dis­fru­ta de la vi­da. Na­ve­ga por el Ca­ri­be y la Cos­ta Azul, se ha­ce ta­tua­jes con Ken­dall, ado­ra a sus pri­mos pe­que­ños, des­fi­la pa­ra Tommy Hil­fi­ger, can­ta y bai­la, se va de bo­da, po­sa pa­ra Guess, po­ne mo­rri­tos, com­par­te red car­pet con

Ja­den Smith, tie­ne sen­ti­do del hu­mor, co­lec­cio­na ca­za­do­ras de cue­ro ne­gro, ad­mi­ra a Ro­sie Hun­ting­ton-whi­te­ley y hu­ye de los pa­pa­raz­zi co­mo de la pes­te.

Vi­da o tra­ba­jo

En re­su­men, la mo­de­lo lle­va la exis­ten­cia de una adul­ta pe­ro se di­vier­te co­mo una ado­les­cen­te, y esa es una mez­cla irre­sis­ti­ble. “Mi día a día es muy nor­mal, aun­que mi tra­ba­jo no lo sea. So­lo se tra­ta de una par­te de mi vi­da y el res­to del tiem­po in­ten­to pro­te­ger mi pri­va­ci­dad y en­con­trar tiem­po pa­ra mí mis­ma, aun­que no siem­pre es fá­cil. Me gus­ta pa­sear por Nue­va York, ver pe­lí­cu­las, sa­lir con mis ami­gos… Lo nor­mal en una chica de mi edad”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, no evi­ta pro­nun­ciar­se po­lí­ti­ca­men­te su­bien­do una ima­gen de la ex­pa­re­ja pre­si­den­cial acom­pa­ña­da del men­sa­je “Thank you, Mr. & Mrs. Oba­ma”, que fue re­ci­bi­da con me­dio mi­llón de li­kes. “Que­ría trans­mi­tir­les mi agra­de­ci­mien­to por sus ocho años de ser­vi­cio –ar­gu­men­ta–. Es­toy muy de­cep­cio­na­da por lo que ocu­rre en mi país, pe­ro al mis­mo tiem­po es ma­ra­vi­llo­so ver a las mu­je­res que ca­mi­nan jun­tas en de­fen­sa de nuestros de­re­chos y los de los in­mi­gran­tes”. Pa­ra ter­mi­nar, le pre­gun­ta­mos si se re­co­no­ce co­mo fe­mi­nis­ta. Es ro­tun­da: “Sí, por su­pues­to, có­mo no iba a ser­lo”, afir­ma. Hailey Baldwin lo tie­ne to­do muy cla­ro y va a dar mu­cha guerra.

“Me gus­ta pa­sear, sa­lir con ami­gos, ver pe­lí­cu­las... Lo nor­mal a mi edad”.

Arri­ba, Ma­ría y su ma­dre, durante la ce­na. Pe­ro an­tes, un cóc­tel en el co­che-bar y una vi­si­ta a la co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.