“ME IRRI­TA LA BA­NA­LI­ZA­CIÓN. NO TO­DO SE PUE­DE CON­TAR EN UN TI­TU­LAR”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

cían su­fi­cien­te­men­te gra­ves. Aho­ra sé que me equi­vo­qué por­que, en mi ca­so, la te­ra­pia ha si­do un pro­ce­so li­be­ra­dor tan­to en la vi­da co­mo en el ar­te.

Y es que al di­ván a ve­ces se lle­ga por do­lor, pe­ro otras, tam­bién, por des­con­cier­to. Si­ri no se sen­tía de­pri­mi­da ni es­pe­cial­men­te an­gus­tia­da cuan­do en 2006 se dis­po­nía a dar un dis­cur­so de ho­me­na­je a su pa­dre en la Uni­ver­si­dad de Mi­ne­sot­ta. Dos años an­tes ha­bía leí­do su pa­ne­gí­ri­co en el fu­ne­ral sin de­rra­mar ni una so­la lá­gri­ma, pe­ro aque­lla ma­ña­na, en el atril, sus bra­zos y sus pier­nas em­pe­za­ron a es­tre­me­cer­se de un mo­do ca­si in­con­tro­la­ble. Su voz so­na­ba se­re­na, pe­ro su cuer­po se con­vul­sio­na­ba por su la­do. Los des­ór­de­nes en el sis­te­ma ner­vio­so no eran nue­vos pa­ra la escritora, quien des­de ni­ña ha su­fri­do te­rri­bles mi­gra­ñas con au­ra. Sin em­bar­go, durante la in­fan­cia guar­dó si­len­cio so­bre sus pa­de­ci­mien­tos, ya que los con­si­de­ra­ba co­mo un ras­go dé­bil de su per­so­na­li­dad. Aquel tem­blor fue el ori­gen de un li­bro her­mo­so e in­cla­si­fi­ca­ble, La mu­jer tem­blo­ro­sa o la his­to­ria de mis ner

vios (que pron­to se­rá re­edi­ta­do por Seix Ba­rral, co­mo to­da su obra) y tam­bién el mo­ti­vo por el que em­pe­zó a ir a te­ra­pia dos ve­ces por se­ma­na y, tal vez, em­pe­zó a cons­truir un nue­vo re­la­to so­bre sí mis­ma... An­tes de des­pe­dir­nos vol­ve­mos a ha­blar de ar­te. Por la tar­de pien­sa ir al Mu­seo Gug­gen­heim y me cuen­ta que es­tá desean­do ver de cer­ca la ara­ña de Loui­se Bour­geo­is, Ma­má, una es­cul­tu­ra que sim­bo­li­za a la ma­ter­ni­dad pro­tec­to­ra y de­pre­da­do­ra. Su am­bi­va­len­cia. En su úl­ti­mo li­bro de­cla­ra su amor eterno por Louis Bour­geo­is, una crea­do­ra que se con­sa­gró cuan­do te­nía más de 70 años y que tan­to re­cuer­da a su pro­ta­go­nis­ta de El mun­do des­lum­bran­te. “Los ar­tis­tas so­mos caníbales. Con­su­mi­mos a otros ar­tis­tas que se con­vier­ten en par­te de no­so­tros –car­ne y hue­so– pa­ra ser vo­mi­ta­dos en nues­tra pro­pia obra. Bour­geo­is siem­pre ha re­mo­vi­do lo que hay en mi maz­mo­rra. Pe­ro, si soy to­tal­men­te sin­ce­ra, no fui cons­cien­te de has­ta qué pun­to ha­bía in­flui­do en mí has­ta ha­ce po­co. El in­cons­cien­te obra de for­mas mis­te­rio­sas”. Si­ri se mar­cha ha­cia el mu­seo sin pa­ra­guas y den­tro de me­dia ho­ra la llu­via fi­na de Bil­bao vol­ve­rá a des­or­de­nar su pe­lo mien­tras con­tem­ple, co­mo una tu­ris­ta más, la po­de­ro­sa ara­ña de nue­ve me­tros que hay en la te­rra­za del Gug­gen­heim. Si apli­cá­se­mos su pro­pio mé­to­do de in­ves­ti­ga­ción, ¿po­dría­mos des­ci­frar lo que ocul­ta?¿en­con­tra­ría­mos ros­tros o hue­vos ines­pe­ra­dos en el pai­sa­je hu­mano de Si­ri Huds­vedt o so­lo a una ex­tran­je­ra al­ta con el pe­lo hú­me­do mi­ran­do ex­tá­ti­ca ha­cia el cie­lo de una ara­ña?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.