Dia­ne Lock­hart, la LU­CHA­DO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - *Jor­ge Ca­rrión es au­tor de Bar­ce­lo­na, li­bro de los pa­sa­jes (Ga­la­xia Gu­ten­berg). JOR­GE CA­RRIÓN*

La ley es siem­pre per­so­nal”.

Has­ta aho­ra, ha­bía­mos visto a Dia­ne Lock­hart a la som­bra de Ali­cia Flo­rrick, la pro­ta­go­nis­ta de The good wi­fe. Pe­ro lo cier­to es que Dia­ne siem­pre tu­vo la mis­ma luz, la mis­ma en­te­re­za, mien­tras que las som­bras se iban pro­yec­tan­do sobre la éti­ca de Ali­cia. Con es­ta se­cue­la, esa luz de se­cun­da­ria de lu­jo ocu­pa el pri­mer plano pro­ta­go­nis­ta. Al fin so­mos cons­cien­tes de que era Dia­ne Lock­hart y no Ali­cia Flo­rrick el au­tén­ti­co mo­de­lo de mu­jer. Una mu­jer he­cha a sí mis­ma, en ese com­pe­ti­ti­vo mun­do de ma­chos al­fa que es el de los abo­ga­dos mi­llo­na­rios. Una mu­jer que re­nun­cia al amor por pro­te­ger a su amor; que, al con­tra­rio que Ali­cia, nun­ca ha ne­ce­si­ta­do, ni pa­ra rea­li­zar­se co­mo pro­fe­sio­nal ni pa­ra rea­li­zar­se co­mo per­so­na, apo­yar­se en nin­gún hom­bre. The good fight co­mien­za con el mo­men­to en que Dia­ne se de­ci­de a com­prar­se una vi­lla en la Tos­ca­na, pa­ra vi­vir su me­re­ci­da y do­ra­da ju­bi­la­ción. Anun­cia en su fir­ma que se re­ti­ra. Y se dis­po­ne a co­brar su fon­do de pen­sio­nes. Co­mo to­dos los re­la­tos co­mien­zan con un cam­bio –ha­bi­tual­men­te, con un cam­bio bru­tal–, ese di­ne­ro ha des­apa­re­ci­do. Jun­to con tan­tas otras per­so­nas que ha­bían confiado su fu­tu­ro a un es­pe­cu­la­dor sin es­crú­pu­los, Dia­ne se en­cuen­tra en ban­ca­rro­ta. Otros ti­bu­ro­nes, sus pro­pios so­cios, que lle­va­ban años es­pe­ran­do ese mo­men­to, se de­sen­tien­den de los pro­ble­mas de su an­ti­gua co­le­ga. Por su par­te, el res­to de los bu­fe­tes de Chica­go no es­tán dis­pues­tos a con­tra­tar a una per­so­na ma­yor de 60 años. Por suer­te, al­guien le abre las puer­tas: se tra­ta de Adrian Bo­se­man, lí­der de una fir­ma de abo­ga­dos con ma­yo­ría de so­cios afro­ame­ri­ca­nos. Co­mo Ali­cia, Dia­ne ha­ce de la cri­sis cau­sa­da por un hom­bre una opor­tu­ni­dad vi­tal. Co­mo Ali­cia, Dia­ne vis­te con ele­gan­cia y be­be vino tin­to por las no­ches, en su ca­sa y en su ofi­ci­na. Pe­ro ahí ter­mi­nan los pa­ra­le­lis­mos. The good fight, al con­tra­rio que su pre­de­ce­so­ra, no ten­drá ten­sión se­xual no re­suel­ta. Ha­bla­rá de gé­ne­ro y ra­za sobre to­do a par­tir de per­so­na­jes fuer­tes e in­de­pen­dien­tes, la ma­yo­ría mu­je­res. Si Pi­xar y Dis­ney ya no con­fían en el amor pa­ra sus pe­lí­cu­las in­fan­ti­les, es ló­gi­co que las se­ries des­tie­rren la pul­sión eró­ti­ca cuan­do se tra­ta de ha­blar en se­rio del mun­do con­tem­po­rá­neo. Sobre to­do, si el pre­si­den­te es tan ma­chis­ta, ra­cis­ta y pe­li­gro­so co­mo Do­nald Trump.

Ch­ris­ti­ne Ba­ransky in­ter­pre­ta a Dia­ne Lock­hart en The good fight.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.