CAR­ME AR­TI­GAS

Ha­bla­mos con la ma­yor ex­per­ta de nues­tro país en la “in­dus­tria” de los da­tos. Una pio­ne­ra en el big da­ta, que es lo más pa­re­ci­do que exis­te en internet al Gran Her­mano. Por Sil­via To­rres Fo­to: Jesús Gar­cía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - CIEN­TÍ­FI­CA DE DA­TOS Y CEO DE SY­NER­GIC PARTNERS

El Big Da­ta ha con­ver­ti­do nues­tro ras­tro di­gi­tal en un gran ne­go­cio

Car­me Ar­ti­gas es­tá acos­tum­bra­da a ser “la úni­ca mu­jer” en mu­chos si­tios des­de que eli­gió su ca­rre­ra, In­ge­nie­ría Quí­mi­ca. Se ha mo­vi­do con buen pie en un mun­do de hom­bres y aún re­cuer­da có­mo, sien­do ella la que man­da­ba, siem­pre mi­ra­ban a su acom­pa­ñan­te mas­cu­lino (casi siem­pre su sub­al­terno) pa­ra ce­rrar un con­tra­to. Los hom­bres es­tán más có­mo­dos en­tre ellos. Car­men es la úni­ca española y tam­bién la úni­ca eu­ro­pea en la lis­ta de las 30 di­rec­ti­vas más in­flu­yen­tes y con más pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal que ha­ce la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na

ne­go­cios In­sight Suc­cess. Y la edi­to­rial O’reilly Me­dia, es­pe­cia­li­za­da en tec­no­lo­gía, la co­lo­ca en­tre las pri­me­ras mu­je­res del mun­do en el ne­go­cio de los da­tos. Ar­ti­gas li­de­ra una em­pre­sa im­plan­ta­da en un mun­do mas­cu­lino: la tec­no­lo­gía. Es co­fun­da­do­ra de Sy­ner­gic Partners, la fir­ma que ad­qui­rió Te­le­fó­ni­ca en 2015 pa­ra ser su pun­ta de lan­za en el mun­do del big da­ta. Ase­gu­ra que es­tar en tan­tas listas de pres­ti­gio no ha cam­bia­do la per­cep­ción que tie­nen de ella sus em­plea­dos y clien­tes. Y no, no ha te­ni­do que “ha­cer­se la ru­bia” pa­ra des­ta­car en un mun­do anega­do de tes­tos­te­ro­na. “Sí, es un mun­do de hom­bres, pe­ro es­toy acos­tum­bra­da a es­tar en mi­no­ría. De to­das ma­ne­ras, creo que no es­ta­mos don­de es­ta­mos por­que yo sea mu­jer, sino por los años que lle­va­mos in­no­van­do en Es­pa­ña”.

Mu­jer­hoy. Us­ted es la em­ba­ja­do­ra en Ma­drid de la ini­cia­ti­va glo­bal Wo­men in Da­ta Scien­ce, ¿por qué hay tan po­cas em­pre­sa­rias tec­no­ló­gi­cas? Car­me Ar­ti­gas. Se cum­ple una tri­ple pin­za: po­cas mu­je­res en la tec­no­lo­gía, po­cas en pues­tos di­rec­ti­vos y po­cas en in­no­va­ción. Tal vez in­flu­ye que las mu­je­res siem­pre te­ne­mos esa fi­ja­ción con la se­gu­ri­dad y pa­ra mon­tar una start up hay que te­ner mu­cha to­le­ran­cia al ries­go. Pe­ro, en ge­ne­ral, en es­te país hay po­co es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, por­que cuan­do es­tás en el úl­ti­mo año de la Se­cun­da­ria na­die te cuen­ta que mon­tar una em­pre­sa o te­ner ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les pue­de ser una op­ción de vi­da.

A ve­ces, pa­re­ce­ría que pa­ra triun­far en Si­li­con Va­lley no so­lo hay que ser hom­bre si no te­ner me­nos de 30 años… Ten­go 49 y me sien­to me­jor aho­ra que cuan­do era mas jo­ven. A los 30 es­tás ob­se­sio­na­do con el fu­tu­ro, siem­pre pen­san­do: “¿Cuál se­rá el pró­xi­mo pa­so?”. Pe­ro con la edad apren­des que a lo me­jor no ha­brá un pró­xi­mo pa­so has­ta que no acu­mu­les ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra su­bir al si­guien­te ni­vel. La gen­te jo­ven quie­re que­mar eta­pas muy pron­to, lle­van dos años aquí y ya quie­ren pro­mo­cio­nar, pe­ro no han te­ni­do tiem­po de di­ge­rir sus éxi­tos ni afron­tar sus fra­ca­sos. Con la edad ga­na­mos ex­pe­rien­cia y se­gu­ri­dad. Vi­vi­mos en un mun­do tan cam­bian­te que uno nor­mal­men­te nun­ca tie­ne tiem­po pa­ra pro­ce­sar to­da la información que va lle­gan­do y que pue­de afec­tar a tu ne­go­cio; en­ton­ces tu ex­pe­rien­cia y tu in­tui­ción co­bran un gran va­lor, por­que te ayu­dan a to­mar de­ci­sio­nes. Re­cuer­do la cam­pa­ña y el li­bro de Sheryl Sand­berg que de­nun­cia­ba la cos­tum­bre de lla­mar bossy [man­do­na] a cual­quier mu­jer di­rec­ti­va. ¿Ha ex­pe­ri­men­ta­do la sen­sa­ción de ser dis­cri­mi­na­da por ser una mu­jer que man­da? Siem­pre di­go que las mu­je­res su­fri­mos el efec­to “de­ma­sia­do”. Siem­pre eres “de­ma­sia­do” jo­ven, “de­ma­sia­do” agre­si­va, “de­ma­sia­do” am­bi­cio­sa o “de­ma­sia­do” vie­ja. Siem­pre he­mos re­ci­bi­do crí­ti­cas por lu­char por nues­tros ob­je­ti­vos. ¿Có­mo le ex­pli­ca­ría lo que ha­ce a al­guien ajeno al big da­ta? A ver si lo con­si­go [Risas]. Vi­vi­mos en un mun­do di­gi­tal don­de la gen­te busca, com­pra, ha­bla y se enamo­ra por internet. An­tes lla­ma­bas a un te­lé­fono que era una ca­sa y aho­ra lla­mas a un te­lé­fono que es una per­so­na. Esa co­ne­xión ge­ne­ra trá­fi­co de imá­ge­nes, voz, tex­to... Has­ta aho­ra, no ha­bía ma­ne­ra de ges­tio­nar bien ese ras­tro que de­ja­mos en internet. El big da­ta per­mi­te, por pri­me­ra vez, con­ver­tir mi­les de bi­tes en información in­te­li­gen­te, con sig­ni­fi­ca­do y uti­li­dad. Es po­si­ble pre­ver efec­tos ad­ver­sos de los me­di­ca­men­tos, por­que se es­tá pa­san­do de diag­nos­ti­car y tra­tar en­fer­me­da­des se­gún pro­to­co­los ba­sa­dos en pro­me­dios a ha­cer­lo con pro­to­co­los per­so­na­li­za­dos más efi­ca­ces. Tam­bién se pue­den an­ti­ci­par te­rre­mo­tos has­ta con cua­tro se­ma­nas de an­te­la­ción y mo­ni­to­ri­zar la de­ser­ti­fi­ca­ción de los cul­ti­vos con un dron. Re­su­mien­do, es to­do lo que tie­ne que ver con los da­tos y con la in­te­li­gen­cia.

¿Có­mo es el pro­ce­so pa­ra con­ver­tir to­da esa información en algo útil o, in­clu­so, en un ne­go­cio?

Se uti­li­zan téc­ni­cas muy so­fis­ti­ca­das pa­ra de­tec­tar pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to en mo­de­los pre­dic­ti­vos que se han per­fec­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos años. So­lo hay que ver el par­te me­teo­ro­ló­gi­co: an­tes acer­ta­ban una vez, aho­ra acier­tan casi siem­pre. Se pro­ce­san mu­chos da­tos en gran­des sis­te­mas de compu­tación de­trás de ca­da pre­dic­ción del tiem­po. Tam­bién hay mu­cha ba­su­ra en­tre tan­ta can­ti­dad de información, el big da­ta tra­ba­ja con sis­te­mas de co­rre­la­cio­nes con un ta­ma­ño de mues­tra mu­chí­si­mo ma­yor y más re­pre­sen­ta­ti­va que con los que sue­le tra­ba­jar la es­ta­dís­ti­ca tra­di­cio­nal. Con el big da­ta tie­nes to­da la mues­tra, to­da la información que exis­te pa­ra pro­ce­sar. El sis­te­ma, en­ton­ces, busca lo que tie­ne sen­ti­do, lo que es­tá co­rre­la­cio­na­do y lo que no. big da­ta? Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta es que la ma­yor par­te de los da­tos con los que tra­ba­ja­mos son anó­ni­mos, to­da esa información se con­vier­te en anó­ni­ma an­tes de ser usa­da. Lo útil de pro­de

“An­tes no nos dá­ba­mos cuen­ta de que pa­gá­ba­mos con da­tos to­dos los ser­vi­cios “gra­tui­tos”.

¿Cuán­to de nues­tros gus­tos, nues­tros há­bi­tos do­més­ti­cos, de nues­tra red de ami­gos... cuán­to de to­do eso po­dría con­ver­tir­se en información útil pa­ra una ba­se de

ce­sar mu­cha información es sa­car en cla­ro pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to y ten­den­cias. No nos in­tere­sa có­mo se llama al­guien o dón­de vi­ve, no lo ne­ce­si­ta­mos. Hay mu­cha alar­ma con es­to por­que la gen­te no sa­be có­mo se usan es­tos da­tos…

De to­das ma­ne­ras, ¿cree que se de­be­ría edu­car a la gen­te pa­ra pro­te­ger más su información? Por su­pues­to. Hay que ges­tio­nar los ries­gos y las opor­tu­ni­da­des que te dan las nue­vas tec­no­lo­gías. Hay que en­se­ñar el va­lor de nues­tra información per­so­nal y de­cir cla­ra­men­te que exis­te un mar­co le­gal que la pro­te­ge. Por otra par­te, hay que pen­sar que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes tie­nen una per­cep­ción muy dis­tin­ta de la pri­va­ci­dad. Yo no ten­go Fa­ce­book, pe­ro mis hi­jos sí, con fo­tos de to­das las no­vias que han te­ni­do, lo que han co­mi­do, las va­ca­cio­nes y las fies­tas. Por ejem­plo, ¿tu acep­ta­rías que una com­pa­ñía si­guie­ra tu tra­yec­to en el co­che y re­gis­tra­ra dón­de pa­ras, dón­de po­nes ga­so­li­na, qué re­co­rri­dos ha­bi­tua­les ha­ces, a cam­bio de un des­cuen­to en el se­gu­ro? Yo no, lo en­con­tra­ría in­tru­si­vo, pe­ro me lo ofre­cen pa­ra mi hi­ja que se aca­ba de sa­car el car­net e igual sí lo acep­to. Creo que el con­cep­to de “información per­so­nal sen­si­ble” ha va­ria­do mu­cho de una ge­ne­ra­ción a otra. Aho­ra to­do el mun­do es­tá en la red pro­fe­sio­nal Lin­ke­din, pe­ro al ini­cio tu­vo pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción por­que na­die con­fia­ba en que pu­die­ran con­se­guir que la gen­te pu­bli­ca­ra su cu­rri­cu­lum. Has­ta en­ton­ces, los cu­rri­cu­lum eran una información que se guar­da­ba en las em­pre­sas ba­jo sie­te lla­ves, ¿có­mo po­días pen­sar que la gen­te los iba a pu­bli­car­lo ale­gre­men­te en internet? Pues ahí es­ta­mos to­dos. La per­cep­ción de lo que es pri­va­do ha cam­bia­do mu­cho.

¿Es po­si­ble que al­guien pre­ten­da vi­vir sin de­jar hue­lla di­gi­tal?

Creo que si al­guien se lo pro­pu­sie­ra lo con­se­gui­ría, pe­ro ya lle­va­ría un buen ca­mino re­co­rri­do... así que es pro­ba­ble que no lle­ga­ra a tiem­po. Tam­po­co sé si le com­pen­sa­ría. Internet se ha con­ver­ti­do en un ca­nal muy útil pa­ra ser­vi­cios, pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les, pa­ra la información... Se re­du­cen los cos­tes, hay más trans­pa­ren­cia... ¡Son mu­chos los be­ne­fi­cios! Es cier­to que has­ta ha­ce po­co la gen­te no era cons­cien­te del va­lor de su información per­so­nal y creía que mu­chos ser­vi­cios eran gra­tis cuan­do real­men­te los es­ta­ban pa­gan­do con sus da­tos, pe­ro aho­ra el con­su­mi­dor es más ma­du­ro y lo que re­cla­ma es pro­tec­ción y que cual­quier pro­vee­dor de ser­vi­cios no pue­da ha­cer lo que quie­ra con su información. Las em­pre­sas tam­po­co pue­den ser de­ma­sia­do agre­si­vas por­que la gen­te ha apren­di­do a bo­rrar­se las co­okies y a blo­quear los anun­cios en internet. Soy de las que pien­sa que las tec­no­lo­gías siem­pre van a pro­du­cir avan­ces a ni­vel so­cial, pe­ro que hay ge­ne­ra­cio­nes de trán­si­to y esa so­mos no­so­tros.

¿Qué tie­ne que sa­ber un cien­tí­fi­co de da­tos?

Es un per­fil un po­co re­na­cen­tis­ta, de­be sa­ber de mu­chas co­sas. Lo pri­me­ro, te­ner una ti­tu­la­ción de Ma­te­má­ti­cas o In­ge­nie­ría; lue­go, ca­pa­ci­dad de pen­sa­mien­to abs­trac­to, ca­pa­ci­dad de pro­gra­ma­ción, de ha­cer aná­li­sis es­ta­dís­ti­cos; pe­ro tam­bién de­be ser una per­so­na crea­ti­va por­que es­tá tra­ba­jan­do con co­sas nue­vas, por lo que ha de ser ca­paz de crear pa­tro­nes nue­vos de com­por­ta­mien­to –casi an­tes de que exis­tan–, de des­cu­brir res­pues­tas a pre­gun­tas que to­da­vía na­die se ha he­cho. Su vi­sión ha de ser pre­dic­ti­va, sa­ber qué es lo que va a ocu­rrir o, al me­nos, po­der ima­gi­nár­se­lo. Cuan­do fun­da­mos es­ta com­pa­ñía no exis­tían es­te ti­po de pro­fe­sio­na­les en Es­pa­ña, no­so­tros los crea­mos.

En nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo se han re­du­ci­do las ho­ras de asig­na­tu­ras co­mo Fi­lo­so­fía y Li­te­ra­tu­ra. En un mun­do do­mi­na­do por la tec­no­lo­gía y los da­tos, ¿ya no ha­cen fal­ta las Hu­ma­ni­da­des? To­do lo con­tra­rio, no­so­tros in­te­gra­mos en los equi­pos ca­da vez más per­fi­les de Cien­cias So­cia­les. an­tro­pó­lo­gos, so­ció­lo­gos, ur­ba­nis­tas… Jus­ta­men­te, aho­ra lo que ne­ce­si­ta­mos es so­la­par el big da­ta con la par­te cua­li­ta­ti­va. Yo, ma­te­má­ti­ca­men­te pue­do sa­ber la in­ten­ción de vo­to de un can­di­da­to u otro, pe­ro tam­bién ne­ce­si­to sa­ber la ra­zón. Se ne­ce­si­ta una for­ma­ción hu­ma­nis­ta pa­ra ex­pli­car las cer­te­zas ma­te­má­ti­cas. Por otra par­te, es­tá el te­ma éti­co: no po­de­mos de­jar que in­ge­nie­ros de soft­wa­re to­men de­ci­sio­nes éti­cas sobre al­go­rit­mos di­se­ña­dos pa­ra que un co­che fre­ne o no.

Si tu­vie­ra que es­co­ger una información de al­to ries­go de su fa­mi­lia pa­ra po­ner­la a sal­vo, ¿cuál se­ría? La información ge­né­ti­ca y el ADN, eso es cla­ve y mu­cho más im­por­tan­te que el nom­bre o la di­rec­ción de tu ca­sa. Creo que se­ría lo úni­co que pro­te­ge­ría con ce­lo.

¿Un con­se­jo pa­ra sal­va­guar­dar los da­tos de nues­tra vi­da pri­va­da?

Pri­me­ro, ser cons­cien­te de tu va­lor y del va­lor de tu información, y lue­go po­ner­te en ma­nos de pro­fe­sio­na­les de con­fian­za, al­guien que ga­ran­ti­ce que se va a ha­cer un buen uso de ese ma­te­rial. Ser cus­to­dio de da­tos se­rá una pro­fe­sión con mu­cha sa­li­da en un fu­tu­ro no tan le­jano.

O“Los úni­cos da­tos que yo pro­te­ge­ría con ce­lo son la información ge­né­ti­ca y el ADN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.