La di­fe­ren­cia de BRI­GIT­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDURNE URIARTE

HE ES­CRI­TO va­rias ve­ces sobre las pri­me­ras da­mas, pe­ro casi siem­pre des­de un pun­to de vis­ta es­cép­ti­co, por la in­fluen­cia ne­ga­ti­va y tam­bién im­por­tan­te que otor­go a la ima­gen que trans­mi­ten sobre las mu­je­res. He si­do con ellas casi tan crí­ti­ca co­mo con las aza­fa­tas de las com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas, las que be­san al cam­peón mien­tras ex­hi­ben su be­lle­za fí­si­ca. Por esa per­pe­tua­ción de la ima­gen de mu­jer acom­pa­ñan­te del hom­bre pro­ta­go­nis­ta y po­de­ro­so, in­clu­so de mu­jer flo­re­ro, por ese ti­tu­lar ha­bi­tual de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sobre la “gue­rra de es­ti­los de las pri­me­ras da­mas”, esas fo­to­gra­fías de las pier­nas de ellas en el re­cien­te en­cuen­tro en­tre los pre­si­den­tes de Ar­gen­ti­na y de Es­ta­dos Uni­dos, esas cró­ni­cas sobre sus ves­ti­dos y sus pei­na­dos. Tan an­ti­cua­das, tan re­tró­gra­das. Y, sin em­bar­go, hay una nue­va pri­me­ra dama por la que ten­go que ha­cer una ex­cep­ción, in­clu­so una rec­ti­fi­ca­ción, por la que he de re­co­no­cer la po­si­bi­li­dad de que esa fi­gu­ra pue­da ser po­si­ti­va pa­ra las mu­je­res de hoy en día. Se tra­ta de la nue­va pri­me­ra dama de Fran­cia, Bri­git­te Trog­neux. Por­que ella des­tro­za to­dos los es­que­mas es­ta­ble­ci­dos, en el me­jor sen­ti­do pa­ra las mu­je­res. Por su­pues­to, me re­fie­ro a su edad y a su his­to­ria de amor con Em­ma­nuel Ma­cron. La con­té ha­ce al­gún tiem­po aquí mis­mo, cuan­do él era aún mi­nis­tro de Ho­llan­de y me ad­mi­ra­ba su va­len­tía pa­ra rom­per cli­chés so­cia­les y ca­sar­se con una mu­jer 24 años ma­yor que él, di­vor­cia­da y con hi­jos, ade­más.

SI LAS PRI­ME­RAS

da­mas in­flu­yen con sus imá­ge­nes, Bri­git­te va a con­tri­buir a nor­ma­li­zar una ima­gen in­no­va­do­ra, rup­tu­ris­ta, la de la mu­jer ca­sa­da con un hom­bre mu­cho más jo­ven que ella. Se­rá nue­va­men­te la acom­pa­ñan­te del hom­bre po­de­ro­so, pe­ro cuán di­fe­ren­te a lo visto has­ta aho­ra. Una ima­gen que rom­pe las vie­jas nor­mas so­cia­les que ex­pre­sa­ban la nor­ma­li­dad, el de­re­cho de que los hom­bres se em­pa­re­ja­ran con mu­je­res mu­cho más jó­ve­nes, pe­ro la ra­re­za, la in­con­ve­nien­cia de que fue­ra jus­ta­men­te al re­vés. Has­ta cier­to pun­to, era un ta­bú, un ta­bú que em­pe­za­ron a rom­per al­gu­nas mu­je­res po­de­ro­sas, ac­tri­ces, can­tan­tes y mi­llo­na­rias, pe­ro que aún no ha­bía si­do cues­tio­na­do en po­lí­ti­ca, al me­nos en un lu­gar de tan­ta in­fluen­cia co­mo la pre­si­den­cia de un país im­por­tan­te. Y eso tam­bién es una cues­tión de po­der, de lo que ellos pue­den ha­cer y a ellas no les es­ta­ba per­mi­ti­do. Y qué, di­rán al­gu­nos, qué más da, si los me­dios si­guen ana­li­zan­do sus ves­ti­dos, sus pei­na­dos o sus pier­nas, si la con­tri­bu­ción de Bri­git­te se­rá nue­va­men­te me­di­da por sus acier­tos es­té­ti­cos. In­clu­so en ese su­pues­to, Bri­git­te ha­brá he­cho por el cam­bio so­cial mu­cho más que la in­men­sa ma­yo­ría de las pri­me­ras da­mas, por la fuer­za de su ima­gen al la­do del pre­si­den­te más jo­ven de la his­to­ria de Fran­cia. Di­ga lo que di­ga el pie de fo­to.

Em­ma­nuel Ma­cron y Bri­git­te Trog­neux, con una de sus nie­tas, en la no­che elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.