GUE­RRA La acei­tes de los ali­men­ta­rios

En torno a los in­gre­dien­tes de nues­tra die­ta se es­tá li­bran­do una ba­ta­lla. El fo­co es­tá aho­ra en el acei­te de pal­ma. ¿A quién de­be­mos ha­cer ca­so? Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Co­mo la ma­yo­ría de fa­mi­lias, los Ruiz (Ali­cia y Car­los, de 42 y 44 años, y sus hi­jos Mar­ta y Juan Car­los, de 15 y 14) con­su­mían acei­te de pal­ma casi a dia­rio, sin sa­ber­lo. Des­de que se han en­te­ra­do de que es ma­lo pa­ra la sa­lud, leen to­das las eti­que­tas y ya no com­pran na­da que lo lle­ve, lo cual no es sen­ci­llo por­que, co­mo di­ce Ali­cia, “es­tá en mon­to­nes de pro­duc­tos, des­de salsas a ga­lle­tas y bo­lle­ría, pa­san­do por ape­ri­ti­vos y to­do ti­po de pre­co­ci­na­dos... ade­más de de­ter­gen­tes, cham­pús y cos­mé­ti­cos”. El men­sa­je ha pro­vo­ca­do una reac­ción en con­tra del acei­te de pal­ma y las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos (co­mo Mer­ca­do­na, DIA, Lidl, y Al­cam­po) tra­ba­jan con sus pro­vee­do­res pa­ra que lo eli­mi­nen de sus pro­duc­tos y, cuan­do eso no sea po­si­ble, uti­li­cen so­lo el que tie­ne el cer­ti­fi­ca­do de sos­te­ni­bi­li­dad.

¿La me­jor op­ción?

Ali­cia con­fie­sa, sin em­bar­go, que ya no sa­be qué creer. “Ha­ce años di­je­ron que los acei­tes de gi­ra­sol o de maíz eran más sa­nos que el de oli­va, y lue­go nos con­ta­ron lo con­tra­rio. Des­pués, que las gra­sas del pes­ca­do azul eran per­ju­di­cia­les y, más tar­de, que eran su­per­sa­nas. Lo mis­mo pa­só con los pro­duc­tos que in­di­ca­ban “gra­sas ve­ge­ta­les” en las eti­que­tas, y que lue­go re­sul­tó que eran las ma­lí­si­mas gra­sas trans. Aho­ra nos di­cen que el acei­te de pal­ma es per­ju­di­cial, pe­ro igual den­tro de unos años re­ti­ran lo di­cho”, co­men­ta con son­ri­sa re­sig­na­da. El acei­te de pal­ma es hoy el más con­su­mi­do en el mun­do (con unas ven­tas de 44.000 mi­llo­nes de eu­ros). La in­dus­tria lo adop­tó cuan­do se com­pro­bó que los acei­tes ve­ge­ta­les par­cial­men­te hi­dro­ge­na­dos (gra­sas trans) eran per­ju­di­cia­les. ¿Ven­ta­jas del acei­te de pal­ma? Ade­más de su ba­jo cos­te (650 € la to­ne­la­da, fren­te a los 900 € del acei­te de gi­ra­sol y los 3.500 € del acei­te de oli­va), es se­mi­só­li­do a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te (una ven­ta­ja, por­que las gra­sas só­li­das se ma­ni­pu­lan me­jor), se en­ran­cia me­nos y adop­ta tex­tu­ras ape­te­ci­bles. Pe­ro, ¡ay!, la que pa­re­cía una fan­tás­ti­ca al­ter­na­ti­va pue­de mo­rir de éxi­to: el cul­ti­vo ma­si­vo de ár­bo­les de pal­ma (ne­ce­sa­ria pa­ra aten­der la de­man­da) ha ani­qui­la­do for­mi­da­bles ex­ten­sio­nes de sel­va vir­gen y há­bi­tats de vi­da sal­va­je en los paí­ses pro­duc­to­res, sobre to­do del sud­es­te asiá­ti­co, y pro­vo­ca­do la in­dig­na­ción ge­ne­ral y cen­te­na­res de mo­vi­mien­tos que in­ten­tan pa­rar la des­truc­ción. A eso se aña­de que el acei­te de pal­ma con­tie­ne un 50% de gra­sa sa­tu­ra­da, que au­men­ta el ries­go car­dio­vas­cu­lar y de otras pa­to­lo­gías, y que la OMS acon­se­ja re­du­cir su con­su­mo.

Y aho­ra vie­ne el de­ba­te. Por­que ex­per­tos co­mo el nor­te­ame­ri­cano Bru­ce Fi­fe, mé­di­co y nu­tri­cio­nis­ta que ha de­di­ca­do gran par­te de su vi­da al es­tu­dio de los acei­tes tro­pi­ca­les, in­sis­ten en que la ava­lan­cha de no­ti­cias con­tra el acei­te de pal­ma es par­te de una gue­rra por el con­trol mun­dial de las gra­sas ali­men­ta­rias lan­za­da des­de el sec­tor de las se­mi­llas (maíz, gi­ra­sol, so­ja, col­za...). In­clu­so res­pec­to a la sa­lud, Fi­fe y otros nu­tri­cio­nis­tas dis­tin­guen en­tre el acei­te de pal­ma no re­fi­na­do y de co­lor ro­ji­zo (lo que in­di­ca la pre­sen­cia de be­ta­ca­ro­teno y ase­gu­ra mu­chos otros an­ti­oxi­dan­tes pro­tec­to­res) y el re­fi­na­do, de co­lor blan­co, y mu­cho peor pa­ra la sa­lud, aun­que es el más uti­li­za­do por la in­dus­tria. “Los que de­be­rían preo­cu­par­nos son los acei­tes de se­mi­llas, por­que el 90% de ellos se ob­tie­nen a par­tir de es­pe­cies trans­gé­ni­cas, di­se­ña­das pa­ra to­le­rar al­tas can­ti­da­des de her­bi­ci­das, de efec­tos ne­fas­tos pa­ra la sa­lud y el en­torno”, declara Bru­ce Fi­fe en su li­bro The shoc­king truth about palm oil (La sor­pren­den­te ver­dad sobre el acei­te de pal­ma). “El 80% del acei­te de pal­ma im­por­ta­do por EE.UU. pro­ce­de de Ma­la­sia y lle­ga con su cer­ti­fi­ca­do de sos­te­ni­bi­li­dad. Si el acei­te de pal­ma pier­de la ba­ta­lla, la de­man­da se­rá aten­di­da por los acei­tes de se­mi­llas trans­gé­ni­cas. Co­mo las se­mi­llas ne­ce­si­tan en­tre 10 y 20 ve­ces más te­rreno que la pal­ma de acei­te, aca­ba­re­mos des­ti­nan­do enor­mes ex­ten­sio­nes de tie­rra a su cul­ti­vo. Su­ma a eso el em­pleo ma­si­vo de her­bi­ci­das y los efec­tos son fá­ci­les de pre­ver”.

Si el acei­te de pal­ma pier­de la ba­ta­lla, se­rá sus­ti­tui­do por el de se­mi­llas trans­gé­ni­cas.

Otro li­bro sobre el mis­mo te­ma es L’olio gius­to: Per­ché è scop­pia­ta la gue­rra dell’olio (El acei­te co­rrec­to. Por qué ha es­ta­lla­do la gue­rra del acei­te, sin pu­bli­car en Es­pa­ña), es­cri­to por la pe­rio­dis­ta ita­lia­na Ri­ta Fa­ti­gu­so y Jo­sé Gal­vez, eco­no­mis­ta ecua­to­riano. Cuen­ta có­mo to­do em­pe­zó ha­ce 13 años, cuan­do la Asociación Ame­ri­ca­na de la So­ja pi­dió a la FDA (Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de los EE.UU.) que las eti­que­tas de los ali­men­tos en­va­sa­dos in­di­ca­ran “sin acei­te tropical” o “sin acei­te de pal­ma”, por­que “esos acei­tes pue­den pro­vo­car obe­si­dad y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res” y “no son ame­ri­ca­nos y aten­tan con­tra nues­tra eco­no­mía”. El te­ma aca­bó per­dien­do fue­lle, pe­ro vol­vió a to­mar oxí­geno en 2015, cuan­do Sé­go­lè­ne Ro­yal, en­ton­ces mi­nis­tra de Eco­lo­gía fran­ce­sa, di­jo que no ha­bía que com­prar Nu­te­lla “por­que lle­va acei­te de pal­ma, una es­pe­cie ve­ge­tal que ha des­pla­za­do a la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na”.

De lo bueno y lo ma­lo

Lan­za­do en ple­na Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal del Cli­ma COP21, el co­men­ta­rio de la mi­nis­tra fran­ce­sa in­dig­nó a los ita­lia­nos, pa­ra quie­nes ese pro­duc­to es ob­je­to de ve­ne­ra­ción. En un ac­to de reivin­di­ca­ción, el pri­mer mi­nis­tro ita­liano Mat­teo Ren­zi pi­dió a su mu­jer y su hi­ja que co­mie­ran pan un­ta­do con esa cre­ma de ave­lla­nas an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. Los fa­bri­can­tes del pro­duc­to y de otros que lle­van acei­te de pal­ma ase­gu­ran que, de mo­men­to, es in­sus­ti­tui­ble y han reac­cio­na­do re­du­cien­do la tem­pe­ra­tu­ra em­plea­da en el pro­ce­so de re­fi­na­do, lo que dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de sus­tan­cias que po­drían au­men­tar el ries­go de cán­cer. Con to­do, el de­ba­te no ha ce­di­do. Aho­ra se ci­tan pre­sio­nes del sec­tor de la col­za, que ha re­cu­pe­ra­do su pres­ti­gio y cu­yo cul­ti­vo cre­ce de for­ma des­afo­ra­da. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, los cam­pos de col­za en Es­pa­ña han pa­sa­do de ocu­par 43.000 hec­tá­reas en 2014 a 206.000 en 2016.

Los be­ne­fi­cios del acei­te de oli­va

Por su par­te, el sec­tor oli­va­re­ro es­pa­ñol in­sis­te en com­pa­rar las pro­pie­da­des de cual­quier gra­sa ali­men­ta­ria con las del acei­te de oli­va vir­gen ex­tra (AOVE). Re­co­no­cen que los fre­nos pa­ra su des­pe­gue mun­dial son que “ne­ce­si­ta un ni­cho eco­ló­gi­co de ti­po me­di­te­rrá­neo” y que “el cos­te de pro­du­cir­lo re­sul­ta ele­va- do, lo que re­du­ce su pe­ne­tra­ción en el mer­ca­do”. In­clu­so así, sus ven­tas no de­jan de cre­cer (Chi­na es aho­ra, tras EE.UU. y Ja­pón, el ter­cer ma­yor mer­ca­do pa­ra el AOVE es­pa­ñol), gra­cias en par­te al es­tu­dio PREDIMED (Pre­ven­ción con Die­ta Me­di­te­rrá­nea), uno de los más di­fun­di­dos a ni­vel mun­dial y que ha de­mos­tra­do los mu­chos be­ne­fi­cios de di­cho acei­te. Tan­to, que aho­ra in­clu­so lo re­co­mien­dan las Guías Nu­tri­cio­na­les de los EE.UU. Pa­ra se­pa­rar mi­tos y reali­da­des, he­mos ha­bla­do con uno de los im­pul­so­res y au­tor se­nior del es­tu­dio PREDIMED, el pro­fe­sor de las Uni­ver­si­da­des de Na­va­rra y Har­vard, y miem­bro de CIBEROBN, Miguel Án­gel Mar­tí­nez-gonzález. Es­tas son sus con­clu­sio­nes: Es quí­mi­ca­men­te in­dis­cu­ti­ble que el acei­te de pal­ma es mu­cho más rico en áci­do pal­mí­ti­co (de la pal­ma le vie­ne su nom­bre) que el res­to de los acei­tes. El áci­do pal­mí­ti­co es una gra­sa sa­tu­ra­da y es­tu­dios cien­tí­fi­cos ri­gu­ro­sos in­di­can que la gra­sa sa­tu­ra­da au­men­ta el co­les­te­rol “ma­lo” (LDL) y es un im­por­tan­te fac­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar. Cuan­do el equi­po del dr. Mar­tí­nez-gonzález va­lo­ró en es­tu­dios con mi­les de par­ti­ci­pan­tes y años de du­ra­ción el efec­to de re­du­cir el con­su­mo de gra­sa sa­tu­ra­da y au­men­tar a cam­bio el de gra­sas in­sa­tu­ra­das, y que­dó cla­ro que las in­sa­tu­ra­das son más sa­lu­da­bles que las sa­tu­ra­das. Los pro­ce­sos que al­te­ran la na­tu­ra­le­za de los acei­tes des­vir­túan sus pro­pie­da­des, sea el acei­te que sea. Así se ha de­mos­tra­do con el acei­te de oli­va vir­gen ex­tra fren­te al de oli­va “re­fi­na­do”; o con los acei­tes ve­ge­ta­les in­sa­tu­ra­dos fren­te a los par­cial­men­te hi­dro­ge­na­dos (gra­sas trans). Es mu­cho me­jor pa­ra la sa­lud evi­tar los pro­duc­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos y sus­ti­tuir­los por no pro­ce­sa­dos. Es un error creer que, eli­mi­nan­do el acei­te de pal­ma de un ali­men­to al­ta­men­te pro­ce­sa­do, es­te se con­ver­ti­rá en sa­lu­da­ble. Ri­cos en azú­ca­res aña­di­dos, ha­ri­nas re­fi­na­das y gra­sas po­co re­co­men­da­bles, esos pro­duc­tos son una ma­la al­ter­na­ti­va nu­tri­cio­nal. Con­vie­ne sa­ber que el acei­te de pal­ma pue­de ve­nir ci­ta­do en las eti­que­tas co­mo acei­te de pal­mis­te, oleí­na de pal­ma, es­tea­ri­na de pal­ma, man­te­ca de pal­ma e in­clu­so gra­sa hi­dro­ge­na­da de pal­mis­te. Aun­que el acei­te hi­dro­ge­na­do de pal­mis­te con­tie­ne me­nos gra­sas trans que otros acei­tes hi­dro­ge­na­dos, su con­su­mo no es en ab­so­lu­to acon­se­ja­ble.

Es un error creer que, sin es­te acei­te, un pro­duc­to muy pro­ce­sa­do se­rá más sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.