LA NUEVA VI­DA DE ISA­BEL ALLEN­DE

Tras una se­pa­ra­ción y una di­fí­cil eta­pa per­so­nal, la es­cri­to­ra chi­le­na re­gre­sa con una nueva no­ve­la, que pre­sen­ta es­ta mis­ma se­ma­na en Madrid. Una his­to­ria de in­mi­gra­ción, do­lor y se­gun­das opor­tu­ni­da­des, que des­ti­la es­pe­ran­za. Por Mª Jo­sé Ba­rre­ro / Fotos:

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Apun­to de cum­plir los 75 años y con más de 65 mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos de sus 22 no­ve­las, Isa­bel Allen­de po­día ha­ber op­ta­do por dis­fru­tar de una ju­bi­la­ción do­ra­da en San Fran­cis­co, gra­cias al ré­di­to de tí­tu­los co­mo La ca­sa de los es­pí­ri­tus o Eva Lu­na. Po­dría dis­traer­se dan­do con­fe­ren­cias y ocu­pán­do­se de la fun­da­ción que creó tras la muer­te de su hi­ja Pau­la y des­de la que fi­nan­cia pro­gra­mas de ayu­da a co­lec­ti­vos des­fa­vo­re­ci­dos, so­bre to­do mu­je­res y ni­ños. Pe­ro la chi­le­na, la es­cri­to­ra vi­va más leí­da del mun­do en es­pa­ñol, no pien­sa de­jar de mo­men­to la li­te­ra­tu­ra. Tras su se­pa­ra­ción des­pués de 28 años de ma­tri­mo­nio y la muer­te de va­rios ami­gos –en­tre ellos su agen­te, Car­men Bal­cells–, atra­ve­só una eta­pa di­fí­cil. Pe­ro ha vuel­to con fuer­za y con una no­ve­la (la 23) ba­jo el bra­zo, Más allá del in­vierno (Pla­za y Ja­nés). Di­cen sus edi­to­res que es­ta es una de sus obras más per­so­na­les. Una in­mi­gran­te ile­gal gua­te­mal­te­ca, una chi­le­na exi­lia­da (co­mo ella) y un ma­du­ro nor­te­ame­ri­cano, que atra­vie­san el más du­ro in­vierno de sus vi­das, pro­ta­go­ni­zan una his­to­ria de se­gun­das opor­tu­ni­da­des en la Amé­ri­ca pre­via a la ad­mi­nis­tra­ción Trump, pe­ro don­de ya se re­fle­ja el re­cha­zo al di­fe­ren­te. Ella, que lle­va más de 40 años vi­vien­do fue­ra de Chi­le y ca­si 30 en Es­ta­dos Uni­dos, cree que “na­die es ile­gal en es­ta vi­da, to­dos te­ne­mos de­re­cho a vi­vir en el mun- do”. De in­mi­gra­ción, tra­ge­dias per­so­na­les y la es­pe­ran­za que ofre­ce el amor ha­bla­mos con ella po­co an­tes de que via­je a Madrid pa­ra pre­sen­tar su no­ve­la en la Fe­ria del Li­bro.

Mu­jer­hoy. ¿Qué tie­ne de especial pa­ra us­ted es­ta no­ve­la res­pec­to a las an­te­rio­res? Isa­bel Allen­de. Es­te li­bro es muy con­tem­po­rá­neo. Su­ce­de en tres días, en enero de 2016, en el es­ta­do de Nueva York, y uno de los per­so­na­jes es una pe­rio­dis­ta chi­le­na de 60 años, que ha vi­vi­do la ex­pe­rien­cia del gol­pe mi­li­tar de 1973 y del exi­lio. Aun­que yo no soy Lu­cía Ma­raz, hay mu­cho de mi vi­da y mi ca­rác­ter en ella.

Di­ce us­ted en el li­bro que la idea sur­gió en la Na­vi­dad de 2015, mien­tras to­ma­ba un ca­fé con un al­gu­nos familiares y ami­gos... Sí, en la Na­vi­dad de 2015 es­ta­ba con mi fa­mi­lia en Brooklyn, pen­san­do en la no­ve­la que de­bía co­men­zar el 8 de enero del año si­guien­te. No te­nía na­da en la men­te, pe­ro eso no me li­bra­ba de la obli­ga­ción que me he im­pues­to de co­men­zar un li­bro en esa fe­cha. Sé que la ins­pi­ra­ción ven­drá si ten­go la dis­ci­pli­na de sen­tar­me an­te la compu­tado­ra ca­da día. La fa­mi­lia y un par de ami­gos me su­gi­rie­ron que es­cri­bie­ra so­bre la ca­sa que ha­bía­mos al­qui­la­do pa­ra esas va­ca­cio­nes, so­bre al­gu­nos cri­mi­na­les de la ma­fia que an­tes vi­vían en ese ba­rrio... Esas ideas y otras que flo­ta­ban en el ai­re o en mi me­mo­ria me die­ron el su­fi­cien­te ma­te­rial pa­ra co­men­zar una his­to­ria el 8 de enero. Dos se­ma­nas más tar­de, una

tre­men­da tormenta de nie­ve azo­tó la cos­ta es­te de los Es­ta­dos Uni­dos, especialmente el es­ta­do de Nueva York. Y eso fue lo que yo ne­ce­si­ta­ba pa­ra dar­le for­ma a mi no­ve­la: tres per­so­na­jes atra­pa­dos en una tormenta tres días. Lo que les su­ce­de los ha­ce cam­biar.

Po­co des­pués de co­men­zar el li­bro, re­co­no­ció que atra­ve­sa­ba un pe­rio­do de se­quía pro­duc­ti­va, por su se­pa­ra­ción y la muer­te de va­rios ami­gos. ¿Le ha cos­ta­do mu­cho ter­mi­nar­lo? ¿Có­mo ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar­se? Es cier­to que es­ta­ba pa­san­do por una ma­la ra­cha: me ha­bía se­pa­ra­do de mi ma­ri­do des­pués de 28 años jun­tos, se mu­rie­ron un par de ami­gos y mi pe­rra Oli­via, de­jé mi ca­sa, me des­pren­dí de lo que con­te­nía y em­pe­cé con di­fi­cul­tad una vi­da di­fe­ren­te de mu­jer so­la a los se­ten­ta y tan­tos años. Sa­bía que la es­cri­tu­ra po­día ayu­dar­me a su­pe­rar ese mo­men­to y me im­pu­se la ta­rea de es­cri­bir otra no­ve­la. La dis­ci­pli­na sir­ve mu­cho en es­tos casos, pe­ro tam­bién me ayu­da­ron el ca­ri­ño de mi fa­mi­lia y al­gu­nos ami­gos, otro pe­rro y la leal­tad del equi­po que tra­ba­ja con­mi­go en mi ofi­ci­na y mi fun­da­ción. Pa­ra mí, es im­por­tan­te man­te­ner­me ocu­pa­da y co­nec­ta­da con mi gen­te y con mis lec­to­res.

Du­ran­te su ma­tri­mo­nio, su ma­ri­do y us­ted per­die­ron a tres hi­jos. Wi­llie y yo per­di­mos a mi hi­ja Pau­la, que mu­rió por una cri­sis de por­fi­ria y ne­gli­gen­cia en el hos­pi­tal, y a Jen­ni­fer y Har­leigh, hi­jos de Wi­llie, que fue­ron víc­ti­mas de las dro­gas. No sé có­mo per­ma­ne­ci­mos jun­tos 28 años, te­nía­mos el co­ra­zón ro­to. Al fi­nal, nos se­pa­ra­mos. Su­pon­go que hay pa­re­jas que so­bre­vi­ven a esa tra­ge­dia, pe­ro no fue nues­tro ca­so.

¿Por qué de­ci­dió cen­trar es­ta his­to­ria en una in­mi­gran­te ile­gal?

Cuan­do co­men­cé la no­ve­la, Trump ni si­quie­ra era can­di­da­to a la Pre­si­den­cia to­da­vía. Pe­ro el dra­ma de los re­fu­gia­dos y los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos es­ta­ba ya en el ai­re, no so­lo en Eu­ro­pa, tam­bién en los Es­ta­dos Uni­dos. Lle­va­ba va­rios me­ses es­cri­bien­do Más allá del in­vierno, uno de cu­yos per­so­na­jes es una mu­cha­cha in­mi­gran­te de Gua­te­ma­la, víc­ti­ma de la vio­len­cia de las pan­di­llas que han diez­ma­do a su fa­mi­lia, cuan­do Trump co­men­zó a exa­cer­bar el odio con­tra los his­pa­nos, los mu­sul­ma­nes y los ex­tran­je­ros en ge­ne­ral. El po­pu­lis­mo y na­cio­na­lis­mo, que Trump re­pre­sen­ta, siem­pre re­cu­rre a la xe­no­fo­bia y ne­ce­si­ta de un chi­vo ex­pia­to­rio. Es di­fí­cil pa­ra quien no lo ha ex­pe­ri­men­ta­do po­ner­se en el ca­so de los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos. Na­die de­ja por gus­to to­do lo que le es fa­mi­liar –sus pa­rien­tes, sus ami­gos, su ca­sa, su tie­rra, su len­gua, sus cos­tum­bres...–. Lo ha­ce por ex­tre­ma ne­ce­si­dad, por es­ca­par de la vio­len­cia o la ex­tre­ma po­bre­za. Hay que po­ner­se en el ca­so de quien arries­ga su vi­da y la de sus hi­jos pa­ra es­ca­par de su país y bus­car re­fu­gio en otro, don­de por lo ge­ne­ral es re­ci­bi­do con hos­ti­li­dad.

¿Us­ted tam­bién ha vi­vi­do el dra­ma de la in­mi­gra­ción ile­gal?

Fui re­fu­gia­da po­lí­ti­ca en Venezuela, don­de lle­gué con una vi­sa de tu­ris­ta que ex­pi­ró tres me­ses más tar­de, pe­ro no fui in­do­cu­men­ta­da por mu­cho tiem­po. Venezuela, en aque­lla épo­ca, era un país ge­ne­ro­so y abier­to, don­de lle­ga­ban mi­les de in­mi­gran­tes de to­das par­tes del mun­do y de exi­lia­dos del sur del con­ti­nen­te, que su­frían la re­pre­sión de bru­ta­les dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. Era fácil obtener la re­si­den­cia. Y, aun­que he si­do ex­tran­je­ra en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te más de 30 años, he te­ni­do suer­te y no pue­do de­cir que ha­ya su­fri­do per­so­nal­men­te el dra­ma de tan­tas per­so­nas que vi­ven in­do­cu­men­ta­das. Pe­ro mi fun­da­ción tra­ba­ja con in­mi­gran­tes y me to­ca ver casos muy trá­gi­cos. Eso ins­pi­ró el per­so­na­je de Evelyn Or­te­ga en mi no­ve­la.

¿Por qué cree que los in­mi­gran­tes son el chi­vo ex­pia­to­rio de Trump y de mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos?

La idea del chi­vo ex­pia­to­rio es tí­pi­ca de los go­bier­nos po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas. En Es­ta­dos Uni­dos hay mi­llo­nes de per­so­nas, especialmente blan­cos con po­ca edu­ca­ción, que han per­di­do sus tra­ba­jos o ven que sus in­gre­sos no al­can­zan pa­ra vi­vir y me­nos pa­ra sos­te­ner “el sue­ño ame­ri­cano”, es de­cir, la idea de que con es­fuer­zo cual­quie­ra pue­de pro­gre­sar. Cul­pan a

Al em­pe­zar la no­ve­la, Trump ni era can­di­da­to. Pe­ro el dra­ma de los in­mi­gran­tes es­ta­ba ya en el ai­re.

la glo­ba­li­za­ción y a los in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, que es­tán dis­pues­tos a em­plear­se en las la­bo­res que nin­gún ame­ri­cano desea ha­cer por tan ba­ja re­mu­ne­ra­ción, pe­ro la cau­sa prin­ci­pal es que la tec­no­lo­gía ha re­vo­lu­cio­na­do la in­dus­tria y eli­mi­na­do em­pleos de mano de obra, y que la ma­la dis­tri­bu­ción del di­ne­ro ha crea­do una tre­men­da dis­pa­ri­dad en­tre el 1% de la po­bla­ción que ha acu­mu­la­do de­ma­sia­do y el res­to, que vi­ve en­deu­da­do. Es­ta di­fe­ren­cia crea re­sen­ti­mien­to y even­tual­men­te se tra­du­ce en vio­len­cia. Y Trump ha sa­bi­do uti­li­zar ese re­sen­ti­mien­to.

¿Có­mo va­lo­ra los pri­me­ros me­ses del Go­bierno de Trump?

La po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción ha dis­mi­nui­do la en­tra­da de in­do­cu­men­ta­dos, por­que la gen­te tie­ne mu­cho mie­do de arries­gar­se a cru­zar la fron­te­ra. Y tam­bién ha crea­do una si­tua­ción de gran in­se­gu­ri­dad pa­ra los que vi­ven en el país, por­que pue­den ser de­por­ta­dos. Hay casos de ni­ños que que­dan aban­do­na­dos por­que los pa­dres son de­por­ta­dos.

¿Y qué pue­den ha­cer los in­mi­gran­tes an­te esa si­tua­ción? ¿Có­mo de­be­ría im­pli­car­se, a su jui­cio, el res­to del país?

Los in­mi­gran­tes his­pa­nos se es­tán or­ga­ni­zan­do pa­ra man­te­ner­se in­for­ma­dos so­bre sus de­re­chos y so­bre las ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen ayu­da, co­mo igle­sias y ciu­da­des que son san­tua­rio. La xe­no­fo­bia de Trump y de una par­te de la po­bla­ción es­tá con­fron­ta­da por mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos, que tie­nen una ac­ti­tud de ge­ne­ro­si­dad y aco­gi­da, y por las le­yes del país, que tra­di­cio­nal­men­te ha re­ci­bi­do in­mi­gran­tes y les ha da­do la opor­tu­ni­dad de for­mar par­te de es­ta so­cie­dad. No ol­vi­de­mos que, ex­cep­to los pue­blos ori­gi­na­rios de Nor­tea­mé­ri­ca, to­dos son des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes. La fuer­za de Es­ta­dos Uni­dos pro­vie­ne de los in­mi­gran­tes, que ca­si siem­pre son jó­ve­nes, am­bi­cio­sos, va­lien­tes y sa­nos. Los an­cia­nos, dé­bi­les y en­fer­mos que­dan atrás.

A pe­sar de la di­fí­ci­les his­to­rias de sus pro­ta­go­nis­tas, al fi­nal de Más allá del in­vierno que­da un po­so de es­pe­ran­za. “El úni­co re­me­dio pa­ra tan­ta des­gra­cia es el amor”, es­cri­be. ¿Tam­bién en la vi­da real? Creo en el mag­ní­fi­co po­der del amor, que pue­de mi­ti­gar el do­lor y a ve­ces pue­de sa­nar­nos. Lo he ex­pe­ri­men­ta­do en mi pro­pia vi­da. Me han su­ce­di­do al­gu­nas des­gra­cias bas­tan­te gra­ves, pe­ro nunca he es­ta­do de­pri­mi­da, por­que no me ha fal­ta­do amor. He te­ni­do siem­pre el amor in­con­di­cio­nal de mi ma­dre y de mi hi­jo Ni­co­lás, y tam­bién el amor de otras per­so­nas maravillosas, co­mo mi nue­ra Lo­ri, mi pa­dras­tro, que tie­ne 100 años, mis nie­tos y al­gu­nos ami­gos.

“En me­dio del in­vierno apren­dí por fin que ha­bía en mí un ve­rano in­ven­ci­ble”, di­ce uno de sus per­so­na­jes, ci­tan­do a Albert Ca­mus. ¿Ha lle­ga­do ya su “ve­rano in­ven­ci­ble”? Pue­do ase­gu­rar que nunca he es­ta­do de­pri­mi­da por­que ten­go aden­tro mi pro­pio ve­rano in­ven­ci­ble. En me­dio de las si­tua­cio­nes más os­cu­ras de mi vi­da, co­mo el año te­rri­ble de la en­fer­me­dad y la muer­te de Pau­la, sa­bía que eso no se­ría eterno y que ha­bía luz y ale­gría en el mun­do, aun­que en ese mo­men­to yo no pu­die­ra per­ci­bir­las.

¿Y qué eta­pa vi­tal es­tá vi­vien­do aho­ra? ¿Es­tá dis­pues­ta a se­guir des­cu­brien­do co­sas nue­vas, a vi­vir un nue­vo amor?

Es­toy vi­vien­do una épo­ca muy lin­da de mi vi­da: un nue­vo y ma­ra­vi­llo­so amor. En junio del año pa­sa­do re­ci­bí un men­sa­je por co­rreo elec­tró­ni­co de un hom­bre que me es­cu­chó por la ra­dio. Ese fue el co­mien­zo de una de­li­ca­da co­rres­pon­den­cia dia­ria en que él me sa­lu­da­ba ca­da ma­ña­na con una fo­to de su jar­dín, o de su ca­pu­chino, o de los ár­bo­les del par­que, y me des­pe­día ca­da no­che con otro men­sa­je. Se lla­ma Ro­ger, es viu­do, abo­ga­do, tra­ba­ja y vi­ve en Nueva York. Por fin nos co­no­ci­mos en oc­tu­bre, cuan­do fui por tra­ba­jo. Di­ga­mos que fue amor a primera vis­ta, lo que ra­ra vez ocu­rre a nues­tra edad. Des­de en­ton­ces, nos he­mos vis­to ca­da dos o tres se­ma­nas. El plan es que él se ven­ga a vi­vir a California con­mi­go en un futuro cer­cano.

¿Y es­te año ha re­cu­pe­ra­do el rito de co­men­zar un li­bro el 8 de enero? ¿Se sien­te con fuer­zas?

Es­te nue­vo amor ha re­no­va­do la ener­gía y lu­mi­no­si­dad de mi “ve­rano in­ven­ci­ble”. Es­toy en­tu­sias­ma­da con la pers­pec­ti­va de co­men­zar otra vi­da con Ro­ger y me so­bra en­tu­sias­mo pa­ra se­guir es­cri­bien­do. Ya es­toy in­ves­ti­gan­do pa­ra la no­ve­la que qui­sie­ra em­pe­zar el 8 de enero de 2018.

Más allá del in­vierno, de Isa­bel Allen­de (Pla­za y Ja­nés), a la ven­ta el 1 de junio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.