LAS HOR­MO­NAS Y TU DIE­TA

Si al­ma­ce­nas la gra­sa que de­be­rías que­mar, qui­zá te con­ven­ga re­se­tear las hor­mo­nas im­pli­ca­das en el pro­ce­so. Por suer­te, hay es­tra­te­gias que ayu­dan. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Em­pe­cé a en­gor­dar en la ado­les­cen­cia y ya no he pa­ra­do He pa­sa­do mu­cha ham­bre y, en­tre die­ta y die­ta (las he pro­ba­do to­das y to­das por li­bre), he te­ni­do anemia y de­pre­sión. Ha­ce unos me­ses, ti­ré la toa­lla y con­sul­té a una en­do­cri­nó­lo­ga. Tras un exa­men fí­si­co, mon­to­nes de pre­gun­tas y una ana­lí­ti­ca, me di­jo que mi ex­ce­so de pe­so te­nía que ver con un des­equi­li­brio hormonal aso­cia­do a es­trés cró­ni­co”, nos cuen­ta Lu­cía, pe­rio­dis­ta de 32 años. “Ese es­trés que nunca ce­de pro­vo­ca in­fla­ma­ción y al­te­ra los ni­ve­les de cor­ti­sol y de otras hor­mo­nas que ha­cen que al­ma­ce­ne­mos gra­sa en zo­nas es­pe­cí­fi­cas”, acla­ra Sa­ra Gott­fried, au­to­ra de The Hor­mo­ne Re­set Diet (La die­ta que re­se­tea las hor­mo­nas). Es­ta mé­di­co y gi­ne­có­lo­ga, gra­dua­da en Har­vard y en el Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, ex­pli­ca có­mo la si­lue­ta (que acu­mu­le­mos gra­sa en el ab­do­men, los mus­los o en el cue­llo, por ejem­plo) y nues­tro es­ti­lo de vi­da dan pis­tas so­bre problemas hor­mo­na­les que se ocul­tan tras el ex­ce­so de pe­so. “Ol­vi­da­mos que las hor­mo­nas son au­tén­ti­cas bom­bas quí­mi­cas que dic­tan fun­cio­nes or­gá­ni­cas, en­tre ellas el me­ta­bo­lis­mo, los ni­ve­les de ener­gía, el es­ta­do de áni­mo, la com­po­si­ción bac­te­ria­na in­tes­ti­nal y has­ta la adic­ción a los dul­ces. Si no tra­tas el pro­ble­ma hormonal, los pla­nes de pér­di­da de pe­so aca­ban fa­llan­do”, sen­ten­cia Gott­fried. Con los úl­ti­mos es­tu­dios en la mano, a con­ti­nua­ción te mos­tra­mos las hor­mo­nas que es­tán re­la­cio­na­das con la re­sis­ten­cia a per­der pe­so. Por suer­te, exis­ten es­tra­te­gias pa­ra “re­se­tear­las”. ¿Quie­res sa­ber có­mo?

In­su­li­na, la hor­mo­na del azú­car

Así fun­cio­na. Cuan­do co­mes, tus ni­ve­les de glu­co­sa o azú­car en san­gre au­men­tan y el pán­creas res­pon­de se­gre­gan­do in­su­li­na, en­car­ga­da de re­dis­tri­buir ese azú­car a to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo, que la uti­li­zan co­mo ener­gía. Las co­sas se com­pli­can cuan­do la die­ta es siem­pre ri­ca en azú­ca­res y/o car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos (que el or­ga­nis­mo trans­for­ma rá­pi­da­men­te en azú­car). “Co­mo las cé­lu­las no sa­ben qué ha­cer con tan­to azú­car dis­po­ni­ble, el sistema se gri­pa, fa­vo­re­cien­do la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. Re­la­cio­na­da con au­men­to de pe­so y con adic­ción a los ali­men­tos ri­cos en azú­ca­res e hi­dra­tos re­fi­na­dos (ha­ri­nas blan­cas), la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na es la an­te­sa­la de la dia­be­tes ti­po 2”, ex­pli­ca Gott­fried. Lo que di­ce la si­lue­ta. La re­sis­ten­cia a la in­su­li­na fa­vo­re­ce la acu­mu­la­ción de gra­sa en la par­te ba­ja del

ab­do­men. Es­te ti­po de gra­sa ab­do­mi­nal o vis­ce­ral ro­dea los ór­ga­nos in­ter­nos y tie­ne efec­to in­fla­ma­to­rio, mu­cho peor pa­ra la sa­lud que la gra­sa sub­cu­tá­nea, res­pon­sa­ble de la piel de na­ran­ja. Qué pue­des ha­cer. Evi­ta los azú­ca­res aña­di­dos y la co­mi­da rá­pi­da, y op­ta por ali­men­tos fres­cos con ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co (IG), que au­men­tan len­ta­men­te los ni­ve­les de azú­car en san­gre y, de ese mo­do, per­mi­ten que la in­su­li­na ac­túe de for­ma más efi­caz. El ín­di­ce glu­cé­mi­co (IG) in­di­ca la ca­pa­ci­dad que tie­ne un ali­men­to pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de azú­car en san­gre des­pués de con­su­mir­lo. La glu­co­sa, tie­ne un IG de 100. Un IG su­pe­rior a 70 se con­si­de­ra al­to. En­tre 55 y 70 se con­si­de­ra mo­de­ra­do. In­fe­rior a 55 es ba­jo. En ge­ne­ral, los ali­men­tos ri­cos en fi­bra y que se di­gie­ren len­ta­men­te tie­nen un IG más ba­jo que los po­bres en fi­bra y que se di­gie­ren rá­pi­da­men­te. Pue­des en­con­trar la lis­ta de ín­di­ce glu­cé­mi­co de los ali­men­tos en la web fun­da­cion­dia­be­tes.org.

Cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés

La re­sis­ten­cia a la in­su­li­na fa­vo­re­ce la acum­la­ción de gra­sa en el ba­jo vien­tre.

Así fun­cio­na. A lo lar­go de mi­le­nios, el es­trés (y el cor­ti­sol que el or­ga­nis­mo pro­du­ce en si­tua­cio­nes de es­trés) nos per­mi­tió sa­lir dis­pa­ra­dos an­te una ame­na­za o bien ha­cer­le fren­te. El pro­ble­ma es que el es­ti­lo de vi­da ac­tual nos man­tie­ne siem­pre es­tre­sa­das y con ni­ve­les de cor­ti­sol al­tos. En­tre los efec­tos de ese es­trés cró­ni­co se ci­tan la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na y un au­men­to de la gra­sa cor­po­ral. Lo que di­ce la si­lue­ta. Al­tos ni­ve­les de es­trés y cor­ti­sol fa­vo­re­cen esos vien­tres re­don­dos en los que la gra­sa se acu­mu­la des­de de­ba­jo del pe­cho. Tam­bién pue­den pro­du­cir re­ten­ción de lí­qui­dos y au­men­to de gra­sa en la zo­na del ros­tro, los hom­bros y la es­pal­da. Qué pue­des ha­cer. Re­cu­rre a téc­ni­cas de re­la­ja­ción, me­di­ta­ción, o res­pi­ra­ción pro­fun­da. Los ma­sa­jes terapéuticos pue­den me­jo­rar el dre­na­je lin­fá­ti­co y su­ple­men­tos de mag­ne­sio, va­le­ria­na y pa­si­flo­ra tie­nen efec­to re­la­jan­te y te ayu­da­rán a dor­mir me­jor. Un sue­ño re­pa­ra­dor con­tri­bu­ye a re­gu­lar los ni­ve­les de cor­ti­sol y de lep­ti­na en tu or­ga­nis­mo.

Es­tró­ge­nos, hor­mo­nas fe­me­ni­nas

Así fun­cio­nan. Los es­tró­ge­nos se com­bi­nan con la pro­ges­te­ro­na en un frá­gil equi­li­brio que, si se al­te­ra (ya sea por to­mar an­ti­con­cep­ti­vos, por des­arre­glos hor­mo­na­les o por la me­no­pau­sia), afec­ta al me­ta­bo­lis­mo. Lo que di­ce la si­lue­ta. Cuan­do fal­tan es­tró­ge­nos (co­mo en la me­no­pau­sia), las gra­sas se acu­mu­lan so­bre to­do en la zo­na de la cin­tu­ra, el vien­tre y los bra­zos. El ex­ce­so de es­tró­ge­nos (lo que pue­de ocu­rrir cuan­do se to­man cier­tos an­ti­con­cep­ti­vos ora­les) fa­vo­re­ce la re­ten­ción de lí­qui­dos y la acu­mu­la­ción de gra­sa en los mus­los y las ro­di­llas. Qué pue­des ha­cer. Con­sul­ta a tu gi­ne­có­lo­go si te con­vie­ne cam­biar de an­ti­con­cep­ti­vo o si ne­ce­si­tas al­gún tratamiento hormonal.

El ejer­ci­cio fí­si­co y dor­mir bien ac­ti­va la pro­duc­ción de hor­mo­na del cre­ci­mien­to.

GH, hor­mo­na del cre­ci­mien­to Así fun­cio­na. Te hi­zo cre­cer cuan­do eras ni­ña y aho­ra te ayu­da a sin­te­ti­zar las pro­teí­nas, a fa­bri­car múscu­lo, a man­te­ner la ma­sa ósea y a me­ta­bo­li­zar la gra­sa, en­tre otras co­sas. Eso, si to­do fun­cio­na bien. Por­que cuan­do dis­mi­nu­yen los ni­ve­les de GH (si­glas de growth hor­mo­ne, en in­glés), al­go muy pro­ba­ble a me­di­da que cum­pli­mos años o la GH no fun­cio­na de­bi­da­men­te, to­das esas fun­cio­nes se ven al­te­ra­das. Lo que di­ce la si­lue­ta. Va­rios es­tu­dios re­la­cio­nan ni­ve­les ba­jos de GH con el au­men­to de gra­sa cor­po­ral (especialmente en la zo­na del ab­do­men) y pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar y ósea, ade­más de re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, hi­per­ten­sión, ba­jo de­seo se­xual e ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Qué pue­des ha­cer. So­bre to­do, mo­ver­te más, por­que el ejer­ci­cio fí­si­co ac­ti­va la GH. Tam­bién es re­co­men­da­ble que re­duz­cas el con­su­mo de azú­car y adop­tes téc­ni­cas de re­la­ja­ción, que ha­cen des­cen­der los ni­ve­les de in­su­li­na y re­equi­li­bran los de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to. Dor­mir bien es esen­cial, por­que la fal­ta de sue­ño re­du­ce la pro­duc­ción de es­ta hor­mo­na. Otros es­tu­dios in­di­can que to­mar me­la­to­ni­na pue­de au­men­tar la GH. Uno pu­bli­ca­do en Jour­nal of the In­ter­na­tio­nal So­ciety of Sports Nu­tri­tion com­pro­bó que una do­sis de 5 mg de me­la­to­ni­na por la no­che la au­men­ta­ba en un 157%. Si bien la terapia con hor­mo­na del cre­ci­mien­to (so­ma­to­tro­pi­na in­yec­ta­da o en otras pre­sen­ta­cio­nes) es­tá in­di­ca­da en ni­ños de ta­lla ba­ja pa­ra su edad o en afec­ta­dos con el sín­dro­me de Pra­der­willy, no se acon­se­ja en adul­tos, por sus efec­tos me­ta­bó­li­cos, sal­vo que la pres­cri­ba un mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.