LILY CO­LLINS Y LA BE­LLE­ZA

Tie­ne 28 años y ya ha pu­bli­ca­do sus me­mo­rias. Las de una vi­da de éxi­tos y su­pera­ción. En ellas ha­bla tam­bién so­bre la be­lle­za, de la que nos da su pun­to de vis­ta co­mo em­ba­ja­do­ra de Lan­cô­me. Por C. Uran­ga Fotos: Alexi Lu­bo­mirs­ki

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Las co­sas po­co co­mu­nes son las que mar­can tu be­lle­za”

cuan­do cre­ces en el Holly­wood de las Kar­das­hian y tie­nes un pa­dre de nom­bre Phil Co­llins, la pa­la­bra pri­vi­le­gio co­bra un nue­vo sig­ni­fi­ca­do. Y sin em­bar­go, Lily Co­llins sa­be per­fec­ta­men­te lo que cues­ta en­con­trar un lu­gar en el mun­do por sí mis­ma. “Mi ape­lli­do no de­fi­ne mis ex­pe­rien­cias”, ase­gu­ra. Pro­ba­ble­men­te sí lo ha­gan su es­pí­ri­tu in­que­bran­ta­ble y su ca­pa­ci­dad pa­ra ver siem­pre el la­do po­si­ti­vo de las co­sas. Y no nos ol­vi­de­mos de su in­na­to sen­ti­do de la ele­gan­cia y de esas ce­jas in­ten­sas y en­vi­dia­bles, que le hi­cie­ron en­ten­der des­de muy jo­ven que ser di­fe­ren­te es siem­pre un pun­to a fa­vor. “Mi ma­dre me lo re­pe­tía tan­to que lo con­vir­tió en mi man­tra per­so­nal: son esas

pe­que­ñas co­sas po­co con­ven­cio­na­les las que mar­can tu be­lle­za”. Aho­ra brin­da por ellas co­mo fe­liz em­ba­ja­do­ra de Lan­cô­me. Con la fir­ma fran­ce­sa se sien­te especialmente uni­da “por esa for­ma eu­ro­pea de ver las co­sas”, ex­pli­ca. Des­pués de to­do, Co­llins na­ció en el Reino Uni­do y vi­vió allí has­ta los seis años, cuan­do sus pa­dres se se­pa­ra­ron y se fue con su ma­dre a Los Án­ge­les.

La ma­du­rez de Lily

Pe­ro, a pe­sar de su ape­lli­do, las co­sas no han si­do fá­ci­les. “Me han di­cho no tan­tí­si­mas ve­ces que al fi­nal em­pe­cé a en­ten­der que esos pa­pe­les no es­ta­ban he­chos pa­ra mí. Creo fir­me­men­te que to­do su­ce­de por al­gu­na ra­zón y que lo que ha­ces te lle­va a al­go me­jor en el futuro”, ex­pli­ca. Y pre­ci­sa­men­te el su­yo la ha eri­gi­do en in­fluen­cer. Pe­ro con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Por­que Lily Co­llins uti­li­za a sus seis mi­llo­nes y me­dio de se­gui­do­res en Ins­ta­gram pa­ra al­go más que lu­cir mo­de­li­tos. “Esa co­mu­ni­dad de mu­je­res que co­men­ta mis fotos y que se desaho­ga so­bre sus problemas es lo que me ha ins­pi­ra­do pa­ra es­cri­bir mis me­mo­rias”, afir­ma. Ca­be pre­gun­tar­se cuán­ta vi­da in­tere­san­te pue­de ha­ber en al­go más de un cuar­to de si­glo de exis­ten­cia. Pe­ro la res­pues­ta va por otros de­rro­te­ros. Un­fil­te­red: no sha­me, no re­grets, just me (Sin fil­tro, sin ver­güen­za, sin re­mor­di­mien­tos, así soy yo, que aca­ba de pu­bli­car­se en EE.UU.) es un li­bro que cir­cu­la por esos ve­ri­cue­tos com­ple­jos en los que se me­ten mu­chas ado­les­cen­tes: tras­tor­nos de ali­men­ta­ción, re­la­cio­nes abu­si­vas... Co­llins ha­bla de eso sin ta­pu­jos. Tam­bién so­bre la di­fi­cul­tad de en­ca­jar en los cá­no­nes es­té­ti­cos y lo di­fí­cil que es triun­far en Holly­wood. Cuan­do era ado­les­cen­te, pro­bó suer­te co­mo mo­de­lo. No le gus­tó la ex­pe­rien­cia y en­con­tró otra for­ma de ex­pre­sar sus in­quie­tu­des. A los 18 te­nía una co­lum­na en el Elle Girl bri­tá­ni­co y a los 19 ha­cía en­tre­vis­tas pa­ra

Cos­mo­po­li­tan. Du­ran­te to­do ese tiem­po, no de­jó de acu­dir a au­di­cio­nes. Pe­ro el éxi­to la ha elu­di­do en más oca­sio­nes de las que na­die es­ta­ría dis­pues­to a con­fe­sar. Por eso sa­be lo que cues­ta con­se­guir las co­sas. Co­mo la no­mi­na­ción a un Glo­bo de Oro que lo­gró por La ex­cep­ción a la re­gla. O la ala­ban­za de la crí­ti­ca por su tra­ba­jo en To The Bo­ne, en la que in­ter­pre­ta a una ado­les­cen­te anoré­xi­ca. “Re­ci­bir ese guión fue el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra cen­trar el li­bro” ex­pli­có. Por­que mi­rar de fren­te a su pa­sa­do la ha ayu­da­do a va­lo­rar lo que de ver­dad im­por­ta. Por eso, pa­ra ella, “la be­lle­za es la acep­ta­ción y la fe­li­ci­dad que sur­ge de uno mis­mo”.

To­do su­ce­de por una ra­zón. Lo que ha­ces te lle­va a al­go me­jor en el futuro. ”

La ac­triz y aho­ra es­cri­to­ra Lily Co­llins, en Los Án­ge­les.

Sus gran­des y per­fec­tas ce­jas son uno de los ras­gos que de­fi­nen su be­lle­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.