ECO­GUE­RRE­RAS: ELLAS SON LA TIE­RRA

Arries­gan sus vi­das pa­ra pro­te­ger la salud de los su­yos y la de un pla­ne­ta ca­da vez más ame­na­za­do. Con mo­ti­vo del Día del Me­dio Am­bien­te, re­cor­da­mos a al­gu­nas de esas lu­cha­do­ras que se en­fren­tan a una do­ble ame­na­za: por de­nun­ciar agre­sio­nes am­bien­ta­les y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La ta­rea de los de­fen­so­res de nues­tro pla­ne­ta sue­le ser ti­tá­ni­ca y, en mu­chos casos, pue­de cos­tar­les la vi­da. Los que se atre­ven a pro­te­ger la na­tu­ra­le­za sue­len en­fren­tar­se a po­de­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les con mu­chos in­tere­ses eco­nó­mi­cos de por me­dio. En los úl­ti­mos dos años, ca­si 300 ac­ti­vis­tas han si­do ase­si­na­dos. 2015 ba­tió to­dos los ré­cords, con 185 eco­lo­gis­tas muer­tos, y la ma­yo­ría de sus crí­me­nes han que­da­do sin re­sol­ver. La­ti­noa­mé­ri­ca es la re­gión del mun­do con más víc­ti­mas y, Hon­du­ras, el país más pe­li­gro­so pa­ra los ac­ti­vis­tas, con 120 ase­si­na­dos en­tre 2014 y 2016. El

ABer­ta Cá­ce­res la ma­ta­ron el 3 de mar­zo de 2016. Lo hi­cie­ron a ti­ros y am­pa­ra­dos en la no­che, fin­gien­do un ro­bo que na­die cre­yó. La ac­ti­vis­ta ape­nas te­nía pro­pie­da­des ma­te­ria­les. Su ma­yor te­so­ro, el que de­fen­dió con su vi­da, era la na­tu­ra­le­za. Cá­ce­res osó en­fren­tar­se al Go­bierno chino y al Ban­co Mun­dial. Mo­vi­li­zó al pue­blo len­ca, la ma­yor et­nia in­dí­ge­na hon­du­re­ña, pa­ra que no se cons­tru­ye­ra la represa de Agua Zar­ca, que iba a de­jar­les sin su mo­do de vi­da al cam­biar su eco­sis­te­ma. A Ber­ta Cá­ce­res la ame­na­za­ron con vio­lar­la, lin­char­la, ma­tar a su ma­dre y se­cues­trar a sus hi­jas. Na­da, ni si­quie­ra el ase­si­na­to de com­pa­ñe­ros su­yos, la de­tu­vo. Hoy, sus hi­jas con­ti­núan su lu­cha. Co­mo ase­gu­ra la me­nor, Laura Zú­ñi­ga, “las ga­nas de con­se­guir jus­ti­cia pe­san más que el mie­do y la vio­len­cia”. Ellas se han uni­do a las mu­chas gue­rre­ras del me­dio am­bien­te que lu­chan en to­do el mun­do por un bien que nos per­te­ne­ce a to­dos. Son mu­je­res con vi­das nor­ma­les, cu­yos nom­bres per­ma­ne­cen ca­si siem­pre en el ano­ni­ma­to has­ta que al­gún pre­mio o una pe­lí­cu­la emo­ti­va (¿re­cuer­das Erin Broc­ko­vich, con Ju­lia Ro­berts?) vie­nen a res­ca­tar­los del ol­vi­do. ca­so más co­no­ci­do ha si­do el de la hon­du­re­ña Ber­ta Cá­ce­res, pe­ro hay más. La ONG Glo­bal Wit­ness ha­ce ca­da año, des­de 2002, el se­gui­mien­to de los ase­si­na­tos de ac­ti­vis­tas am­bien­ta­les, pa­ra in­ten­tar que sus muer­tes no que­den en el ol­vi­do. En una dé­ca­da, han do­cu­men­ta­do 1.176 muer­tes vio­len­tas y es­te año han aler­ta­do de nue­vas evi­den­cias de so­bor­nos y vio­la­cio­nes de la ley, que se uti­li­zan pa­ra im­po­ner pro­yec­tos que aten­tan con­tra el pla­ne­ta.

Un gri­to de au­xi­lio

Des­de Glo­bal ad­vier­te que, muy a me­nu­do, se con­si­gue si­len­ciar a la opo­si­ción a tra­vés de ac­cio­nes ma­fio­sas, mu­chas ve­ces con la co­la­bo­ra­ción de al­gu­nos go­bier­nos na­cio­na­les o lo­ca­les. En el in­for­me En te­rreno pe­li­gro­so, ha­blan tes­ti­gos y víc­ti­mas co­mo Mi­che­lle Cam­pos de Min­da­nao (Fi­li­pi­nas), cu­yos pa­dre y abue­lo fue­ron eje­cu­ta­dos pú­bli­ca­men­te por de­fen­der su tie­rra an­ces­tral fren­te a la mi­ne­ría. Su re­gión, de las más ri­cas en car­bón,

En los úl­ti­mos dos años, ca­si 300 ac­ti­vis­tas han si­do ase­si­na­dos en to­do el mun­do.

ní­quel y oro, es una de las más pe­li­gro­sas del mun­do pa­ra los ac­ti­vis­tas. Con­vie­ne apren­der los nom­bres de es­tas va­lien­tes que tra­ba­jan por la de­fen­sa de un te­so­ro que nos per­te­ne­ce a to­dos.

El 5 de ju­nio se ce­le­bra el Día del Me­dio Am­bien­te, una jor­na­da de­di­ca­da a con­cien­ciar so­bre la im­por­tan­cia de la pre­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za y a ani­mar a más per­so­nas a cui­dar de nues­tro pla­ne­ta. El mo­vi­mien­to am­bien­ta­lis­ta se ini­ció en 1970, cuan­do 20 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos to­ma­ron las ca­lles pa­ra pe­dir un en­torno sa­lu­da­ble y sos­te­ni­ble. Hoy, el cla­mor es más gran­de... y más pe­li­gro­so que nun­ca. Y las va­lien­tes que al­zan su voz con­tra el de­te­rio­ro de nues­tros eco­sis­te­mas son, en su ma­yo­ría mu­je­res. “En mu­chas co­mu­ni­da­des, son ellas las que se en­car­gan de las ta­reas de bús­que­da y uti­li­za­ción de re­cur­sos –ex­pli­ca Ser­lin­da Vi­ga­ra, de

Las mu­je­res ac­ti­vis­tas co­rren más ries­go: son ciu­da­da­nas de se­gun­da.

la ONG Eco­lo­gis­tas en Ac­ción–, por eso son más cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de pro­te­ger­los y man­te­ner­los. Las mu­je­res so­mos la resistencia y por eso vi­vi­mos un mo­men­to crí­ti­co de fe­mi­ni­ci­dios po­lí­ti­cos. El ries­go de ser ac­ti­vis­ta, ade­más, au­men­ta de una ma­ne­ra ex­po­nen­cial si eres mu­jer, si per­te­ne­ces a una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na o si eres cam­pe­sino”.

Con­tra la im­pu­ni­dad

Va­rios premios po­nen de re­lie­ve el tra­ba­jo de los eco­lo­gis­tas. Los más im­por­tan­tes son el Right Li­ve­lihood Award (“el No­bel al­ter­na­ti­vo”), que ha ga­na­do, por ejem­plo, la doc­to­ra Van­da­na Shi­va y, so­bre to­do, el Pre­mio Me­dioam­bien­tal Gold­man (“el No­bel ver­de”), la me­jor guía pa­ra des­cu­brir a los eco­lo­gis­tas que es­tán plan­tan­do ca­ra a cor­po­ra­cio­nes y go­bier­nos co­rrup­tos. Los Gold­man fue­ron crea­dos en 1990 por los fi­lán­tro­pos Ri­chard N. y Rho­da H. Gold­man pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a los eco­lo­gis­tas de a pie. El ga­lar­dón, ade­más de re­co­no­cer su la­bor, los pro­te­ge, al ha­cer pú­bli­ca su ba­ta­lla. El pro­ble­ma es que ya ni si­quie­ra eso ga­ran­ti­za su se­gu­ri­dad: Ber­ta Cá­ce­res fue ase­si­na­da un año des­pués de ga­nar es­te pre­mio. El pa­sa­do enero, tres ac­ti­vis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos fue­ron ase­si­na­dos en días con­se­cu­ti­vos: el lí­der in­dí­ge­na Isidro Bal­de­ne­gro (Mé­xi­co), la eco­lo­gis­ta Laura Vás­quez (Guatemala) y la ac­ti­vis­ta Emil­sen Man­yo­ma (Co­lom­bia). Bal­de­na­gro tam­bién te­nía un Gold­man. Des­de la ONG Eco­lo­gis­tas en Ac­ción re­cuer­dan que, en la ma­yo­ría de los casos, los res­pon­sa­bles de es­tos ase­si­na­tos que­dan sin cas­ti­go. “El gé­ne­ro es cla­ve cuan­do ha­bla­mos de im­pu­ni­dad –di­ce Vi­ga­ra–. En mu­chos paí­ses, las mu­je­res son ciu­da­da­nas de se­gun­da y es­to ha­ce que el cri­men que­de sin re­sol­ver o no se pon­gan en marcha re­cur­sos su­fi­cien­tes”. “El si­glo XXI va a ser el de las gue­rras por los re­cur­sos na­tu­ra­les. Por un la­do es­tán quie­nes, por ejem­plo, tra­tan de que no les en­ve­ne­nen el agua con arsénico de una mi­na; por el otro, los gran­des in­tere­ses eco­nó­mi­cos, en oca­sio­nes en con­ni­ven­cia con los po­de­res le­ga­les o na­cio­na­les –apun­ta Ali­cia Pu­leo, ca­te­drá­ti­ca de Éti­ca y Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca y au­to­ra del li­bro Eco­fe­mi­nis­mo: pa­ra otro mun­do po­si­ble (Cá­te­dra)–. Aún hoy, se­gui­mos los arquetipos de El cor­te­sano, de Cas­ti­glio­ne, un li­bro de 1528: la fun­ción de la mu­jer es cui­dar y con­ser­var y la del va­rón es con­quis­tar. Creo

El si­glo XXI va a ser el de las gue­rras por los re­cur­sos na­tu­ra­les, por el agua y el col­tán.

que ha lle­ga­do el mo­men­to de en­se­ñar a los hom­bres las ca­rac­te­rís­ti­cas fe­me­ni­nas del cui­da­do y las vir­tu­des de la com­pa­sión. No­so­tras he­mos sa­li­do a la es­fe­ra pú­bli­ca y he­mos apren­do sus vir­tu­des; aho­ra les to­ca a ellos desa­rro­llar las nues­tras. Es­ta­mos des­tru­yen­do nues­tro pla­ne­ta. Ur­ge cam­biar la ac­ti­tud de do­mi­nio por una de los cui­da­dos y la con­vi­ven­cia. Ese gran cam­bio es el que pro­po­ne el eco­fe­mi­nis­mo”. Pa­ra Ya­yo He­rre­ro, di­rec­to­ra ge­ne­ral de FUHEM, el li­de­raz­go de las mu­je­res en el eco­lo­gis­mo de­be­ría ser más re­co­no­ci­do. Y se­ña­la que el pa­pel de la mu­jer en es­ta lu­cha, igual que en otros ám­bi­tos, per­ma­ne­ce in­vi­si­bi­li­za­do. “Ber­ta Cá­ce­res o Van­da­na Shi­va, que sim­bo­li­zan la lu­cha de mu­chas mu­je­res anó­ni­mas, es­tán de­fen­dien­do a to­da la hu­ma­ni­dad. El ase­si­na­to de Ber­ta Cá­ce­res mues­tra que es­tas per­so­nas que pro­te­gen la vi­da es­tán en el pun­to de mi­ra de los cen­tros de po­der y de quie­nes quieren apro­piar­se de esos re­cur­sos”.

“El ase­si­na­to de Cá­ce­res mues­tra que es­tán en el pun­to de mi­ra del po­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.