¿Quién te ha ro­ba­do la VI­TA­MI­NA D?

Mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do su­fren ca­ren­cia de es­te nu­trien­te fun­da­men­tal pa­ra la salud. Y los fil­tros so­la­res y el se­den­ta­ris­mo tie­nen mu­cho que ver. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza -

VVi­vi­mos ale­ja­das del sol y cuan­do nos ex­po­ne­mos a él lo ha­ce­mos bien em­ba­dur­na­das de cre­mas con al­tos fac­to­res de pro­tec­ción so­lar (FPS), pa­ra po­ner­nos mo­re­nas “sin ries­gos”. “Pe­ro si los fil­tros so­la­res re­du­cen el ries­go de que­ma­du­ras y de cán­cer, tam­bién blo­quean la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo pa­ra pro­du­cir vi­ta­mi­na D”, acla­ra Kim Pfo­ten­hauer, pro­fe­so­ra en la Tou­ro Uni­ver­sity de California y coau­to­ra de un re­cien­te es­tu­dio pu­bli­ca­do en The Jour­nal of the Ame­ri­can Os­teo­pat­hic As­so­cia­tion. La ma­yo­ría de la gen­te ig­no­ra que una cre­ma con ape­nas un FPS de 15 im­pi­de la pro­duc­ción del 95% de la lla­ma­da “vi­ta­mi­na del sol” y que hay ni­ve­les sa­lu­da­bles de ex­po­si­ción sin pro­tec­ción que ase­gu­ran la vi­ta­mi­na D que el cuer­po ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar de­bi­da­men­te. Se­gún el ci­ta­do es­tu­dio, mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do po­drían te­ner ni­ve­les in­su­fi­cien­tes de es­ta vi­ta­mi­na por uti­li­zar pro­duc­tos con fil­tro so­lar o por en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo la dia­be­tes ti­po 2, la en­fer­me­dad re­nal y otras (co­mo la ce­lia­quía o la en­fer­me­dad de Crohn), que con­lle­van ma­la ab­sor­ción de nu­trien­tes y re­du­cen la ca­pa­ci­dad pa­ra me­ta­bo­li­zar la vi­ta­mi­na D a par­tir de pes­ca­dos azu­les, hue­vos, le­ches en­ri­que­ci­das y ali­men­tos con vi­ta­mi­na D.

Unión de fac­to­res

Pe­ro exis­ten otras va­ria­bles que se aña­den al ries­go de no po­der me­ta­bo­li­zar es­ta vi­ta­mi­na. Es­tas son las prin­ci­pa­les: 1. La pig­men­ta­ción de la piel: cuan­to más os­cu­ra es, me­nos vi­ta­mi­na D sin­te­ti­za con la mis­ma ex­po­si­ción al sol. 2. La la­ti­tud del lu­gar en el que vi­vi­mos: por ejem­plo, en el sur de Europa hay más ho­ras de sol al año que en el Bál­ti­co. 3. La es­ta­ción del año, pues­to que las ho­ras y los án­gu­los del sol va­rían de una a otra. 4. La can­ti­dad de piel ex­pues­ta al sol. 5. La edad: a los 70 años se ne­ce­si­ta to­mar tres ve­ces más sol que du­ran­te la ni­ñez pa­ra que nues­tro or­ga­nis­mo sin­te­ti­ce la mis­ma can­ti­dad de vi­ta­mi­na D.

“Lo que hay que di­fun­dir es que la vi­ta­mi­na D es en reali­dad una hor­mo­na y que, co­mo tal, tie­ne un pa­pel cru­cial en mon­to­nes de fun­cio­nes del or­ga­nis­mo, in­clui­dos el cre­ci­mien­to y di­fe­ren­cia­ción ce­lu­lar, la fun­ción múscu­loes­que­lé­ti­ca, el sis­te­ma ner­vio­so, la fun­ción in­mu­ni­ta­ria y el con­trol de la in­fla­ma­ción. La prue­ba de su im­por­tan­cia es que te­ne­mos re­cep­to­res de vi­ta­mi­na D en prác­ti­ca­men­te to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo”, pun­tua­li­za el dr. Esteban Jó­dar Gi­meno, je­fe de Ser­vi­cio de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón Madrid y pro­fe­sor de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Madrid. Mu­chas de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas de la ac­tua­li­dad ocu­rren por­que he­mos al­te­ra­do los há­bi­tos con los que nues­tros ge­nes evo­lu­cio­na­ron du­ran­te mi­le­nios y la fal­ta de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.