¿Cuán­to sol re­ci­bes?

Los hu­ma­nos he­mos evo­lu­cio­na­do en las la­ti­tu­des tro­pi­ca­les, que re­ci­bían ra­dia­ción so­lar UVB (res­pon­sa­ble de la pro­duc­ción de vi­ta­mi­na D) a lo lar­go de to­do el año. Es­tos son ejem­plos de la co­ne­xión en­tre la­ti­tud y ra­dia­ción UVB. El nú­me­ro que va de­trás d

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

vi­da al ai­re li­bre y el se­den­ta­ris­mo son dos ejem­plos cla­ros. “De he­cho, una de las me­jo­res co­sas que po­de­mos ha­cer por nues­tra salud es re­cu­pe­rar el há­bi­to an­ces­tral de la ac­tivi­dad fí­si­ca al ai­re li­bre, que ade­más de ase­gu­rar­nos vi­ta­mi­na D dis­mi­nu­ye el ries­go de obe­si­dad, dia­be­tes, hi­per­ten­sión, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­ce­res y has­ta de­pre­sión”, ase­gu­ra el dr. Jó­dar. La for­ma ac­tual de to­mar el sol (to­tal­men­te nue­va en la evo­lu­ción hu­ma­na) ayu­da tam­bién a en­ten­der la al­ta in­ci­den­cia de cán­cer de piel. “La cos­tum­bre de to­mar el sol unos días al año, ge­ne­ral­men­te en ve­rano, pen­san­do que una cre­ma con al­to FPS nos es­tá pro­te­gien­do, es muy pe­li­gro­sa”, ex­pli­ca Michael F. Ho­lick, en­do­cri­nó­lo­go de la Bos­ton Uni­ver­sity y el ex­per­to que más ha es­tu­dia­do el pa­pel de la vi­ta­mi­na D en el mun­do. “Por un la­do, los fil­tros so­la­res no eli­mi­nan el ries­go de cán­cer de piel. Por otro, si siem­pre nos ex­po­ne­mos al sol pro­te­gi­dos, nos pri­va­mos de la vi­ta­mi­na del sol y au­men­ta­mos el ries­go de dé­fi­cit. No es un pro­ble­ma ba­nal. Hay es­tu­dios que in­di­can que unos bue­nos ni­ve­les de vi­ta­mi­na D man­tie­nen el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, re­du­cen el ries­go de de­pre­sión y de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, re­gu­lan los ni­ve­les de in­su­li­na, la fun­ción pul­mo­nar y car­dio­vas­cu­lar, y la ex­pre­sión de ge­nes im­pli­ca­dos en el cán­cer”. Nue­vos fil­tros so­la­res in­ten­tan po­ner fin al de­ba­te en­tre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger­nos fren­te a la ra­dia­ción y el dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D. El pro­pio Ho­lick ha si­do pio­ne­ro al lan­zar un pro­duc­to (So­lar D, con un FPS de 30, apro­ba­do por la FDA, la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na del me­di­ca­men­to), que per­mi­te pro­du­cir su­fi­cien­te vi­ta­mi­na y, a la vez, ofre­ce la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria. Con to­do y con eso, sigue in­sis­tien­do en que “un pa­seo de en­tre 5 y 15 mi­nu­tos al día, con los bra­zos y las pier­nas des­cu­bier­tos y sin pro­tec­ción es su­fi­cien­te pa­ra lo­grar vi­ta­mi­na D sin ries­go de cán­cer”. Pa­sa­dos esos mi­nu­tos, bus­ca la som­bra, aplí­ca­te bue­nos pro­duc­tos con fil­tro so­lar y cu­bre la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.