La DES­NU­DEZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - SU­SAN­NA TAMARO

EN CIER­TO mo­men­to de mi vi­da em­pe­cé a sen­tir gra­ti­tud ha­cia mis pa­dres, por­que, ade­más de ha­ber­me traí­do al mun­do, me ha­bían ofre­ci­do el don de la des­nu­dez. La vía del des­pren­di­mien­to (que tan­ta gen­te per­si­gue en ago­ta­do­res re­ti­ros en un tem­plo ti­be­tano, un con­ven­to ca­tó­li­co o un ásh­ram hin­duis­ta) se me pu­so en ban­de­ja de plata en los pri­me­ros años de mi vi­da. “¡Tú no eres na­da!” fue el es­tri­bi­llo in­ce­san­te de mi in­fan­cia. Co­mo es ló­gi­co, aque­llo me ha­cía su­frir. En al­gu­nos mo­men­tos, creí que iba a en­lo­que­cer de do­lor. Pe­ro, con el pa­so del tiem­po, en­ten­dí que aque­lla de­sola­ción de­vas­ta­do­ra no era es­té­ril, ni un fin en sí mis­ma. Por el con­tra­rio, me brin­da­ba una inopi­na­da ve­ta de fer­ti­li­dad. ¿Aca­so no se pue­de de­cir lo mis­mo pa­ra cual­quier do­lor ver­da­de­ra­men­te pro­fun­do? Cuan­do más hun­di­dos nos sen­ti­mos, se­gu­ros de que el tor­be­llino nos va a aho­gar, al­can­za­mos a ver una grie­ta por la que aso­mar la ca­be­za. Ve­mos có­mo pro­vie­ne de ella una dé­bil luz. Nues­tro cuer­po se lle­na de nue­vas ener­gías y so­lo que­re­mos una co­sa: lle­gar a esa cla­ri­dad.

LA OS­CU­RI­DAD CON­TIE­NE

las se­mi­llas de la luz, pe­ro so­lo las ofre­ce si, en lu­gar de es­ca­par o bus­car re­fu­gio, ca­mi­na­mos a su en­cuen­tro. Si trans­for­ma­mos la os­cu­ri­dad en pe­num­bra, nun­ca ve­re­mos más que sombras. Ire­mos a tien­tas, tro­pe­zan­do de vez en cuan­do, agra­de­ci­dos por po­der guiar­nos en un es­pa­cio tan di­fu­so. La des­nu­dez im­pli­ca es­tar sus­pen­di­dos en el abis­mo sa­bien­do que es el abis­mo, sin eu­fe­mis­mos; oír có­mo su eco re­ver­be­ra ca­da día e in­tuir que ese eco pue­de traer el don de la re­ve­la­ción. Les es­toy agra­de­ci­da a mis pa­dres por­que es­ta des­nu­dez me ha sal­va­do de una for­ma de en­ten­der las re­la­cio­nes hu­ma­nas ba­sa­das so­lo en la ma­ni­pu­la­ción. ¡Cuán­tas vi­das he vis­to arrui­na­das por unas re­la­cio­nes afec­ti­vas que so­lo al­ber­ga­ban un si­mu­la­cro de amor! ¡Cuán­tas vi­das per­di­das en la opa­ci­dad! ¡Cuán­tas vi­das de­ve­ni­das una per­pe­tua se­sión de psi­coa­ná­li­sis, un ex­te­nuan­te y con­ti­nuo in­ten­to de li­be­rar­se de una te­la­ra­ña de víncu­los en­fer­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.