OB­JE­TI­VO: HA­BLAR

En una era en la que nos ve­mos fe­liz (o for­zo­sa­men­te) es­cla­vi­za­dos por los mails, las re­des y el in­ce­san­te What­sapp, qui­zá sen­tar­se a ha­blar ca­ra a ca­ra sea el me­jor an­tí­do­to con­tra la ti­ra­nía di­gi­tal. Ter­tu­lias, char­las y con­ver­sa­cio­nes vuel­ven a po­ner­se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - O

Las mi­ra­das fi­jas en las pan­ta­llas, los de­dos mo­vién­do­se fre­né­ti­ca­men­te so­bre los te­cla­dos, el si­len­cio úni­ca­men­te ro­to por el rui­do de la ca­fe­te­ra. La es­tam­pa, he­ren­cia di­rec­ta de es­ta era di­gi­tal en la vi­vi­mos “co­nec­ta­dos” 24 ho­ras al día, es ca­da vez más co­mún en ca­fe­te­rías y ba­res, mu­chos re­con­ver­ti­dos en es­pa­cios de tra­ba­jo im­pro­vi­sa­dos (co­wor­kings so­la­pa­dos pa­ra au­tó­no­mos pa­sa­dos de ca­fé) más que en lu­ga­res de en­cuen­tro. Qui­zá por esa nos­tal­gia por la era pre­tec­no­ló­gi­ca, es que han ido sur­gien­do ini­cia­ti­vas pa­ra re­vi­ta­li­zar el ar­te de la con­ver­sa­ción y las ter­tu­lias te­má­ti­cas. So­lo hay que sa­ber bus­car­las. A me­nu­do, eso sí, gra­cias a in­ter­net y las re­des so­cia­les. Pa­ra­do­jas de la vi­da mo­der­na…

Re­gre­so al fu­tu­ro

“Nues­tro ob­je­ti­vo es es­ti­mu­lar el pen­sa­mien­to ra­cio­nal y crí­ti­co”, ex­pli­ca In­ma León, or­ga­ni­za­do­ra de Es­cép­ti­cos en el pub, una ini­cia­ti­va de la So­cie­dad pa­ra el Avan­ce del Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. El for­ma­to, que se ori­gi­nó en el Reino Uni­do y que fun­cio­na en Ma­drid y otras ciu­da­des es­pa­ño­las des­de ha­ce más de sie­te años, es sen­ci­llo: un bar, un po­nen­te cua­li­fi­ca­do, un te­ma apa­sio­nan­te y una au­dien­cia in­tere­sa­da que par­ti­ci­pa, pre­gun­ta, opi­na y se en­zar­za en la pos­te­rior ter­tu­lia. Em­pe­ña­dos en des­te­rrar los mi­tos es­par­ci­dos por las pseu­do­cien­cias, en sus úl­ti­mas con­vo­ca­to­rias los es­cép­ti­cos han ha­bla­do, por ejem­plo, de plan­tas me­di­ci­na­les, ex­pe­ri­men­ta­ción con ani­ma­les, la psi­co­lo­gía de­trás de las ab­duc­cio­nes ex­tra­te­rres­tres o las es­tra­te­gias de se­duc­ción de al­gu­nas sec­tas. “Y mu­chas ve­ces es­tas char­las sir­ven pa­ra “des­vir­tua­li­zar­nos”, pa­ra po­ner­le ca­ra a gen­te que co­no­cías a tra­vés de las re­des”, ex­pli­ca León, tam­bién se­cre­ta­ria de la aso­cia­ción Eu­ro­pa en Su­ma, que or­ga­ni­za ter­tu­lias men­sua­les acer­ca de te­mas co­mo los re­fu­gia­dos o el fu­tu­ro de las pen­sio­nes. Si­tua­da en el cen­tro de Ma­drid, la li­bre­ría fe­mi­nis­ta Mu­je­res & Com­pa­ñía or­ga­ni­za ter­tu­lias al­re­de­dor de li­bros y sus au­to­res, pe­ro tam­bién acer­ca de te­mas co­mo la ma­ter­ni­dad o

Mu­chas ve­ces las ter­tu­lias o char­las or­ga­ni­za­das so­bre via­jes o li­te­ra­tu­ra sir­ven pa­ra “des­vir­tua­li­zar” a quien se ha co­no­ci­do en la red.

los de­re­chos de las mu­je­res. Por su­pues­to, trans­mi­ten es­tos en­cuen­tros a tra­vés de Twit­ter. “Tui­tea­mos pa­ra com­par­tir­lo con la gen­te que no ha po­di­do ve­nir. No es lo mis­mo que es­tar en per­so­na, pe­ro cree­mos que am­bas co­sas pue­den con­vi­vir”, ex­pli­ca Pa­tri­cia Mar­tí­nez, co­fun­da­do­ra del es­pa­cio. Y los via­je­ros tie­nen su ci­ta una vez ca­da dos me­ses en el ho­tel Ra­fael­ho­te­les Ato­cha, de la ca­pi­tal. Ter­tu­lias Via­je­ras es una ini­cia­ti­va que va­rios blo­gue­ros es­pe­cia­li­za­dos pu­sie­ron en mar­cha ha­ce cua­tro años. “Cuan­do nos reunía­mos, ha­blá­ba­mos más de blogs y de tec­no­lo­gía que de los lu­ga­res que ha­bía­mos vi­si­ta­do. Por eso, pen­sa­mos: ¿por qué no or­ga­ni­za­mos unas ter­tu­lias via­je­ras?”, ex­pli­ca Se­le, uno de los fun­da­do­res. Em­pe­za­ron in­vi­tan­do a los po­nen­tes, pe­ro de­ci­die­ron cam­biar el for­ma­to y abrir más la char­la a los asis­ten­tes, que a me­nu­do al­can­zan el me­dio cen­te­nar. Des­de en­ton­ces, es más in­tere­san­te y par­ti­ci­pa­ti­va. Cen­tran la ter­tu­lia en un so­lo des­tino –la re­gión por­tu­gue­sa del Alen­te­jo, por ejem­plo– o de­di­can el en­cuen­tro a com­par­tir tru­cos pa­ra via­jar sin gas­tar mu­cho o pro­po­ner es­ca­pa­das. De es­tos en­cuen­tros, ex­pli­ca su fun­da­dor, han sa­li­do mu­chos gru­pos nue­vos de ami­gos. “Que­re­mos ha­cer por los via­je­ros lo que el ca­fé Gi­jón hi­zo por los es­cri­to­res”. Son pa­la­bras ma­yo­res. Si exis­te una ter­tu­lia mí­ti­ca es aque­lla de la que Um­bral di­jo una vez: “Aquí es don­de pa­sa­ba to­do, pe­ro no pa­sa­ba na­da”.

HA­BLA­MOS DE PSEU­DO­CIEN­CIAS Y FOMENTAMOS EL PEN­SA­MIEN­TO CRÍ­TI­CO”, DI­CEN LOS DE ES­CÉP­TI­COS EN EL BAR.

Otras ter­tu­lias con so­le­ra son las que, a me­nu­do, se im­pro­vi­san en la ca­fe­te­ría del Círcu­lo de Be­llas Ar­tes o en el Ate­neo de Ma­drid, don­de las hay pa­ra to­dos los gus­tos: des­de po­lí­ti­ca has­ta “pen­sa­mien­to mar­gi­nal”. En Bar­ce­lo­na, los ter­tu­lia­nos afi­cio­na­dos tie­nen va­rias ci­tas fi­jas. En al­gu­nas, se ha­bla de fi­lo­so­fía, co­mo la de la li­bre­ría Laie; en otras, de fla­men­co (el se­gun­do lu­nes de ca­da mes, en la Biblioteca Ra­mon d’alòs-mo­ner). La li­bre­ría Al­taïr or­ga­ni­za ter­tu­lias de via­jes y en el Cen­tro de Cul­tu­ra Ca­sa Or­lan­dai tie­nen lu­gar los “ca­fés cien­tí­fi­cos” el ter­cer miér­co­les de ca­da mes. Las ter­tu­lias más clá­si­cas (y tam­bién las más se­su­das e in­te­lec­tua­les) so­bre eco­no­mía, his­to­ria o fi­lo­so­fía tie­nen su ca­sa en el Ateneu Bar­ce­lo­nès.

Las ca­lles, nue­va­men­te

Pe­ro los ca­fés y las li­bre­rías no son el úni­co re­duc­to pa­ra los con­ver­sa­do­res. En es­to, la ca­lle (y has­ta la ca­rre­te­ra) tam­bién tie­ne mu­cho que de­cir. Hay ini­cia­ti­vas co­mo el mo­bi­lia­rio ur­bano de Si­neu Graff, que in­vi­ta a sen­tar­se en me­sas co­lec­ti­vas don­de char­lar con des­co­no­ci­dos y que es­tá sien­do un éxi­to en Fran­cia. Y, en Nue­va York, el mo­vi­mien­to Free­con­vo ha re­vo­lu­cio­na­do los ba­rrios de la ciu­dad con sus so­fás hin­cha­bles y sus car­te­les que in­vi­tan a man­te­ner “con­ver­sa­cio­nes gra­tis”. To­do em­pe­zó una tar­de de abu­rri­mien­to de 2013, cuan­do dos vein­tea­ñe­ros, Tony Cai y Mi­ke Scot­to, se sen­ta­ron en un so­fá aban­do­na­do en una ca­lle de Brooklyn y co­lo­ca­ron el pri­mer car­tel in­vi­tan­do a los tran­seún­tes a aco­mo­dar­se y cha­lar un ra­to con ellos. Jen­nie Liang se unió al pro­yec­to unas se­ma­nas más tar­de. “Es im­por­tan­te que aban­do­ne­mos nues­tra zo­na de con­fort y em­pe­ce­mos a ha­blar con gen­te pa­ra po­der cons­truir so­cie­da­des más em­pá­ti­cas y hu­ma­nas”, ex­pli­ca Lang. Tam­bién en Nue­va York, el Birch Cof­fee se ha he­cho fa­mo­so por sus car­te­li­tos que ani­man a char­lar con la per­so­na sen­ta­da en­fren­te con pre­gun­tas abier­tas co­mo “¿Cuál fue el li­bro que te cam­bió la vi­da?”. Has­ta la pla­ta­for­ma de trans­por­te co­lec­ti­vo Bla­bla­car ani­ma a sus usua­rios a en­ta­blar con­ver­sa­ción mien­tras com­par­ten tra­yec­to y gas­tos. Y mien­tras las ter­tu­lias se mul­ti­pli­can en ba­res y li­bre­rías, el wi­fi es­tá sien­do des­te­rra­do de otros, co­mo el ca­fé Co­me­ta de Bar­ce­lo­na, que de­ci­dió pres­cin­dir de la se­ñal cuan­do sus me­sas se con­vir­tie­ron en re­duc­tos en los to­do el mun­do te­nía la vis­ta fi­ja en su pan­ta­lla. En Nue­va York, Van­cou­ver o To­ron­to es­tos ba­res ya son ten­den­cia. Al­gu­nos, in­clu­so, van más allá y op­tan por uti­li­zar in­hi­bi­do­res de se­ñal pa­ra que no pue­das caer en la ten­ta­ción de uti­li­zar los da­tos de tu mó­vil. Otros han op­ta­do por es­tre­char las ba­rras pa­ra que no sean usa­das co­mo me­sa de tra­ba­jo. Así, don­de an­tes so­lo se es­cu­cha­ban los te­cla­dos, aho­ra se vuel­ve a con­ver­sar. Lar­go y ten­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.