La de­pre­sión si­len­cia­da

La ver­güen­za y la cul­pa pue­den des­tro­zar a las mu­je­res que no se sien­ten fe­li­ces du­ran­te y tras su em­ba­ra­zo. ¿Qué po­de­mos ha­cer cuan­do la tris­te­za con­vier­te la ma­ter­ni­dad en una cues­ta aba­jo ha­cia el abis­mo? Por S. Vi­vas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Cuerpo & Alma -

MMien­tras sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo mi­ra­ban a su be­bé y le de­cían “¿No es ma­ra­vi­llo­so?”, Me­lis­sa pen­sa­ba que se es­ta­ba mu­rien­do por den­tro. Pe­ro la pro­ce­sión se que­da­ba ahí, se­pul­ta­da en­tre no­ches en ve­la y ata­ques de llan­to. Me­lis­sa te­nía mie­do a que la juz­ga­ran si con­fe­sa­ba lo tris­te, can­sa­da e inú­til que se sen­tía en el que ha­bía su­pues­to que se­ría el mo­men­to más fe­liz de su vi­da. Por eso tar­dó un año en pe­dir ayu­da y en que el psi­quia­tra le die­ra el nom­bre ofi­cial de su su­fri­mien­to: de­pre­sión pos­par­to. Su tes­ti­mo­nio, in­clui­do en un ar­tícu­lo del dia­rio The New York Ti­mes pu­bli­ca­do ba­jo el es­cla­re­ce­dor tí­tu­lo “Es ho­ra de to­mar en se­rio la de­pre­sión pos­par­to”, dio voz a un dra­ma que vi­ve ocul­to tras un mu­ro de si­len­cio que al­gu­nas ma­dres co­mien­zan a cons­truir mu­cho an­tes del par­to. Un mu­ro que la OMS con­si­de­ra un “se­rio pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca” y que le pue­de sa­lir muy ca­ro tan­to a ellas co­mo a su des­cen­den­cia. La de­pre­sión pe­ri­na­tal, que va de mo­de­ra­da a se­ve­ra y que com­pren­de el pe­rio­do en­tre el em­ba­ra­zo

y des­pués del na­ci­mien­to del be­bé, pue­de afec­tar a la pre­ma­tu­ri­dad del par­to, al pe­so al na­cer del be­bé, pro­vo­car com­pli­ca­cio­nes neo­na­ta­les e in­fluir en el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de los ni­ños que, si se crían con una ma­dre de­pri­mi­da, desa­rro­llan un ma­yor nú­me­ro de pro­ble­mas emo­cio­na­les y de con­duc­ta, en­tre otros. Pe­ro el ries­go más gra­ve (aun­que sea el me­nos fre­cuen­te) es el de sui­ci­dio e in­fan­ti­ci­dio. Des­de 2012, Reino Uni­do pu­bli­ca el MBRRACE-UK, un in­for­me cu­yo ob­je­ti­vo es de­tec­tar los ries­gos que ame­na­zan a las ma­dres y apor­tar me­jo­ras en su cui­da­do. En 2015, es­te in­for­me con­clu­yó que el 25% de los fa­lle­ci­mien­tos ma­ter­nos que ocu­rren en­tre las seis se­ma­nas y un año des­pués del alum­bra­mien­to se de­ben a tras­tor­nos men­ta­les co­mo la de­pre­sión pos­par­to.

Un pro­ble­ma in­vi­si­ble

En­tre un 2 y un 5% de las em­ba­ra­za­das es­pa­ño­las su­fri­rán dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Y un 2% pa­de­ce­rá preeclam­psia [aso­cia­da a hi­per­ten­sión]. Es­tos por­cen­ta­jes jus­ti­fi­can que en las re­vi­sio­nes del em­ba­ra­zo se che­queen sus ni­ve­les de glu­co­sa y ten­sión ar­te­rial. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las ci­fras ha­blan de que la de­pre­sión pos­par­to afec­ta al 19-20% de las ma­dres; los tras­tor­nos de an­sie­dad, al 13%; y que el 6% de las mu­je­res que pa­san por una ce­sá­rea de emer­gen­cia desa­rro­lla­rán un tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co. Pe­ro en nin­gu­na re­vi­sión, ni du­ran­te ni des­pués del em­ba­ra­zo, les pre­gun­tan có­mo se sien­ten. Pa­ra que en­ten­da­mos la im­por­tan­cia de los da­tos, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, en 2015 en Es­pa­ña se pro­du­je­ron 420.290 nacimientos, el 20% equi­val­dría a 84.058 em­ba­ra­za­das con al­te­ra­cio­nes emo­cio­na­les (an­sie­dad y de­pre­sión fun­da­men­tal­men­te). ¿Qué les es­ta­mos ofre­cien­do a esas mu­je­res? “No po­de­mos con­si­de­rar el em­ba­ra­zo, el par­to y la fu­tu­ra ma­ter­ni­dad co­mo una ope­ra­ción de amíg­da­las. Las ci­fras in­di­can que la in­men­sa ma­yo­ría de las mu­je­res no su­fri­rá nin­gu­na al­te­ra­ción emo­cio­nal en es­ta eta­pa, pe­ro tam­bién que al­re­de­dor de un 20% sí sen­ti­rá un gran ma­les­tar emo­cio­nal y ne­ce­si­ta­rá al­go más que una eco­gra­fía”, afir­ma ta­jan­te el dr. Jor­ge Os­ma, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía y So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Mar­cé

Ca­si un 20% de las ma­dres su­fre de­pre­sión post­par­to; y el 13%, an­sie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.