Sus­pen­di­dos del hi­lo DI­GI­TAL

El 22% de los es­co­la­res pa­sa más de seis ho­ras al día co­nec­ta­do a in­ter­net ¿Es­tán nues­tros hi­jos en­gan­cha­dos? ¿De qué es­tán hu­yen­do? ¿In­flu­yen las re­des so­cia­les en có­mo se ven a sí mis­mos?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

LLos ado­les­cen­tes es­pa­ño­les tie­nen un al­to ni­vel de de­pen­den­cia de in­ter­net. Se­gún el in­for­me PI­SA –que ana­li­za el ren­di­mien­to escolar en más de 70 paí­ses de to­do el mun­do–, un 22% lo uti­li­za más de seis ho­ras al día. An­dreas Schlei­cher, coor­di­na­dor de di­cho es­tu­dio, se­ña­la ade­más que el ni­vel de an­sie­dad de nues­tros hi­jos fren­te a los exá­me­nes es­tá por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea. El 48% sien­te ten­sión al es­tu­diar y el 67% se mues­tra in­tran­qui­lo aun­que es­té bien pre­pa­ra­do.

Ana­li­ce­mos es­tos da­tos: unos chi­cos que se sien­ten in­se­gu­ros, aun­que se se­pan la ma­te­ria, son alum­nos que des­con­fían de sí mis­mos. Ha­cen y apren­den por obli­ga­ción, y su­po­nen que no van a dar la ta­lla. Pa­ra ellos lo sen­ci­llo es re­fu­giar­se en in­ter­net. Los ado­les­cen­tes usan la tec­no­lo­gía bus­can­do una sa­tis­fac­ción nar­ci­sis­ta, li­ga­da a la ima­gen per­so­nal, y co­nec­tar con los de­más. El pla­cer prin­ci­pal de es­ta ac­ti­vi­dad guar­da re­la­ción con la mi­ra­da y la voz, pul­sio­nes que sa­tis­fa­cen cuan­do se co­nec­tan a la red, y que sa­cian fue­ra de sí, es­to es, co­lo­cán­do­se co­mo ob­je­to. El ado­les­cen­te bus­ca ha­cer­se ver, ha­cer­se es­cu­char o ha­cer­se leer. Bus­ca es­tar acom­pa­ña­do en una épo­ca don­de el in­di­vi­dua­lis­mo se pri­vi­le­gia por en­ci­ma de la so­li­da­ri­dad. Qui­zá es­ta hui­da-re­fu­gio en in­ter­net se fo­men­ta por­que no tie­nen otras ac­ti­vi­da­des que les pro­por­cio­nen gra­ti­fi­ca­ción. ¿Có­mo de­be­ría­mos cam­biar es­te pa­no­ra­ma?

El pla­cer de apren­der

Si em­pe­za­mos por la edu­ca­ción, el apren­di­za­je de­be­ría con­ver­tir­se en al­go pla­cen­te­ro y do­mi­na­ble pa­ra el alumno. En es­te sen­ti­do, tan­to el sis­te­ma de en­se­ñan­za co­mo los pro­fe­so­res, los res­pon­sa­bles so­cia­les y los pa­dres ten­drían que ser ge­ne­ro­sos. Los pri­me­ros, de­di­can­do más tiem­po a los ni­ños. Aho­ra bien, ten­dría­mos que em­pe­zar por pre­gun­tar­nos si los pro­fe­so­res tie­nen me­dios, tiem­po y apo­yos pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo me­jor. Por­que el ob­je­ti­vo es pen­sar en ca­da ni­ño, ayu­dar­le en sus par­ti­cu­la­ri­da­des y res­pe­tar sus di­fe­ren­cias. En Es­pa­ña, al­guien lo ha con­se­gui­do: el pro­fe­sor Cé­sar Bo­na, que en su li­bro La nue­va edu­ca­ción (Pla­za & Ja­nés) ex­pli­ca có­mo pro­mo­ver en los ni­ños el de­seo de apren­der y el pla­cer de com­par­tir. Los res­pon­sa­bles so­cia­les tam­bién ten­drían que po­ner al al­can­ce de los jó­ve­nes cen­tros don­de re­unir­se y for­mar­se com­par­tien­do la cul­tu­ra des­de el la­do lú­di­co y crea­ti­vo. Y los pa­dres de­be­rían man­te­ner una ma­yor co­mu­ni­ca­ción con sus hi­jos y los co­le­gios, ade­más de con­tro­lar el uso de te­lé­fo­nos, ta­ble­tas y or­de­na­do­res. El uso ex­ce­si­vo de in­ter­net pro­vo­ca al­gu­nos tras­tor­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.