EX… ABRUP­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Co­men­zó a gri­tos: “¡Tu ca­sa es una ca­sa vio­len­ta!” Eso le chi­lló su ex a mi ami­ga C. Co­noz­co a mi ami­ga. Es dul­ce y vo­lun­ta­rio­sa, ca­paz de ser ta­jan­te, in­ca­paz de ser vio­len­ta. Abro mu­cho la bo­ca y ella me la cie­rra. “No te asus­tes, lo di­ce por­que mi ca­sa es la de las bron­cas y las pro­tes­tas: en ella hay nor­mas, en la su­ya pla­ys­ta­tion”. Días des­pués, el due­ño de un pas­tor ale­mán se desaho­ga en el par­que. Su his­to­ria in­clu­ye ce­rra­je­ros y un cas­ting pa­ra “re­no­var la fi­gu­ra pa­ter­na”. “Me ca­sé con una economista y me se­pa­ré de una psi­có­lo­ga, mi­ra tú por dón­de”, re­ma­ta iró­ni­co. Me acom­pa­ñan Peru y la pe­rra, ató­ni­tos. Los mi­ro pi­dien­do pru­den­cia y con­tes­to un “uf” sin com­pro­mi­so que al ti­po le sue­na em­pá­ti­co.

Mi hi­jo me pre­gun­ta: “¿Por qué te cuen­ta la gen­te su vi­da?”. “Por­que les due­le, su­pon­go”, le con­tes­to. Pa­blo, esa mis­ma no­che, se bur­la: “¿No que­rrás sal­var el mun­do del ren­cor?”. “No, pe­ro... To­dos so­mos o se­re­mos ex de al­guien. El pre­fi­jo no pue­de ser un in­sul­to, que un ex es pa­ra siem­pre... Ade­más, me in­quie­ta te­ner so­lo una ver­sión en una cues­tión que es pu­ro pun­to de vis­ta. Cuan­do al­guien me cuen­ta al­go te­rri­ble de su ex­pa­re­ja me dan ga­nas de en­tre­vis­tar al alu­di­do y bus­car la equi­dis­tan­cia”. “La equi­dis­tan­cia no exis­te. ¿De ver­dad te gus­ta­ría sa­ber lo que di­ce de ti tu ex?”, me pre­gun­ta Pa­blo. “No. Pa­ra na­da. Me do­le­ría y se­ría un do­lor inú­til”. “Pues eso, pa­ra no ha­cer da­ño y no ha­cer­se da­ño hay que sa­ber ca­llar­se”, con­clu­ye él. “Na­die sa­be ca­llar­se”, le re­pli­co yo. “Yo sí, que soy un mar­ciano. Feo, ver­de, ra­ro...”, pre­su­me. “En se­rio: ¿no crees que se po­dría ha­cer un en­sa­yo, o un re­por­ta­je, con los dos pun­tos de vis­ta de una se­pa­ra­ción, o de mu­chas se­pa­ra­cio­nes?, –in­sis­to–. Qui­zá una ver­sión ab­so­lu­ta­men­te pri­va­da que ja­más pu­die­ran leer los hi­jos… Una pé­si­ma pa­re­ja pue­de ser un gran pa­dre. Y al re­vés”. “De to­dos mo­dos –con­clu­ye Pa­blo–, no sé bien qué res­pues­ta bus­cas. Las se­pa­ra­cio­nes rea­les no son re­pen­ti­nas y efec­tis­tas, co­mo en las se­ries de te­le­vi­sión. Ca­si nun­ca las pro­vo­ca una in­fi­de­li­dad o un sus­to. La gen­te se se­pa­ra por ma­ti­ces. Y si tie­nen hi­jos, su edu­ca­ción sue­le ser el ori­gen de la grie­ta. Si bau­ti­za­mos o no al ni­ño, si le de­ja­mos llo­rar o le edu­ca­mos con afec­to, si la pla­ys­ta­tion le aton­ta o desa­rro­lla la des­tre­za, si...”.

In­ten­to que pa­re, pe­ro Pa­blo tie­ne una te­sis: “Lo que quie­ro de­cir es que si la se­pa­ra­ción vie­ne de la pa­ter­ni­dad es una grie­ta en la An­tár­ti­da. So­lo pue­de crecer”. “¿Y en­ton­ces quién edu­ca a los ni­ños? ¿Los dos, con nor­mas con­tra­dic­to­rias?”. “No, hom­bre, pa­ra eso es­táis las ma­dras­tras, pa­ra eso es­ta­mos los pa­dras­tros. Yo edu­co al tu­yo, tú a los míos”. “A sus pa­dres les en­can­ta­rá sa­ber­lo”. (Ob­via­men­te, con­ti­nua­rá).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.