De la edi­ción a mi­nis­tra de Cul­tu­ra

FRA­NÇOI­SE NYSSEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

En su nue­vo Go­bierno, Em­ma­nuel Ma­cron, ha si­tua­do a la ca­be­za del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, a una mu­jer del mun­do de la edi­ción. Un ges­to que tie­ne, in­clu­so en un país co­mo Fran­cia, mu­cho de ex­cep­cio­nal. Fra­nçoi­se Nyssen lle­ga al co­ra­zón de la es­ce­na po­lí­ti­ca des­de la pe­ri­fe­ria: edi­tora de Ac­tes Sud –la her­ma­na pe­que­ña de las gran­des edi­to­ria­les fran­ce­sas–, es una em­pre­sa­ria bel­ga for­ma­da en quí­mi­ca y urbanismo, apa­sio­na­da de la lec­tu­ra des­de ni­ña y que nun­ca se adap­tó a la vi­da fre­né­ti­ca de Pa­rís ni a sus mo­dos mun­da­nos y agre­si­vos. Nyssen si­gue di­ri­gien­do des­de Ar­lés, en el sur, la em­pre­sa fa­mi­liar que su pa­dre fun­dó en un an­ti­guo apris­co, un re­fu­gio de pas­to­res. Y, aun­que en sus ma­nos no ha de­ja­do de crecer me­dian­te ab­sor­cio­nes de otros se­llos y di­ver­si­fi­ca­ción (una ca­de­na de li­bre­rías, un es­pa­cio cul­tu­ral po­li­va­len­te con ci­ne y sa­la de con­cier­tos), no ha per­di­do su ca­rác­ter de em­pre­sa fa­mi­liar: en ella tra­ba­ja con su se­gun­do ma­ri­do y tres de sus hi­jas, y cuen­tan que co­no­ce por su nom­bre a sus 300 tra­ba­ja­do­res. Es enér­gi­ca, de­ci­di­da, pe­ro tam­bién una mu­jer que ha sa­bi­do su­pe­rar in­se­gu­ri­da­des y des­gra­cias per­so­na­les a ba­se de te­són: ha­ce cin­co años, su hi­jo An­toi­ne, pre­coz, dis­lé­xi­co y tan in­adap­ta­do a la fé­rrea dis­ci­pli­na escolar co­mo lo fue ella mis­ma, se sui­ci­dó con 18 años. De jo­ven, ella aban­do­nó sus es­tu­dios de doc­to­ra­do por la mi­li­tan­cia de ba­rrio con­tra los des­ma­nes ur­ba­nís­ti­cos de Bru­se­las. Pe­ro fue la pér­di­da de su hi­jo lo que la em­pu­jó re­cien­te­men­te a su pe­núl­ti­ma aven­tu­ra: jun­to a su ma­ri­do, trans­for­mó una vie­ja gran­ja de las afue­ras de Ar­lés en un colegio ins­pi­ra­do en me­to­do­lo­gías de apren­di­za­je in­no­va­do­ras, pa­ra dar ca­bi­da a los alum­nos me­nos adap­ta­dos al sis­te­ma edu­ca­ti­vo con­ven­cio­nal. Aho­ra, a sus 66 años, y gra­cias a Ma­cron, des­em­bar­ca en la are­na po­lí­ti­ca pa­ra ocu­par un lu­jo­so si­llón en el cen­tro del po­der fran­cés. Te­na­ci­dad y al­tu­ra de mi­ras pa­ra em­pren­der pro­yec­tos no le fal­tan. De ella se es­pe­ra que in­cor­po­re a su nue­vo car­go las cua­li­da­des por las que se la co­no­ce: no so­lo su ca­pa­ci­dad pa­ra de­le­gar y dia­lo­gar, sino la fama de un ca­tá­lo­go li­te­ra­rio abier­to al mun­do y a otras cul­tu­ras. Con ella lle­gan al Elí­seo vien­tos de cam­bio y de sur. NE­RE BA­SA­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.