¿Eres una AMI­GA (de ver­dad)?

La cri­sis, el des­em­pleo, una en­fer­me­dad o las pe­nas de amor de to­da la vi­da... Si una per­so­na muy cer­ca­na ne­ce­si­ta tu ayu­da, ¿es­tás pre­pa­ra­da pa­ra dár­se­la? Por Ana San­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Com­par­tir ex­pe­rien­cias ayu­da, pe­ro nun­ca hay que po­ner­se en el cen­tro.

Cuan­do me de­jó mi no­vio por una com­pa­ñe­ra de la uni­ver­si­dad a la que ha­bía re­en­con­tra­do en Fa­ce­book, hi­ce lo que hu­bie­ra he­cho Le­na Dun­ham en Girls: con­vo­qué a mis ami­gas (y a mi ami­go gay) a un ga­bi­ne­te de cri­sis, nos lo be­bi­mos to­do, me hin­ché a he­la­do y no pa­ré de reír y llo­rar du­ran­te ho­ras. Al día si­guien­te, te­nía re­sa­ca y el dra­món se­guía ahí, pe­ro al me­nos la pri­me­ra no­che dor­mí co­mo un an­ge­li­to”, cuen­ta di­ver­ti­da Mar­ta, re­cor­dan­do aquel epi­so­dio tiem­po des­pués. Por­que, pro­ba­ble­men­te, se ne­ce­si­ta el do­ble de tiem­po que has es­ta­do sa­lien­do con una per­so­na pa­ra ol­vi­dar­la. Pe­ro, sin du­da, sin la ayu­da de los ami­gos se­ría mu­cho más di­fí­cil. To­dos, en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das, he­mos re­cu­rri­do a un ami­go cuan­do nos ha ron­da­do un pro­ble­ma. ¿Y quién no ha res­pon­di­do a la lla­ma­da de una ín­ti­ma que no pa­sa­ba por su me­jor mo­men­to? Un en­con­tro­na­zo con el je­fe, sos­pe­chas de in­fi­de­li­dad, el hi­jo dís­co­lo, di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, un di­vor­cio, la en­fer­me­dad de un fa­mi­liar, un des­pi­do ines­pe­ra­do... Lo pri­me­ro que so­le­mos ha­cer an­te una ad­ver­si­dad, va­rias noches de in­som­nio des­pués, es re­cu­rrir a un buen ami­go. A ve­ces, ni si­quie­ra ha­ce fal­ta dar la voz de alar­ma. La ca­ra y la ac­ti­tud lo di­cen to­do y los que te quie­ren bien no sue­len tar­dar en atar ca­bos. “Un ami­go siem­pre apor­ta­rá la se­gu­ri­dad y la tran­qui­li­dad de ser es­cu­cha­do, de ser aten­di­do con ca­ri­ño y de ob­te­ner una res­pues­ta bie­nin­ten­cio­na­da, acor­de a nues­tro ca­so y per­so­na­li­dad”, ex­pli­ca Héc­tor Gal­ván, di­rec­tor clí­ni­co del Ins­ti­tu­to Madrid de Psi­co­lo­gía. Pa­ra Ele­na Añí­ba­rro, coach y ex­per­ta en mind­ful­ness, de Bil­bao, se tra­ta de una cues­tión de con­fian­za. “Es im­por­tan­te te­ner una gran in­ti­mi­dad; no to­do el mun­do en­tien­de que hay si­tua­cio­nes de­li­ca­das que son muy per­so­na­les y que no de­ben sa­lir de ese ám­bi­to en el que han sur­gi­do. Si dis­fru­tas de esa re­la­ción, es fá­cil abrir­te y com­par­tir tu si­tua­ción des­de el co­ra­zón, ex­po­ner tu do­lor sin apu­ros por­que sa­bes que no te van a juz­gar. Ade­más, un ami­go te pue­de ha­cer ver ese pro­ble­ma des­de otro pun­to de vis­ta y apor­tar­te so­lu­cio­nes que no te ha­bías plan­tea­do”.

En los bue­nos... y en los ma­los mo­men­tos

Hasta aquí es­tá cla­ro: pe­dir ayu­da es re­la­ti­va­men­te fá­cil pe­ro, ¿se pue­de de­cir lo mis­mo cuan­do se tra­ta de pres­tar­la? “Se pre­su­po­ne que un buen ami­go nos es­cu­cha­rá pa­cien­te­men­te, con em­pa­tía y nos da­rá su con­se­jo más ca­bal, pe­ro es­to no siem­pre su­ce­de. Bien por­que él no ten­ga esas ha­bi­li­da­des y no se­pa qué ha­cer o de­cir, por­que el pro­ble­ma tam­bién le afec­te di­rec­ta­men­te, por in­ma­du­rez, por fal­ta de tiem­po, etc. Pue­de que, en oca­sio­nes, su reac­ción no sea la es­pe­ra­da y re­sul­te con­tra­pro­du­cen­te”, afir­ma Gal­ván. To­dos co­no­ce­mos a una pa­re­ja de ami­gos, apa­ren­te­men­te íntimos e in­con­di­cio­na­les, que han de­ja­do de ser­lo cuan­do la vi­da les ha pues­to en es­ta te­si­tu­ra. Por tan­to, pa­ra es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias hay un pro­to­co­lo que siem­pre de­be­ría­mos se­guir. En pri­mer lu­gar, es­cu­char, es­cu­char y es­cu­char. “La per­so­na que pa­sa por una si­tua­ción

de­li­ca­da ne­ce­si­ta com­par­tir­la y re­quie­re una es­cu­cha ac­ti­va en la que el con­fi­den­te no de­be cues­tio­nar lo que le es­tá con­tan­do, sino po­ner­se en sus za­pa­tos, em­pa­ti­zar y acer­car­se a lo que el otro pue­da es­tar sin­tien­do”, ex­pli­ca Añí­ba­rro. El ob­je­ti­vo es acom­pa­ñar­lo pa­ra que le dé al pro­ble­ma la con­si­de­ra­ción que con­si­de­re opor­tu­na y en­cuen­tre sus pro­pios re­cur­sos y so­lu­cio­nes.

Sin­ce­ri­ci­dio no, sin­ce­ri­dad sí

A par­tir de ahí se ad­mi­ten con­se­jos, pe­ro los jus­tos y ne­ce­sa­rios y siem­pre con cau­te­la. “Com­par­tir las ex­pe­rien­cias pa­re­ci­das sue­le ser muy li­be­ra­dor pa­ra la per­so­na en apu­ros”, con­ti­núa la coach. Pe­ro nun­ca pa­ra aca­bar eri­gién­do­se en el pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. El cen­tro de aten­ción no eres tú, ¿re­cuer­das? “Tam­po­co de­be­mos res­tar im­por­tan­cia al pro­ble­ma ni, por el con­tra­rio, ali­men­tar su dis­cur­so ne­ga­ti­vo, en­gran­de­cer sus que­jas y aca­bar dán­do­le más ar­gu­men­tos pa­ra ver­lo to­do ne­gro”, apun­ta el psi­có­lo­go cuan­do se re­fie­re a los erro­res más co­mu­nes que co­me­te­mos en es­tos ca­sos. “Tam­bién nos equi­vo­ca­mos cuan­do ve­mos el pro­ble­ma so­lo des­de nues­tra pers­pec­ti­va, ser­mo­nea­mos, cae­mos en el re­pro­che o re­cu­rri­mos a tó­pi­cos co­mo “va­mos, sé po­si­ti­vo” o “ven­ga, no se aca­ba el mun­do”. Nues­tro pa­pel es ayu­dar pa­ra que nues­tro ami­go sea lo su­fi­cien­te­men­te ob­je­ti­vo co­mo pa­ra so­pe­sar con pru­den­cia su si­tua­ción”, man­tie­ne Añí­ba­rro. “No siem­pre que­re­mos es­cu­char la ver­dad ab­so­lu­ta; por lo tan­to, no de­be­mos de­cir­la si no es pa­ra apor­tar va­lor a la si­tua­ción –ar­gu­men­ta Gal­ván–. Hay mo­men­tos en la vi­da que sí re­quie-

El ver­da­de­ro ami­go es el que es­tá con­ti­go cuan­do que­rría es­tar en otra par­te.

ren to­tal sin­ce­ri­dad por­que, de no ha­cer­lo, se co­rre el ries­go de en­trar en una es­pi­ral de me­dias verdades y me­dias men­ti­ras que pue­den da­ñar­nos a no­so­tros y a nues­tro ami­go”. “Sin­ce­ri­dad des­de la ama­bi­li­dad”, apun­ta Añi­ba­rro. En se­gun­do lu­gar, es fun­da­men­tal te­ner pa­cien­cia. Mu­cha gen­te, an­te la ad­ver­si­dad, se su­me en el más ab­so­lu­to si­len­cio, re­cha­za una y otra vez la ayu­da que se le ofre­ce y nos ge­ne­ra mu­cha preo­cu­pa­ción. En es­te ca­so, con­vie­ne es­tar aler­ta y mos­trar­se dis­po­ni­ble pe­ro no ob­se­sio­nar­se con arran­car­le una son­ri­sa o for­zar­le a que se desaho­gue; ca­da uno tiene su rit­mo. Un ejem­plo de ma­nual es el que sue­le pro­du­cir­se tras una rup­tu­ra amo­ro­sa. “Yo siem­pre si­go el mis­mo pa­trón: so­lo quie­ro es­tar ti­ra­da en el so­fá, ver cual­quier co­sa en la te­le que me ha­ga llo­rar, mi­rar cons­tan­te­men­te el mó­vil y co­mer por­que­rías. Re­su­mien­do, re­go­dear­me en mi pe­que­ña des­gra­cia –co­men­ta Pa­ti, re­cor­dan­do sus nu­me­ro­sas cri­sis sen­ti­men­ta­les–. Pe­ro siem­pre hay una ami­ga que se em­pe­ña en que la acom­pa­ñe de com­pras o que va­ya a una fies­ta de la que es­toy desean­do lar­gar­me. Su intención es bue­na, pe­ro ne­ce­si­to tiem­po pa­ra ha­cer­me a la idea y más pa­ra su­pe­rar­lo”. Wi­lliam Doherty, an­tro­pó­lo­go y pro­fe­sor de Cien­cias de la Fa­mi­lia en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­sot­ta (EE.UU.) ci­fra en un 74% el por­cen­ta­je de adul­tos que he­mos ayu­da­do al­gu­na vez a un ami­go en es­ta si­tua­ción. Y apor­ta un con­se­jo fun­da­men­tal: no ge­ne­rar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. “Es muy ha­bi­tual de­cir­le que la si­tua­ción se va a arre­glar, que se­gu­ro que se tra­ta de al­go pa­sa­je­ro… Y esa ac­ti­tud no ayu­da na­da”. En el ex­tre­mo opues­to es­tán los ami­gos que de­man­dan tan­ta aten­ción, y tan fre­cuen­te­men­te, que con so­lo ver su nom­bre en la pan­ta­lla del mó­vil nos en­tran ga­nas de sa­lir co­rrien­do. Aquí con­vie­ne re­pe­tir co­mo un man­tra eso de que “el ver­da­de­ro ami­go es el que es­tá a tu la­do cuan­do pre­fe­ri­ría es­tar en otra par­te”.

Cuan­do la si­tua­ción se alar­ga

Pe­ro si hay pro­ble­mas que re­quie­ren una do­sis ex­tra de pa­cien­cia son los que se di­la­tan en el tiem­po, co­mo una pér­di­da o una en­fer­me­dad, por­que exi­gen mu­cho más que bue­nas pa­la­bras. “Cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer, al prin­ci­pio to­do el mun­do se vol­có con­mi­go. Pe­ro pa­sa­dos va­rios me­ses, cuan­do es­ta­ba a mi­tad del tra­ta­mien­to, eran muy po­cos los que se­guían vi­si­tán­do­me. Lo di­go sin acri­tud, por­que sé que es com­pli­ca­do es­tar pen­dien­te de al­guien tan­to tiem­po. Pe­ro mu­chas ve­ces te sor­pren­des, pa­ra bien o pa­ra mal, de quién per­ma­ne­ce a tu la­do”, cuen­ta Ju­lia, ya re­cu­pe­ra­da del tran­ce por el que pa­só ha­ce una dé­ca­da. ¿Hom­bres y mu­je­res ne­ce­si­ta­mos el mis­mo ti­po de ayu­da? La res­pues­ta es sí, pe­ro con ma­ti­ces. “Es fre­cuen­te que las mu­je­res, que bus­can más la in­ti­mi­dad en las re­la­cio­nes, mues­tren más su es­ta­do emo­cio­nal y es­pe­ren re­ci­bir con­se­jos. En cam­bio, los hom­bres sue­len te­ner una vi­sión más prác­ti­ca de la amis­tad y, pa­ra dis­traer­se, po­nen más én­fa­sis en com­par­tir ac­ti­vi­da­des y afi­cio­nes”, ex­pli­ca Héc­tor Gal­ván. Tam­bién es im­por­tan­te de­tec­tar si el pro­ble­ma pre­ci­sa de al­go más que es­cu­cha y com­pa­ñía. Por­que lo que em­pie­za co­mo un sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia pue­de trans­for­mar­se en una pro­fun­da tristeza y de­pre­sión que de­be dis­pa­rar las alar­mas. “Cuan­do hay mu­cho su­fri­mien­to per­so­nal, cuan­do una si­tua­ción tó­xi­ca afec­ta a to­dos los ám­bi­tos de su vi­da, cuan­do se des­co­nec­ta de sí mis­mo y se es­tá de­jan­do lle­var por la pre­sión… Ahí es cuan­do hay que ha­cer­le ver que de­be re­cu­rrir a un ex­per­to”, re­cuer­da Ele­na Añí­ba­rro. Pe­ro sin sol­tar­le la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.