S.O.S. FUN­CIÓN E FIN DE CUR­SO

Las pe­cu­lia­ri­da­des del micro-cos­mos es­co­lar nos si­túan an­te au­tén­ti­cas prue­bas de fue­go de con vi­ven­cia. ¿Con­se­gui­re­mos es­tar a la al­tu­ra y no aver­gon­zar a nues­tros hi­jos?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - Por Ste­fa­nie Mi­lla

Cuan­do se van a te­ner hi­jos, abun­dan los avi­sos ago­re­ros. “Ol­ví­da­te de sa­lir”… “Prepárate a es­tar tres años sin dor­mir bien”… “Se aca­ba­ron los pla­nes es­pon­tá­neos”… Sin en­trar a dis­cu­tir so­bre lo ce­ni­zos (y pe­sa­dos) que son, hay al­go que ol­vi­dan men­cio­nar los pro­fe­tas: esa eta­pa de la vi­da pa­ren­tal en que los fi­nes de se­ma­na de­jan de ser un tiem­po pa­ra el des­can­so y la agen­da de tus hi­jos es mu­cho más in­tere­san­te que la tu­ya. So­bre to­do, de abril a ju­nio, cuan­do co­mien­za la tem­po­ra­da de co­mu­nio­nes, cum­plea­ños y… ¡ta­chán! ¡Los mul­ti­tu­di­na­rios fes­ti­va­les de fin de cur­so! Des­de se­vi­lla­nas a ka­ra­te, pa­san­do por el hip hop, la flau­ta tra­ve­se­ra, el ba­lon­ces­to, el aje­drez o los pa­ti­nes: las úl­ti­mas se­ma­nas del cur­so se ca­rac­te­ri­zan por un des­plie­gue de ex­hi­bi­cio­ness fí­si­co-ar­tís­ti­cas a las que los pa­dres acu­di­rán sin po­si­bi­li­dad de fu­ga.

Y no es que los me­ses an­te­rio­res es­tén li­bres. Las pe­que­ñas es­tre­llas os­ci­lan en­tre el ensayo re­pe­ti­ti­vo con el que “de­lei­tan” a los pa­dres en ca­sa o el se­cre­tis­mo más ab­so­lu­to, con por­ta­zos y gri­tos in­clui­dos, pa­ra que la ac­tua­ción sea una “au­tén­ti­ca” so­pre­sa. Men­ción apar­te me­re­cen los su­fri­dos ve­ci­nos, tes­ti­gos so­no­ros in­vo­lun­ta­rios de los en­sa­yos de za­pa­tea­do y ba­te­ría. En prin­ci­pio, la idea es pre­cio­sa. Pe­ro la reali­dad sue­le ser me­nos idí­li­ca… Si tie­nes más de un re­to­ño o va­rias ex­tra­es­co­la­res, acu­dir a ca­da even­to (fun­da­men­tal) pue­de re­que­rir el superpoder de la ubi­cui­dad. Y cuan­do lle­ga el gran mo­men­to, fue­ra del es­ce­na­rio sue­len ocu­rrir aún más co­sas que so­bre el mis­mo… Los pe­que­ños y gran­des dra­mas de la co­mu­ni­dad es­co­lar se con­cen­tran al­re­de­dor de esa fun­ción que pue­de ser tan di­ver­ti­da co­mo es­tre­san­te y com­pe­ti­ti­va, de­pen­dien­do de nues­tro pa­pel en el mi­cro­cos­mos es­co­lar. ¿Te re­co­no­ces a ti mis­mo en al­guno de es­tos (pa­ró­di­cos) re­tra­tos? ¿Te sue­nan?

re­cam­bio. Agua, ga­lle­tas y toa­lli­tas hú­me­das, tam­bién. Es la mu­jer a la que las ma­dres más ol­vi­da­di­zas (y de­ses­pe­ra­das) mi­ran con ojos su­pli­can­tes pa­ra que les eche una mano de úl­ti­ma ho­ra. “¡Lle­vas hor­qui­llas! ¡Ay! ¿Le ha­ces un mo­ño a mi hi­ja?...”. La pre­sen­cia de una ma­dre de bol­so om­ni­po­ten­te es una ga­ran­tía. Es la reina del “por mí ¡y por mis com­pa­ñe­ros!”, un es­pí­ri­tu so­li­da­rio que siem­pre tiene una re­de­ci­lla, un bo­te de la­ca y un cla­vel re­ven­tón pa­ra pres­tar.

cria­tu­ra ja­más de­ja­rá de echárs­lo en ca­ra. “¡Ma­má!”, le gri­ta­rá con lá­gri­mas en los ojos co­mo si aca­ba­ra de co­me­ter un cri­men im­per­do­na­ble. Cuan­do es­tá a pun­to de su­cum­bir al pá­ni­co, sue­le lle­gar la ma­dre del bol­so Mary Pop­pins a res­ca­tar­la… u ober­var con dis­pli­cen­cia su hun­di­mien­to. Di­cho es­to, ha­ce­mos un lla­ma­mien­to a los hom­bres pa­ra que tam­bién se ha­gan car­go de los ac­ce­so­rios de la fun­ción es­co­lar. No hay na­da que les dis­ca­pa­ci­te pa­ra es­ta ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.