Sos­tén

POR LU­CÍA TA­BOA­DA GUIÓN Y RA­QUEL CÓR.CO­LES ILUS­TRA­CIO­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - Pa­raim­per­fec­tas.com

Siem­pre he pen­sa­do que te­ner un co­ro de gós­pel acen­tua­ría cual­quier mo­men­to emo­ti­vo de la vi­da. Por ejem­plo: des­pren­der­se del su­je­ta­dor al lle­gar a ca­sa. Par­to de la ba­se de que el su­je­ta­dor for­ma par­te del día a día de la ma­yo­ría de no­so­tras, es­pe­cial­men­te de las que co­rre­mos pa­ra lle­gar a los si­tios. Y, de ese por­cen­ta­je, una gran par­te lle­va (lle­va­mos) un su­je­ta­dor que no es de su (nues­tra) ta­lla. ¿Por qué? Por­que na­die nos ha en­se­ña­do a com­prar­los co­rrec­ta­men­te. Em­pe­zan­do por el ac­to del pro­ba­dor, que pue­de re­sul­tar bas­tan­te trau­má­ti­co. “¿Qué copa usas?”. Una de gi­ne­bra, por fa­vor, que no en­tien­do na­da. Hay tien­das en las que el ta­lla­je es fran­cés, en otras eu­ro­peo, que no es el mis­mo. Los hay bal­co­net­te, sta­te­ment bra, stra­pless bras, push-up, de re­lleno gra­dual, de re­lleno gros­sí­si­mo, re­duc­to­res, de­por­ti­vos, sin aros, con aros, con­ver­ti­bles, con ti­ras ad­he­si­vas, dig­nos de opo­si­ción. En al­gu­nas tien­das, la ci­fra que usas es la 90, en otras lle­gas a la 95, en otras la 85, y la le­tra pue­de ser B, C o D in­dis­tin­ta­men­te. La teo­ría di­ce que la ci­fra –un múl­ti­plo de cin­co en­tre 80 y 105– mide el tó­rax, y la le­tra –A, B, C, D, E– mide la copa, es de­cir, el pe­cho. Pe­ro, des­pués, ca­da tien­da es un uni­ver­so con su pro­pia gra­ve­dad su­per­fi­cial. Por no men­cio­nar que la alar­ma es­tá si­tua­da estratégicamente en el cie­rre, lo que ter­mi­na de ha­cer la ex­pe­rien­cia de pro­bár­se­lo en el sum­mum de la in­co­mo­di­dad.

Al su­je­ta­dor se le ter­mi­na do­mes­ti­can­do, se aca­ba adap­tan­do a tus hom­bros, los ti­ran­tes se aflo­jan con los la­va­dos, se vuel­ve cóm­pli­ce, ami­go. Hay al­gu­nos que lle­van tan­to tiem­po con­ti­go que tie­nen su pro­pio za­pa­to ba­jo el ár­bol de Na­vi­dad. Pe­ro mu­chas ve­ces, es­pe­cial­men­te cuan­do afue­ra aprie­ta el ca­lor, qui­tar­se el su­je­ta­dor es un ac­to li­be­ra­dor si­mi­lar a qui­tar­se una es­ca­fan­dra, abandonar los ta­co­nes en una bo­da o con­se­guir ade­lan­tar al co­che len­tí­si­mo que va lle­vas de­lan­te en una ca­rre­te­ra de un úni­co ca­rril. Así que, guio­nis­tas de Holly­wood, no nos en­ga­ñáis con vues­tro con­cep­to de po­ner­se có­mo­da al lle­gar a ca­sa. La me­jor len­ce­ría su­pe­rior, en el ám­bi­to do­més­ti­co, es no lle­var len­ce­ría. Ho­gar es ese si­tio en el que pue­des lan­zar el su­je­ta­dor al ai­re na­da más ce­rrar la puer­ta de la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.