No la lla­mes ra­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - El Álbum Íntimo De... - ISABEL NA­VA­RRO

El ta­len­to, el au­tén­ti­co ge­nio, nun­ca es pre­vi­si­ble. Se rom­pe el hue­vo ¿y qué apa­re­ce? ¿Una ye­ma vis­co­sa, un be­bé azu­la­do, un la­bio le­po­rino, un chef mo­le­cu­lar, una ar­tis­ta is­lan­de­sa ca­paz de ele­var el gor­go­ri­to una oc­ta­va de su lí­mi­te...? Hi­ja de una ac­ti­vis­ta me­dioam­bien­tal y de un elec­tri­cis­ta, Björk cre­ció en una co­mu­na hip­pie, pe­ro es­tu­dió en el con­ser­va­to­rio. A los 11 gra­bó un dis­co que la con­vir­tió en la Ma­ri­sol de Rei­kia­vik; a los 14 fun­dó un gru­po punk de chi­cas; a los 21 li­de­ró Su­gar­cu­bes y tu­vo a su pri­mer hi­jo; a los 28 lan­zó De­but, y los ado­les­cen­tes de los 90 lo gra­ba­mos en ca­se­te, bai­la­mos, llo­ra­mos, nos sen­ti­mos Vio­lently Happy. Björk se con­vir­tió en un icono de la mo­der­ni­dad. Des­pués se vol­vió (tal vez) de­ma­sia­do abs­trac­ta. Per­si­guió la di­men­sión ve­ge­tal, la mé­du­la osea, la ro­bó­ti­ca y se pu­so una es­pon­ja en la ca­be­za. Se ele­vó o se hun­dió (se­gún se mi­re). Hasta que en 2015 su no­vio gua­po y con­cep­tual le rom­pió el co­ra­zón y vol­vió a ha­cer un dis­co de can­cio­nes tan des­ga­rra­do­ras co­mo bo­le­ros. Con Vul­ni­cu­ra vol­vi­mos a bai­lar y a llo­rar. Fue Björk, a los 50, con los ojos ce­rra­dos.

Por­ta­da de Ho­mo­ge­nic (1997).

Izq., con su hi­ja Isa­do­ra en 2005. A la dcha., con su ves­ti­do de cis­ne en los Os­car de 2001, no­mi­na­da por Bai­lan­do en la os­cu­ri­dad.

Con su gru­po Su­gar­cu­bes en 1988. Thór El­don –a su la­do, de ro­jo– fue su ma­ri­do y pa­dre de su pri­mer hi­jo.

Con Car­los de In­gla­te­rra (2003). A la dcha., en la aper­tu­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas (2004).

La can­tan­te, con me­nos de un año. Tiene seis her­ma­nos y sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do ella te­nía dos.

Dcha, con 10 años. Aba­jo, con una ami­ga, tras ta­tuar­se un veg­ví­sir (brújula vi­quin­ga) en 1982.

Aba­jo, en una por­ta­da de 1996. A la dcha., con su pa­re­ja en­tre 2000 y 2013, el ar­tis­ta Matt­hew Bar­ney.

Jun­to a su ma­dre, Hil­dur Ru­na Hauks­dot­tir, que en 2002 hi­zo una huel­ga de ham­bre de tres se­ma­nas por mo­ti­vos eco­lo­gis­tas.

La ex­po­si­ción Björk Di­gi­tal estará en el CCCB de Bar­ce­lo­na hasta el 24 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.