Ka­te PEARSON, o la cul­tu­ra de la te­ra­pia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Vi­vo siem­pre al otro la­do de la lí­nea ro­ja”.

Ka­te es obe­sa. Ese ras­go de su per­so­na eclip­sa to­dos los de­más. Por­que ade­más de obe­sa es tier­na, aten­ta, ge­ne­ro­sa, fa­mi­liar (he­ren­cia pa­ter­na), efi­caz en su tra­ba­jo de asis­ten­te per­so­nal y una ex­ce­len­te can­tan­te (he­ren­cia ma­ter­na); pe­ro to­do eso es opa­ca­do por su ex­ce­si­va gor­du­ra. La se­rie nos mues­tra a Ka­te en tres mo­men­tos de su vi­da: en el pre­sen­te (adul­ta) y en un pa­sa­do do­ble (ni­ña y ado­les­cen­te), tres fa­ses de un mis­mo pro­ble­ma, por­que mien­tras sus her­ma­nos son vistos en su com­ple­ji­dad ra­cial, in­te­lec­tual o ar­tís­ti­ca, ella es re­du­ci­da al cal­va­rio de su so­bre­pe­so. Una car­ga que su ma­dre acen­túa y su pa­dre ali­via, cal y are­na, yin y yang. ¿Pue­de ser es­te real­men­te el eje que atra­vie­sa y de­ci­de tu vi­da? A juz­gar por los pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad que dra­ma­ti­zan pro­ce­sos de adel­ga­za­mien­to tu­te­la­do, ope­ra­cio­nes de re­duc­ción de es­tó­ma­go o ci­ru­gías de ex­tir­pa­ción de ki­los de piel, sí. Pe­ro, por suer­te, Ka­te se enamo­ra de Toby, que tam­bién es­tá gor­do, pe­ro se to­ma la vi­da con una iro­nía y un des­par­pa­jo que po­drán equi­li­brar el ex­ce­so de dra­ma que hay en la de ella. Ob­via­men­te, se co­no­cen en una reunión de gor­dos anó­ni­mos. This is us, pro­ba­ble­men­te la se­rie más la­cri­mó­ge­na de la his­to­ria de la te­le­vi­sión, es tam­bién la gran se­rie ac­tual so­bre lo que la so­ció­lo­ga Eva Illouz ha lla­ma­do “la cul­tu­ra de la te­ra­pia”. Los tres her­ma­nos pro­ta­go­nis­tas se en­fren­tan ca­da día a una in­sa­tis­fac­ción pa­ra­dó­ji­ca: no ca­re­cen de na­da en el pre­sen­te, tu­vie­ron in­fan­cias apro­xi­ma­da­men­te fe­li­ces, pe­ro no se sien­ten lle­nos. Tal vez no ha­yan su­pe­ra­do del to­do la muer­te del pa­dre en la ado­les­cen­cia, pe­ro no es esa la raíz del trau­ma. El trau­ma se de­be a que ya no hay vi­da sin trau­ma. El trau­ma de ba­ja in­ten­si­dad, el trau­ma co­ti­diano: la ne­ce­si­dad cons­tan­te de ser es­cu­cha­do, de com­par­tir ex­pe­rien­cias, de asis­tir a cur­sos, de su­pe­rar los pro­ble­mas en com­pa­ñía, de que te den li­kes o abra­zos. Es una suer­te que la fic­ción siem­pre man­ten­ga la­zos fir­mes con la vi­da real. Ka­te es en­car­na­da por la ac­triz y can­tan­te Ch­rissy Metz, que de­cla­ró ha­ce po­co: “Soy mu­cho más que el pe­so que trans­por­to en mi cuer­po”. Es­pe­ro que pron­to Ka­te tam­bién sea mu­cho más que su com­pul­sión di­ges­ti­va y sus ki­los de car­ne: que en la se­gun­da tem­po­ra­da se reali­ce co­mo pro­fe­sio­nal, co­mo per­so­na –tal vez al la­do de Toby– y que el ex­ce­so de ca­lo­rías no los se­pa­re.

Ch­rissy Metz (Ka­te) y Jus­tin Hartley (Ke­vin) en This is us.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.