LILY JA­MES

“NE­CE­SI­TA­BA UN CAM­BIO. YA EM­PE­ZA­BA A SEN­TIR­ME OPRI­MI­DA POR TAN­TO COR­SÉ”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Tras enamo­rar­nos en Down­ton Ab­bey y Ce­ni­cien­ta, la ac­triz bri­tá­ni­ca más ro­mán­ti­ca cam­bia de registro en Baby Dri­ver, una cin­ta de ac­ción don­de mues­tra que tam­bién pue­de ser una prin­ce­sa ac­tual. Por Ixo­ne Díaz / Fotos: Nino Mu­noz

Sin el ves­ti­do de épo­ca, el cor­sé y los ti­ra­bu­zo­nes, Lily Ja­mes pa­re­ce otra. Es la cos­tum­bre de ver­la siem­pre in­ter­pre­tan­do a aris­tó­cra­tas y prin­ce­sas en se­ries co­mo Down­ton Ab­bey (don­de fue Lady Rose) o Gue­rra y paz, y en pe­lí­cu­las co­mo Ce­ni­cien­ta. Ne­ce­si­ta­ba un cam­bio y su opor­tu­ni­dad lle­gó de la mano de Ed­gar Wright y su pro­yec­to más per­so­nal y vi­sio­na­rio: Baby dri­ver (es­treno, 7 de ju­lio), don­de la ac­triz in­ter­pre­ta a una ca­ma­re­ra enamo­ra­da de un chi­co con ten­den­cia a me­ter­se en pro­ble­mas y cam­bia los pom­po­sos ves­ti­dos de prin­ci­pios del si­glo XX por los va­que­ros y las ca­mi­se­tas. A sus 28 años, la ac­triz bri­tá­ni­ca tie­ne una só­li­da ca­rre­ra. En 2010, se gra­duó en la pres­ti­gio­sa es­cue­la de Arte Dra­má­ti­co Guild­hall de Lon­dres y, po­co a po­co, fue aña­dien­do mé­ri­tos a su cu­rrí­cu­lum: em­pe­zó ha­cien­do tea­tro y te­le­vi­sión, co­que­teó con Holly­wood en pe­lí­cu­las co­mo Ira de ti­ta­nes y, por fin, Disney le pu­so el za­pa­to de cris­tal y la con­vir­tió en una es­tre­lla. Muy so­fis­ti­ca­da, con un mono azul ma­rino con un so­lo ti­ran­te y el pe­lo re­co­gi­do en un mo­ño, es tí­mi­da pe­ro ama­ble en per­so­na. Des­de 2015, sa­le con el ac­tor bri­tá­ni­co Matt Smith, pro­ta­go­nis­ta de se­ries co­mo Doc­tor Who o The Crown y una au­tén­ti­ca ce­le­bri­dad en el Reino Uni­do. Se co­no­cie­ron en el ro­da­je de Or­gu­llo y pre­jui­cio y zom­bies y, des­de en­ton­ces, for­man una de las pa­re­jas más fa­mo­sas (y per­se­gui­das) del Reino Uni­do. Y sin em­bar­go, ase­gu­ra que na­die sue­le re­co­no­cer­la por la ca­lle. Qui­zá por­que has­ta aho­ra cuan­do no lle­va­ba el uni­for­me de épo­ca re­sul­ta fá­cil ser una es­tre­lla anó­ni­ma. Pe­ro eso es­tá a pun­to de cam­biar...

Mu­jer­hoy. Des­pués de tan­tas pe­lí­cu­las de épo­ca, ¿te­nía ga­nas de ro­dar una his­to­ria más con­tem­po­rá­nea? Lily Ja­mes. Sí, ne­ce­si­ta­ba un cam­bio. Em­pe­za­ba a sen­tir­me un po­co opri­mi­da por tan­to cor­sé... Que­ría tra­ba­jar con Ed­gard, por­que es un ci­neas­ta vi­sio­na­rio y el guión me pa­re­ció bri­llan­te, pe­ro es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por ha­cer al­go di­fe­ren­te y mo­derno.

Des­de lue­go, tie­ne que te­ner una co­lec­ción de cor­sés in­tere­san­te: Down­ton Ab­bey, Gue­rra y paz, Ce­ni­cien­ta… ¿Es ca­sua­li­dad o es que tie­ne cier­to imán pa­ra los per­so­na­jes de épo­ca? Sim­ple­men­te, su­ce­dió así; aun­que la ver­dad es que en In­gla­te­rra ro­dar pe­lí­cu­las de épo­ca es el pea­je que tie­nes que pa­gar si quie­res ser ac­tor. Aun­que ne­ce­si­ta­ba un cam­bio, vi­vir en esos mun­dos es una de las ra­zo­nes por las que qui­se ser ac­triz.

¿Có­mo des­cu­brió su vo­ca­ción?

Por mi cum­plea­ños, mi pa­dre so­lía lle­var­me al ba­llet. Re­cuer­do que ne­ce­si­ta­ba cua­tro co­ji­nes pa­ra sen­tar­me. Más tar­de, mi re­ga­lo era ir al tea­tro. Así des­cu­brí la ma­gia de la in­ter­pre­ta­ción.

¿Era la tí­pi­ca ni­ña que mon­ta­ba sus pro­pios re­ci­ta­les en ca­sa?

Sí, siem­pre es­ta­ba can­tan­do y bai­lan­do, y mi her­mano siem­pre me es­ta­ba di­cien­do que me ca­lla­ra [Ri­sas]. Ten­go de­ce­nas de ví­deos ca­se­ros en los que mi pa­dre to­ca la gui­ta­rra mien­tras yo can­to o re­ci­to al­gún poe­ma ton­to­rrón.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted ser ac­triz? ¿Es una pa­sión, una for­ma de te­ra­pia o un tra­ba­jo co­mo otro cual­quie­ra?

Pa­ra mí es una for­ma de au­to­ex­pre­sión. Si no fue­ra ac­triz, pro­ba­ble­men­te se­ría una per­so­na mu­cho más in­tro­ver­ti­da y triste. Lo ne­ce­si­to co­mo vál­vu­la de es­ca­pe. Pe­ro tam­bién pien­so en ello co­mo un sim­ple tra­ba­jo.

¿Le cues­ta des­ha­cer­se de los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta?

Lo que me ocu­rre a me­nu­do es que ma­ni­fies­to algunas cua­li­da­des de mis per­so­na­jes. Se me pe­gan. Em­pie­zo a com­por­tar­me de ma­ne­ra muy ex­tra­ña y ni si quie­ra me doy cuen­ta de que son los ras­gos del per­so­na­je que es­toy in­ter­pre­tan­do...

¿Y eso le afec­ta a la ho­ra de ele­gir o re­cha­zar una pe­lí­cu­la?

Bueno... Aca­bo de ro­dar una cin­ta in­die en la que in­ter­pre­ta­ba a una ma­dre sol­te­ra, que vi­ve en una ca­ra­va­na, en unas cir­cuns­tan­cias muy ad­ver­sas. Era una his­to­ria os­cu­ra y me ha de­ja­do bas­tan­te to­ca­da. Te afec­ta, pe­ro de una ma­ne­ra ex­tra­ña tam­bién dis­fru­to de ese pro­ce­so.

¿Le abru­ma la idea de Holly­wood o se sien­te có­mo­da allí?

Cuan­do es­toy ro­dan­do, so­lo es­toy con­cen­tra­da en mi tra­ba­jo. Vi­vo, res­pi­ro, duer­mo y co­mo pen­san­do en la pe­lí­cu­la. Pe­ro lue­go, vuel­vo a mi vi­da nor­mal... Ha­ce un año que ro­dé Baby dri­ver y des­de en­ton­ces no ha­bía vuel­to a pi­sar Es­ta­dos Uni­dos. Por eso, en cier­ta for­ma, no sien­to que per­te­nez­ca a Holly­wood.

¿Y cree que de­be­ría mu­dar­se a Los Án­ge­les pa­ra apun­ta­lar su ca­rre­ra?

Me en­can­ta Lon­dres y siem­pre se­rá mi ho­gar, aun­que tam­bién me gus­ta­ría vi­vir en Nue­va York. Pe­ro no sien­to que ten­ga que ha­cer­lo, sim­ple­men­te soy jo­ven y creo que es in­tere­san­te vi­vir en si­tios di­fe­ren­tes. Siem­pre se ha de­fi­ni­do co­mo fe­mi­nis­ta. ¿Le ale­gra que por fin se ha­ble tan abier­ta­men­te del te­ma? Cla­ro que sí. Ca­da vez hay una con­cien­cia ma­yor so­bre las ba­ta­llas que nos que­dan por li­brar. En es­te mo­men­to ex­tra­ño y bas­tan­te te­rro­rí­fi­co que es­ta­mos vi­vien­do, que la gen­te se ma­ni­fies­te y pro­tes­te es ins­pi­ra­dor y más ne­ce­sa­rio que nun­ca.

¿Qué re­la­ción tie­ne con el mun­do de la mo­da? ¿Lo sien­te co­mo una obli­ga­ción o un pla­cer?

Al prin­ci­pio, sim­ple­men­te era al­go que ve­nía con es­te tra­ba­jo. No me apa­sio­na­ba. Eso de te­ner que po­ner­me ves­ti­dos y arre­glar­me pa­ra un even­to me re­sul­ta­ba su­rrea­lis­ta. Re­cuer­do que en mi pri­me­ra al­fom­bra ro­ja tu­ve un ata­que de ner­vios. ¡No en­ten­día na­da! [Ri­sas] Pe­ro ya he apren­di­do a dis­fru­tar. Aho­ra lo si­go vien­do co­mo una par­te de mi tra­ba­jo, pe­ro ya no me in­ti­mi­da ni me asus­ta.

¿Es de las que ha­ce pla­nes o se de­ja lle­var?

Me de­jo lle­var... Mi úni­ca ob­se­sión es ro­dear­me de gen­te bri­llan­te y ex­ci­tan­te. Aca­bo de ro­dar una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da, pro­du­ci­da y es­cri­ta por mu­je­res. No es­ta­ba en mis pla­nes, pe­ro su­ce­dió y fue ma­ra­vi­llo­so. Por eso, me lo to­mo día a día, pa­pel a pa­pel y re­to a re­to.

¿Y có­mo lle­va esa ex­pe­rien­cia su­rrea­lis­ta que pue­de ser la fa­ma?

Ten­go la suer­te de pa­sar muy des­aper­ci­bi­da. Ca­si na­die me re­co­no­ce en la ca­lle, así que siem­pre voy de in­cóg­ni­to. Pe­ro la pren­sa en Gran Bre­ta­ña la tie­ne muy mar­ca­da...

Sí, pe­ro se me da muy bien ig­no­rar los co­ti­lleos. To­do eso me da igual. Ade­más, me es­toy to­man­do un des­can­so de Ins­ta­gram. He des­cu­bier­to que es muy sa­lu­da­ble. Lo úni­co que me afec­ta es cuan­do ha­blan de mi tra­ba­jo co­mo ac­triz.

¿Se re­fie­re a las crí­ti­cas?

Sí. En al­gu­na oca­sión, he leí­do co­men­ta­rios y me he sen­ti­do muy do­li­da. No pue­des caer en eso. Ha­ce de­ma­sia­do da­ño.

¿Qué per­so­na se ocu­pa de de­cir­le las co­sas co­mo son?

Mi no­vio y, so­bre to­do, mi ma­dre. Ella tie­ne la ha­bi­li­dad de man­dar­me un men­sa­je cuan­do más lo ne­ce­si­to. Y es muy bue­na re­cor­dán­do­me cier­tas co­sas cuan­do es­toy es­tre­sa­da, can­sa­da o abru­ma­da. Ha­blar con ella siem­pre sim­pli­fi­ca las co­sas.

¿Com­par­tir su vi­da con otro ac­tor es una ven­ta­ja?

EN MI PRI­ME­RA AL­FOM­BRA RO­JA TU­VE UN ATA­QUE DE NER­VIOS. NO EN­TEN­DÍA NA­DA! AHO­RA LO DIS­FRU­TO”.

Yo creo que sí, por­que es más fá­cil ha­blar de cier­tas co­sas con al­guien que en­tien­de per­fec­ta­men­te por lo que es­tás pa­san­do cuan­do tra­ba­jas. Pe­ro tam­bién es bueno ro­dear­te de gen­te que no per­te­ne­ce a ese mun­do pa­ra no vi­vir en una bur­bu­ja. Hay que en­con­trar el equi­li­brio.

¿Qué le gus­ta­ría es­tar ha­cien­do den­tro de 10 años?

Es­toy lle­gan­do a un pun­to de mi vi­da en el que me emo­cio­na mu­cho la idea de te­ner mi pro­pia fa­mi­lia. No quie­ro pen­sar so­la­men­te en tra­ba­jo. Cuan­do te­nía 20 años, eso era lo úni­co que me preo­cu­pa­ba, pe­ro aho­ra ya no...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.