En mi ba­rrio na­die tie­ne 24 € pa­ra pre­ser­va­ti­vos

SIL­VIA OR­TIZ 21 años, uni­ver­si­ta­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

“Soy del ex­tra­rra­dio

y te di­go que los chi­cos no se gas­tan 24 € en un pa­que­te de 12 pre­ser­va­ti­vos. Di­go los chi­cos por­que las chi­cas no los lle­va en­ci­ma por la vi­sión ma­chis­ta que aún exis­te de que si los com­pran es por­que bus­can li­gar. En­ton­ces, son ellos quie­nes, teó­ri­ca­men­te, se en­car­gan de lle­var­los. El pro­ble­ma es que esos 24 € pue­den ser, a lo me­jor, to­do el di­ne­ro que les dan sus pa­dres pa­ra pa­sar el mes. En con­se­cuen­cia, aun­que sue­lan lle­var en la car­te­ra, si la chi­ca no in­sis­te mu­cho, ha­rán to­do lo po­si­ble pa­ra no po­nér­se­lo. El dis­cur­so es el de siem­pre: que no lo sien­ten, que aprie­ta, que no es igual… Y el ries­go es muy gran­de, por­que, por lo me­nos don­de vi­vo, los chi­cos sa­len por la no­che y, de re­pen­te, a las tres de la ma­dru­ga­da de­ci­den ir­se de pros­ti­tu­tas; tam­bién ce­le­bran cum­plea­ños en ca­sas de al­ter­ne... To­do eso lo ves, lo es­cu­chas o uno te lo cuen­ta di­rec­ta­men­te. Pe­ro el ries­go exis­te, en reali­dad, con cual­quier per­so­na con la que uno se acues­te, a me­nos que sea una pa­re­ja es­ta­ble y es­té con­tro­la­da me­di­ca­men­te. Sin em­bar­go, en­tre los chi­cos no veo que sur­jan re­mor­di­mien­tos o ver­güen­za por no usar el pre­ser­va­ti­vo. Lo to­man en plan “ayer mo­jé sin con­dón”. Pa­ra ellos es fies­ta. Las chi­cas, por otro la­do, sí se sien­ten aver­gon­za­das de ha­ber­lo per­mi­ti­do, y se preo­cu­pan an­te un po­si­ble em­ba­ra­zo. Siem­pre son las que sa­len peor pa­ra­das. El mie­do aca­ba sien­do ma­yor al em­ba­ra­zo que a una en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual. Hay que te­ner en cuen­ta que no se es­cu­cha na­da so­bre la go­no­rrea, la cla­mi­dia… No hay cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas. Cuan­do se ha­bla de al­gu­na ETS es del si­da, por­que lo ves en la te­le­vi­sión, en tra­ba­jos de pre­ven­ción... Y den­tro de ca­sa tam­po­co se ha­bla de se­xo. Los pa­dres de la gen­te de mi edad sue­len es­tar en­tre los 50 y 60 años y de se­xo, cla­ra­men­te, no sue­len ha­blar. A lo me­jor, en­tre her­ma­nos o ami­gos sí ha­bla­mos, pe­ro con los pa­dres no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.