“Deme al­go pa­ra dor­mir, DOC­TOR”

En nuestro país se con­su­men más som­ní­fe­ros que en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro hay sue­ño más allá de las pas­ti­llas: sin ries­go de de­pen­den­cia ni efec­tos se­cun­da­rios. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

A Ju­lia le ate­rra que al­gún día de­jen de re­ce­tar­le sus pas­ti­llas pa­ra dor­mir. “Sé que es es­con­der la ca­be­za co­mo el aves­truz, pe­ro yo sin mi pas­ti­lla dia­ria no pe­go ojo. Lue­go pien­so que no pue­den ser tan ma­las, por­que hay gen­te que lle­va 10 años to­mán­do­las y ahí si­gue, tan fe­liz”, con­fie­sa es­ta za­ra­go­za­na. Que nos es­ta­mos pa­san­do con el con­su­mo de ben­zo­dia­ze­pi­nas –es­ta fa­mi­lia de me­di­ca­men­tos que ac­túan co­mo an­sio­lí­ti­cos, re­la­jan­tes e hip­nó­ti­cos–, lo confirman las es­ta­dís­ti­cas. Son los se­gun­dos fár­ma­cos de pres­crip­ción más ven­di­dos en nuestro país y, se­gún la En­cues­ta 2013-2014 del Ob­ser­va­to­rio Es­pa­ñol de las Dro­gas y las Adic­cio­nes, las ma­yo­res con­su­mi­do­ras son las mu­je­res (más del do­ble que los hom­bres). Y se­gún un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios, nuestro con­su­mo de ben­zo­dia­ze­pi­nas es su­pe­rior, in­clu­so, que el de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que no de­ben to­mar­se du­ran­te más de 12 se­ma­nas, mu­chas per­so­nas que re­ci­ben una receta de ben­zo­dia­ze­pi­nas por un pro­ble­ma pun­tual si­guen to­mán­do­las de for­ma cró­ni­ca y aca­ban desa­rro­llan­do de­pen­den­cia y to­le­ran­cia, lo que sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­tan do­sis ca­da vez ma­yo­res pa­ra lo­grar el mis­mo efec­to. Eso ex­pli­ca que si­gan yen­do al mé­di­co en bus­ca de más re­ce­tas... a un par de eu­ros la ca­ja de 50 pas­ti­llas. Ade­más, su con­su­mo cró­ni­co pro­vo­ca pro­ble­mas de me­mo­ria, ma­yor ries­go de caí­das y de­te­rio­ro men­tal y de­men­cias. “Tie­nes cin­co mi­nu­tos pa­ra ca­da en­fer­mo y ves que tu pa­cien­te no tie­ne in­ten­ción de es­cu­char con­se­jos de hi­gie­ne del sue­ño, quie­re su receta. La ma­yo­ría de la gen­te desea so­lu­cio­nes in­me­dia­tas y sin es­fuer­zo. Y lue­go es­tán los ho­ra­rios desas­tro­sos: el pri­me ti­me em­pie­za a las 10:45 ho­ras”, ex­pli­ca el doc­tor Juan Es­pino Már­quez, mé­di­co de fa­mi­lia ma­dri­le­ño. “La gen­te pien­sa que el or­ga­nis­mo des­can­sa mien­tras duer­me, pe­ro es­tá re­pa­ran­do múscu­los, pro­du­cien­do hor­mo­nas, eli­mi­nan­do sus­tan­cias de desecho, li­be­ran­do es­pa­cio en el “dis­co du­ro” del ce­re­bro, re­gu­lan­do la res­pues­ta a las emo­cio­nes. A su vez, la fal­ta de sue­ño re­du­ce la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria y au­men­ta los ni­ve­les de in­fla­ma­ción, el ries­go de dia­be­tes ti­po 2 y de ex­ce­so de pe­so, hi­per­ten­sión y en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, y al­te­ra los rit­mos cir­ca­dia­nos, que re­gu­lan los ci­clos de sue­ño/des­per­tar”, acla­ra el dr. Alex Fe­rré Ma­só, ex­per­to en Tras­tor­nos del Sue­ño de Bar­ce­lo­na.

Há­bi­tos y con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles

¿Hay sa­li­da pa­ra el círcu­lo vi­cio­so del in­som­nio cró­ni­co y de­pen­den­cia de las ben­zo­dia­ze­pi­nas? Esa es la pre­gun­ta del mi­llón. Una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca pu­bli­ca­da el año pa­sa­do en An­nals of In­ter­nal Me­di­ci­ne con­clu­ye que el tra­ta­mien­to más efi­caz y se­gu­ro pa­ra el in­som­nio cró­ni­co es la te­ra­pia cog­ni­ti­va con­duc­tual. Tan buenos re­sul­ta­dos ha da­do, que los in­ves­ti­ga­do­res acon­se­jan pro­bar pri­me­ro con di­cho mé­to­do en vez de in­ten­tar­lo con otros.

“La te­ra­pia cog­ni­ti­va con­duc­tual es un pro­gra­ma in­te­gral que re­quie­re la in­ter­ven­ción de un es­pe­cia­lis­ta en tras­tor­nos del sue­ño. Con­sis­te en ayu­dar al pa­cien­te a desa­rro­llar ho­ra­rios re­gu­la­res de sue­ño/vi­gi­lia, a cam­biar ideas per­ni­cio­sas so­bre el sue­ño, a es­ta­ble­cer há­bi­tos y con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles... In­clu­ye te­ra­pias de re­la­ja­ción y, en al­gu­nos ca­sos, el em­pleo de ba­jas do­sis de an­ti­de­pre­si­vos has­ta que el pa­cien­te apren­de a dor­mir. Lo ideal es ha­cer ocho se­sio­nes de me­dia ho­ra, bien una por se­ma­na o una ca­da 15 días”, ex­pli­ca el doc­tor Fe­rré Ma­só. Es­to no quie­re de­cir que se pue­dan de­jar las ben­zo­dia­ze­pi­nas de gol­pe, por­que ha­cer­lo así pue­de pro­vo­car sín­dro­me de abs­ti­nen­cia. Lo me­jor es que el mé­di­co dé unas pau­tas pa­ra de­jar­las po­co a po­co.

¿Can­sa­da?

La Fun­da­ción Na­cio­nal del Sue­ño de los EE.UU. ha da­do unas re­co­men­da­cio­nes so­bre las ne­ce­si­da­des de sue­ño, en fun­ción de la edad, pe­ro so­lo se pue­den apli­car a per­so­nas sa­nas. A ello se su­ma que no to­do el mun­do ne­ce­si­ta dor­mir las mis­mas ho­ras. Por ejem­plo, hay per­so­nas con una mu­ta­ción ge­né­ti­ca con­cre­ta que tie­nen su­fi­cien­te con seis ho­ras de sue­ño dia­rias. Co­mo no po­de­mos cam­biar los ge­nes, te­ne­mos que fi­jar­nos en nues­tros ni­ve­les de bie­nes­tar du­ran­te el día. Si es­ta­mos siem­pre can­sa­dos y con sue­ño, hay que con­sul­tar al es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.