SE­XO IN­SE­GU­RO

Las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual cre­cen en­tre los más jó­ve­nes. ¿El mo­ti­vo? Tie­nen in­for­ma­ción, pe­ro han per­di­do el mie­do. ¿Pre­fie­ren ol­vi­dar­se del pe­li­gro? Por Pris­ci­la Gui­layn / Fotos: Juan Mi­llás

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Los chi­cos lle­va­mos pre­ser­va­ti­vo en la car­te­ra, pe­ro so­lo lo usa­mos si la chi­ca nos obli­ga. Y el que di­ga lo con­tra­rio, mien­te”. Así de ca­te­gó­ri­co se mues­tra Jor­ge, un es­tu­dian­te de De­re­cho de 19 años que no tie­ne mie­do a las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual (ITS), mien­tras apu­ra un ci­ga­rri­llo an­tes de su pró­xi­ma cla­se. “Su­po­ne­mos siem­pre que las per­so­nas con las que te­ne­mos re­la­cio­nes no tie­nen na­da”, aña­de. Se tra­ta de una su­po­si­ción ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da en­tre los jó­ve­nes es­pa­ño­les que, en los úl­ti­mos tiem­pos, pa­re­cen ha­ber de­ja­do de te­mer a las en­fer­me­da­des se­xual­men­te trans­mi­si­bles. No en vano, pa­sa­dos los peo­res años del si­da, el in­te­rés por in­for­mar­se so­bre prác­ti­cas de ries­go ha men­gua­do de for­ma dra­má­ti­ca. “Hoy, so­lo usan pre­ser­va­ti­vo de for­ma oca­sio­nal –ex­pli­ca Pep Coll, mé­di­co e in­ves­ti­ga­dor de la Fun­da­ción Lu­cha Con­tra el Si­da Ir­si­cai­xa–, pe­ro es que, pa­ra con­ta­giar­se de una ITS, bas­ta con no uti­li­zar­lo una vez”. La fal­ta de in­for­ma­ción más ele­men­tal es per­cep­ti­ble, in­clu­so, en jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rias co­mo Ma­ria­na, es­tu­dian­te de 18 años, que pre­fie­re no dar su ape­lli­do: “El pre­ser­va­ti­vo, tam­po­co sir­ve de mu­cho, ¿no? –plan­tea en una con­ver­sa­ción con sus ami­gas–. Por­que el si­da, por ejem­plo, se pue­de pi­llar con un be­so, ¿ver­dad?”. Sil­via Or­tiz, de 22 años, tam­bién es­tu­dian­te, es­tá me­jor in­for­ma­da, aun­que no por ello de­ja de asu­mir riesgos. “A ve­ces soy yo quien le di­ce al chi­co que no quie­ro usar pre­ser­va­ti­vo, por­que es más có­mo­do –ad­mi­te–. Y él acep­ta en­can­ta­do. To­dos los años me hago la prue­ba del si­da, aun­que me asus­ta más el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH)”. Es­ta es una de las ITS más co­mu­nes –hay más de 100 ti­pos–, ca­paz de cau­sar cán­cer cer­vi­cal, ade­más de ve­rru­gas ge­ni­ta­les. “En los chi­cos pue­de que nun­ca se ma­ni­fies­te, pe­ro tam­bién la trans­mi­ten”, sub­ra­ya Luis Ro­drí­guez Ve­la, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Se­xual y je­fe de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Mi­guel Ser­vet de Za­ra­go­za.

Ba­jar la guar­dia

La ig­no­ran­cia an­te las ITS, por cier­to, es ma­yor en­tre los jó­ve­nes he­te­ro­se­xua­les. “Los chi­cos gais (HSH) es­tán más in­mer­sos en la cul­tu­ra del VIH, por­que ca­si siem­pre co­no­cen a al­guien que ha si­do in­fec­ta­do”, ex­pli­ca el mé­di­co e in­ves­ti­ga­dor Pep Coll. De he­cho, el 53,6% de las in­fec­cio­nes por VIH se dan en ese co­lec­ti­vo. Al­go que no de­be ha­cer ba­jar la guar­dia a las pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les, con un 25,4% de con­ta­gios, y que afec­ta a gen­te ca­da vez más jo­ven, ya que el 11% de los in­fec­ta­dos

es me­nor de 24 años, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca. “En la con­sul­ta, em­pie­zo a ver in­fec­cio­nes de VIH en chi­cos de 17 años. Es muy du­ro dar y re­ci­bir el diag­nós­ti­co. El pa­cien­te que­da de­vas­ta­do y en pá­ni­co”, re­ve­la Coll. Los ado­les­cen­tes son quie­nes más se ex­po­nen a con­traer una ITS. Ve­ró­ni­ca Ro­drí­guez Ore­lla­na, di­rec­to­ra del cen­tro Coaching Club, en Ma­drid, lle­va 17 años tra­ba­jan­do con ado­les­cen­tes y no de­ja de sor­pren­der­se: “Hay chi­cos y chi­cas, de cla­se me­dia, de en­tre 14 y 17 años, que mon­tan fies­tas en au­sen­cia de los pa­dres, don­de prac­ti­can jue­gos se­xua­les en gru­po y sin pre­ser­va­ti­vo, o acep­tan apues­tas cu­ya cuan­tía eco­nó­mi­ca au­men­ta si son fo­to­gra­fia­das con el mó­vil. Y, cla­ro, des­pués las chi­cas, sin ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar emo­cio­nal­men­te las con­se­cuen­cias, se vie­nen aba­jo”. Y los chi­cos tam­po­co sa­len ile­sos. Ser des­ca­li­fi­ca­do del jue­go lla­ma­do “el mue­lle” –su des­crip­ción de­ja­ría con ex­pre­sión de es­pan­to a más de uno– pue­de pa­sar­les fac­tu­ra. “Los pa­dres no con­si­guen en­ten­der por qué, de re­pen­te, su hi­jo se nie­ga a ir al co­le­gio”, ex­pli­ca Ro­drí­guez Ore­lla­na an­tes de con­fir­mar con vehe­men­cia: “Sí, “el mue­lle” exis­te, es real”. En las te­ra­pias que es­te es­pe­cia­lis­ta rea­li­za con me­no­res de edad y sus fa­mi­lias, ha cons­ta­ta­do que pa­dres e hi­jos ape­nas ha­blan

“Hay ado­les­cen­tes que mon­tan fies­tas con jue­gos se­xua­les sin pro­tec­ción”.

so­bre se­xo. “Hay que tra­ba­jar mu­cho con las fa­mi­lias y en los co­le­gios –apun­ta la di­rec­to­ra de Coaching Club–. Se in­vier­te en re­du­cir el ries­go, pe­ro no en evi­tar­lo: las chi­cas van al Cen­tro de Sa­lud y les dan la píl­do­ra del día des­pués”.

Cam­bio de vi­sión

Se­gún Ro­drí­guez Ore­lla­na, “ni ellos ni ellas sa­ben na­da so­bre en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual has­ta que se in­fec­tan: her­pes, can­di­dia­sis, ve­rru­gas...”, aler­ta. Un da­to: al­re­de­dor del 30% de los jó­ve­nes de en­tre 15 y 25 años (fran­ja de ini­cio de las re­la­cio­nes se­xua­les), es­tán in­fec­ta­dos del vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano. La ci­fra, co­mo in­di­ca el uró­lo­go Ro­drí­guez Ve­la, de­ja cla­ro que se ha pro­du­ci­do un cam­bio en la for­ma que tie­nen los jó­ve­nes de vi­vir su se­xua­li­dad. “Es­ta re­la­ja­ción, ade­más, ha traí­do con­si­go un cre­ci­mien­to en la in­ci­den­cia de otras en­fer­me­da­des co­mo la cla­mi­dia y la go­no­rrea, de con­ta­gio muy fá­cil”, afir­ma. En Ca­ta­lu­ña, por ejem­plo, las in­fec­cio­nes cau­sa­das por la bac­te­ria Ch­lamy­dia tra­cho­ma­tis se han dis­pa­ra­do en un 53,4% de 2015 a 2016, se­gún el Cen­tro de Es­tu­dios Epi­de­mio­ló­gi­cos so­bre ITS y si­da. “En 10 años, las no­ti­fi­ca­cio­nes han subido un 300%”, ad­vier­te Ma­ría Je­sús Bar­be­rá, pre­si­den­ta del Gru­po de Es­tu­dio de In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca. Es­te in­cre­men­to tam­bién lo han de­tec­ta­do en el Hos­pi­tal Mi­guel Ser­vet de Za­ra­go­za don­de, re­ve­la Ro­drí­guez Ve­la, han subido los ca­sos de cla­mi­dia en un 25% en

el úl­ti­mo año. Aun­que, “los chi­cos que pa­san por es­to sue­len apren­der la lec­ción”, se­ña­la el uró­lo­go. La cla­mi­dia, por cier­to, afec­ta más a las chi­cas, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Cen­tro Na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía. De los 3.563 nue­vos ca­sos re­gis­tra­dos du­ran­te 2015 en nuestro país, una cuar­ta par­te se dio en me­no­res de 24 años, de los cua­les, más de la mi­tad (57,1%) eran mu­je­res. “Es una en­fer­me­dad si­len­te y un diag­nós­ti­co tar­dío pue­de pro­vo­car la obs­truc­ción de las trom­pas de Fa­lo­pio y la es­te­ri­li­dad”, ex­pli­ca Bar­be­rá. Una pro­ba­bi­li­dad ele­va­da si te­ne­mos en cuen­ta que es asin­to­má­ti­ca pa­ra tres de ca­da cua­tro mu­je­res y pa­ra la mi­tad de los hom­bres in­fec­ta­dos.

Co­mo una ca­de­na

Las con­se­cuen­cias de la go­no­rrea son si­mi­la­res, si bien la in­fec­ción por go­no­co­co es más co­mún en­tre los va­ro­nes. De los 1.345 ca­sos diag­nos­ti­ca­dos en 2015 en Es­pa­ña, en me­no­res de 24 años, el 88% eran hom­bres. Aun­que me­nos co­mún, la sí­fi­lis, tam­bién cau­sa­da por una bac­te­ria, es otra de las ITS más pre­va­len­te en­tre los hom­bres: el 89% de los ca­sos se da en­tre jó­ve­nes de 15 a 24 años. La apa­ri­ción de chan­cros –úl­ce­ras abier­tas, en ge­ne­ral, en los ge­ni­ta­les o la bo­ca– y la in­fla­ma­ción de los gan­glios pue­den tar­dan tres se­ma­nas en apa­re­cer, pe­ro mu­chas ve­ces es asin­to­má­ti­ca o sus sín­to­mas son tan le­ves que ape­nas se no­ta. Y ahí re­si­de su pe­li­gro, por­que la au­sen­cia de sín­to­mas no de­tie­ne la trans­mi­sión de la en­fer­me­dad. “Na­die pien­sa que va a pi­llar una in­fec­ción o que la per­so­na con la que te acues­tas tie­ne al­gún ti­po de en­fer­me­dad –co­men­ta David, de 18 años, alumno de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to–. Y en una fies­ta, si has be­bi­do, mu­cho me­nos”. Es­te com­por­ta­mien­to re­la­ja­do, de creer que la gen­te de tu en­torno “es­tá lim­pia”, es un au­tén­ti­co cal­do de cul­ti­vo pa­ra es­te ti­po de en­fer­me­da­des.

El 30% de los jó­ve­nes de 15 a 25 años es­pa­ño­les tie­nen el vi­rus del pa­pi­lo­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.